Category: Sin categorizar

Cómo y cuándo limpiar las orejas a nuestros perros

Limpiar las orejas de un perro es algo que debe hacerse con regularidad, ya sea un cachorro o un perro adulto. Es muy importante la limpieza periódica de los oídos para evitar la aparición de hongos y enfermedades relacionadas.

A continuación te explicamos cuándo lavar las orejas a tu perro, los utensilios que necesitas para llevarlo a cabo y los métodos para hacerlo, asegurando que todo salga a la perfección.

Limpiar las orejas a nuestros perros

En primer lugar, para saber cuándo debes limpiar el interior de las orejas de tu perro, es importante llevar una revisión al menos semanal. Dependiendo de la raza y la forma de las orejas de tu perro, seguramente necesite una higiene más continuada. A continuación te contamos los pasos a seguir:

  1. El primer paso es conseguir todos los materiales que puedan ser necesarios para limpiar adecuadamente las orejas del perro:
  • Gasas estériles.
  • Bastoncillos de algodón.
  • Solución salina (suero fisiológico)

En lugar de solución salina, también puedes optar por productos específicos que se comercian para limpiar las orejas de las mascotas. Se recomienda esterilizar la gasa antes de la aplicación, porque el algodón puede deshilacharse dentro de la oreja del perro y descomponerse.

Por último, para una limpieza mucho más profunda, necesitarás unos bastoncillos de algodón. Sí, los mismos que se usan en bebés. Son mucho más seguros.

  1. Es importante tener en cuenta que poco a poco debes ir acostumbrando a tu perro a esta rutina, por lo que si empiezas de cachorro mejor. Sin embargo, si has decidido adoptar un perro adulto, aún debes trabajar gradualmente para que el proceso no le asuste. Utiliza siempre el refuerzo positivo cuando tu perro esté quieto y te permita manipularlo. Esta es una excelente forma de distraerlos y recompensar su buena actitud en este momento.
  2. Empieza la limpieza echando hacia un lado el pelo que bloquea la oreja. En principio, si cuidas la higiene de tu perro con regularidad, no debería estar demasiado sucio. El segundo paso consiste en mojar la gasa con el producto elegido. Es recomendable aplicar algún tipo de producto especialmente diseñado, ya que facilitará la limpieza de la oreja y no irritará la piel de tu mascota. Comienza limpiando los pliegues exteriores alrededor de la oreja donde la suciedad tiende a acumularse.
  3. Una vez que el exterior de la oreja esté limpio, recomendamos reemplazar la gasa y usar una nueva para limpiar el interior. Humedece de nuevo la gasa y poco a poco introduce los dedos en la oreja del perro, sin entrar demasiado. Si tienes un cachorro, no debes meter el dedo más de un centímetro. Masajea lentamente el interior de la oreja con la gasa, teniendo cuidado de que tu perro no se mueva. Si no conoces al perro, es especialmente importante que lo hagas paso a paso. Además, al hacerlo lentamente tendrás una mayor oportunidad de estudiar el oído.
  4. Por último, utiliza un bastoncillo de algodón para niños (que es más grueso que los normales) para terminar de limpiar las zonas donde nuestros dedos no llegan. Es importante hacer esta parte del trabajo con cuidado, especialmente si tu perro está nervioso, porque podrías causarle un daño en el oído.
  5. Una vez que se completa el proceso, todo lo que necesitas hacer es masajear la parte exterior de la oreja del perro para calmarlo y darle una recompensa por aguantar la experiencia.

Recuerda que si no te ves preparado para hacer esta tarea, o tienes dudas sobre cómo hacerlo correctamente, es mejor que acudas a un veterinario de confianza y le pidas ayuda. 

También será imprescindible la visita al especialista si notas suciedad especialmente oscura o mal olor, ya que puede tratarse de alguna enfermedad.

Recuerda: el cuidado de un perro en todos los aspectos de la higiene diaria es fundamental para prevenir futuros problemas de salud.

¿Cómo realizar la higiene de un perro en los meses de frío?

El aseo de los animales es un factor muy importante que afecta su calidad de vida en cualquier estación del año, por tanto, las bajas temperaturas no son justificación para desatender su higiene; aunque estemos en la época de frío, los hábitos de limpieza de nuestras mascotas no deben de ser dejados de lado.

El pelaje del perro necesita estar siempre limpio pues esto influye directamente en su salud; un pelo aseado evita malos olores y enfermedades de la piel.

Los perros de pelo largo como, por ejemplo, los huskies siberianos, chow chow o alaskan malamutes, suelen tener una mejor resistencia a las bajas temperaturas que los perros de pelaje corto, como los doberman o chihuahua, los perros pequeños como los yorkshire, los cachorros o los perros en edad adulta. 

También, los perros afeitados en gran cantidad son afectados negativamente por las bajas temperaturas del invierno. Así, un pelaje largo y grueso se convierte en el mejor abrigo y elemento de protección para el perro en invierno.

El aseo del perro durante el invierno

Es necesario facilitar el cepillado del pelaje aplicando una espuma nutritiva en el pelo antes de pasar el cepillo; de esta forma, se puede peinar con facilidad y se evitará el uso de agua en el pelo del perro. 

En el momento de cortarles el pelo, es recomendable limitarlo solo a las puntas, para dar forma al peinado sin reducir la cantidad de pelo drásticamente. Se deberá cortar, sobre todo, alrededor de las patas, las almohadillas y en la panza para que no se moje mucho.

Además, es importante que el pelo que rodea las almohadillas esté bien corto, así se evita que la nieve o alguna bola de hielo entren en ellas.

Después de pasear, es aconsejable revisar sus almohadillas y verificar que no haya cortes o rasguños. Para ello, se deberá colocar una crema protectora de almohadillas cuya finalidad es acondicionarlas para resistir la sal y cualquier producto químico de los utilizados para derretir y quitar el hielo o la nieve.

Cuando terminen los paseos, se deberán secar las patas del perro con una toalla, a fin de evitar que se lama los restos de sal o cualquier otro producto. La sal es un irritante estomacal y los productos químicos pueden desencadenar una intoxicación.

En caso de llevar al perro a dar paseos largos y  si tiene almohadillas sensibles, el veterinario recomienda aplicar un protector de almohadillas que ayude a reparar e hidratar la base de las patas.

La higiene del perro en los meses de frío deberá incluir una limpieza del hocico y de las zonas delicadas y sensibles del animal. Esta tarea se deberá hacer usando productos especiales que no requieran el uso de agua para retirarlos o enjuagarlos.

Darle un baño al perro en invierno puede generar en la mascota un problema de salud broncopulmonar, en especial si son cachorros, animales en edad adulta o perros sin protección. Por ello, la mejor opción es seleccionar un champú seco o en polvo para bañarlos sin tener que mojarlos.

Hay que tener en cuenta que la calefacción, el exceso de humedad o un cepillado deficiente, pueden dar lugar a problemas en la piel o exceso de muda en el animal; mantener el pelaje y la piel sana es esencial para que el perro esté bien protegido en los meses fríos.

Rabbits paralytic ileus

Paralytic ileus is a common digestive disease in rabbits. Also known as gastrointestinal stasis, it manifests with a decrease in bowel peristalsis, that is, paralysis of bowel movements.
One of its causes may be due to the presence of a foreign object (cloth, plastic, hair, etc.) that has become stuck. Another, when the animal stops eating due to stress or when it is fed an inadequate diet, which makes it difficult for the digestion process to be carried out correctly.

Symptoms of paralytic ileus

If a rabbit is suffering from paralytic ileus, it can manifest in several ways:

  • Reduction or loss of appetite.
  • Decrease in stool secretion.
  • Decayed behavior.
  • Impossibility to walk.
  • Abdominal pain.
  • Grinding teeth or bruxism to express pain.
  • Strong breathing

The veterinarian must be taken to the veterinarian to diagnose accurately, through X-rays and measuring the level of glucose in the blood, if the intestines are clogged or is another cause of the pathology.

Treatment of paralytic ileus in rabbits

To improve the intestinal health of the rabbit, the treatment consists in the ingestion of analgesics to calm the pain, as well as the application of fluid therapy, in order to balance the volumes of internal fluids.
Touch stimulation is a practice that is done to the animal and consists of a series of constant massages to stimulate the stool evacuation process.
In the most severe cases, where the obstruction is persistent after having performed the treatments recommended by the veterinarian, the surgical intervention of the rabbit is the only treatment to end his ailment.
Antibiotics such as enrofloxacin, sulfonamides and metronidazole are the most recommended by specialists. With the supply of them, the propagation of secondary bacteria to the intestinal stasis picture is avoided.
This pathology favors the appearance of gastric ulcers and one way to avoid it is by providing gastric protectors such as ranitidine 3-5 mg / kg, sucralfate 25 mg / kg or cimetidine 5-10 mg / kg.
If an obstruction is ruled out, it is viable to stimulate intestinal mobility with drugs such as prokinetics.

Adequate diet to attack the paralytic ileus at the roots

It is important to keep the rabbit hydrated and with a balanced diet, rich in essential fibers, for the optimal functioning of your body. Hay is essential since it must mean 80% of the diet. The rest is complemented with fresh vegetables and controlled portions of always raw fruits.
This food is very important because its lack is causing diseases such as paralytic ileus or degeneration of the teeth. It constitutes the main source of fibers to maintain the health of rabbits in optimal conditions.
In the case of processed foods, we must take special care that they do not become their usual diet. That is, dog and cat foods are not recommended because they are high in carbohydrates and harmful components, such as preservatives and chemicals, that affect the balance of nutrients.
Keep in mind that nuts, legumes and cereals, iceberg lettuce, cauliflower, meat, dairy, and fruit in syrup are harmful to your health.