Tag: gatos

Asma y otros problemas respiratorios en gatos

Los problemas respiratorios en nuestras mascotas son una de las emergencias animales más aterradoras que puede experimentar un dueño. Si bien hay muchas causas de dificultad respiratoria en los gatos, el asma felina es un mal común. El asma de los gatos puede ser una afección grave que los dueños de mascotas deben tener en cuenta. Veamos este y algunos otros problemas respiratorios que puede padecer un gato.

Asma en los gatos y otros problemas respiratorios importantes

A veces, las mascotas hacen ruidos extraños y existen muchas razones por las que pueden tener sibilancias, estornudar, toser o respirar con dificultad.

A menudo, es imposible distinguir entre las diversas causas de problemas respiratorios en gatos sin algunas pruebas de diagnóstico. Con pruebas como análisis de sangre, radiografías o pruebas cardíacas pueden ayudar a nuestro equipo veterinario a diagnosticar, con síntomas relacionados con la respiración, cosas como:

  • Enfermedades cardíacas: los gatos pueden sufrir afecciones cardíacas como defectos congénitos, enfermedad de las válvulas o afecciones del músculo cardíaco que provocan insuficiencia cardíaca congestiva. Esto puede hacer que se acumule líquido en los pulmones, lo que se traducirá en dificultad para respirar. 
  • Asma felina: los gatos pueden sufrir inflamación y constricción de las vías respiratorias inferiores. Esto se llama asma y, al igual que en las personas, los alérgenos como el polvo, el polen y los perfumes pueden agravar el problema. 
  • Cuerpos extraños nasofaríngeos: cualquier cosa en la nariz o la parte posterior de la garganta que no deba estar ahí puede causar una respiración difícil o ruidosa. 
  • Obesidad: el exceso de peso puede abarrotar las vías respiratorias, lo que provoca un aumento del ruido respiratorio. Esto es especialmente notable en gatos braquicefálicos como los persas. 
  • Parásitos: los gusanos pulmonares, o gusanos del corazón felinos, pueden causar problemas en el corazón y los pulmones. Pueden provocar también inflamación y otros daños que creando síntomas respiratorios. 
  • Enfermedad pulmonar primaria: los problemas en los pulmones pueden incluir neumonía, cáncer, enfermedades fúngicas o acumulación de líquido.
  • Enfermedad de las vías respiratorias superiores: las infecciones de las vías respiratorias superiores son muy comunes en los gatos y a menudo provocan ojos llorosos, estornudos, secreción nasal y congestión.

Algunos problemas respiratorios en los gatos son bastante benignos, mientras que otros pueden ser bastante graves. 

¿Cuándo es una emergencia?

De este modo, si las enfermedades respiratorias felinas pueden parecerse en algunos síntomas, y algunas causas pueden ser muy graves, como en el caso del asma de los gatos, ¿cómo puedes saber cuándo preocuparte?

Afortunadamente, en Hospital Veterinari Glòries contamos con expertos para ayudarte con eso. Nunca está mal pedir una cita si tienes alguna duda, pero definitivamente llámanos si tu gato:

  • Parece angustiado.
  • Está respirando con la boca abierta.
  • Está haciendo un nuevo ruido al respirar.
  • Está emitiendo un sonido de respiración que dura más de unos minutos.
  • Tiene secreción en la nariz o los ojos.
  • Tiene dificultad para respirar.
  • Se ha estado escondiendo más de lo normal.
  • No está comiendo bien.
  • Tiene tos.
  • Estira el cuello para respirar.
  • Tiene encías o lengua azul o gris.

¡La dificultad respiratoria es una urgencia! Nunca lo dejes pasar.

Un diagnóstico preciso realizado por un profesional es esencial para ayudar a tu gato a sentirse y respirar mejor. En el caso de afecciones como el asma de los gatos, es posible que debamos trabajar para controlar la afección a través de la eliminación de alérgenos y tratamientos con esteroides orales o inhalados. 

Cuanto antes y con mayor precisión podamos diagnosticar la causa de la molestia respiratoria, mejor podremos ayudar a tu mascota. Si tu gato tiene problemas respiratorios, déjanos hacer lo que mejor sabemos. Llama al 932 460 805 y os atenderemos cuanto antes.

¿Cómo prevenir la obesidad en las mascotas?

Ahora que se han ido las lluvias y el frío, es el mejor momento para ponerse en movimiento y recortar algunos de esos kilos innecesarios provocados por todas las chucherías del invierno. Y no hablamos solo de los humanos, también de las pequeñas mascotas: esos perros, gatos o quizás conejos que viven sobrealimentados y padecen obesidad. Si nosotros nos volvemos más activos para cuidar nuestra salud y nuestro peso, ¿por qué no inculcar la actividad física también en nuestros peludos?

Mantenerse activos no es solo excelente para la salud física y mental de tu mascota, sino que también ayudará a prevenir futuros problemas de obesidad, si no los sufre ya.

El problema de la obesidad en las mascotas

Entre todas las razones por las que recomendamos las visitas al veterinario periódicas para el bienestar de las mascotas, registrar el peso es una bastante importante. Incluso los aumentos de peso pequeños, pero constantes durante la vida de un perro o gato pueden ser significativos y ayudarnos a abordar el tema de la nutrición y el ejercicio.

Dado que la obesidad de las mascotas es totalmente prevenible, veremos en las siguientes líneas cómo podemos abordar el tema para que no llegue a causar problemas de salud en el animal.

Vigilar y cuidar el peso de tu mascota ¿Por qué es importante?

La obesidad de las mascotas va en aumento en todo el mundo. Y curiosamente se encuentra en aumento en paralelo con la obesidad humana. Con más de la mitad de todos los gatos y perros del mundo clasificados con sobrepeso o son obesos, es fundamental mantenerse atentos frente a cualquier posible aumento de peso en ellos.

Los kilos de más no solo acortan la vida de una mascota, sino que también disminuyen su calidad de vida. Además, con muchas complicaciones de salud asociadas a la obesidad o sobrepeso que son graves, como trastornos respiratorios, problemas cardíacos, diabetes, artritis y más, son de vital importancia prevenirlas. Si conoces las causas, sabrás mucho mejor cómo ayudar a tu mascota.

En Hospital Veterinario Glòries podemos ayudarte a descartar ciertas afecciones médicas que pueden estar causando el aumento de peso, como el hipotiroidismo. Si no se llega a ningún diagnóstico concluyente, también podemos brindarte asesoramiento sobre las necesidades dietéticas y los requisitos de ejercicio de su mascota. La mayoría de las veces, la obesidad de nuestras mascotas se debe simplemente a ingerir demasiadas calorías sin la cantidad adecuada de ejercicio físico.

Manos a la obra: cómo prevenir la obesidad o sobrepeso en las mascotas

Una vez hayas consultado con tu veterinario las porciones y los horarios de comida de tu mascota, puedes empezar a ayudar a prevenir la obesidad y el sobrepeso realizando actividades juntos:

  • En el caso de los perros, necesitan al menos 30 minutos de caminata/trote rápido todos los días. Puedes aumentarlo con el tiempo si tu perro no está acostumbrado a esto, o ir un par de veces al día durante períodos más cortos. Las mascotas mayores pueden necesitar un estímulo adicional, descansos frecuentes y a la sombra. Ten cuidado de no forzarlos demasiado.
  • Jugar a buscar en lugar de pasar el rato en el sofá y recompensar con afecto y aseo en lugar de golosinas son cambios fáciles y saludables que cualquier dueño de una mascota puede aplicar.
  • Los gatos, especialmente los que solo viven en interiores, se les puede estimular a nivel físico (e intelectual) utilizando juguetes como ratones con cuerda o punteros láser para perseguir por el suelo. Además, puedes instalar escalones o torres de juego para gatos. Trata de jugar 30 minutos todos los días con tu gato.

Te recomendamos que solicites una cita con nosotros si sospechas que tu mascota puede estar teniendo sobrepeso o problemas de salud derivados de la obesidad. La obesidad de las mascotas puede pasar desapercibida para los dueños en muchos casos, o incluso como algo “gracioso”, pero si se trata como lo que es (un riesgo real para la salud de una mascota) estaréis a un paso más de alargar y mejorar la calidad de vida del animal.

Todo sobre la infección por criptococosis en gatos

La criptococosis en gatos es la enfermedad fúngica más común en estos peludos. Sin embargo, su incidencia en la población felina es baja, pero esta aparente contradicción la trataremos de explicar más adelante. Los hongos “cryptococcus” afectan con mayor frecuencia el área nasal, lo que a menudo se convierte en una nariz inflamada. La hinchazón de la nariz es uno de los síntomas comunes que indica que el gato puede estar padeciendo criptococosis. Sin embargo, estas infecciones se pueden encontrar en los pulmones, los ojos, el sistema nervioso o presentarse como una infección sistémica.

En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la criptococosis en gatos; qué es, sus síntomas, cómo se diagnostica y el tratamiento de la enfermedad. ¡Comenzamos!

La criptococosis felina

La criptococosis felina es una enfermedad infecciosa causada por un tipo de hongo. En concreto, el agente fúngico aislado en esta enfermedad es el “Cryptococcus neoformans”. Se trata de una enfermedad asociada a hábitats donde hay aves, especialmente palomas, ya que la bacteria encuentra en sus heces. También puede ser causada por “Cryptococcus gattii”, generalmente en áreas de climas tropicales o subtropicales. En estos casos, la fuente de infección es el propio material vegetal de ciertos árboles.

En los gatos, un factor de riesgo para el desarrollo de la Cryptococcus neoformans es la presencia de enfermedades inmunosupresoras como la leucemia felina o la inmunodeficiencia felina. Sin embargo, la infección por Cryptococcus gattii puede ocurrir en individuos sin comprometer el sistema inmunológico. En individuos inmunodeprimidos la infección suele ser más grave, mientras que en aquellos con un sistema inmunológico fuerte la infección suele localizarse en la zona nasal, sin extenderse.

La patogenia de la criptococosis

La principal fuente de infección de la criptococosis es la inhalación de las levaduras, que se deposita en el sistema respiratorio superior. Aquí, producen granulomas nasales, que es la causa de la hinchazón en la nariz del gato. Si llegan a las vías respiratorias inferiores del pulmón, pueden provocar granulomas pulmonares.

El hongo puede extenderse a otros lugares, como el sistema nervioso central a través de la sangre. La invasión linfática o local puede ocurrir a través de la placa cribiforme del hueso etmoidal que comunica el cerebro con la cavidad nasal. 

Además, pueden llegar a otros lugares, como los ojos, la cara y la piel. Si se presenta una forma sistémica grave de la enfermedad, las levaduras pueden extenderse a órganos como el bazo, el corazón, los riñones o los órganos digestivos.

¿Cuáles son los síntomas de la criptococosis en gatos?

La criptococosis puede mostrar signos clínicos muy diferentes según la ubicación de las levaduras y el grado de propagación. Como hemos comentado, puede haber varios tipos de criptococosis en gatos: nasal, pulmonar, nerviosa, ocular y sistémica.

Criptococosis nasal

En la criptococosis nasal en gatos, los síntomas más comunes son respiratorios, con signos del tracto respiratorio superior como:

  • Secreción nasal unilateral/bilateral mucopurulenta o sanguinolenta.
  • Rinitis.
  • Hinchazón nasal.
  • Granulomas.
  • Estornudos.
  • Problemas respiratorios.
  • Dolor.
  • Dificultad para respirar.

Criptococosis pulmonar

Cuando el virus afecta a los pulmones, pueden aparecer granulomas, focos fibroblásticos producidos por neumonía o infiltración alrededor de los bronquios. Estos producirán síntomas relacionados con las vías respiratorias inferiores como:

  • Toser.
  • Dificultad para respirar.
  • Fiebre.
  • Sonidos pulmonares.

Criptococosis del sistema nervioso

La criptococosis también puede llegar al sistema nervioso, donde se pueden observar signos que pueden ser consecuencia de encefalitis o meningitis por la presencia de levaduras en el sistema nervioso central. Estos símbolos incluyen:

  • Dilatación de las pupilas (midriasis).
  • Cambios en la marcha.
  • Falta de coordinación.
  • Indiferencia.
  • Ceguera total o parcial.

Criptococosis ocular

Cuando la levadura del virus se dirige al ojo, produce:

  • Neuritis del nervio óptico.
  • Coriorretinitis.
  • Midriasis.

Criptococosis sistémica

Cuando la criptococosis afecta a diferentes partes del gato, pueden presentarse multitud de síntomas, siendo la forma más grave de la enfermedad. Entre ellos, destacan estos síntomas:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Condensación pulmonar.
  • Anorexia.
  • Pérdida de peso.
  • Punto débil.
  • Ataxia.
  • Úlceras mucosas.
  • Cojera.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Granulomas cutáneos.
  • Ganglios linfáticos inflamados.

¿Cómo se diagnostica la criptococosis en gatos?

Cuando los signos clínicos sugieren la criptococosis, el gato deberá ser llevado al veterinario de inmediato. Se consultará la historia clínica del animal, pero el diagnóstico requerirá pruebas de laboratorio y otras complementarias.  Estas incluyen el aislamiento e identificación de microorganismos por citología y cultivo, así como la determinación del antígeno de la cápsula de levadura.

  • La citología se realiza perforando las áreas afectadas, como los ganglios linfáticos, crecimientos en el área nasal o la piel. Posteriormente, se observa en microscopio con una tinción, como Gram, azul de metileno, Wright y tinta china, para visualizar el organismo. Es un organismo fácil de detectar debido a su característica cápsula de polisacárido. Esto también ayudará a diferenciarlo de otras enfermedades, como los tumores nasales.
  • El cultivo se realiza a partir de muestras de líquido cefalorraquídeo o exudados de la inflamación. Las muestras deben incubarse en medio de agar Sabouraud o agar sangre, a una temperatura entre 25 y 35 ºC. Después de 36-72 horas, si son positivas, aparecerán colonias de color blanco crema brillantes. Las colonias de criptococosis neoformans tienen menos mucosidad que las de gattii. Para detectar la levadura, se debe visualizar la cápsula y confirmar sus características bioquímicas, como la capacidad de reducir los nitratos a nitritos e hidrolizar la urea.
  • Para detectar el antígeno de la cápsula, la prueba de ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) se realiza con muestras de suero sanguíneo, líquido cefalorraquídeo u orina. Esta prueba tiene una alta sensibilidad y especificidad en el gato.
  • Además, la radiografía de tórax puede ser útil en el caso de la criptococosis pulmonar para visualizar alteraciones pulmonares y bronquiales.

El tratamiento de la criptococosis felina

El protocolo terapéutico para la criptococosis incluye el tratamiento con agentes antifúngicos para matar la levadura y la resección quirúrgica de los granulomas. La resección quirúrgica se realiza en gatos con granulomas en la cavidad nasal como complemento del tratamiento médico con agentes antifúngicos.

Los antifúngicos será una solución recetada por el veterinario del animal. Jamás deberás proporcionar ningún medicamento (y mucho menos antibióticos) a tu mascota.En cualquier caso, siempre es importante acudir a la clínica veterinaria para que un veterinario pueda confirmar la enfermedad y establecer la mejor forma de combatirla.

Cuando tu gato orina fuera de su arenero, es hora de actuar

A nadie le gusta vivir en una casa en la que sabe que sus gatos pueden haberse orinado en cualquier sitio. La orina de gato está concentrada con hormonas y contiene un poderoso chute de amoníaco. Y si tienen una infección del tracto urinario, su orina puede oler muy mal.

La verdad es que no todos los gatos que orinan fuera de su arenero lo hacen queriendo o por capricho. Podría haber varias razones que lo explicasen, al igual que varias soluciones para tratar los posibles problemas. ¿Quieres saber qué le puede estar pasando a tu gato y cómo actuar? Encuentra todos los datos en las siguientes líneas.

¿Por qué hay gatos que no orinan dentro del arenero?

Si notas que tu gato está haciendo pis fuera de su lugar, es importante que primero revises su baño. El arenero debe estar en perfectas condiciones.

Lo ideal para nuestros gatos es contar con dos areneros o cajas de arena y de esta manera, evitar que acudan a cualquier otro sitio a hacer sus necesidades. Es decir, dos areneros por gato.

El tamaño importa; asegúrate de que puedan entrar y salir fácilmente de la caja y darse la vuelta dentro de ella. Si no es así, posiblemente la caja sea demasiado pequeña. A algunos gatos les gustan las cajas cubiertas, pero otros no tratarán ni de entrar en una caja con techo.

Los felinos, por lo general, son bastante quisquillosos con su arena. Por lo que cuando veas que has acertado con la que usa, es mejor no cambiar nada. Los cambios repentinos en el producto que uses, el olor, la textura, la ubicación y demás pueden tener efectos contrarios al uso del arenero.

Por otro lado, los gatos detestan que su caja de orinar esté sucia. Algunos ni siquiera entrarán en una caja de arena si huele mal o si hay suciedad visible en la parte superior. Por lo que buscarán otro sitio para realizar sus necesidades, o no las harán. 

Para que tu gato continúe usando el arenero y no tus alfombras, armarios o muebles, cambia la arena después de cada uso, o al menos una vez al día.

Factores externos que pueden estar haciendo que tu gato orine fuera del arenero

A veces, los gatos orinan fuera del arenero cuando tienen miedo, se asustan o cuando alguien en la casa los incomoda, podría ser una nueva mascota, un nuevo compañero de cuarto o un miembro de la familia. Podría ser una casa completamente nueva, una construcción cercana o ruidos de tráfico, etc.

 

Del mismo modo, la ausencia de “su humano favorito” podría también explicar los cambios de comportamiento, incluso también la presencia de gatos externos que se pueden ver a través de las ventanas podría desencadenarlos. Es decir, estos cambios de comportamiento con la orina fuera del arenero como protagonista, pueden ser desencadenados por problemas emocionales.

Vigila siempre de cerca el comportamiento de tu gato y cómo los factores externos pueden estar influyendo en él.

Factores internos que pueden estar haciendo que tu gato orine fuera del arenero

Los gatos pueden orinar fuera de su arenero cuando padecen alguna de las siguientes condiciones médicas:

  • Infección del tracto urinario.
  • Formación de cristales o cálculos en la vejiga.
  • Enfermedad renal o hepática.
  • Hipertiroidismo.
  • Diabetes.
  • Deterioro cognitivo.
  • Problemas de movilidad.
  • Dolor de articulaciones, nervios o músculos.

¿Qué hacer si tu gato orina fuera de su arenero?

Si tu gato hace pis fuera de la caja y no puedes identificar una razón externa por la cual lo hace, vale la pena que lo examine un veterinario. Enfrentarse de frente a las condiciones de salud de nuestros animales será siempre la mejor solución para evitarles dolor de cualquier tipo.

Recuerda: si tienes un gato y comienzas a ver un comportamiento extraño en él en relación con sus necesidades fisiológicas, pide una cita con nosotros y estaremos encantados de escuchar vuestro caso y buscar la mejor forma de mejorar la salud y la convivencia de tu animal de compañía.