Tag: perros

Qué es mejor para tu perro ¿arnés o collar?

Si has tenido más de un perro en tu vida, es posible que te hayas topado con alguno que tirase de la correa más de la cuenta.

Tiran contra la tensión, a veces ahogándose con el collar, y quizás puede que pienses que ponerle un arnés resolverá ese problema. Y puede que ocurra, pero existen ventajas y desventajas importantes a considerar al decidir entre usar un collar o un arnés.

Si tienes dudas de si utilizar collar o arnés con tu perro, esperamos que al terminar de leer este artículo hayas llegado a alguna conclusión.

Usar el collar en perros

Los collares son la solución habitual a la hora de pasear a un perro. Vienen en una amplia variedad de estilos, incluso algunos están diseñados intencionalmente para constreñir o causar incomodidad cuando un perro tira como un medio de entrenamiento, pero desde Hospital Veterinari Glòries no los recomendamos, ya que hay otras opciones de entrenamiento que usan refuerzo positivo en su lugar.

Un collar tradicional común, que no se contrae al estirar, está bien para los perros que no tienen problemas respiratorios y no son propensos a tirar de las correas. También pueden ser más cómodos para algunos perros que para otros, especialmente si le quieres dejar el collar puesto todo el tiempo.

Por lo general, los arneses no es tan cómodos para usar durante todo el día. Además, si tu perro tiene el pelo largo, podría pegarle tirones en el pelaje e incomodarlo. Con el collar no tendrá este problema.

Pero, para esos perros que sí tiran con fuerza durante los paseos, un collar común es la peor opción. Los arneses ejercen una sujeción más segura para estos casos.

Usar el arnés en perros

Los arneses son cada vez más populares a medida que los dueños de perros  descubren las ventajas que estos pueden ofrecer. Son excelentes herramientas de entrenamiento para que los cachorros aprendan a comportarse con correa y permiten que los humanos tengan un poco más de control.

Los arneses disuaden de tirar y te permiten evitar que tu perro se haga daño. Además, los perros con arneses también tienen menos probabilidades de enredarse accidentalmente en la correa.

Otra ventaja que tienen los arneses sobre los collares es que reducen el riesgo de lesiones en el cuello, especialmente para las razas toy más delicadas. También causan menos restricciones para razas como pugs y bulldogs franceses que son propensos a problemas respiratorios o colapso traqueal.

Si tu cachorro tiene problemas para respirar, es probable que un arnés sea la mejor opción. Los collares también pueden hacer que los globos oculares de ciertas razas sobresalgan de sus cuencas si se aplica demasiada presión en el cuello.

Los arneses pueden fijarse al frente del cuerpo o en la espalda. Los de sujeción frontal son efectivos para perros más grandes, ya que conducen desde el frente, mientras que un arnés de sujeción trasera no permite que el perro tenga tanto control y puede conducir a un peor comportamiento de tracción, ya que el perro no siente la guía necesaria.

Por lo tanto, recomendamos los arneses de sujeción trasera para razas pequeñas, ya que son más sensibles a la presión, y los arneses de sujeción frontal pueden ser dolorosos para ellos.

Collar o arnés, pero con identificador

Cuando uses un collar o un arnés con tu perro, es importante que siempre lleve etiquetas de identificación. Nunca se sabe cuándo algo puede asustar o distraer a tu perro y hacer que salga disparado, y nunca se sabe cuándo tu perro podría salir accidentalmente de la casa o sin correa. Los accidentes ocurren. Los microchips son importantes, pero no siempre la solución en todos los casos.

El entrenamiento del paseo

También debes investigar métodos efectivos para entrenar a tu perro en el paseo. Tirar y saltar sobre extraños no es lo ideal, ni con un collar ni con un arnés, e ir cambiando entre uno y otro no impedirá que lo haga. El entrenamiento es siempre la mejor opción.

Te tocará estudiar cuál es la mejor opción para tu perro, siempre teniendo en cuenta su bienestar. ¿Qué usas tú? ¿Un arnés, un collar o algo más? ¿Tu perro tiene alguna preferencia? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

¿Cómo prevenir la obesidad en las mascotas?

Ahora que se han ido las lluvias y el frío, es el mejor momento para ponerse en movimiento y recortar algunos de esos kilos innecesarios provocados por todas las chucherías del invierno. Y no hablamos solo de los humanos, también de las pequeñas mascotas: esos perros, gatos o quizás conejos que viven sobrealimentados y padecen obesidad. Si nosotros nos volvemos más activos para cuidar nuestra salud y nuestro peso, ¿por qué no inculcar la actividad física también en nuestros peludos?

Mantenerse activos no es solo excelente para la salud física y mental de tu mascota, sino que también ayudará a prevenir futuros problemas de obesidad, si no los sufre ya.

El problema de la obesidad en las mascotas

Entre todas las razones por las que recomendamos las visitas al veterinario periódicas para el bienestar de las mascotas, registrar el peso es una bastante importante. Incluso los aumentos de peso pequeños, pero constantes durante la vida de un perro o gato pueden ser significativos y ayudarnos a abordar el tema de la nutrición y el ejercicio.

Dado que la obesidad de las mascotas es totalmente prevenible, veremos en las siguientes líneas cómo podemos abordar el tema para que no llegue a causar problemas de salud en el animal.

Vigilar y cuidar el peso de tu mascota ¿Por qué es importante?

La obesidad de las mascotas va en aumento en todo el mundo. Y curiosamente se encuentra en aumento en paralelo con la obesidad humana. Con más de la mitad de todos los gatos y perros del mundo clasificados con sobrepeso o son obesos, es fundamental mantenerse atentos frente a cualquier posible aumento de peso en ellos.

Los kilos de más no solo acortan la vida de una mascota, sino que también disminuyen su calidad de vida. Además, con muchas complicaciones de salud asociadas a la obesidad o sobrepeso que son graves, como trastornos respiratorios, problemas cardíacos, diabetes, artritis y más, son de vital importancia prevenirlas. Si conoces las causas, sabrás mucho mejor cómo ayudar a tu mascota.

En Hospital Veterinario Glòries podemos ayudarte a descartar ciertas afecciones médicas que pueden estar causando el aumento de peso, como el hipotiroidismo. Si no se llega a ningún diagnóstico concluyente, también podemos brindarte asesoramiento sobre las necesidades dietéticas y los requisitos de ejercicio de su mascota. La mayoría de las veces, la obesidad de nuestras mascotas se debe simplemente a ingerir demasiadas calorías sin la cantidad adecuada de ejercicio físico.

Manos a la obra: cómo prevenir la obesidad o sobrepeso en las mascotas

Una vez hayas consultado con tu veterinario las porciones y los horarios de comida de tu mascota, puedes empezar a ayudar a prevenir la obesidad y el sobrepeso realizando actividades juntos:

  • En el caso de los perros, necesitan al menos 30 minutos de caminata/trote rápido todos los días. Puedes aumentarlo con el tiempo si tu perro no está acostumbrado a esto, o ir un par de veces al día durante períodos más cortos. Las mascotas mayores pueden necesitar un estímulo adicional, descansos frecuentes y a la sombra. Ten cuidado de no forzarlos demasiado.
  • Jugar a buscar en lugar de pasar el rato en el sofá y recompensar con afecto y aseo en lugar de golosinas son cambios fáciles y saludables que cualquier dueño de una mascota puede aplicar.
  • Los gatos, especialmente los que solo viven en interiores, se les puede estimular a nivel físico (e intelectual) utilizando juguetes como ratones con cuerda o punteros láser para perseguir por el suelo. Además, puedes instalar escalones o torres de juego para gatos. Trata de jugar 30 minutos todos los días con tu gato.

Te recomendamos que solicites una cita con nosotros si sospechas que tu mascota puede estar teniendo sobrepeso o problemas de salud derivados de la obesidad. La obesidad de las mascotas puede pasar desapercibida para los dueños en muchos casos, o incluso como algo “gracioso”, pero si se trata como lo que es (un riesgo real para la salud de una mascota) estaréis a un paso más de alargar y mejorar la calidad de vida del animal.

Los peligros de las espigas en los perros

Estamos en verano y ahora los perros no solo tiene que enfrentarse al calor, las pulgas, garrapatas, mosquitos y otros insectos, sino también a otros enemigos como las espigas. ¿Tomas todas las precauciones que deberías con tu perro cuando vais al campo? En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber para evitar que tu perro sufra complicaciones por culpa de una espiga.

Las espigas en los perros

En zonas de campo muy secas es habitual encontrar áreas con espigas, por eso es importante tener a nuestros perros controlados o bien no soltarlos para evitar problemas. Cuando estas espigas se insertan en determinadas partes de los animales pueden ocasionar dolor e infecciones. A veces pierden el apetito, especialmente si la espiga está atorada en la boca o la nariz, se muerden, o se sacuden fuertemente. En caso de cualquier síntoma de este tipo, es aconsejable no perder el tiempo y acudir urgentemente al veterinario. Las espigas pueden quedar atrapadas en cualquier parte del cuerpo, pero hay áreas que pueden ser mucho más dolorosas y peligrosas que otras.

Las áreas más comunes donde las espigas se enganchan son las orejas, la nariz, los ojos, entre los dedos de las patas y en los genitales.

Las orejas

Cuando se cuela una espiga en el oído, los perros sentirán dolor si tocamos el oído y uno de los síntomas que se manifestará será sacudir constantemente la cabeza e incluso tener la cabeza de lado. Si suelen tener las orejas levantadas, es probable que esa oreja se mantenga baja. Si la espiga no se elimina en un breve período, puede producir una inflamación del oído y otitis. Incluso en casos muy extremos, las espigas pueden perforar el tímpano. 

Los ojos

Una espiga en el ojo es muy molesto y doloroso para nuestro perro porque con el parpadeo produce mucha irritación. La punta de la espiga  puede alojarse entre el globo ocular y el párpado, el conducto lagrimal o el tercer párpado. El síntoma más común es que tienden a cerrar los ojos, llegando a crear desgarros y supuración. Cuando se rascan o tratan de frotar el ojo, pueden complicar la situación empujando la espiga y terminar causando daño a la córnea.

La nariz

Puede suceder fácilmente que nuestro perro, que olfatea todo continuamente, termine insertando una espiga en su nariz. Podemos sospechar que tiene una espiga cuando vemos que estornuda con frecuencia, y trata de rascarse el hocico con las patas. También podemos ver que hay un exceso de moco e incluso sangre. No es recomendado que intentes quitar la espiga de la nariz por ti mismo, ya que es un área muy delicada. Es mejor llevarlo al veterinario, ya que en muchos casos tendrán que sedarlo para poder retirarla. No cometas el error de creer que se irá solo: puede causar una infección que complicaría aún más la situación.

La boca

Si nuestro perro ha enganchado una espiga en su boca, podría quedar atrapada en la encía, la lengua o los lados. Los síntomas en este caso son dolor, babas en exceso, sacudirá la cabeza, tendrá dificultades para comer y beber, o directamente no querrá comer.

Las almohadillas

Las patas son el lugar donde las espigas se pueden pegar con mayor frecuencia. Por lo general, la punta punzante se inserta entre los dedos. Podemos darnos cuenta fácilmente porque nuestro perro comenzará a cojear. Si lo vemos a tiempo, simplemente podemos retirarlo. Si no nos damos cuenta y la espiga comienza a penetrar en el interior de las almohadillas, veremos que el animal se lamerá y se morderá. Sentirá dolor y con el tiempo veremos un absceso purulento.

Los genitales

Si una espiga se atasca en el pene o la vulva de tu mascota, tendrá dificultades para orinar, podría desarrollar infecciones urinarias, o incluso puede tener fístulas que pueden causar secreciones purulentas, como pus.

Consejos para prevenir las espigas en los perros

  1. Evita pasear a tu perro en áreas muy secas.
  2. Cepilla a fondo todo el cuerpo del perro después de cada paseo.
  3. Revisa el cuerpo del animal tras cada caminata por el campo, controlando las áreas más sensibles.
  4. Si se trata de un perro de pelo largo, en verano se puede recortar algo. Nunca recomendamos cortar el pelo al nivel de la piel, porque los protege de los rayos directos del sol.
  5. Si al regresar de un paseo detectas algo extraño en tu perro, como inquietud, nerviosismo, picazón, inclinación de la cabeza o estornudos consulta con tu veterinario de inmediato.

La importancia de cortar las uñas de tu perro

Aunque muchas personas no lo hagan y no tenga consciencia de ello, cortar las uñas de los perros es algo importante, ya que aporta mayor comodidad al animal para realizar sus actividades diarias. Si todavía no conoces la importancia de este hábito de higiene, te invitamos a que sigas leyendo este artículo, donde te damos las razones más importantes por las cuales debes hacerlo.

¿Por qué los perros necesitan que les corten las uñas?

Cuando los perros pasan mucho tiempo al aire libre, corriendo sobre diferentes superficies duras, como puede ser el asfalto, sus uñas se desgastan de forma gradual y existe menos necesidad de realizar recortes en ellas. Pero, hoy en día, y más en los tiempos de confinamiento que estamos viviendo, los perros se mueven en superficies más blandas como el césped del jardín, el interior del hogar, o en caso de vivir en el campo, la tierra.

Las uñas largas y descuidadas en los perros no solo se ven poco higiénicas, sino que con el tiempo pueden traer problemas de salud al perro. Cuando las uñas son tan largas que tocan constantemente el suelo, ejercen una fuerza contra la base de la uña creando dolor. Imagina llevar un zapato apretado y tener que caminar con ellos todo el día… ¿Verdad que acabaría lastimándote? Lo mismo sucede con ellos, además, produciéndoles una presión constante en la articulación de los dedos. Con el paso del tiempo, esto puede modificar la alineación de las articulaciones de las patas delanteras y hacer que el pie se vea más aplanado y extendido.

Como puedes ver, no se trata solo de un problema estético, sino también funcional: la mala distribución del peso puede ser un problema y la alineación antinatural de sus articulaciones puede hacer a tu perro más susceptible a lesiones, o hacer que correr y pasear sea doloroso para él. Por eso, la higiene de uñas es muy importante en perros de todas las edades (teniendo especial cuidado con los de avanzada edad), ya que ese simple gesto puede ayudarles a mejorar de forma drástica su postura.

En casos más extremos, las uñas demasiado largas pueden curvarse y crecer hacia la almohadilla de la pata. También, pueden romperse o partirse, lo cual resulta muy doloroso, y dependiendo de la gravedad necesitará ser tratado por un veterinario.

Aspectos básicos sobre las uñas de tu perro

Sabemos lo que has comenzado a pensar desde que empezaste a leer este artículo: ¿cuál es la medida correcta de la uña de un perro? Si bien es cierto que en algunas razas (como el caso de los Doberman Pinscher) las uñas son tan cortas que apenas se pueden ver, por regla general debes tener en cuenta que, cuando un perro está de pie, sus uñas no deben tener contacto con el suelo. Es decir, no deben estar de pie sobre ellas. Si puedes oír venir a tu perro, sus uñas están demasiado largas. Por lo tanto, será suficiente con que queden por encima del suelo. ¡Ojo! cortarlas demasiado también puede herir a tu perro, así que ve con mucho cuidado.

Las uñas de los mamíferos están hechas de una proteína muy resistente llamada queratina. Y de hecho, técnicamente, deberíamos estar hablando de “garras”, y no uñas, aunque usemos de forma coloquial el último término.

Sus uñas se diferencian de las nuestras en que las suyas se componen de dos capas. La primera (unguis), es una cubierta externa dura donde las fibras de queratina corren de manera perpendicular en la dirección en que crece la uña. La segunda (subunguis), más suave y escamoso, cuyo grano es paralelo a la dirección del crecimiento. Un crecimiento exagerado de la primera capa es lo que da el aspecto de rizo a la uña de perro cuando no se recortan.

Además de las cuatro uñas en cada uno de los dedos de los perros, encontramos una quinta: el famoso espolón. Está situado en el interior de la pierna, y para muchos es motivo de debate sobre si debe eliminarse o no quirúrgicamente, ya que hay quien considera que los espolones son vestigiales, es decir, que no tienen ninguna función, y que puede que se rasguen o rompan si no son eliminados. Por otro lado, los defensores de los espolones argumentan que sí tienen función, ya que les sirve para agarrar mejor objetos, como huesos o comida, y para proporcionar una tracción importante cuando el perro corre y necesita cambiar de dirección de golpe.

Independientemente del debate que surge en muchos lugares a causa de los espolones, hay algo que debe quedar claro: esa uña también debe cuidarse y recortarse igual que las demás, incluso puede que más. Los espolones no suelen tocar el suelo, por lo que no se desgastan y tienden a ser más afilados que el resto de uñas. Recorta la punta para que quede plana y no pueda causar ningún daño.

Herramientas útiles para cortar las uñas de perro

Los cortauñas usan cuchillas para quitar la punta de la uña. Hay un par de modelos diferentes para elegir, pero no importa qué tipo se utilice, su efectividad depende de que las cuchillas estén afiladas y limpias.

Los recortadores tipo guillotina tienen un orificio en el extremo, a través del cual se introduce la uña del perro, después, a medida que aprietas la herramienta, una cuchilla interna recorta el extremo de la uña. A muchas personas les resulta más fácil cortar las uñas gruesas con este tipo de utensilio, pero a otras les parece complicado pasar cada uña a través de agujero exactamente a la distancia correcta del extremo de la uña para no hacer daño al animal, especialmente si el perro se mueve demasiado, aún así, es una de las formas más rápidas que hay.

Las herramientas de cortar uñas de perro tipo tijeras o alicates son probablemente las más fáciles de usar, pero de igual manera, su cuchilla debe afilarse de vez en cuando.

Por último, los pulidores, son relativamente nuevos en esto de las manicuras caninas. Se trata de una herramienta que, con una pieza redonda capaz de lijar superficies con la fricción, gira como un molinillo y recorta con suavidad el extremo de la uña del perro. Es otra de las formas más fáciles de recortar las uñas de tu peludo

Las rutina de mantenimiento de uñas es crucial

¿Te importa la buena salud de tu perro? Entonces déjate de excusas. Es posible que el momento de cortar las uñas a tu perro te resulte muy pesado, y lo estés evitando a toda costa: tu perro no disfruta, tu tampoco y se hace duro para ambos, pero si conviertes en hábito el mantenimiento de uñas, y utilizas recompensas para tu perro cada vez que consigáis hacer el saneamiento, es muy posible que termine acostumbrándose y se haga cada vez más fácil.

Si aún así tienes problemas para cortar las uñas a tu perro, y crees que es imposible hacerlo por ti solo, no dudes en acudir al veterinario para que lo haga él o te enseñe la mejor forma de realizarlo.

Mantener las uñas de tu perro cortas es una cuestión de salud y comodidad, y es tu responsabilidad comprometerte con ello.

Gastritis en perros: cómo detectarla y tratarla

No es agradable ver a nuestras mascotas luchar contra problemas de salud. Además, la forma de afrontar las enfermedades, en muchas ocasiones, es mucho más complicada que con las personas, ya que estos no pueden siempre manifestar qué les duele. Saber qué les ocurre y cómo solucionarlo requiere un esfuerzo adicional.

Si estás notando que tu perro no funciona tan bien como lo hacía normalmente, particularmente con temas relacionados con la digestión, es posible que esté padeciendo gastritis. Se trata de una dolencia bastante común, especialmente cuando estos son jóvenes, ya que tienden a comer más cosas sin ningún control.

¿Quieres saber qué es exactamente la gastritis canina, cuáles son sus síntomas y cómo tratarla? Entonces, continúa leyendo para enterarte de todo 

¿Qué es la gastritis?

La gastritis es una infección, en este caso en los perros, resultado de la inflamación del revestimiento gastrointestinal en el estómago. Esta inflamación, provoca una variedad de síntomas muy molestos al animal.

El revestimiento del estómago de un perro puede verse irritado por varias sustancias o cuerpos extraños, cosa que suele ocurrir de forma muy común en los perros más jóvenes, ya que tienden a comerse cosas que no deberían.

La gastritis puede ser aguda, donde los síntomas aparecen de forma repentina y severa, o crónica, donde se muestran de forma constante e incluso pueden empeorar con el tiempo. Si tienes la sensación de que tu perro pueda estar padeciendo alguna clase de gastritis no dudes en consultar con su veterinario.

A continuación, te contaremos más sobre los posibles síntomas, las causas de la gastritis y los posibles tratamientos.

Síntomas comunes de la gastritis en perros

Tal y como hemos dicho anteriormente, los síntomas de la gastritis en perros son el resultado de la inflamación en el revestimiento gastrointestinal. Cuando este, llamado mucosa gástrica, se inflama y la dolencia se prolonga en el tiempo, puede provocar otras afecciones como úlceras, bloqueo gastrointestinal o infección.

A continuación, te detallamos algunos síntomas que puede padecer tu perro en caso de tener gastritis. En el caso de notar alguno de ello, deberéis acudir al veterinario para que sea examinado y reciba un tratamiento:

  • Vómitos excesivos, que pueden incluir bilis espumosa y amarilla.
  • Disminución del apetito o anorexia.
  • Deshidratación o aumento de la sed.
  • Letargo.
  • Depresión, tristeza.
  • Diarrea.
  • Sangre en las heces o el vómito.
  • Heces negras y alquitranadas
  • Molestias o dolor abdominal, que puede provocar encorvamiento de la espalda.

En el caso de la gastritis aguda, estos síntomas pueden ser graves, aunque también pueden desaparecer en 24 horas. La gastritis puede ser crónica cuando dura más de dos semanas, incluso se prolonga en el tiempo y puede tener consecuencias más graves. En cualquier caso, insistimos: debe revisarlo un veterinario.

Posibles causas de la gastritis en perros

Los casos agudos de gastritis canina, son causados generalmente por la inflamación del estómago producto de la ingesta de sustancias contaminadas o no preparadas para ser digeridas. Podría resultar alguno de estos casos:

  • Alimentos crudos o en mal estado, podridos o contaminados.
  • Basura.
  • Arena para gatos.
  • Ciertas plantas.
  • Moho u hongos en el alimento ingerido.
  • Objetos extraños o artículos no alimenticios.
  • Toxinas o venenos , incluidos productos químicos y productos de limpieza.
  • Medicamentos.

Por otro lado, podría ser que la causa no estuviera relacionada con algo ingerido por el perro. Estas causas podrían ser:

  • Infección por bacterias, virus o parásitos.
  • Exposición a largo plazo a alérgenos.
  • Enfermedad inmune.
  • Cáncer de estómago.
  • Insuficiencia renal.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Úlceras.
  • Enfermedad neurológica.

Tratamientos para la gastritis canina

El tratamiento habitual para los síntomas provocados por la gastritis en perros pasa por, en primer lugar, la rehidratación y restauración de electrolitos, en los casos más severos, mediante líquido intravenoso. Además, es posible que el veterinario le recete unos antibióticos para tratar la bacteria y antieméticos para poder controlar los posibles vómitos.

Ya sea grave o no el caso, por lo general será bueno detener la ingesta de alimentos en el animal, y proporcionar solo agua durante 24 o 48 horas. Después, se aconseja ir reintroduciendo los alimentos de forma gradual y en pequeñas cantidades.

En caso de que el perro sufra de gastritis de forma recurrente, es muy posible que el veterinario recete una dieta baja en grasas; él será quien te aconseje sobre lo que es mejor y más seguro para la recuperación de tu perro.

En cualquier cosa, siempre será importante tratar las causas subyacentes a la gastritis. Si el motivo es que tu perro ingirió algo inusual, deberás tomar medidas para evitar que tenga acceso a esa sustancia. Debes tener en cuenta que si tu perro tiende a ingerir objetos, es probable que tengas que someterlo a una cirugía para extraerlo.

Si la causa de la gastritis fuera la exposición a alérgenos o productos tóxicos, las sustancias responsables deberán ser retiradas del entorno del perro, y si el veterinario lo ve necesario, recetar un tratamiento antihistamínico.

Cuando se trate de otras afecciones cuyo síntoma sea, entre otros, la gastritis, como las enfermedades renales o el cáncer de estómago, deberán ser tratados de forma independiente.

Si crees que tu perro sufre gastritis con frecuencia, es importante que tomes cartas en el asunto: vigila qué come, a qué sustancias ha podido estar expuesto, su comportamiento y otros síntomas que puedan aparecer, y analízalo junto su veterinario.

¿Es posible prevenir la gastritis?

Depende de lo que esté causando la gastritis de tu perro, sí será posible prevenirla. Aunque, la mayoría de veces, es inevitable. Especialmente si es el resultado de un cambio de dieta, alergia alimentaria o medicamentos. Si tu perro sigue padeciendo gastritis de manera recurrente, y ha quedado descartada cualquier otra enfermedad o causa, intenta cambiar elementos de su rutina hasta que notes que mejora. Esto te ayudará a identificar el problema.

Si tu perro desarrolla gastritis como resultado de meterse en lugares que no deberían, el problema puede ser un poco más difícil de resolver. A los perros les encanta meterse en cosas como la basura, las plantas y hurgar en los alimentos que no son suyos, por lo que es un comportamiento difícil de mitigar. Sin embargo, sí puedes tomar medidas para disminuir el problema. Por ejemplo, si tu perro tiene la costumbre de coger comida que no le corresponde, intenta siempre colocarla en lugares donde no pueda acceder a ella.

Es importante que tengas en cuenta que estos comportamientos en tu perro también pueden ser el resultado de la ansiedad, el estrés o la falta de ejercicio. Por eso, debes asegurarte de darle a tu mascota el ejercicio que necesita y pasar una cantidad adecuada de tiempo con él.