Cada vez son más los amantes de los reptiles que buscan un compañero en su hogar que sea fácil de mantener. Sin embargo, casi todos los reptiles disponibles para ello son insectívoros. Mucha gente encuentra desagradables a los insectos. Otro factor a considerar son los viajes incesantes a la tienda de mascotas, o al campo, para abastecerse de alimentos vivos, que a menudo pueden escapar y colonizar la casa. 

Si te interesa cuidar un reptil, pero no quieres complicarte demasiado la vida, busca reptiles herbívoros. En este artículo te hablaremos de los más comunes.

La tortuga de tierra

La tortuga de tierra es un reptil vertebrado caracterizado por ser herbívoro, ya que su dieta y alimentación parte del consumo de plantas, hojas y tallos.

Por ser un animal típicamente doméstico, la tortuga de tierra también consume frutas si se le ofrecen. Se trata de los reptiles más fáciles de mantener teniendo en cuenta que deben estar en un jardín sin necesidad de que este sea muy grande.

Es cierto que debe tener algo de espacio, y contar con tierra donde hacer agujeros y esconderse, pero más allá de estos requisitos, será una mascota fácil de alimentar, puesto que el 100% de su dieta pueden ser vegetales, hierbas variadas y frutas.

El lagarto de cola espinosa del Sahara

El lagarto de cola espinosa del Sahara, Uromastyx Geyri, pertenece al género Uromastyx, compuesta por más de 20 especies que habitan las zonas desérticas y predesérticas del norte de África, India, Asia Central y Medio Oriente.

Llega a medir alrededor 35 cm de largo y 250 gramos de peso, y es una de las especies más pequeñas entre los lagartos Uromastyx. Sus hábitos son diurnos, y se alimentan de pasto, flores y muy ocasionalmente de pequeños insectos.

Es de carácter tranquilo pero si se pone nervioso o se siente atacado suele utilizar su cola como látigo. Sus colores habituales pueden ser rojo, naranja o amarillo sobre un fondo oscuro. Su hábitat natural se encuentra en zonas rocosas semiáridas de Argelia, Nigeria y Mali.

La iguana

La iguana es otro de los reptiles herbívoros que consumen hierbas, hojas, flores y cuando tienen a su alcance incluso frutas.

Tienen un color verde brillante, sus patas son cortas y cuentan con 5 dedos en cada una, los cuales terminan en garras muy bien afiladas.

Su piel está protegida por escamas por casi todo su cuerpo, y la piel más a la vista es la que cuelga de su cuello. Son reptiles excelentes para trepar, por lo que le encantan los árboles y ramas para desplazarse en ellos.

Las iguanas macho pueden llegar a medir más de 2 metros desde la cabeza hasta la cola.

Le encanta pasar el día al sol en vez de invertir tiempo en comer. La razón es porque así evita infecciones y también puede lograr tener la temperatura ideal para mejorar la digestión de aquello que haya comido.

El clima más adecuado para el crecimiento de este reptil es el húmedo: cuanto más húmedo sea el lugar donde esté más crecerá.