Todos los mastines son molosos, pero no todos los molosos son mastines. En la actualidad, hay muchas razas de mastines diferentes, incluido el gran danés o mastín alemán, el mastín italiano y el mastín francés, y los científicos creen que todos descienden del mismo perro, que por supuesto, era un moloso.

Si bien por ejemplo el mastín inglés es un perro enorme, las razas de mastín continental varían considerablemente en tamaño. Quédate con nosotros para conocer las diferencias entre los mastines españoles, ingleses y franceses.

El Mastín Español

El Mastín Español es una raza de perro muy popular. Alcanzan los 77 cm de altura promedio y pesan alrededor de 40 kg, aunque pueden superarlo fácilmente si no tienen una vida muy activa. Esta raza se crió por primera vez en el noroeste de España, en las regiones de Asturias, Cantabria, León y Zamora. El estándar de la raza para el Mastín Español se estableció por primera vez en 1946.

A diferencia del mastín francés, que es principalmente un perro pastor, y el mastín inglés, que era concebido como un perro de guerra, el mastín español fue criado para defender la propiedad y el ganado de posibles depredadores peligrosos. De hecho, existen registros históricos de mastines que se unieron a las expediciones al Nuevo Mundo para defender a los conquistadores allá por el siglo XVI.

Estos grandes perros molosos pueden caminar unos 30 km o más al día sin problema. Necesitan de bastante espacio para vivir, por lo que les cuesta adaptarse a lugares pequeños, por eso, son perfectos para la vida en el campo. Por otro lado, los mastines españoles son amables y tranquilos, y si les dejas, se convertirán fácilmente en una de las razas de perros más perezosas.

El mastín español tiene un pelaje denso y de longitud media, que varía desde el amarillo, leonado y atigrado hasta el negro o el color del lobo. Tiene una cabeza grande y está estrechamente relacionado con el mastín tibetano y el mastín napolitano. Una diferencia notable entre el mastín inglés, francés y español es que este último no es tan arrugado como los dos primeros.

El Mastín Inglés

El mastín inglés, a veces llamado simplemente “mastín”, es un perro de gran tamaño. Mientras que los mastines machos superan los 75 cm de altura y pesan alrededor de 90 kg, las hembras son un poco más pequeñas con 70 cm de altura y 70 kg de peso.

Los mastines ingleses tienen una enorme cabeza cuadricular con una mandíbula bien marcada. Sus hocicos miden la mitad de la longitud del cráneo. Los colores del pelaje incluyen leonado, leonado claro, atigrado, tigre, plateado y albaricoque. Su pelaje es bastante corto y es fácil de peinar. Los mastines ingleses tienen una esperanza de vida de 10 a 12 años.

Esta raza de perro es grande y musculosa, pero cabe mencionar que los mastines ingleses tienen una naturaleza muy gentil. Un perro guardián nato, el mastín inglés no ladra demasiado, pero se levantará en defensa de su familia si es necesario. Confiado, independiente y de voluntad fuerte, el mastín inglés responde bien al entrenamiento. Es un perro sociable y un líder natural.

El mastín inglés es una de las razas nativas más vulnerables en este momento del Reino Unido, donde las asociaciones están promoviendo la adopción para aumentar su número de ejemplares. A nivel de historia, se cree que los antepasados ​​del mastín inglés lucharon con los británicos contra los romanos en el siglo I a.C.

Se dice que esta noble raza es perfecta no solo para el trabajo policial, sino también para la búsqueda y rescate, como perro guardián, y para proteger y llevar peso.

El Mastín Francés

El Mastín Francés y el Dogo de Burdeos son en realidad la misma raza de perro, y fueron reconocidos como tales en 2008. Al igual que el Mastín Inglés, el Dogo de Burdeos es un perro enorme, con un promedio de 66 cm de alto y un peso de más de 62 kg. Una diferencia entre los mastines ingleses y franceses es que en el caso de estos últimos no existen grandes diferencias entre machos y hembras.

Los mastines franceses son los perros ideales para pastorear, cazar o incluso vigilar. Tranquilo y atento, el Dogo de Burdeos es cariñoso y leal con sus dueños y su entorno. Los historiadores han descubierto que esta raza apareció algún tiempo antes del siglo XIV.

El mastín francés es diferente de los mastines ingleses y españoles porque tiene una cabeza grande, pero con hocico corto, más corto que la mayoría de las razas de mastín. Varía en la tonalidad del pelaje de oscuro a claro, con posibles reflejos rojizos.

Si bien existen diferencias entre los mastines españoles, ingleses y franceses, y se pueden distinguir fácilmente, las tres razas tienen en común un tamaño enorme, orígenes de trabajo y un temperamento estable y en el que se puede confiar. Si tienes el espacio y el tiempo necesario para que se mantengan activos y felices, ¡descubrirás cómo cualquiera de estas tres razas de mastines puede ser un gran amigo de por vida!