Tag: perros

La importancia de cortar las uñas de tu perro

Aunque muchas personas no lo hagan y no tenga consciencia de ello, cortar las uñas de los perros es algo importante, ya que aporta mayor comodidad al animal para realizar sus actividades diarias. Si todavía no conoces la importancia de este hábito de higiene, te invitamos a que sigas leyendo este artículo, donde te damos las razones más importantes por las cuales debes hacerlo.

¿Por qué los perros necesitan que les corten las uñas?

Cuando los perros pasan mucho tiempo al aire libre, corriendo sobre diferentes superficies duras, como puede ser el asfalto, sus uñas se desgastan de forma gradual y existe menos necesidad de realizar recortes en ellas. Pero, hoy en día, y más en los tiempos de confinamiento que estamos viviendo, los perros se mueven en superficies más blandas como el césped del jardín, el interior del hogar, o en caso de vivir en el campo, la tierra.

Las uñas largas y descuidadas en los perros no solo se ven poco higiénicas, sino que con el tiempo pueden traer problemas de salud al perro. Cuando las uñas son tan largas que tocan constantemente el suelo, ejercen una fuerza contra la base de la uña creando dolor. Imagina llevar un zapato apretado y tener que caminar con ellos todo el día… ¿Verdad que acabaría lastimándote? Lo mismo sucede con ellos, además, produciéndoles una presión constante en la articulación de los dedos. Con el paso del tiempo, esto puede modificar la alineación de las articulaciones de las patas delanteras y hacer que el pie se vea más aplanado y extendido.

Como puedes ver, no se trata solo de un problema estético, sino también funcional: la mala distribución del peso puede ser un problema y la alineación antinatural de sus articulaciones puede hacer a tu perro más susceptible a lesiones, o hacer que correr y pasear sea doloroso para él. Por eso, la higiene de uñas es muy importante en perros de todas las edades (teniendo especial cuidado con los de avanzada edad), ya que ese simple gesto puede ayudarles a mejorar de forma drástica su postura.

En casos más extremos, las uñas demasiado largas pueden curvarse y crecer hacia la almohadilla de la pata. También, pueden romperse o partirse, lo cual resulta muy doloroso, y dependiendo de la gravedad necesitará ser tratado por un veterinario.

Aspectos básicos sobre las uñas de tu perro

Sabemos lo que has comenzado a pensar desde que empezaste a leer este artículo: ¿cuál es la medida correcta de la uña de un perro? Si bien es cierto que en algunas razas (como el caso de los Doberman Pinscher) las uñas son tan cortas que apenas se pueden ver, por regla general debes tener en cuenta que, cuando un perro está de pie, sus uñas no deben tener contacto con el suelo. Es decir, no deben estar de pie sobre ellas. Si puedes oír venir a tu perro, sus uñas están demasiado largas. Por lo tanto, será suficiente con que queden por encima del suelo. ¡Ojo! cortarlas demasiado también puede herir a tu perro, así que ve con mucho cuidado.

Las uñas de los mamíferos están hechas de una proteína muy resistente llamada queratina. Y de hecho, técnicamente, deberíamos estar hablando de “garras”, y no uñas, aunque usemos de forma coloquial el último término.

Sus uñas se diferencian de las nuestras en que las suyas se componen de dos capas. La primera (unguis), es una cubierta externa dura donde las fibras de queratina corren de manera perpendicular en la dirección en que crece la uña. La segunda (subunguis), más suave y escamoso, cuyo grano es paralelo a la dirección del crecimiento. Un crecimiento exagerado de la primera capa es lo que da el aspecto de rizo a la uña de perro cuando no se recortan.

Además de las cuatro uñas en cada uno de los dedos de los perros, encontramos una quinta: el famoso espolón. Está situado en el interior de la pierna, y para muchos es motivo de debate sobre si debe eliminarse o no quirúrgicamente, ya que hay quien considera que los espolones son vestigiales, es decir, que no tienen ninguna función, y que puede que se rasguen o rompan si no son eliminados. Por otro lado, los defensores de los espolones argumentan que sí tienen función, ya que les sirve para agarrar mejor objetos, como huesos o comida, y para proporcionar una tracción importante cuando el perro corre y necesita cambiar de dirección de golpe.

Independientemente del debate que surge en muchos lugares a causa de los espolones, hay algo que debe quedar claro: esa uña también debe cuidarse y recortarse igual que las demás, incluso puede que más. Los espolones no suelen tocar el suelo, por lo que no se desgastan y tienden a ser más afilados que el resto de uñas. Recorta la punta para que quede plana y no pueda causar ningún daño.

Herramientas útiles para cortar las uñas de perro

Los cortauñas usan cuchillas para quitar la punta de la uña. Hay un par de modelos diferentes para elegir, pero no importa qué tipo se utilice, su efectividad depende de que las cuchillas estén afiladas y limpias.

Los recortadores tipo guillotina tienen un orificio en el extremo, a través del cual se introduce la uña del perro, después, a medida que aprietas la herramienta, una cuchilla interna recorta el extremo de la uña. A muchas personas les resulta más fácil cortar las uñas gruesas con este tipo de utensilio, pero a otras les parece complicado pasar cada uña a través de agujero exactamente a la distancia correcta del extremo de la uña para no hacer daño al animal, especialmente si el perro se mueve demasiado, aún así, es una de las formas más rápidas que hay.

Las herramientas de cortar uñas de perro tipo tijeras o alicates son probablemente las más fáciles de usar, pero de igual manera, su cuchilla debe afilarse de vez en cuando.

Por último, los pulidores, son relativamente nuevos en esto de las manicuras caninas. Se trata de una herramienta que, con una pieza redonda capaz de lijar superficies con la fricción, gira como un molinillo y recorta con suavidad el extremo de la uña del perro. Es otra de las formas más fáciles de recortar las uñas de tu peludo

Las rutina de mantenimiento de uñas es crucial

¿Te importa la buena salud de tu perro? Entonces déjate de excusas. Es posible que el momento de cortar las uñas a tu perro te resulte muy pesado, y lo estés evitando a toda costa: tu perro no disfruta, tu tampoco y se hace duro para ambos, pero si conviertes en hábito el mantenimiento de uñas, y utilizas recompensas para tu perro cada vez que consigáis hacer el saneamiento, es muy posible que termine acostumbrándose y se haga cada vez más fácil.

Si aún así tienes problemas para cortar las uñas a tu perro, y crees que es imposible hacerlo por ti solo, no dudes en acudir al veterinario para que lo haga él o te enseñe la mejor forma de realizarlo.

Mantener las uñas de tu perro cortas es una cuestión de salud y comodidad, y es tu responsabilidad comprometerte con ello.

Gastritis en perros: cómo detectarla y tratarla

No es agradable ver a nuestras mascotas luchar contra problemas de salud. Además, la forma de afrontar las enfermedades, en muchas ocasiones, es mucho más complicada que con las personas, ya que estos no pueden siempre manifestar qué les duele. Saber qué les ocurre y cómo solucionarlo requiere un esfuerzo adicional.

Si estás notando que tu perro no funciona tan bien como lo hacía normalmente, particularmente con temas relacionados con la digestión, es posible que esté padeciendo gastritis. Se trata de una dolencia bastante común, especialmente cuando estos son jóvenes, ya que tienden a comer más cosas sin ningún control.

¿Quieres saber qué es exactamente la gastritis canina, cuáles son sus síntomas y cómo tratarla? Entonces, continúa leyendo para enterarte de todo 

¿Qué es la gastritis?

La gastritis es una infección, en este caso en los perros, resultado de la inflamación del revestimiento gastrointestinal en el estómago. Esta inflamación, provoca una variedad de síntomas muy molestos al animal.

El revestimiento del estómago de un perro puede verse irritado por varias sustancias o cuerpos extraños, cosa que suele ocurrir de forma muy común en los perros más jóvenes, ya que tienden a comerse cosas que no deberían.

La gastritis puede ser aguda, donde los síntomas aparecen de forma repentina y severa, o crónica, donde se muestran de forma constante e incluso pueden empeorar con el tiempo. Si tienes la sensación de que tu perro pueda estar padeciendo alguna clase de gastritis no dudes en consultar con su veterinario.

A continuación, te contaremos más sobre los posibles síntomas, las causas de la gastritis y los posibles tratamientos.

Síntomas comunes de la gastritis en perros

Tal y como hemos dicho anteriormente, los síntomas de la gastritis en perros son el resultado de la inflamación en el revestimiento gastrointestinal. Cuando este, llamado mucosa gástrica, se inflama y la dolencia se prolonga en el tiempo, puede provocar otras afecciones como úlceras, bloqueo gastrointestinal o infección.

A continuación, te detallamos algunos síntomas que puede padecer tu perro en caso de tener gastritis. En el caso de notar alguno de ello, deberéis acudir al veterinario para que sea examinado y reciba un tratamiento:

  • Vómitos excesivos, que pueden incluir bilis espumosa y amarilla.
  • Disminución del apetito o anorexia.
  • Deshidratación o aumento de la sed.
  • Letargo.
  • Depresión, tristeza.
  • Diarrea.
  • Sangre en las heces o el vómito.
  • Heces negras y alquitranadas
  • Molestias o dolor abdominal, que puede provocar encorvamiento de la espalda.

En el caso de la gastritis aguda, estos síntomas pueden ser graves, aunque también pueden desaparecer en 24 horas. La gastritis puede ser crónica cuando dura más de dos semanas, incluso se prolonga en el tiempo y puede tener consecuencias más graves. En cualquier caso, insistimos: debe revisarlo un veterinario.

Posibles causas de la gastritis en perros

Los casos agudos de gastritis canina, son causados generalmente por la inflamación del estómago producto de la ingesta de sustancias contaminadas o no preparadas para ser digeridas. Podría resultar alguno de estos casos:

  • Alimentos crudos o en mal estado, podridos o contaminados.
  • Basura.
  • Arena para gatos.
  • Ciertas plantas.
  • Moho u hongos en el alimento ingerido.
  • Objetos extraños o artículos no alimenticios.
  • Toxinas o venenos , incluidos productos químicos y productos de limpieza.
  • Medicamentos.

Por otro lado, podría ser que la causa no estuviera relacionada con algo ingerido por el perro. Estas causas podrían ser:

  • Infección por bacterias, virus o parásitos.
  • Exposición a largo plazo a alérgenos.
  • Enfermedad inmune.
  • Cáncer de estómago.
  • Insuficiencia renal.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Úlceras.
  • Enfermedad neurológica.

Tratamientos para la gastritis canina

El tratamiento habitual para los síntomas provocados por la gastritis en perros pasa por, en primer lugar, la rehidratación y restauración de electrolitos, en los casos más severos, mediante líquido intravenoso. Además, es posible que el veterinario le recete unos antibióticos para tratar la bacteria y antieméticos para poder controlar los posibles vómitos.

Ya sea grave o no el caso, por lo general será bueno detener la ingesta de alimentos en el animal, y proporcionar solo agua durante 24 o 48 horas. Después, se aconseja ir reintroduciendo los alimentos de forma gradual y en pequeñas cantidades.

En caso de que el perro sufra de gastritis de forma recurrente, es muy posible que el veterinario recete una dieta baja en grasas; él será quien te aconseje sobre lo que es mejor y más seguro para la recuperación de tu perro.

En cualquier cosa, siempre será importante tratar las causas subyacentes a la gastritis. Si el motivo es que tu perro ingirió algo inusual, deberás tomar medidas para evitar que tenga acceso a esa sustancia. Debes tener en cuenta que si tu perro tiende a ingerir objetos, es probable que tengas que someterlo a una cirugía para extraerlo.

Si la causa de la gastritis fuera la exposición a alérgenos o productos tóxicos, las sustancias responsables deberán ser retiradas del entorno del perro, y si el veterinario lo ve necesario, recetar un tratamiento antihistamínico.

Cuando se trate de otras afecciones cuyo síntoma sea, entre otros, la gastritis, como las enfermedades renales o el cáncer de estómago, deberán ser tratados de forma independiente.

Si crees que tu perro sufre gastritis con frecuencia, es importante que tomes cartas en el asunto: vigila qué come, a qué sustancias ha podido estar expuesto, su comportamiento y otros síntomas que puedan aparecer, y analízalo junto su veterinario.

¿Es posible prevenir la gastritis?

Depende de lo que esté causando la gastritis de tu perro, sí será posible prevenirla. Aunque, la mayoría de veces, es inevitable. Especialmente si es el resultado de un cambio de dieta, alergia alimentaria o medicamentos. Si tu perro sigue padeciendo gastritis de manera recurrente, y ha quedado descartada cualquier otra enfermedad o causa, intenta cambiar elementos de su rutina hasta que notes que mejora. Esto te ayudará a identificar el problema.

Si tu perro desarrolla gastritis como resultado de meterse en lugares que no deberían, el problema puede ser un poco más difícil de resolver. A los perros les encanta meterse en cosas como la basura, las plantas y hurgar en los alimentos que no son suyos, por lo que es un comportamiento difícil de mitigar. Sin embargo, sí puedes tomar medidas para disminuir el problema. Por ejemplo, si tu perro tiene la costumbre de coger comida que no le corresponde, intenta siempre colocarla en lugares donde no pueda acceder a ella.

Es importante que tengas en cuenta que estos comportamientos en tu perro también pueden ser el resultado de la ansiedad, el estrés o la falta de ejercicio. Por eso, debes asegurarte de darle a tu mascota el ejercicio que necesita y pasar una cantidad adecuada de tiempo con él.