Como sucede con la mayoría de aves, los agapornis son verdaderos expertos en ocultar sus enfermedades, y es que al fin y al cabo, este es su mecanismo de supervivencia, ya que los enfermos y los débiles son los primeros en los que se fijarán los depredadores de la naturaleza. Para cuando tu agaporni tenga síntomas evidentes de enfermedad, deberás acudir inmediatamente a un veterinario,  ya que tu mascota estará gravemente enferma y es probable que se deteriore rápidamente a menos que se le proporcione el tratamiento adecuado lo antes posible.

Al observar a tu agaporni diariamente, aprenderás su comportamiento normal y podrás notar cualquier cosa fuera de lo común. A continuación te mostraremos una lista de cosas a tener en cuenta como posibles indicadores de enfermedad, así como algunas de las enfermedades más comunes en ellos. ¡Sigue leyendo!

Los problemas de salud más comunes en agapornis

Estas son las enfermedades más comunes que se dan en los agapornis:

  • Desnutrición: la deficiencia de vitamina A y calcio son las dificultades de salud más comunes que se observan en estas pequeñas y simpáticas aves. Dado que las semillas son más altas en grasas que muchos otros alimentos, muchos de estos adictos a las semillas también suelen padecer sobrepeso. La vitamina A promueve el apetito, la digestión y también aumenta la resistencia a las infecciones de algunos parásitos.
  • Las aves con sobrepeso son más susceptibles a: la artritis y la enfermedad del hígado graso.
  • Otras enfermedades muy comunes son: conjuntivitis, pulmonía, diarrea, estreñimiento

De estos problemas de salud se pueden desarrollar muchos otros, por lo que merece la pena prestar atención a los síntomas de enfermedad que te presentamos en el apartado siguiente.

Algunos signos de enfermedad en agapornis

Síntomas graves

  • Problemas respiratorios o respiración anormal.
  • Cola moviéndose constantemente hacia arriba y hacia abajo.
  • Secreción del pico, ojos o fosas nasales.
  • Plumas de la cara y la cabeza cubiertas de moco y semillas semidigeridas.
  • Excrementos anormales
  • Mudas anómalas, PBFD, poliomavirus.
  • Sangrado.
  • Cabeza, cola o alas caídas.
  • Ojos hinchados o apagados.
  • Caídas.
  • Cierta postura encorvada.
  • Bultos o hinchazones en el cuerpo.
  • Alejarse, quedarse en el fondo de la jaula.
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso considerable.

Síntomas leves

  • Pérdida del apetito.
  • Apariencia desplumada, plumas alborotadas.
  • Excrementos anormales.
  • Picarse o desplumarse excesivamente las plumas de su propio cuerpo.
  • Patrón de sueño anormal (normalmente los agapornis duermen con un pie doblado hacia arriba, la cabeza escondida debajo del ala o la la cabeza girada hacia el ala y con los ojos solo parcialmente cerrados).
  • Cualquier cambio en las actividades normales (hablar o silbar, jugar con juguetes, acicalarse, cese en la interacción con otras aves o humanos, niveles de energía muy distintos, incomodidad a la hora de quedarse parado en un sitio).
  • Desorientación.
  • Beber mucha más agua de lo habitual.
  • Jaula demasiado sucia a pesar de haber sido limpiada recientemente.
  • Cabeza, cola o alas caídas

Si notas cualquiera de los síntomas nombrados anteriormente, lo mejor es que no dudes y lleves a tu animal de compañía a ser examinado por un profesional veterinario cuanto antes.