Todos sabemos que los gatos son animales silenciosos e independientes. La mayoría de las veces no sabemos dónde están ni qué están haciendo. Por esta razón, hay muchas personas que colocan cascabeles en el collar de su gato. Sin embargo, esta práctica podría ser perjudicial para el animal. En este artículo te hablamos un poco más sobre esta costumbre para que seas tú quien decida si es lo mejor o no para tu gato.

La fábula del cascabel en el gato

Existe una fábula de Lope de Vega llamada “Quién le pone el cascabel al gato” que puede que muchos conozcáis. La breve historia cuenta cómo un grupo de pequeños ratones vivía en una casa pero estaban atemorizados de salir de su agujero porque en esa casa también vivía un gato, por el cual temían ser cazados. Tras mucho discutir, los ratones acuerdan que para poder salir sin ser devorados debían idear una manera para saber dónde estaba el felino en cada momento. Uno de los ratones más listos del grupo, propuso colocarle un cascabel para poder localizarlo. El problema vino cuando llegó el momento de colocar el cascabel: ninguno de ellos se atrevía a intentarlo. La moraleja de esta fábula es que es mucho más fácil decir las cosas que hacerlas, pero también nos ha permitido ser conscientes de que colocar este objeto en los cuellos de los gatos viene de muy atrás, con la finalidad de otorgar ruido a estas pequeñas y sigilosas mascotas, y hacerlas visibles o alertar de su presencia a los demás.

¿Tiene ventajas el uso del cascabel en gatos?

Para decidir si se trata de una buena o mala práctica para tu animal, es importante valorar todos los aspectos. Durante cientos de años el cascabel ha sido utilizado en los gatos como localizador, para mantener ubicados a los felinos. Los gatos son animales muy silenciosos, por lo que el uso de un cascabel permite a los dueños tener más facilidades para saber dónde se encuentra.

Otro de los usos más habituales del cascabel en el gato es igual que en la fábula que te hemos contado anteriormente: puede servir para avisar a posibles presas (como ratones o pájaros) de la presencia de felinos. De esta manera, las presas tienen suficiente tiempo para escapar y evitar su muerte. A la vez los dueños del gato, que lo alimentan con pienso, también evitan que coman alimentos no deseados.

¿Qué desventajas tiene el uso de cascabel en gatos?

Estamos acostumbrados a la imagen de un gato con un cascabel colgando de su collar. Puede quedar muy bonito estéticamente, pero trae algunas desventajas. La primera es el mismo motivo por el que se le coloca: el ruido. El ruido del cascabel puede ser perjudicial para la salud de tu gato. Al estar colgando del cuello del animal, este se sitúa muy cerca del pabellón auditivo, por lo que el gato está expuesto a estímulos constantes que harán que finalmente acabe perdiendo agudeza auditiva, y en algunos casos en los que el cascabel sea demasiado grande y ruidoso, podría quedarse sordo.

Del mismo modo, el ruido del cascabel puede agitar el estado de ánimo del animal. Los gatos son por naturaleza tranquilos y sigilosos, por lo que también son fáciles de asustar mediante el ruido. El sonido constante de la campana del cascabel puede poner demasiado nervioso al felino e incluso llegar a causarle estrés.

Puede resultar un objeto muy incómodo de llevar, ya que les impide rascarse con naturalidad o cazar con normalidad, por eso algunos gatos intentan quitárselo incansablemente, llegando a morderlo y arrancarlo si tienen ocasión. 

¿Existen alternativas al cascabel?

Si las buscas, encontrarás muchas otras alternativas al típico collar de cascabel, empezando por collares que no emiten ningún tipo de ruido. Si lo que quieres es que tu gato lleve collar, lo entendemos, puede ser más fácil identificarlo si alguien lo encontrase fuera de tu hogar. Hay collares de muchos tipos: identificativos, antiparasitarios, estéticos, o incluso pueden llevar un chip que les permita abrir la puerta de la gatera para entrar en casa. De lo que no existe ninguna necesidad es de que lleven con ellos y a todas partes un ruido constante.

Lo importante de un collar es que sea cómodo, que no apriete y que no se pueda quedar enganchado en ningún sitio. Es más, si lo que quieres es tener localizado a tu gato, hoy en día ya puedes comprar collares con localizador integrado para seguir los pasos de tu peludo desde el móvil.

Aún así, si decides que tu gato debe llevar cascabel, habla primero con tu veterinario para que puedan asesorarte un collar homologado, y te hable sobre la salud y audición de tu gato. Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda. Ante cualquier duda, no dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de informarte y aconsejarte siempre lo mejor para tu mascota.