Category: Salud

Problemas neurológicos en perros mayores

Como ocurre con toda materia viva, los tejidos que componen el cuerpo de un perro se degradarán con el tiempo. Es un hecho ineludible del envejecimiento. Dado que el cerebro está formado por tejido vivo, no hay una excepción. Cuando los músculos de las piernas se deterioran, su capacidad física para caminar se ve afectada. Cuando el tejido cerebral se degenera, afectará a todo el sistema nervioso y las consecuencias pueden ser dolorosas de presenciar. Si bien los problemas neurológicos pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida de un perro, los perros mayores son los más afectados.

Hablamos sobre los problemas neurológicos de los perros mayores para ver qué podemos hacer nosotros, como cuidadores, para ayudarlos. Al observar los síntomas, las causas y el tratamiento de los trastornos neurológicos en los perros, también podemos ayudar mejorar o reducir los efectos negativos de la enfermedad.

Disfunción cognitiva canina (SDC)

Desafortunadamente, como ocurre con muchos trastornos cerebrales degenerativos en humanos, las enfermedades de disfunción cognitiva canina, como la demencia o el Alzheimer no se comprenden bien ni siquiera dentro de la comunidad científica. Lo que sí sabemos es que afecta principalmente a perros mayores, es decir, a partir de los 8 años. especialmente a los mayores de 11 años.

Si bien no existe un vínculo entre la disfunción cognitiva canina (SDC) y razas específicas, sabemos que las razas más grandes tienden a vivir vidas más cortas. Por esta razón, los síntomas de disfunción cognitiva se observan con mayor frecuencia en perros más pequeños, ya que son más propensos a vivir lo suficiente para desarrollar la afección. Dado que las causas de la disfunción cognitiva canina no se conocen bien, puede ser difícil clasificarlas. Existe alguna evidencia que sugiere que hay algunos vínculos genéticos con los trastornos neurodegenerativos en los perros.

Los síntomas son similares a los de la demencia en humanos, aunque las limitaciones en la comunicación entre humanos y perros significan que los primeros signos pueden ser difíciles de detectar. Aparte de la vejez, existen otras razones para el origen los trastornos neurológicos en los perros. Incluyen:

  • Traumatismo: ser atropellado por un vehículo, caer desde una altura, lesión por peleas o cualquier tipo de traumatismo, si se golpea el cerebro, se pueden producir daños irreparables.
  • Infección: determinadas infecciones virales pueden provocar problemas neurológicos en los perros. La rabia, por ejemplo, hará que el cerebro se deteriore hasta el punto en que se pueda volver agresivo, muerda el aire y pierda el control de sus habilidades motoras.
  • Infestación parasitaria: ciertos parásitos internos pueden afectar el cerebro del perro y provocar problemas.
  • Envenenamiento: si el perro ingiere o inhala una determinada sustancia tóxica, puede causar daño cerebral así como daño a otros órganos vitales.

Aunque hay tasas relativamente altas de trastornos neurológicos en perros mayores, no siempre es fácil reconocer el problema. Especialmente a medida que nuestros perros envejecen, debemos estar atentos a los cambios de comportamiento, así como fisiológicos, que pueden implicar un trastorno neurológico o demencia. Estos cambios incluyen:

  • Desorientación.
  • Patrón del sueño perturbado.
  • Mayor irritabilidad.
  • Problemas para ponerse de pie.
  • Ladrar sin motivo (a la nada).
  • Síndrome del mordedor de moscas.
  • Agresión.
  • No responde cuando es llamado.
  • Olvido de conductas aprendidas por el entrenamiento.

Sin embargo, estos síntomas de SCD en perros también pueden estar relacionados con otros problemas. Muchos de estos, como la ataxia, también son más propensos a ocurrir en perros mayores.

Síntomas visibles de problemas neurológicos en perros mayores

La disfunción cognitiva canina es difícil de diagnosticar. Si bien tanto la enfermedad de Alzheimer como la CCD en humanos causan pérdida de memoria, debido a la incapacidad de comunicarse verbalmente de los perros, no siempre es fácil reconocer este problema. Para diagnosticar la pérdida de memoria en los perros mayores, debemos observar otros síntomas, como la incapacidad para obedecer incluso las órdenes básicas o la pérdida de los hábitos de aseo.

Recomendamos llevar a tu perro cada 6 a 12 meses a un veterinario para un chequeo general, especialmente cuando el perro esté llegando a la vejez. Sin embargo, incluso durante los controles, puede ser difícil para un veterinario observar síntomas de problemas neurológicos. Depende en gran parte de los dueños de las mascotas detectar los signos iniciales del problema, para trasladarlos al veterinario de confianza.

Podemos encontrar perros desorientados, perdidos en áreas que de otra manera hubieran conocido. Los perros con problemas neurológicos tendrán una interacción reducida con su entorno, miembros de la familia y otros animales. Pueden empezar a orinar dentro de casa, aunque hayan sido entrenados durante años para hacerlo fuera. Además el sueño puede verse perturbado y volverse más activo durante la noche. Es imperativo que busquemos otros signos, ya que pueden ser síntomas, como la incontinencia que también pueden estar relacionados con otras afecciones médicas.

Los cambios son progresivos. Aparecen sutilmente al principio y luego aumentan con el tiempo. Por ejemplo, pueden orinar dentro de casa de manera excepcional, pero a medida que avanza la degeneración, esto ocurre con más frecuencia. La enfermedad se agrava cuando el perro se orina sobre sí mismo sin siquiera levantarse.

Es importante llevar al perro a un profesional para un diagnóstico preciso. El veterinario realizará diversas pruebas diagnósticas para asegurarse de que no existe una patología física que provoque los cambios de comportamiento.

Tratamiento de problemas neurológicos en perros

Es importante afirmar primero que no existe cura para la mayoría de los problemas neurológicos en perros mayores. La razón es que no podemos regenerar la materia cerebral. Si las neuronas ya no funcionan, no podemos recuperarlas. Las únicas circunstancias en las que puede haber tratamiento es cuando el daño es temporal. Por ejemplo, un traumatismo puede hacer que el perro tenga un aneurisma que se puede extirpar mediante cirugía.

Lo mejor que se puede hacer es controlar los síntomas. En algunos casos, puede haber una intervención mediante medicación. Se trata en concreto de medicamentos usados para tratar la enfermedad de Alzheimer en humanos, pero también se han realizado algunos ensayos positivos en perros. Esto en ningún momento revertiría la aparición de SDC, pero sí es de esperar que ralentice su progreso.

Otra forma de mejorar la calidad de vida de los perros con CCD es ayudar a estimular su función cognitiva. Esto incluye usar juegos de inteligencia y enseñar (o volver a enseñar) ciertos comandos y asegurarse de que se mantengan activos mentalmente. El ejercicio físico también es importante.

Prevención de problemas neurológicos en perros

Si bien es posible que deseemos controlar los síntomas de problemas neurológicos o SDC, no es algo que solo debamos hacer cuando vemos que estos aparecen llegada la vejez del perro. Proporcionando un estilo de vida saludable para nuestro perro en su juventud, podemos prevenir mejor la degeneración neurológica cuando el perro sea mayor.

Todos los perros son únicos y tendrán diferentes necesidades físicas. Sin embargo, no se debe permitir que ningún perro sea ​​obeso. Asegúrate de proporcionar una dieta sana y equilibrada con pienso de calidad. No lo sobrealimentes con golosinas y no les des ningún alimento que no puedan soportar. Los alimentos con ácidos grasos omega-3 son esenciales para el desarrollo del cerebro, así que asegúrate de que su nutrición sea completa.

Pasea a tu perro cuando sea necesario e incorpora el entrenamiento temprano. Esto ayudará a mantener su mente más aguda en la vejez. Sin embargo, dado que no conocemos las causas exactas de la disfunción cognitiva canina, también debes saber que esto no es algo que puedas evitar por completo. No te culpes si le sucede a tu amado perro, simplemente permanece a su lado para ayudarle en todo lo que puedas y darle el afecto que merece.

Ejercicios para perros con displasia: cómo ayudarlos

La displasia de cadera es un problema de salud que afecta a muchos perros en todo el mundo. Debido a factores genéticos hereditarios, determinadas razas son más propensas a padecer este trastorno degenerativo que otras, pero casi cualquier perro puede desarrollar la enfermedad. Por esta razón, todos los dueños de perros deberían estar atentos a posibles signos de problemas de movilidad en sus animales de compañía. Si has notado dificultades en la movilidad de tu compañero y el veterinario le ha diagnosticado displasia de cadera, te brindará orientación sobre cómo tratar esta enfermedad.

En este artículo te traemos una serie de recomendaciones de ejercicios para ayudar a los perros con displasia de cadera, o bien a prevenirlos de ella. 

¿Qué es la displasia de cadera?

La displasia de cadera es una condición física surgida de la conformación anormal de la articulación de la cadera, donde la cavidad articular (acetábulo) y la bola del fémur no encajan correctamente entre sí. Hay dos tipos generales de displasia de cadera en perros:

  • Congénito: cuando la enfermedad se hereda genéticamente. Se cree que se debe a que las dos partes principales de la articulación de la cadera no crecen al mismo ritmo, probablemente debido a problemas hormonales.
  • Adquirido: cuando factores de entorno hace que las articulaciones de un perro se dañen o desgasten hasta el punto de que no se conecten. Si bien la castración general sigue siendo aconsejable para la salud general de un perro, algunos expertos creen que esterilizar a un perro demasiado pronto puede conducir a una mayor prevalencia de displasia de cadera. El exceso de proteínas en la dieta o la presión excesiva sobre las articulaciones del perro cuando aún se están desarrollando también pueden ser factores.

El diagnóstico de la displasia de cadera requerirá radiografías y otras pruebas clínicas. Sin embargo, debemos estar atentos a los posibles síntomas. Estos incluyen dificultad para ponerse de pie, cansancio excesivo después de caminar o un cambio en la forma de andar.

Debido a su prevalencia de herencia genética, hay algunas razas que tienen más probabilidades de desarrollar displasia de cadera que otras. Incluyen:

  • Labrador Retriever
  • Setter irlandés
  • Pastor alemán
  • Dobermann
  • Dálmata
  • Boxer

Aunque hemos expuesto algunas razas que tienen predisposición, eso no significa que otras razas no puedan desarrollar la enfermedad. Si lo hacen, no hay cura. El enfoque más drástico es la intervención quirúrgica, pero incluso esto puede producir resultados limitados. Lo más importante es reducir el dolor asociado y otros problemas con el manejo adecuado de los síntomas.

Cómo ayudar a un perro con displasia de cadera

Existen varias técnicas de fisioterapia que puedes aplicar para ayudar a tu perro con displasia de cadera. Todos ellos deben tener como objetivo fortalecer y relajar los músculos para aliviar las molestias o aliviar el dolor. Los músculos de los glúteos son fundamentales para la estabilidad y movilidad de la cadera, por lo que es importante realizar una terapia sobre ellos.

Otros métodos para ayudar al perro con displasia de cadera incluyen cambiar su dieta para ayudar a mantener la función articular. Si bien esto incluye darles alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 , también significa limitar su cantidad total para que no se vuelvan obesos, ya que el sobrepeso ejerce una mayor presión sobre las articulaciones ya dañadas.

Es por eso que los ejercicios para ayudar a los perros con displasia de cadera deben facilitar que las articulaciones se recuperen sin dañarlas más. Te traemos algunos de los mejores para tu perro:

Masajes

Un perro con displasia de cadera tendrá dificultades para mantenerse en pie sobre las extremidades afectadas. Esto se debe a que el dolor hace que sea difícil. El resultado será una atrofia muscular, es decir, la pérdida de masa muscular debido a la inactividad u otros efectos sobre el sistema musculoesquelético del perro. Masajear al perro favorece la recuperación de masa muscular además de ayudar a corregir su postura.

Podemos realizar un masaje relajante a lo largo de la columna del perro. Es importante que movamos nuestras manos en el sentido del pelo del perro, ya que de lo contrario puede resultar muy incómodo. También podemos realizar movimientos circulares a lo largo de ambos lados de la columna para liberar tensiones. Los músculos de los cuartos traseros, sin embargo, son quizás los más importantes en los que centrarse.

En cada movimiento deberemos estar atentos a la reacción del perro y asegurarnos de no hacer que se sienta más incómodo y dolorido. Puedes empezar suavemente e ir aumentando la intensidad.

Hidroterapia

Con perros que se sienten cómodos en el agua, la natación puede ser una excelente manera de fortalecer sus músculos sin sobrecargar sus articulaciones. Esto se debe a que al estar suspendido en agua no tiene que forzar sus articulaciones.

Los especialistas dispondrán de instalaciones de hidroterapia mayores de las que probablemente tengamos en casa. Estos pueden incluir una cinta de correr bajo el agua. Por lo general, los ejercicios para la displasia de cadera dentro del agua deben ser realizados por un fisioterapeuta profesional.

Eso sí, si tienes una piscina en casa, es posible que puedas llevar a cabo algunos de estos ejercicios (siempre con chaleco salvavidas para perros) y dejar que nade en tu compañía.

Si el perro se siente incómodo en el agua, entonces este tipo de ejercicio no es una buena idea. Llegar a sacudirse por miedo o por algún otro movimiento rápido puede provocar más daño en sus articulaciones.

Otros tipos de ejercicios

Para técnicas más avanzadas, se puede consultar a un fisioterapeuta. Además de los ejercicios para perros con displasia de cadera descritos anteriormente, es posible que también se pueda realizar:

  • Movimientos pasivos.
  • Ejercicios activos o estabilizadores.
  • Crioterapia (terapia de frío).
  • Termoterapia (terapia de calor).
  • Electroterapia.

Es importante señalar que muchas de estas terapias se consideran “alternativas” y tienen poca evidencia científica que respalde su eficacia. Si deseas buscar otros métodos para tratar la displasia de cadera de tu perro, deberás discutirlos con tu veterinario de antemano.

El aborto espontáneo en perras: signos y síntomas

Durante el embarazo de la perra, su cuerpo sufrirá muchos cambios y reacciones químicas para crear las condiciones idóneas y que los embriones se desarrollen en su interior. 

Todo en el cuerpo del animal comienza a funcionar para que al final de las nueve semanas de gestación de a luz a sus cachorros. Sin embargo, algunas veces suceden problemas que terminan en aborto espontáneo, lo cual provoca que el animal pierda a sus bebés.

Es importante conocer bien los síntomas del aborto en una perra para evitar que su salud también pueda correr riesgos, así que te damos la información necesaria en este artículo.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Una perra puede abortar o reabsorber una camada de perritos en cualquier momento durante su embarazo debido a varias razones. Sin niveles adecuados de progesterona o una nutrición adecuada, es imposible que pueda mantener su embarazo. Una infección u otras enfermedades también pueden provocar un aborto espontáneo. Si tu perra muestra secreción vaginal, o si se vuelve letárgica y deprimida repentinamente, es posible que haya tenido un aborto espontáneo, aunque deberás llevarla al veterinario para realizar un diagnóstico adecuado.

Un aborto espontáneo es la reabsorción espontánea o la expulsión de la camada sin vida de una perra. Se trata de un hecho repentino e irreversible para los cachorros (que nacen sin vida) y para la madre (que puede sufrir complicaciones en su salud), aunque la mayoría de las perras se recuperan por completo. Si se detectan complicaciones en el embarazo con suficiente tiempo de antelación, es posible ayudar a la perra para que llegue al final del embarazo y  pueda parir a sus cachorros, siempre con ayuda veterinaria. 

Síntomas de aborto espontáneo en perras

Un aborto espontáneo puede provocar la expulsión de los cuerpos de los cachorros o una reabsorción de los mismos. Si la camada se reabsorbe al comienzo del embarazo, es posible que su perro no muestre ningún signo. Sin embargo, si se produce un aborto espontáneo más cerca de la fecha de parto, se abortará un feto. En ese caso es posible que veas flujo vaginal, contracciones o tejido placentario o fetal expulsado. A menudo, el dueño de un perro no se da cuenta de que la perra ha tenido un aborto espontáneo, ya que puede comer cualquier tejido expulsado antes de que sea descubierto. Una perra que ha sufrido un aborto espontáneo puede mostrarse letárgica o deprimida, o puede deshidratarse si se niega a comer o beber.

Causas del aborto espontáneo de las perras

Hay muchas razones diferentes por las que una perra embarazada puede abortar de forma espontánea. Estas incluyen:

  • Infección, como brucelosis, herpes o toxoplasmosis.
  • Niveles bajos de progesterona.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Defectos fetales.
  • Trastornos endocrinos, como la enfermedad de Cushing.
  • Defectos genéticos.
  • Respuesta a una determinada medicación.

Dependiendo de la causa del aborto espontáneo, ciertas razas de perros pueden ser más susceptibles que otras. Los perros desnutridos tienen más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, ya que carecen de los nutrientes necesarios para llevar un embarazo a término.

Diagnóstico de aborto espontáneo en perras

Un aborto espontáneo puede no ser diagnosticado si el dueño no se da cuenta de que la perra estaba embarazada. Esto puede ocurrir especialmente al comienzo del embarazo, cuando es más probable que la perra reabsorba el tejido prenatal y no muestre signos de su estado.

Si sospechas que tu perra ha tenido un aborto espontáneo, llévala inmediatamente al veterinario. De esta forma él podrá evaluar la posible presencia de fetos mediante palpación, radiografías o ultrasonido, lo que revelará cualquier cachorro que esté presente. 

Las radiografías y las ecografías son especialmente útiles tanto para identificar el contenido uterino como para determinar la viabilidad de los fetos aún presentes. Dependiendo de la causa del aborto espontáneo, el veterinario puede recomendar pruebas adicionales para detectar infecciones u otras afecciones subyacentes, que deberán tratarse para garantizar la salud general de tu querida amiga.

Tratamiento del aborto espontáneo en perras

El tratamiento para las perras que han tenido un aborto espontáneo es de apoyo y varía según las circunstancias. Restringe la actividad de tu perra y asegúrate de que permanece hidratada mientras se recupera. Si alguno de los fetos aún es viable de salvar, el veterinario encontrará una manera de ayudar a tu perra para que pueda parir sin complicaciones. De lo contrario, deberá asegurarse de que tu perra haya expulsado todos los tejidos relacionados con el embarazo, lo que solo se puede verificar con una ecografía.

Si el embarazo se abortó debido a una infección, tu perra requerirá antibióticos. Cualquier otra afección subyacente también deberá tratarse. Es posible que se recomiende un tratamiento intravenoso si su perra está severamente deshidratada. El pronóstico varía según la causa del aborto espontáneo, pero la mayoría de las perras se recuperarán y podrán volver a concebir en el futuro, con la excepción de aquellas que hayan desarrollado brucelosis o una infección uterina.

Recuperación del aborto espontáneo en perras

Tu perra necesitará atención adicional de tu parte mientras se recupera de su aborto espontáneo. La mayoría de las perras muestran signos de depresión después de la pérdida de su camada, pero con el tiempo, debería recuperarse y volver a ser como antes. Limita su actividad durante los primeros días después del aborto espontáneo y asegúrate de que tenga acceso a agua limpia y fresca, así como a un lugar tranquilo y cómodo donde pueda descansar.

Controla el flujo vaginal diariamente y avisa al veterinario si notas algo inusual en tu mascota. A medida que la perra se recupere, la cantidad de secreción disminuirá hasta que se detenga por completo. Por otro lado, el veterinario puede recomendar un examen de seguimiento según la causa del aborto espontáneo, especialmente si hubo una infección involucrada

¿Por qué es importante desparasitar internamente a tu perro?

La desparasitación interna es tan importante como la externa para la salud de nuestros perros. Sin embargo, muchos dueños aún desconocen la importancia de los antiparasitarios. Los propietarios que no desparasitan a sus perros, dejan a sus animales expuestos a infestaciones que pueden provocar: malestar, enfermedades e incluso la muerte en el peor de los casos. Es imprescindible concienciarnos de que los perros deben ser desparasitados interna y externamente varias veces al año (según los riesgos de cada territorio).

La desparasitación interna suele ser la gran olvidada, por eso en este artículo hemos decidido informarte sobre por qué es necesario desparasitar internamente a los perros.

Parásitos internos comunes en perros

El principal objetivo de los tratamientos para la desparasitación es prevenir y tratar la aparición de parásitos en nuestros perros. La doble desparasitación es la forma más eficaz y recomendada por los veterinarios. Esto se debe a que existen parásitos que pueden alojarse en el organismo de los animales, afectando a su salud seriamente si no se tratan.

Por lo general, los parásitos internos más frecuentes en los perros son los gusanos intestinales, gusanos pulmonares y gusanos del corazón. Todo ello puede ocasionar graves daños a un animal huésped y, por ello, es importante realizar una adecuada desparasitación a tus perros. Por tanto, no dudes en pedirle a tu veterinario un plan de desparasitación doble para cuidar de tu mascota interna y externamente.

Desparasitación: parásitos intestinales en perros

La mayoría de los parásitos internos pueden mantener vivos sus huevos en el medio ambiente durante períodos prolongados. Estos parásitos son contagiosos y un perro puede infectarse lamiendo o simplemente oliendo esta área infectada. Las madres con este tipo de infecciones también pueden transmitir los parásitos a sus cachorros. A diferencia de lo que ocurre con los antiparasitarios externos, que mantienen su efecto durante semanas, los internos eliminan únicamente los parásitos que se encuentran presentes en el momento, y eliminan los parásitos a través del sistema digestivo. Esto explica por qué es necesario desparasitar a nuestro perro de forma habitual, especialmente a los cachorros.

Los síntomas de tales infecciones generalmente no se manifiestan demasiado en animales sanos. Sin embargo, en el caso de cachorros o animales inmunodeprimidos, mostrarán síntomas de: diarrea, adelgazamiento o anemia. Un veterinario, al examinar una muestra de heces bajo un microscopio, puede identificar el tipo de gusano y recetar un antiparasitario apropiado.

Síntomas de parásitos pulmonares en perros

Los gusanos pulmonares afectan el sistema respiratorio de los perros. Estos gusanos pulmonares pueden afectar a un perro que ingiera caracoles o babosas que se encuentren infectadas con las larvas de este parásito. Desde ese momento, el perro puede comenzar a mostrar signos de tos y dificultad para hacer ejercicio. Los parásitos, además, pueden observarse en las heces del animal.

Filariosis en perros

La filariosis en perros es otra de las enfermedades parasitarias de las que ya te hemos hablado largo y tendido anteriormente en nuestro blog, y también es conocida como gusano del corazón. La filaria es un gusano que vive en las arterias pulmonares y, a medida que la enfermedad crece, se desplaza hacia el corazón, pudiendo provocar tromboembolismo e hipertensión pulmonar y/o síndrome de la vena cava.

Esta enfermedad aparece a través de síntomas de disnea (dificultad para respirar) y soplos cardíacos, que pueden provocar la posible muerte de cualquier animal que la padezca.

Una filaria llega a los perros a través de un mosquito. Cuando el perro es mordido, los parásitos ingresan al cuerpo, donde experimentan diferentes maduraciones que terminan con su migración hacia las arterias pulmonares y parte derecha del corazón. Las filarias femeninas liberan microfilarias en el torrente sanguíneo. Si un mosquito pica a un perro que ya esté infectado, puede transmitir el parásito al picar a otro perro.

A rasgos generales, los síntomas incluyen: tos, intolerancia al ejercicio e incluso síncopes (pérdida del conocimiento). Debido a la ubicación de estos parásitos, al estar tan cerca del corazón, puede terminar en la muerte del animal. El tratamiento también conlleva riesgos, ya que los parásitos muertos pueden causar bloqueos en órganos vitales. Las graves consecuencias que conlleva la filariasis canina explican perfectamente por qué tenemos que desparasitar a nuestro perros de forma interna con regularidad, ya que la prevención es la mejor arma contra este tipo de problemas de salud.

¿Cómo desparasitar a un perro?

La prevención es la mejor opción que podemos elegir contra los parásitos internos. Consultar a un veterinario te permitirá analizar a tu perro y su entorno, asegurándote de que tu perro reciba la mejor protección que necesita para su estilo de vida particular. Para la desparasitación externa, puedes encontrar productos fácilmente, como las famosas pipetas, ciertos sprays o collares. Para la desparasitación interna es posible que tengas que pedir el tratamiento a tu veterinario de confianza: existen pastillas que puedes añadir a la comida de tu perro y que servirán para ayudar a expulsar los posibles parásitos intestinales más comunes. En casos más graves como la filariosis, el veterinario te recetará la medicación más adecuada para iniciar un tratamiento.

Una vez que el veterinario establece el tratamiento de desparasitación (del tipo que sea), es importante cumplirlo escrupulosamente para mantener a tu perro libre de parásitos. El daño que pueden causar los parásitos es muy severo, por lo que la desparasitación a nuestros perros de forma regular es algo que debemos incorporar al cuidado habitual de su salud.

Cómo evitar intoxicaciones por productos de limpieza en tu mascota

Durante la actual pandemia de coronavirus, es importante recordar que algunos ingredientes en los productos de limpieza que utilizamos a diario pueden ser peligrosos para perros y gatos.

Millones de personas se encuentran en casa ahora en medio de una pandemia, desinfectando y limpiando constantemente con el potencial peligro de que puedan envenenar a sus mascotas sin darse cuenta. Los productos de limpieza que los consumidores han llevado a casa desde las tiendas, pueden ser útiles para eliminar el virus que causa la COVID-19, pero también pueden hacer enfermar o incluso matar a nuestras mascotas con la misma facilidad. 

Los mismos ingredientes que hacen que los desinfectantes sean efectivos también los hacen tóxicos para los animales de compañía: alcohol, lejía, peróxido de hidrógeno, compuestos químicos que contienen la palabra “fenol”, etc.

Sabemos que en el caos de las rutinas domésticas interrumpidas y las familias que viven en lugares cerrados mientras se encuentran bajo recomendaciones de “quedarse en casa”, la limpieza puede ser un desafío, por lo que es importante la cooperación en familia (siempre que sea posible) para evitar accidentes con nuestras mascotas y los productos de limpieza.

Por ejemplo, si estás limpiando el suelo y suena el teléfono, descuelgas y te sientas en el sofá para hablar, tu perro o gato podría ponerse a jugar con ese agua, tirándola, lamiéndola… Por lo cual te aconsejamos que si estás limpiando, solo estés limpiando.

Intoxicación en animales

Cuando un animal se intoxica siempre muestra determinados síntomas que pueden alertarnos sobre su estado. Los siguientes síntomas de intoxicación pueden aparecer en conjunto o de forma individual:

  • La pérdida de equilibrio es uno de los síntomas más notorios cuando están intoxicados. Pueden perder el equilibrio por completo, andar de forma extraña o perder fuerza en sus extremidades traseras o delanteras de forma independiente.
  • El exceso de salivación también es un síntoma muy común en las mascotas intoxicadas, podremos apreciar cómo se le cae un poco la baba o es incapaz de mantener la boca cerrada.
  • Los vómitos, la diarrea o convulsiones pueden ser otros de los síntomas.
  • Las pupilas dilatadas también nos indican que nuestro animal puede haberse envenenado, siendo además causa de un comportamiento extraño, como si estuviera drogado.
  • Los movimientos extraños causados por la falta de reflejos e incapacidad de coordinación normal son también originados por intoxicaciones.
  • Los temblores injustificados, ya sean con el animal despierto o dormido, son otro de los síntomas derivados del envenenamiento.

Si sospechas que tu mascota ha podido intoxicarse busca ayuda médica veterinaria de inmediato. Es más, nuestro hospital cuenta con un servicio de urgencias 24h los 365 días del año, de modo que no dudes en llamarnos al teléfono 932 460 805 en caso de necesitarlo.

Consejos para mantener a las mascotas seguras

¿La forma más fácil de mantener a tus mascotas seguras y saludables mientras manipulas productos de limpieza? Lo más eficaz es intentar mantener a las mascotas fuera de la habitación cuando estés limpiando. No dejes desinfectantes ni medicamentos a su alcance, después de haberlos usado guárdalos en un lugar que tus mascotas no puedan alcanzar. 

Si mojas el suelo o superficies con desinfectantes y limpiadores, mantén a las mascotas alejadas hasta que se sequen. Después de desinfectar y secar puedes pasar una fregona solo con agua para retirar los restos de producto.

Tanto gatos como perros son animales que están en riesgo, pero los gatos son particularmente vulnerables porque son más autónomos, acceden a más lugares, y sus cuerpos no manejan las toxinas demasiado bien (ya que carecen de ciertas enzimas hepáticas) y además constantemente se lamen el pelaje. También son muy curiosos y tienden a meterse en lugares aparentemente inaccesibles para explorar nuevos objetos con la nariz o las patas.

Los perros por lo general suelen ser más grandes que los gatos, metabolizan algunos químicos de manera diferente y no limpian su pelo, pero sí se lamen las patas. También pueden engullir medicamentos o productos de limpieza, especialmente líquidos que queden en baldes y cubos.

¿Cómo prevenir las intoxicaciones en mascotas?

Estos son algunos consejos que pueden serte útiles para evitar que tu perro o gato se intoxique con medicamentos o productos de limpieza:

  • Cuando uses productos de limpieza, lee las etiquetas cuidadosamente para verificar los ingredientes y sigue exactamente las instrucciones de uso. Debes ser consciente de la fuerza de un producto en particular, como el alcohol o el blanqueador, y de cuánto debes diluirlo. Usar más de lo recomendado no es nunca buena idea. Cuanto mayor sea la dosis accidental que recibe una mascota, más toxicidad.
  • Cuando hayas terminado con los limpiadores líquidos, enjuaga los cubos y limpia las mopas, escobas y fregonas que hayas utilizado. Verifica que las bolsas de basura de tu hogar tengan tapas aseguradas.
  • Cierra y asegura las puertas de los armarios,o habitaciones donde almacenas productos de limpieza, utensilios o medicamentos.
  • Cuando bañes a tus mascotas, usa solo champús formulados para la especie en particular y sigue bien las instrucciones. No asumas que los champús para perros son apropiados para gatos, a menos que la etiqueta especifique ambas especies. No uses toallitas húmedas en las mascotas a menos que estén etiquetadas como toallitas de aseo para mascotas.
  • Para limpiar la ropa de cama de las mascotas (o la tuya, si su mascota duerme en tu cama), usa detergente de lavandería regular. No es necesario utilizar productos de limpieza agresivos.
  • Ante cualquier sospecha de intoxicación, llama a tu veterinario de inmediato.

Bartonelosis felina: la enfermedad del arañazo de gato

La bartonella o bartonelosis felina es una enfermedad transmitida por pulgas y garrapatas que los gatos pueden contraer de forma más sencilla de la que pensamos. Los gatos a menudo no muestran síntomas en las primeras etapas de esta enfermedad, por lo que es importante pedirle a tu veterinario de confianza que examine al animal y le realice unas pruebas si tienes la más mínima sospecha tras leer este artículo. Si tu gato es exclusivamente un animal de interior, sus posibilidades de desarrollar bartonella o enfermedad del arañazo de gato (como a menudo se le llama como apodo) son bajas, pero aún debes tener en cuenta los riesgos.

¿Cómo se transmite la bartonelosis felina?

La bartonella está causada por una bacteria que se encuentra en las heces de pulgas y garrapatas. Si vives en un clima cálido y húmedo, es posible que tu mascota se encuentre con mayor riesgo de contraerla. Los gatos contraen bartonella principalmente cuando las heces de pulgas están presentes en su pelaje o piel y se lamen a sí mismos ingiriendo las bacterias de estas.

La misma bacteria también se puede transmitir a través de las garrapatas. Es fácil traer estos pequeños chupasangres a tu casa si vives cerca de un área boscosa o si tienes un perro al que le encanta moverse entre arbustos y hierba alta. Si los humanos u otros animales, sin saberlo, traen garrapatas a casa, incluso un gato de interior podría estar en riesgo de contraer la enfermedad. 

Es trabajo de los dueños de mascotas revisarlas regularmente para detectar signos de pulgas, picaduras de pulgas y garrapatas. Incluso con controles constantes, es posible que no encuentres a las pulgas, por lo tanto, ten cuidado con los arañazos excesivos o las mordidas. Dado que muchos gatos que contraen esta enfermedad no mostrarán síntomas durante semanas o incluso meses, es importante pedirle a su veterinario un análisis de sangre para determinar si tu mascota necesita tratamiento.

Si tu gato entra y sale de casa habitualmente, puede ser una buena idea que el veterinario realice el análisis de sangre como precaución, incluso si tu gato parece estar perfectamente sano.

¿Cuales son los síntomas?

Los gatos pueden transportar las bacterias en sus sistemas durante meses sin ningún síntoma, por lo que si tu mascota comienza a mostrar signos como glándulas inflamadas, letargo o dolor muscular, definitivamente deberías llevarle al veterinario. La mayoría de los gatos son tratados con antibióticos, vuelven para una prueba de seguimiento unos meses más tarde y no presentan más problemas. Afortunadamente, la bartonella no es una enfermedad mortal, pero aún es una enfermedad que los dueños de mascotas deben conocer y prevenir.

¿Pueden las personas tener fiebre por arañazo de gato?

El nombre de bartonella felina puede llevarte a creer que solo los gatos pueden contraerlo, pero el resto de la familia también es vulnerable a la infección. Desafortunadamente, la bartonella es una enfermedad zoonótica, lo que significa que se puede transmitir de gatos a humanos rascándose, mordiendo o acariciando. Los Centros para el Control de Enfermedades recomiendan que las personas inmunocomprometidas, como los niños pequeños o los ancianos, eviten jugar con gatos demasiados jóvenes, porque tienen más probabilidades de contraer la enfermedad. Todos los gatos pueden portar la bacteria de la bartonella felina, por lo que si alguien que vive en tu casa tiene un sistema inmunitario sensible, deben tener cuidado con los gatos posiblemente infectados.

Si un gato araña o muerde a alguien en casa, asegúrate de lavar el área de inmediato y mantenerla limpia. Si un arañazo de gato se pone rojo y excesivamente hinchado, busca atención médica.

Pero esto no es todo, ya que esta enfermedad también se puede transmitir sin morder o arañar. Si tú o alguien en tu casa tiene alguno de estos síntomas, deben hablar con su médico y considerar hacerse la prueba de la bartonelosis felina:

  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Poco apetito.
  • Temblores.
  • Glándulas inflamadas o “estrías” en la piel.

Tampoco es necesario padecer todos estos síntomas para pensar que has podido la enfermedad, pero si sientes varios de ellos lo mejor es que acudas al médico. Si tu prueba arroja un resultado positivo, la buena noticia es que esta enfermedad no suele ser peligrosa para los humanos, pero puede requerir un tratamiento con antibióticos.

Otra cosa que debes recordar es que si tu gato ha dado positivo por bartonella felina (y no te muerde ni te rasca), es importante lavarse las manos y tener cuidado de acariciar a tu gato hasta que esté completamente libre de la infección.

¿Cómo cuidar a un gato enfermo con Bartonelosis?

Si tu gato da positivo por bartonella felina y tiene que tomar antibióticos, es posible que administrar medicamentos y tratar con un gatito algo irritado se vuelva una situación complicada en el hogar. Aquí hay algunos consejos para ayudar a que el proceso de tratamiento sea lo más fluido y eficaz posible:

  • Si tu gato está tomando antibióticos en forma de pastilla, puedes administrarle cada pastilla con un premio. Si su veterinario lo permite, incluso puedes aplastarlo en una pizca de comida húmeda para hacer una sabrosa albóndiga.
  • Elige una hora del día en que tu gato generalmente esté más tranquilo y silencioso para administrar el medicamento.
  • Facilita, siempre que sea posible, que tu gato tenga una habitación o espacio para alejarse, lejos de los niños y otras mascotas, hasta que se sienta mejor.
  • Encuentra tiempo para prestarle atención y mimos. Si busca cariño, solo acaríciala, pero recuerda siempre lavarte las manos después.
  • Sé paciente con tu gato y date cuenta de que su mal humor y malestar es solo temporal.
  • Cuando tu gato termine con los medicamentos y recupere algo de energía, recompénsalo con más juego y atención para fortalecer vuestro vínculo de nuevo.

La bartonelosis puede causar algunos problemas para ti y tu mascota, pero es una enfermedad que se puede identificar rápidamente con un análisis de sangre, y la mayoría de los tratamientos solo tardan entre dos y tres semanas hasta hacer desaparecer la enfermedad.

El linfoma canino: qué necesitas saber

El linfoma es un cáncer común tanto en personas como en perros, lo cual no lo hace menos aterrador para los dueños de los perros que reciben un diagnóstico de linfoma canino. Comprender el linfoma puede ayudar a los propietarios a aceptar la situación del animal, ayudándonos a tomar decisiones más informadas sobre la salud de nuestro perro.

Estos son los síntomas, los procedimientos de diagnóstico, las opciones de tratamiento y algunos datos del pronóstico que debes saber sobre el linfoma en perros.

¿Qué es el linfoma?

El linfoma canino es similar a la enfermedad Hodgkin en las personas. De hecho, es tan similar que los veterinarios y los médicos usan casi los mismos protocolos de quimioterapia para tratar el linfoma en sus pacientes.

Científicamente hablando, linfoma es un término general utilizado por los médicos y veterinarios para describir un grupo de cánceres que provienen de los linfocitos. Los linfocitos son un tipo de glóbulos blancos que ayudan al sistema inmunitario a combatir las infecciones. Están altamente concentrados en los órganos que juegan un papel en el sistema inmune, como los ganglios linfáticos, el bazo y la médula ósea.

Tipos de linfoma

Existen más de 30 tipos diferentes de linfomas caninos conocidos, los cuales varían en agresividad, tasas de supervivencia y signos clínicos. Los cuatro tipos más comunes de linfoma en perros que los dueños deben conocer son:

Linfoma Multicéntrico

El linfoma multicéntrico es el más común de ellos. Este tipo de cáncer afecta los ganglios linfáticos y, en la mayoría de los casos, la manifestación clínica más obvia es el rápido agrandamiento de los ganglios linfáticos.

Linfoma Alimentario o gastrointestinal

La segunda forma más común es el linfoma alimentario. El linfoma alimentario se dirige a los intestinos, que es donde suceden la mayoría de los síntomas.

Linfoma Mediastínico

El linfoma mediastínico es algo raro. Se caracteriza por una linfadenomegalia de los nódulos mediastínicos, que provocan una compresión que se traduce en tos, intolerancia al ejercicio o disnea.

Linfoma Extranodal

El linfoma extranodal en perros se refiere al linfoma que se dirige a un órgano específico, como la piel, los ojos, los riñones, los pulmones o el sistema nervioso central. El linfoma extranodal más común afecta la piel y se llama linfoma cutáneo.

¿Qué causa el linfoma en los perros?

Todavía hay mucho que no sabemos sobre el cáncer. Los científicos actualmente no saben qué causa el linfoma en los perros, pero existe la esperanza de que los estudios genéticos avanzados ayuden a la larga a identificar cualquier causa y predisposición genética y cromosómica subyacente. Lo que sí sabemos es que los perros comparten nuestro medio ambiente, por lo que están expuestos a muchos de los mismos factores ambientales que causan cáncer que nosotros, incluidas las sustancias tóxicas como los herbicidas de ácido fenoxiacético y la exposición a campos magnéticos .

Síntomas del linfoma en perros

Los síntomas del linfoma en los perros son tan variados como los diferentes tipos de linfoma, lo que puede dificultar el diagnóstico al principio.

Síntomas del linfoma multicéntrico

El primer síntoma que los perros con linfoma multicéntrico suelen ser los ganglios linfáticos inflamados. Es común que los perros con linfoma tengan ganglios linfáticos de 3 a 10 veces su tamaño normal. Estas inflamaciones no son dolorosas y se sienten como un bulto firme y que se mueve libremente debajo de la piel. Los perros con linfoma multicéntrico también pueden desarrollar letargo, fiebre , anorexia, debilidad y deshidratación a medida que avanza la enfermedad.

Síntomas del linfoma alimentario

Los perros con linfoma alimentario, que afecta los intestinos, pueden presentar vómitos, dolor abdominal, anorexia, diarrea y pérdida de peso.

Síntomas del linfoma mediastínico

Los perros con linfoma mediastínico generalmente tienen dificultades para respirar. Esto puede deberse a la presencia de una gran masa dentro del tórax o debido a la acumulación de líquido dentro del mismo (derrame pleural). Los perros afectados también pueden mostrar hinchazón de la cara o las patas delanteras, así como un aumento de la sed y la micción.

Síntomas del linfoma extranodal

Los síntomas asociados con los linfomas extranodales dependen de los órganos afectados. Por ejemplo, el linfoma cutáneo, el tipo más común, afecta a la piel. Los signos reveladores de linfoma cutáneo son nódulos individuales, elevados o lesiones escamosas más generalmente dispersas. El linfoma cutáneo también puede aparecer en la boca, a menudo afectando las encías, los labios y el paladar.

Si el linfoma extranodal se encuentra en los pulmones, es probable que se presenten síntomas de dificultad respiratoria. Del mismo modo, el linfoma extranodal en los riñones puede causar insuficiencia renal, en los ojos puede causar ceguera, en el sistema nervioso central puede provocar convulsiones y en los huesos puede causar dolor o fracturas.

Diagnóstico de linfoma en perros

Una vez que se sospecha del cáncer, los veterinarios obtienen un diagnóstico definitivo al tomar una muestra del órgano afectado. Se extrae una muestra de los ganglios linfáticos u órganos del perro para evaluarla mediante un examen de citología o mediante una evaluación histopatológica del tejido.

Algunos veterinarios recomiendan “pruebas de estadificación” después de un diagnóstico de linfoma para determinar cuánto ha progresado la enfermedad en todo el cuerpo del animal. Estas pruebas ayudan a los veterinarios a comprender la condición general de su perro, así como el cáncer, e incluyen análisis de sangre, análisis de orina, radiografías, ecografías abdominales y aspiración de médula ósea.

Tratamiento del linfoma en perros

La terapia de tratamiento más eficaz para el linfoma canino es la quimioterapia. El tipo de quimioterapia que recomiende tu veterinario variará según el tipo de cáncer, y en algunos casos también se puede sugerir radioterapia o cirugía. Por ejemplo, los perros con linfoma multicéntrico a menudo reciben el protocolo de quimioterapia UW-25, que se basa en el protocolo CHOP utilizado en humanos, mientras que el protocolo de quimioterapia que se considera más efectivo para tratar el linfoma cutáneo es la lomustina (CCNU).

La quimioterapia no suele enfermar tanto a los perros como a las personas. Los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia en perros son vómitos y diarreas leves, disminución del apetito y disminución de los niveles de actividad.

Pronóstico del linfoma canino

Posiblemente la pregunta más importante que los dueños de perros quieren que se responda cuanto antes sobre el linfoma canino es la tasa de supervivencia. Queremos saber cuánto tiempo tiene que vivir un perro diagnosticado con linfoma, para que podamos saber cómo reaccionar emocionalmente y hacer los ajustes apropiados para su cuidado.

La respuesta, desafortunadamente, no es tan sencilla. Los linfomas varían ampliamente en su agresividad, y el pronóstico también dependerá de la etapa del cáncer de tu perro en el momento del tratamiento, o la elección del tratamiento en sí.

Los propietarios también necesitan saber la diferencia entre los términos “remisión” y “cura”. La remisión total significa que todos los signos y síntomas del cáncer han desaparecido, pero el cáncer aún podría estar en el cuerpo. La remisión parcial significa que algunos, pero no todos, los signos y síntomas del cáncer han desaparecido. Sin embargo, la cura se puede definir como la eliminación de la enfermedad por completo.

Vivir con el linfoma canino

Nadie quiere que le den la noticia de que su perro tiene linfoma. Habla con tu veterinario sobre las opciones de tratamiento disponibles y sobre qué esperar a medida que avanza la enfermedad.

El linfoma es una enfermedad compleja con muchos factores diferentes que pueden afectar la salud de tu perro. Si te preocupa que tu perro pueda tener linfoma, o si tienes más preguntas sobre el cáncer en perros, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

La endoscopia en perros

En el Hospital Veterinari Glòries utilizamos equipos actualizados que nos permiten ofrecer un nivel de atención muy alto con todos nuestros pacientes. Este es el caso de la endoscopia, un servicio recurrido en nuestro centro para la exploración de los animales, en la mayoría de casos perros. La endoscopia canina utiliza una pequeña cámara de video al final de un visor muy estrecho, llamado endoscopio que se inserta en el estómago mediante la boca o el colon a través del recto. Esto permite que un veterinario vea el tracto gastrointestinal de un perro u otras áreas de preocupación en todo su cuerpo.

Debido a que los exámenes gastrointestinales para perros son mínimamente invasivos, requieren relativamente poco tiempo de recuperación.

Una endoscopia canina nos permite ver diferentes partes del cuerpo de un perro. Por ejemplo:

  • Si un perro tiene problemas respiratorios, podemos realizar una endoscopia para observar el interior de la nariz y el pecho para determinar si existe una infección, verificar la posibilidad de un tumor o ver si el perro ha inhalado un cuerpo extraño.
  • Si un perro tiene problemas digestivos, podemos realizar una endoscopia para observar el interior del estómago y el tracto intestinal y así detectar objetos extraños, bloqueos o incluso úlceras y otras enfermedades estomacales.

¿Cuándo y por qué tu perro debe recibir una endoscopia?

Se debe realizar una endoscopia para perros si este sufre posibles problemas gastrointestinales, respiratorios o reproductivos. La endoscopia no es un procedimiento quirúrgico, pero sí requiere el uso de anestesia. Debido a esto, nos aseguraremos de que el perro esté lo suficientemente sano como para resistir la anestesia durante un corto período de tiempo. Para determinar el nivel de condición física del perro, el veterinario requerirá un examen físico completo y posiblemente análisis de sangre y radiografías.

¿Qué problemas se pueden diagnosticar con una endoscopia de perro?

La endoscopia para perros se puede utilizar para diagnosticar diversas enfermedades y afecciones. Una endoscopia de perro puede detectar muchas dolencias, que incluyen:

  • Ciertas formas de cáncer y tumores cancerosos.
  • Úlceras.
  • Abscesos.
  • Objetos extraños.
  • Trauma interno.
  • Bloqueos.

¿Qué pasa si se encuentran anormalidades durante la endoscopia de tu perro?

Durante una endoscopia, el veterinario puede ver en el tracto gastrointestinal cualquier anomalía que pueda estar presente. Si el veterinario ve una lesión poco normal o un área de aspecto sospechoso, puede hacer una biopsia del área para llegar a un diagnóstico.

El endoscopio tiene un pequeño canal a través del cual se puede pasar un instrumento de biopsia. Se pueden tomar muestras precisas de biopsia de cualquier área anormal. El instrumento de biopsia puede cortar una pequeña muestra de tejido del revestimiento del órgano. Estas muestras de tejido se envían a analizar para su evaluación microscópica. Una vez que se completa una evaluación biológica del tejido biopsiado, los resultados completos del examen gastrointestinal ayudarán a nuestro veterinario a llegar a un diagnóstico.

Cómo preparar a tu perro para una endoscopia

La precisión de una endoscopia de perro se basa en una preparación minuciosa. Es vital que el estómago y el tracto intestinal estén vacíos de toda comida y materia fecal antes de un examen gastrointestinal para perros. Un ayuno completo de doce horas suele ser suficiente si se examina el estómago. Si un veterinario está examinando el colon, se debe administrar medicación oral entre doce y dieciocho horas antes del procedimiento, para limpiar el tracto intestinal. En la mañana del procedimiento, también se pueden administrar uno o más enemas si es necesario. En cualquier caso, si tu perro necesita una endoscopia, será el veterinario quien discuta contigo la rutina de preparación.

¿Será necesaria la anestesia general durante la endoscopia?

Sí, se requiere anestesia general para realizar un examen gastrointestinal para perros. Es imposible pasar con seguridad un endoscopio al estómago o colon de un perro consciente. La mayoría de los perros requieren solo una anestesia de acción corta y pueden volver a casa poco después de completar el examen gastrointestinal del perro.

Programar una endoscopia para tu perro

¡Contáctanos para obtener más información o para programar una cita de endoscopia canina con uno de los miembros de nuestro equipo veterinario!

¿Qué es la Mucocele Biliar? ¿Cómo afecta a los perros?

En el mundo animal también existen enfermedades poco comunes pero que son de gran importancia que sean tratadas a tiempo. Es el caso de la Mucocele Biliar. En este artículo te hablamos un poco más de ella y la forma en la que puede afectar a los perros.

¿Qué es la mucocele biliar?

La Mucocele Biliar es una patología poco diagnosticada en perros, pero también es cada vez más reconocida y representa una causa importante de obstrucción biliar. Su causa no aún del todo clara, pero se trata de una forma de colecistitis aguda que se suele encontrar en animales de mediana o avanzada edad y suele relacionarse con obstrucción biliar, necrosis de la pared biliar y perforación. Los especialistas creen que la inflamación estéril o séptica de la vesícula biliar, o los trastornos motrices de la misma, podrían ser factores importantes a la hora de padecer esta patología. Así como que ciertas dislipidemias, diabetes y determinadas razas caninas podrían estar más predispuestas a padecerla. La mucocele biliar en perros conlleva a una gelatinización de la bilis, (excesiva formación de mucina), lo que puede poner en peligro la vida del animal.

¿Cuáles son los síntomas de la mucocele biliar?

Entre todos los síntomas clínicos que pueden encontrarse, los más habituales son:

  • Vómitos.
  • Anorexia.
  • Diarrea.
  • Dolor abdominal intenso.
  • Ictericia (color amarillento de las mucosas).

Analíticamente suele acompañarse de muestras de alteraciones de las enzimas hepáticas, que nos informa de que la funcionalidad del hígado se encuentra afectada. Es frecuente que la mucocele biliar sea un problema secundario dentro de otras patologías hepáticas o endocrinas (la más frecuente es el síndrome de Cushing, asociada a un exceso de producción de cortisol), pero algunas veces se trata del problema de salud principal. Es el caso de muchos perros de raza Schnauzer, que tienen cierta predisposición genética a padecer esta enfermedad.

Diagnóstico y opciones de tratamiento para la mucocele biliar en perros

Los tratamientos destinados a la mucocele de vesícula biliar dependen de cada paciente. El análisis y confirmación del diagnóstico se lleva a cabo mediante ecografías. A partir de ahí, el profesional que os atienda podrá realizar una interpretación de las imágenes para confirmar el diagnóstico del perro. En las imágenes de la ecografía normalmente se podrá reconocer una forma similar a medio “kiwi” dentro de la vesícula. Esto indicará que el paciente sufre de mucocele biliar canina.

El tratamiento puede variar: en ocasiones simplemente con medicación es suficiente para tratar la dolencia, pero en casos más avanzados o graves, la cirugía será la única alternativa.

En este último caso la intervención quirúrgica tratará de extirpar la misma vesícula biliar. No es una cirugía demasiado grave o larga pero sí de cierta complejidad. Eso sí, de resultar exitosa te garantizará la recuperación completa de tu mascota.

El postoperatorio de esta intervención quirúrgica suele ser muy llevadero, aunque es probable que debas acudir a consulta con tu perro durante los primeros días después de la operación para continuar evaluando su estado y controlar los resultados de las analíticas.

¿Es perjudicial para tu gato usar cascabel?

Todos sabemos que los gatos son animales silenciosos e independientes. La mayoría de las veces no sabemos dónde están ni qué están haciendo. Por esta razón, hay muchas personas que colocan cascabeles en el collar de su gato. Sin embargo, esta práctica podría ser perjudicial para el animal. En este artículo te hablamos un poco más sobre esta costumbre para que seas tú quien decida si es lo mejor o no para tu gato.

La fábula del cascabel en el gato

Existe una fábula de Lope de Vega llamada “Quién le pone el cascabel al gato” que puede que muchos conozcáis. La breve historia cuenta cómo un grupo de pequeños ratones vivía en una casa pero estaban atemorizados de salir de su agujero porque en esa casa también vivía un gato, por el cual temían ser cazados. Tras mucho discutir, los ratones acuerdan que para poder salir sin ser devorados debían idear una manera para saber dónde estaba el felino en cada momento. Uno de los ratones más listos del grupo, propuso colocarle un cascabel para poder localizarlo. El problema vino cuando llegó el momento de colocar el cascabel: ninguno de ellos se atrevía a intentarlo. La moraleja de esta fábula es que es mucho más fácil decir las cosas que hacerlas, pero también nos ha permitido ser conscientes de que colocar este objeto en los cuellos de los gatos viene de muy atrás, con la finalidad de otorgar ruido a estas pequeñas y sigilosas mascotas, y hacerlas visibles o alertar de su presencia a los demás.

¿Tiene ventajas el uso del cascabel en gatos?

Para decidir si se trata de una buena o mala práctica para tu animal, es importante valorar todos los aspectos. Durante cientos de años el cascabel ha sido utilizado en los gatos como localizador, para mantener ubicados a los felinos. Los gatos son animales muy silenciosos, por lo que el uso de un cascabel permite a los dueños tener más facilidades para saber dónde se encuentra.

Otro de los usos más habituales del cascabel en el gato es igual que en la fábula que te hemos contado anteriormente: puede servir para avisar a posibles presas (como ratones o pájaros) de la presencia de felinos. De esta manera, las presas tienen suficiente tiempo para escapar y evitar su muerte. A la vez los dueños del gato, que lo alimentan con pienso, también evitan que coman alimentos no deseados.

¿Qué desventajas tiene el uso de cascabel en gatos?

Estamos acostumbrados a la imagen de un gato con un cascabel colgando de su collar. Puede quedar muy bonito estéticamente, pero trae algunas desventajas. La primera es el mismo motivo por el que se le coloca: el ruido. El ruido del cascabel puede ser perjudicial para la salud de tu gato. Al estar colgando del cuello del animal, este se sitúa muy cerca del pabellón auditivo, por lo que el gato está expuesto a estímulos constantes que harán que finalmente acabe perdiendo agudeza auditiva, y en algunos casos en los que el cascabel sea demasiado grande y ruidoso, podría quedarse sordo.

Del mismo modo, el ruido del cascabel puede agitar el estado de ánimo del animal. Los gatos son por naturaleza tranquilos y sigilosos, por lo que también son fáciles de asustar mediante el ruido. El sonido constante de la campana del cascabel puede poner demasiado nervioso al felino e incluso llegar a causarle estrés.

Puede resultar un objeto muy incómodo de llevar, ya que les impide rascarse con naturalidad o cazar con normalidad, por eso algunos gatos intentan quitárselo incansablemente, llegando a morderlo y arrancarlo si tienen ocasión. 

¿Existen alternativas al cascabel?

Si las buscas, encontrarás muchas otras alternativas al típico collar de cascabel, empezando por collares que no emiten ningún tipo de ruido. Si lo que quieres es que tu gato lleve collar, lo entendemos, puede ser más fácil identificarlo si alguien lo encontrase fuera de tu hogar. Hay collares de muchos tipos: identificativos, antiparasitarios, estéticos, o incluso pueden llevar un chip que les permita abrir la puerta de la gatera para entrar en casa. De lo que no existe ninguna necesidad es de que lleven con ellos y a todas partes un ruido constante.

Lo importante de un collar es que sea cómodo, que no apriete y que no se pueda quedar enganchado en ningún sitio. Es más, si lo que quieres es tener localizado a tu gato, hoy en día ya puedes comprar collares con localizador integrado para seguir los pasos de tu peludo desde el móvil.

Aún así, si decides que tu gato debe llevar cascabel, habla primero con tu veterinario para que puedan asesorarte un collar homologado, y te hable sobre la salud y audición de tu gato. Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda. Ante cualquier duda, no dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de informarte y aconsejarte siempre lo mejor para tu mascota.

Older posts