El perro majorero es una raza canina autóctona de la isla de Fuerteventura, en el archipiélago canario, donde se le conoce popularmente como perro bardino. Esta raza se ha utilizado como perro guardián y de pastoreo durante más de seis siglos. Pero no fue hasta finales del siglo pasado cuando la Real Sociedad Canina de España lo reconoció como una raza canina autóctona.

Origen del perro majonero

El perro majorero que conocemos hoy en día, también conocido como perro bardino, procedía originalmente de la isla de Fuerteventura, una de las Islas Canarias. Los perros fueron traídos a la isla por los conquistadores castellanos en el siglo XV. Se utilizaba tradicionalmente como perro guardián, perro de pastoreo de ovejas y vacas, y para peleas de perros. Por su capacidad de lucha, se cruzó con otras razas caninas autóctonas. De este cruce surgió otra popular raza canaria: Presa Canario.

No fue hasta 1979 que se celebró la primera exposición monográfica sobre el Majorero. Para aclarar, las exposiciones monográficas son aquellas dedicadas a una raza en concreto, y solo pueden participar perros de pura raza. A pesar de que esta exposición monográfica supuso el inicio del proceso, no fue hasta el año 1994 que el Majorero fue reconocido por la Real Sociedad Canina de España como raza canina autóctona.

El descenso de la ganadería y la introducción de razas caninas foráneas provocaron el declive de esta raza, llevándola al borde de la extinción. Sin embargo, gracias al trabajo de varias asociaciones para la conservación del perro majorero, compuestas por criadores, cuidadores y aficionados, se ha podido salvar esta raza canaria.

Características del perro majonero o bardino

El Majorero es una raza canina de tamaño mediano. Los machos pesan entre 30-45 kg y tienen una altura a la cruz de aproximadamente 56 cm, mientras que las hembras pesan entre 25-35 kg y tienen una altura de aproximadamente 54 cm.

El Majorero es un perro fuerte y consistente de musculatura. Tiene un andar oscilante y vivaz y son capaces de adaptar su paso a las irregularidades y desniveles de los suelos volcánicos de su localidad. Se caracterizan por su particular forma de sentarse, de costado, con una mirada atenta a su entorno, que proviene de su labor tradicional de guardianes y protectores.

A continuación presentamos las principales características físicas del estándar de raza del Majorero.

  • Se caracteriza por un cuello ancho, musculoso y fuerte y una cabeza relativamente pequeña en comparación con el resto del cuerpo, lo que le otorga gran poder de agarre y firmeza a la hora de depredar o morder.
  • Su región facial presenta una depresión fronto-nasal poco pronunciada (stop). Los ojos son más bien pequeños y su color varía del ámbar al negro. Tanto el borde de los párpados como los labios están pigmentados oscuramente.
  • Las orejas se caracterizan por un doble pliegue que les impide mantenerlas firmemente erguidas.
  • El cuello fuerte y musculoso termina en un pecho ancho y profundo. El lomo también es muy musculoso y el vientre ligeramente levantado.
  • La cola está bastante alta y llega hasta el corvejón cuando está en reposo.
  • Las extremidades son fuertes y tienen una postura firme. Característicamente, las extremidades posteriores son ligeramente más altas que las anteriores.

Colores del perro majorero

El pelaje del perro majorero es de longitud media, fuerte, pero suave y brillante. En la parte inferior de la cola y en la parte posterior del muslo, tiene el pelo un poco más largo que en el resto del cuerpo.

El pelaje es siempre atigrado, con tonalidades que pueden variar entre verdoso, amarillento, beige, gris y negro. Las rayas atigradas pueden ser más o menos pronunciadas según el color base. Por lo general, tienen una capa de color oscuro y pueden tener manchas blancas en el cuello, el pecho, la cabeza o la punta de la cola.

Carácter del perro majonero o bardino

Se caracterizan por su lealtad y fidelidad a sus cuidadores y en general a todos los miembros de la familia. Sin embargo, por lo general se mantienen alejados de las personas desconocidas, siendo particularmente desconfiados y reservados.

Los perros majoreros son muy territoriales, valientes y protectores, y muy apreciados por su capacidad para trabajar bien con el ganado sin dañarlo. También son muy valorados como perros guardianes y de protección, ya que aunque no son agresivos, harán cualquier cosa por proteger a los suyos.

La salud del perro majonero

Los majoreros son perros que gozan, en general, de una buena salud, y tienen una alta tolerancia al calor e incluso a la falta de agua. Esto no quiere decir que no debas proporcionarles agua o sombra, sino simplemente que son animales especialmente resistentes a las adversidades por su origen.

Los majoreros no están predispuestos a ninguna enfermedad en particular, pero tampoco son inmunes a ciertas enfermedades que pueden afectar a cualquier perro. Por esta razón, es importante realizar exámenes veterinarios periódicos (al menos dos veces al año) para detectar cualquier enfermedad en sus primeras etapas e iniciar un tratamiento lo antes posible. Con buenos cuidados, la esperanza de vida de esta raza es de entre 12 y 14 años.