Cuando tu perro arrastra su trasero por el suelo, puede que te parezca una imagen divertida. Se sientan, levantan las patas traseras y se empujan con las patas delanteras avanzando por el suelo. Si se trata de algo que solo sucede una vez, no tienes de qué preocuparte, pero si se repite, tu compañero puede estar pasando por algún problema que hay que solucionar lo antes posible.

En este artículo os explicamos por qué puede ser que un perro se frote el trasero contra el suelo y qué hacer si sucede.

Un simple picor en el trasero

Los perros no tienen extremidades flexibles de la misma manera que los humanos, ni tienen dedos flexibles en sus patas. Esto significa que tienen que utilizar otros métodos para manipular su entorno e incluso a sí mismos. A veces, esto requiere maniobrar de diferentes maneras para realizar ciertas acciones: rascar las orejas con las patas traseras o morderse las patas traseras con la boca para aliviar el picor.

Cuando se trata del trasero, los perros a menudo no pueden llegar fácilmente a esta zona, ni con la boca ni con sus patas. Por eso, si sufre un picor concreto en un momento determinado, hará lo que pueda por rascarse. Frotando su trasero contra el suelo, por ejemplo, pueden rascarse mejor esa picazón.

Necesidad de limpiarse

Esto ocurre con mayor frecuencia en perros con pelo largo. Cuando el perro defeca, es posible que las heces se adhieran al área alrededor del ano. Esto podría deberse a su propio pelo largo, pero también puede ser el resultado de una postura incorrecta al defecar o cualquier otra razón por la que su higiene no es óptima.

Cuando esto ocurre, el perro intentará eliminar la materia fecal, y deslizarse por el suelo es una de las opciones para limpiarse.

Parásitos

Cuando un perro simplemente tiene comezón, frotar su trasero contra la alfombra no debería representar un gran problema. Aliviarán el picor y continuarán su día. Sin embargo, si lo hacen repetidamente, puede haber un problema de salud detrás del gesto.

La infección parasitaria es una de las razones más comunes por las que los perros se frotan el trasero contra la alfombra. Si el perro tiene parásitos externos en la parte trasera, es más probable que se deba a la existencia de parásitos intestinales. Los parásitos internos pueden causar diferentes problemas a tu perro, que afectan más comúnmente al tracto gastrointestinal.

Para tratar una infestación parasitaria, el perro deberá ser desparasitado. Esto requiere la identificación del parásito y la administración de un tratamiento antiparasitario adecuado. Por lo tanto, acude a tu veterinario de confianza cuanto antes.

Glándulas anales afectadas

Una de las razones más comunes por las que los perros arrastran el trasero por el suelo se debe a sus glándulas anales. Estas son glándulas al lado del ano que ayudan en la defecación y proporcionan un olor único que las hace reconocibles para otros perros. 

Debido a su presencia cerca del ano, es importante que se mantenga su higiene. Esto puede resultar difícil para algunos perros, especialmente para los perros mayores. Ya sea debido a la propia materia fecal o alguna otra sustancia, las glándulas anales de tu perro pueden verse afectadas. Los conductos que secretan el líquido del saco anal se bloquean y, a menudo, comienzan a crecer de tamaño. Esta inflamación puede volverse dolorosa, especialmente si surge una infección de la glándula anal. El perro puede arrastrar su trasero por el suelo tanto para aliviar su dolor como para ayudar a desbloquear las glándulas, algo que a menudo no pueden hacer por sí mismos.

Fístula o absceso perianal

Una fístula es un canal a través del cual puede viajar un líquido que no debería estar allí. Un ejemplo común en perros es un absceso. La infección hace que crezca pus que necesita salir del cuerpo, por lo que se forma una fístula. Cuando un absceso crece en las glándulas anales, podemos referirnos a él como un tipo de fístula perianal. Sin embargo, las fístulas perianales pueden ocurrir en cualquier parte del área alrededor del ano o en el interior del mismo.

Cualquiera que sea la causa de la fístula o el absceso, pueden resultar muy desagradable para el perro. Esto también puede hacer que arrastren el trasero para aliviar el dolor y la irritación. El tratamiento que el veterinario aplique seguramente tendrá que consistir en antibióticos y/o drenaje del absceso.

Prolapso rectal

Una de las razones más desconcertantes por las que tu perro se frota el trasero contra el suelo es debido a un prolapso rectal. Esto sucede cuando el tejido del recto se mueve desde el interior del cuerpo del perro hacia el exterior.

Un prolapso rectal en perros no es un trastorno muy común. El tratamiento dependerá de la gravedad del prolapso. Si es solo un prolapso parcial, es posible que el perro necesite que el veterinario empuje el tejido suavemente hacia adentro. Si es más grave, puede requerir cirugía veterinaria. El tratamiento siempre debe ser realizado por un veterinario en un ambiente estéril. De lo contrario, el tejido expuesto puede infectarse.

Otras razones por las que un perro se frota el trasero contra la alfombra

Aunque hemos cubierto las razones más importantes anteriormente, existen otras razones por las que un perro puede arrastrar su trasero por el suelo. Si tienen una lesión traumática en la zona perianal, puede causarles molestias. Pueden intentar aliviar esta incomodidad arrastrando el trasero por el suelo. Además, si el perro tiene un tumor en la piel alrededor de su área perianal, puede suceder lo mismo por razones similares.

 

Si no estamos seguros de la causa de por qué nuestro perro se frota el trasero contra el suelo u otras superficies, debemos llevarlo a un veterinario lo antes posible para un diagnóstico y tratamiento adecuados. El tiempo siempre cuenta en la salud de nuestras mascotas, así que no esperes. Concreta ahora una cita con nosotros llamando al 932 460 805.