Tag: gato persa

Diferencias entre un gato persa y un gato angora

Aunque existen marcadas diferencias entre un gato angora y un gato persa, a menudo se confunden entre sí. La razón se debe a que ambos son razas de gatos de pelo largo. Sin embargo, si miramos más de cerca, podemos ver que es bastante fácil detectar sus diferencias, especialmente cuando las vemos en persona. Al comparar las dos razas, no solo podemos distinguir su apariencia, también podemos determinar qué raza de gato podría ser mejor animal de compañía para cada caso particular. ¡Veamos sus principales diferencias!

Diferencias físicas entre gatos persas y angora

Comenzamos nuestra diferenciación de razas por lo más obvio: su aspecto físico. Estas serían algunas de las diferencias físicas entre un gato persa y un gato angora:

  • Nariz: quizás, la diferencia más obvia en algunos gatos persas es la nariz. Esto se debe a que existen diferentes tipos de gatos persas. Algunos tienen braquicefalia, una condición en la que la nariz está aplastada y tienen una mandíbula suavemente alargada. Los gatos de Angora no tienen braquicefalia, por lo que una nariz aplastada significará que son persas.
  • Conductos lagrimales: debido al aplanamiento del hocico de los gatos braquicéfalos, sus conductos lagrimales a menudo secretan líquido de manera persistente (una condición conocida como epífora). Si el gato tiene manchas de lágrimas alrededor de los ojos, es más probable que sea persa. Sin embargo, es más probable que un Angora sufra de lagrimeo si tiene una infección ocular.
  • Cabeza: el cráneo de un gato persa es más redondeado, en comparación con la apariencia más almendrada que poseen los gatos angora.
  • Orejas: los gatos persas son conocidos por sus orejas pequeñas y redondeadas, mientras que los gatos angora turcos tienen orejas más largas y puntiagudas.
  • Pelaje: aunque tanto los gatos angora persas como los turcos pueden tener una variedad de colores y patrones de pelaje, los gatos angora turcos suelen ser blancos. También son más propensos a la heterocromía, una condición por la cual sus ojos son de dos colores diferentes.
  • Tamaño: aunque ambas razas pueden tener ejemplares relativamente pequeños, los gatos persas son generalmente más grandes que los gatos angora. Es más raro que el angora alcance los 6 kg. También son más cortos en longitud.
  • Forma del cuerpo: Los gatos persas son más robustos que el angora con un cuerpo más alargado y esbelto, aunque sí suele ser más musculoso.

 

Debido a estas diferencias, especialmente las relacionadas con el cuidado de la zona periocular, podríamos concluir que los gatos persas requieren algo más de mantenimiento que los gatos angora. Dado que los gatos angora como los persas son gatos de pelo largo, sus pelajes deberán cepillarse con regularidad.

Diferencias de carácter entre los gatos persas y angora

Más allá de las diferencias físicas, están sus diferencias de comportamiento y carácter. Si bien cada gato es un individuo con sus propios comportamientos y rasgos, hay algunos rasgos que son más comunes en ciertas razas. Para los gatos Angora y Persa, se destacan los siguientes:

  • Sociabilidad: el gato persa generalmente se considera más independiente, mientras que el gato turco Angora aceptará mejor la convivencia humana. Sin embargo, esto no implica que estén entusiasmados con las muestras de afecto. De hecho, es común que el angora no acepte demasiada interacción física. El gato Angora está más predispuesto a saludar cuando llegamos a casa y a interactuar más. Por supuesto, un persa también querrá interactuar una vez que establezca un vínculo con su cuidador. Aunque a veces sea hosco, el persa puede ser muy cariñoso cuando quiere. Es mejor dejar que un gato persa busque afecto en lugar de intentar forzar e interactuar.
  • Actividad: los gatos persas tienden a ser tranquilos y poco activos, prefiriendo la tranquilidad de un sofá suave al ajetreo y el bullicio de una sesión de juego. El angora suele ser mucho más juguetón. Como resultado de estos bajos niveles de actividad en los persas, es necesario controlar cuidadosamente el peso de nuestro gato.
  • Comportamiento con los niños: debido a las características que hemos mencionado, los gatos persas son menos propensos a tolerar la presencia de niños, sobre todo si no respetan su espacio y su necesidad de tranquilidad. Los gatos Angora pueden aceptar mejor vivir con niños. Independientemente de la raza, siempre tenemos que educar a los niños para que muestren respeto por todos los seres vivos y no debemos dejarlos solos sin la supervisión de un adulto.
  • Convivencia con otros animales: estas relaciones serán más fáciles para un gato Angora, ya que es menos probable que los persas toleren cambios o alteraciones en sus hábitos.

Si tienes un gato persa o angora en casa, nos encantaría atenderlo en consulta para cuidar de su salud. ¡Ponte en contacto con nosotros y pide una cita para conocernos!

Todo lo que necesitas saber sobre el gato persa

Si en los perros había una raza predilecta por la antigua realeza, que es el Pomerania, en los gatos también: se trata del gato persa. Y no es de extrañar: los gatos persas cuentan con abundantes y lujosos pelajes, además de una personalidad un tanto regia. Son gatos de aspecto elegante y muy mimosos. Por sus peculiaridades, requieren un poco de atención adicional. ¿Quieres saber más sobre los gatos persas? Sigue leyendo para conocer todo acerca de ellos.

Breve historia de los gatos persas

Quizás te pueda sorprender, pero el gato persa es una de las razas de gatos más antiguas, llegándose a ver en jeroglíficos desde 1684 a. C. Se les llama persas porque fueron traídos a Europa desde Persia (el Irán moderno) a principios del siglo XVII. Aún así, siguen existiendo dudas de dónde se originaron.

Estos gatos de pelo largo se convirtieron en los favoritos de la realeza, como la reina Victoria. El persa es aún hoy en día una de las razas de gato más populares. Son gentiles y dulces y tienen una personalidad un tanto principesca . Por lo general, pasan su tiempo tumbados ​​en una almohada, en el sofá o en el regazo de su dueño, como si estuvieran sentados en un trono.

Cuidar de un gato persa

Esta raza lleva algo de trabajo comparada con la mayoría de gatos. En especial, los cuidados deberán ir dirigidos a su pelaje, ya que suele ser largo y abundante. Es importante cepillarlos a diario y darles baños de forma regular para mantener su aspecto limpio. Por ello te aconsejamos introducirlos al baño la antes posible, para hacer de esta experiencia algo habitual para ellos. Tienden a ser animales de baja energía a los que les encanta el afecto y la tranquilidad y seguridad del hogar. 

En cuanto a problemas de salud, los persas sufren de dificultades heredadas que pueden ser una graves según el caso. Incluyen enfermedad renal poliquística, cálculos en la vejiga, cistitis (infecciones de la vejiga) y derivaciones hepáticas.

Variedades de gatos persas

Aunque el gato persa más típico es el de color blanco con ojos azules, existen muchas otras variedades. Por ejemplo, los persas azules (un gris azulado muy peculiar) es uno de los más deseados entre los amantes de los gatos. Otro de los más espectaculares por su color es el persa marrón. En cuanto al tamaño, los persas actuales tienen un tamaño mediano o grande. Son robustos, de patas cortas y anchas.

Si estás preparado para el desafío del aseo diario y el baño frecuente, el persa de pelo largo es la raza de gato que estabas buscando. Independientemente de los colores de pelaje que elijas estos gatos son adorables tanto por dentro como por fuera. ¡No es de extrañar que la gente se enamore de sus orejas pequeñas, pelo suave y su cara plana!

Ser dueño de un gato persa

Recuerda que un gato persa, por muy bonito que sea, no vive para participar en exhibiciones. Cuidar de él será todo lo que necesite para ser feliz.

Asegúrate de controlar los posibles problemas de salud que te contamos en este artículo, vigila su estado renal, y llévalo al veterinario con regularidad para poder prevenir cualquier tipo de enfermedad.

Si es tu primer persa y tienes dudas sobre la higiene diaria de tu gato, también puedes preguntar a los profesionales veterinarios, ya que te ayudarán y te ofrecerán consejos sobre lo que necesites.