¿Qué obtienes cuando cruzas un Yorkshire Terrier con un Chihuahua? Pues esta adorable raza de perro llamada Chorkie. No solo son perros pequeños y bonitos, sino que también son muy fáciles de cuidar.

¿Estás pensando en adoptar un pequeño Chorkie? Lee este artículo para aprender más de él ¡Repasaremos su historia, características, cuidados, salud y más!

Origen del perro Chorkie

Aunque se desconoce el momento y el lugar exactos de la aparición de los primeros cachorros de Chorkie, se cree que hicieron su primera aparición a principios de los años 90. Se conoce que nacieron cruzando el Yorkshire Terrier con un Chihuahua para lograr una raza similar con mejor salud. Al igual que con muchas otras razas híbridas, la Chorkie no ha sido reconocida como una raza independiente, pero sí como híbrida.

Características de los Chorkies

Los chorkies son perros pequeños que pesan entre 4 y 5 kilogramos. Su altura oscila entre los 15 y los 23 centímetros a la cruz. Su pelaje es normalmente liso y sus colores más habituales son el marrón, el negro, el dorado y el gris.

El cuerpo del perro de raza Chorkie es de forma rectangular, mientras que su cabeza es redondeada. Su cabeza se parece más a la de un chihuahua que a la de un Yorkshire, aunque la distribución de su pelaje en la cara la hace más parecida a la del Yorkie a simple vista. Tiene orejas grandes, más o menos erectas según el perro, de forma triangular y cubiertas de pelo. Sus ojos son igualmente grandes, generalmente de color oscuro, mientras que su nariz es pequeña y también oscura.

Seguramente, si vemos un cachorro de Chorkie, lo más llamativo será ver lo pequeño que es. Estos perros son extremadamente delicados en su etapa de cachorro, por lo que tenemos que vigilar su salud en todo momento. Los chorkies a esta edad son juguetones y, al igual que lo serán de adultos, despiertos, activos y muy sociables. Tienen una vida media de 10 a 15 años, aunque esto dependerá de la calidad de su atención.

Personalidad y carácter del Chorkie

Los chorkies tienen un carácter muy especial, siendo notablemente autónomos e independientes. Sin embargo, necesitan sentir afecto constante, de lo contrario comenzarán a sufrir altos niveles de ansiedad y comenzarán a desarrollar conductas destructivas.

Se llevan bien con la gente, aun así, posiblemente no sean la mejor raza para familias con niños pequeños, ya que son demasiado inquietos e impacientes. Su relación con otros animales no siempre es buena, ya que a veces pueden ser algo reactivos. Lo mejor para una buena convivencia es socializar bien a tu Chorkie desde su cachorro.

Cuidados de Chorkie

Cuando se trata de cuidar a un Chorkie, no encontrarás demasiadas complicaciones. Aparte de una dieta y ejercicio de alta calidad, esta raza necesita mucho cariño. También deberán cepillarse el cabello al menos una vez al día, porque la longitud de su pelo es larga en proporción a su cuerpo. Los baños están restringidos solo a cuando realmente los necesitan. Tenga en cuenta que son muy sensibles a las bajas temperaturas. También deberás mantenerlo al día con su higiene dental y sus revisiones veterinarias.

Entrenamiento del Chorkie

Al igual que cualquier otro perro, los Chorkies necesitarán socializar adecuadamente como cachorro. Al interactuar con diferentes perros, personas y experimentar diferentes entornos, podrán tener un temperamento equilibrado como adultos.

Aparte de eso, los perros de raza Chorkie se beneficiarán del entrenamiento básico a través del refuerzo positivo. Enseñarles comandos básicos no solo será entretenido para ellos, sino que también puede ayudarlos a mantenerse seguros en ciertas situaciones. Al usar el refuerzo positivo, te aseguras de que tu perro viva buenas experiencias y se sienta más unido a ti.

La salud del Chorkie

Los Chorkies son perros generalmente sanos. Esto es común en las razas híbridas, ya que las condiciones de los perros puros tienden a desaparecer. Este es exactamente el caso cuando se trata de Chorkie. Tienen una salud mucho mejor que los Chihuahuas y los Yorkshire Terriers. A pesar de esta ventaja, son propensos a problemas de salud de la piel. Por ello, debemos tener cuidado a la hora de cuidar su piel y llevarlos al veterinario en cuanto observemos un comportamiento anormal.

 

Aparte de eso, como siempre te decimos, deberás mantenerlos actualizados con su calendario de desparasitación y vacunación. Las revisiones periódicas al veterinario también son siempre beneficiosas. ¡No hay mejor medicina que la prevención!