El dálmata es una de las razas caninas más populares, conocido por sus peculiares manchas negras (o marrones) en su pelaje blanco. Es un perro muy leal, de carácter estable y tranquilo, siempre que pueda hacer suficiente ejercicio para liberar la tensión acumulada.

Tanto si estás pensando en adoptar un cachorro de dálmata como si es un adulto, en esta ficha de raza te explicamos todo lo que necesitas saber sobre su carácter, las principales características de la raza, su educación y algunos de los problemas de salud más comunes e importantes.

Historia del dálmata

A pesar de ser una raza muy conocida desde hace mucho tiempo, la historia antigua y los orígenes del dálmata son realmente desconocidos. Las primeras imágenes de dálmatas son de pinturas y frescos croatas que datan del siglo XVII.

El dálmata se extendió por todo el mundo. A lo largo de su existencia, desempeñaron multitud de funciones. Fueron empleados como perro de caza, perro de compañía, perro guardián, etc. Sin embargo, su consagración se produjo a finales del siglo XVII. En ese momento los nobles y ricos ingleses hicieron que una manada de dálmatas acompañara sus carruajes para demostrar su poder. Se suponía que esto cumpliría una doble función: proteger a los caballos de los perros callejeros y proporcionar una vista más estética del carruaje.

La popularidad de la raza creció en la década de 1960 gracias a la película de Disney “101 Dálmatas” y posteriormente tuvo un nuevo impulso con la segunda versión de la película. Desafortunadamente, esto terminó perjudicando a la raza, ya que se convirtió en un perro popular y buscado, por lo que comenzaron a criarlo indiscriminadamente. El resultado fue la sobrepoblación de la raza y el surgimiento de muchas enfermedades hereditarias debido a la alta endogamia. Hoy en día, el dálmata es un perro de compañía y de familia muy popular.

Rasgos físicos del dálmata

Esta es una raza hermosa, elegante y distinguida con una capa blanca particularmente moteada. La cabeza es proporcionada y armoniosa con el resto del cuerpo, sin arrugas y de forma prismática. Su depresión naso-frontal es medianamente definida. La nariz debe ser del mismo color que las manchas del cuerpo. Los ojos son ovalados y su color también corresponde al de las manchas. Las orejas son de inserción alta, triangulares, con bordes redondeados, colgantes y moteadas.

El cuerpo es rectangular, siendo un poco más largo que la altura a la cruz. La espalda es poderosa y recta, mientras que la espalda es corta y la grupa ligeramente inclinada. El pecho es profundo y no demasiado ancho. El vientre está medianamente recogido, pero no hundido. La cola es larga y moteada. El pelaje es corto, brillante, duro y denso. Es de color blanco moteado con manchas negras o manchas marrones.

El carácter del dálmata

El dálmata es un perro cariñoso, seguro de sí mismo y muy activo. Por lo general, les encanta nadar, correr y hacer ejercicio siguiendo las huellas y su propia curiosidad. Suelen llevarse bien con otros perros y otros animales. También son generalmente amigables con los extraños, aunque no son tan sociables como el Labrador Retriever o el Golden Retriever.

Son perfectos para familias activas que hacen ejercicio con sus perros y quieren un compañero fiel y enérgico a su lado. Sin embargo, dentro de casa el dálmata es un perro tranquilo y sereno, que es capaz de relajarse sin ningún problema.

Estos perros son perfectamente tolerantes con los niños que saben respetarlos y cuidarlos como se merecen, pero no siempre reaccionan bien a los tirones de cola o de orejas. Por eso también será importante enseñar a nuestros hijos a jugar con el dálmata de forma adecuada: siempre con respeto y cariño. Evidentemente, la educación del perro será muy importante para conseguir un carácter más afable, relajado y tolerante. Le informaremos sobre esto más adelante.

Cuidados específicos para dálmatas

El cuidado del pelaje del dálmata es realmente sencillo: habrá que cepillarlo muy de vez en cuando para quitarle el pelo muerto y solo deberás bañarlo cuando su pelaje esté realmente sucio.

A lo que realmente debemos prestar atención es al ejercicio que necesita este perro. Es fundamental tener claro este punto si queremos adoptar un perro dálmata porque si no se cumple, puede llegar a ser algo destructivo dentro del hogar. Sus necesidades energéticas son realmente elevadas por lo que debemos realizar un mínimo de tres paseos diarios de duración media y proporcionarle al menos una hora de ejercicio activo. También puedes ayudarlos a liberar su estrés acumulado jugando juegos de inteligencia que, además de entretener a nuestro perro, lo estimularán mentalmente para que desarrolle aún más sus excelentes habilidades.

Por último, comentaremos que el dálmata, a pesar de ser un poco independiente en algunas ocasiones, es un perro al que le encanta sentirse parte de un grupo social y detesta profundamente la soledad. Pasar demasiado tiempo solo puede causar problemas de conducta como la ansiedad por separación, al igual que la falta de ejercicio.

La salud dálmata

El dálmata es un perro propenso a algunas enfermedades debido a la endogamia a la que se ha visto sometida esta raza durante tantos años. Las enfermedades más comunes en el dálmata son:

  • Dermatitis alérgica.
  • Dermatitis atópica.
  • Infecciones fúngicas.
  • Alergias a los alimentos.
  • Hipotiroidismo.
  • Demodicosis.
  • Tumores de piel.
  • Cálculos renales.
  • Piedras uretrales.
  • Miocardiopatías.
  • Sordera.

La sordera tiene una incidencia muy alta en la raza, y afecta a más del 10% de los perros dálmatas. Los cálculos renales y uretrales son muy comunes en la raza porque el dálmata es el único mamífero que no puede metabolizar el ácido úrico en alantoína. Esto afecta directamente a la formación de cálculos en el tracto urinario.

Para mantener el estado de salud óptimo en un dálmata será útil visitar al veterinario mínimo cada 6 meses para asegurarte de que todo va bien y seguir estrictamente su calendario de vacunación. ¡Una buena alimentación, ejercicio y unos buenos cuidados serán la clave para disfrutar de un dálmata feliz, sano y longevo!