El loro gris africano (Psittacus erithacus), conocido como loro gris o “Yaco”, es una especie exótica de loro caracterizado por un plumaje gris que lo distingue de los de su especie. Como su nombre indica, es nativo de África, y para muchos, es una de las aves más bellas del mundo

Si quieres conocer más características sobre este tipo de loro tan peculiar, o tienes uno en casa, sigue leyendo y conoce todo tipo de detalles sobre su especie.

Aspectos físicos del loro gris africano

El la especie del psittacus erithacus, es de color gris plateado. Por norma general, sus tonalidades grises se vuelven más oscuras en la cabeza y las alas, mientras que su vientre es más claro. Las plumas de su cabeza y tronco se encuentran ribeteadas en color blanco, dando a este ave una apariencia escamosa por su cuerpo.

Una de las razones por las que más llama la atención el loro gris africano, es por sus plumas de color rojo intenso en la parte trasera de su cuerpo, haciéndolo un ejemplar de lo más especial. Su cara está cubierta de blanco, y destacan sus llamativos ojos con un iris de color gris azulado.

Su pico no es completamente negro: su aspecto es más bien semejante a un gris oscuro metalizado. En cuanto a su tamaño, difiere según el sexo: por lo general los machos suelen ser más grandes, llegando a medir entre 30 y 40 centímetros de largo, y pesando entre 400 y 650 gramos, según el ejemplar.

¿Cuál es el hábitat natural del loro gris africano?

Los loros grises africanos o Yacos, prefieren la selva tropical, incluyendo la sabana, los manglares y tierras agrícolas circundantes para poder alimentarse más fácilmente. Por lo general son en gran parte frugívoros: comen semillas, nueces y frutas de múltiples géneros, teniendo una preferencia especial por el fruto de la palma  (Elaies guineensis). Además, complementan su dieta con flores, algunos tipos de cortezas e invertebrados (insectos y caracoles).

En muchas ocasiones pueden verse descender hasta el suelo para ingerir arcilla o tierra, donde además encuentran nutrientes y compuestos antiparasitarios para su organismo.

El loro gris africano es capaz de reunirse en bandadas de hasta 1.000 aves para descansar por las noches: siempre que las circunstancias lo permiten, optan por islas costeras, cerca de claros, para evitar depredadores.

Se trata de un ave muy sociable, que se comunica a través de una variedad de vocalizaciones un tanto estridentes que sirven para organizar la congregación, advertir sobre peligros o expresar enfado ante sus rivales.

Su especie, suele ser presa de varios tipos de aves rapaces, como los buitres. Pero los monos también resultan un peligro en su hábitat natural: suelen robar las crías de las aves o los huevos que encuentren en los nidos.

Se conoce que este tipo de ave exótica puede llegar a vivir hasta 20 años en su hábitat, y hasta 50 en cautividad.

El loro gris africano en su cultura y como mascota

Este loro se encuentra muy unido a su cultura y lugar de origen. Son sumamente importantes para el pueblo yoruba nigeriano, ya que sus plumas se utilizan en la creación de máscaras que utilizan durante sus fiestas o eventos religiosos. Incluso los sonidos que emite el loro gris africano fueron adoptados por el folklore yoruba para avisar de peligros para el pueblo.

Se trata de un animal muy popular entre los amantes de los loros, por lo que existen muchos programas de cría en cautividad para aquellos que están interesados en tenerlos y cuidarlos como mascotas en casa.

La especie es inteligente, y debido a su naturaleza social, pueden ser educados y tener una convivencia buena dentro del hogar. En sus cuidados, deberás incluir también una dieta equilibrada de semillas y alimentos frescos.

El estrés en estas aves puede conducir a episodios de desplume, un tipos de neurosis muy perjudicial que debe ser tratada por un veterinario especializado en aves exóticas.

En cuanto a la jaula, debe ser lo suficientemente grande para garantizar el movimiento que estas aves necesitan. Deberás situarla en un lugar tranquilo, donde no haya corrientes de aire y con luz solar directa moderada, y por supuesto, alejado de otros animales. Puedes colocar en su interior algunos juguetes con los que aprenderá a entretenerse, y ramas sobre las que pueda posarse o solo utilizar para morder.

Los loros grises africanos adiestrados, pueden llegar a salir de la jaula para volar por el exterior: esta práctica los mantendrá en buena salud física y mental.

Además, se trata de una especie capaz de imitar palabras y voces humanas, por lo que puedes entretenerle y estimularle enseñándole infinidad de expresiones.

Enfermedades frecuentes del loro gris africano

El loro gris africano puede padecer ciertas patologías de forma frecuente, entre las que destacan las siguientes:

  • Aspergilosis: se trata de un hongo que suele aparecer por la falta de higiene en el entorno del ave. Es muy importante que mantengas la jaula de tu loro gris africano siempre limpia para evitar problemas de este tipo.
  • Trastornos de conducta: este tipo de enfermedades incluye distintas actitudes autolesivas, como picotearse a sí mismo, o arrancarse las plumas. Normalmente este tipo de situaciones vienen derivadas de estrés, que puede aparecer por falta de atención o aburrimiento.
  • Catarro: el loro gris africano está habituado a temperaturas altas, por eso es una especie sensible al frío y la alta humedad. Para evitar esta patología puedes asegurarte de proporcionarle un entorno cálido y seco.
  • Ornitosis: se trata de una infección de tipo bacteriana que afecta directamente a la respiración, trayendo consigo conjuntivitis y sinusitis. Este tipo de infecciones son transmisibles a los humanos, por lo que lo mejor será que lo lleves a un veterinario para que pueda diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente.

Como puedes ver, los loros grises africanos necesitan atención y cuidados para que puedan vivir sanos y felices, por lo que como dueño, deberás ser responsable y poner los recursos y medios suficientes para evitar estas y otras patologías, así como mantener feliz al ave.