Category: Salud

Alteraciones cutáneas más comunes en los perros

Diversas alteraciones cutáneas suelen presentarse con cierta frecuencia en los perros y, debido a la amplia variedad de patologías que pueden estar relacionadas a ellas, tiende a ser difícil su diagnóstico por parte del veterinario. 

Es por ello que resulta conveniente conocer cuáles son las enfermedades más habituales que afectan la piel de los canes, con el fin de tener claro cuáles son las causas que las generan y qué tratamientos que se pueden seguir para curarlas. 

 ¿Qué son las infecciones cutáneas?

Las infecciones cutáneas son alteraciones producidas en la piel del animal y que son generadas por la invasión de cierto tipo de agentes patógenos, como pueden ser los hongos, las bacterias o los parásitos. Los agentes patógenos pueden encontrarse tanto en el propio organismo del perro como en el medioambiente.

Las piodermas o infecciones cutáneas producidas por bacterias suelen ser causadas cuando existen enfermedades que debilitan las defensas del animal. Estas infecciones presentan enrojecimiento de la piel, granos con pus, caída del pelaje, picor intenso y mal olor en el área afectada. 

Por su parte, la dermatofitosis o infección cutánea producida por hongos suele desarrollarse en animales que tienen bajas defensas o por el contacto con animales infectados; esta patología es muy contagiosa tanto entre los animales como hacia los seres humanos. Por lo general, presenta descamación y pérdida del pelo.  

Los parásitos externos como los piojos, las pulgas y las garrapatas, también pueden causar infecciones cutáneas, siendo un padecimiento muy frecuente en perros. Este tipo de patología se presenta también con cierto tipo de parásitos microscópicos como los ácaros.   

¿Cuál es el tratamiento para este tipo de infecciones cutáneas?

En el caso de las infecciones cutáneas causadas por bacterias, el tratamiento consiste en terapia tópica con la aplicación de baños desinfectantes y el uso de antibióticos locales o sistémicos en la piel del animal. 

Para las infecciones de la piel causadas por hongos, es común realizar un tratamiento con cierto tipo de lociones fungicidas tópicas, aunque en casos más complicados el veterinario puede utilizar medicación por vía oral. 

El tratamiento de las infecciones cutáneas causadas por parásitos va a depender del tipo de agente externo que la causa. Así, cuando son causadas por piojos, pulgas o garrapatas, bastará con la aplicación de antiparasitarios externos.  

Ahora bien, si el perro presenta sarna como producto de la infección de parásitos microscópicos, el tratamiento incluye la aplicación de acaricidas tópicos en el caso de una infección localizada, o acaricidas sistémicos en los casos generalizados. 

Las alergias en los perros 

Picor, erupciones cutáneas, caída del pelaje y enrojecimiento de la piel, son algunos de los síntomas que se presentan habitualmente en el animal cuando nos encontramos ante un cuadro de alergia en los perros. Este tipo de alergia se suele producir ya sea por una reacción al contacto con el ambiente o por la ingesta de algún alimento.    

Cuando la alergia es causada por los alimentos, bastará con establecer una dieta libre de agentes alérgenos para aliviar la salud del animal. Si la alergia es causada por factores medioambientales, el veterinario aconseja realizar pruebas intradérmicas para determinar la vacuna adecuada que permita controlar la enfermedad.  

Tumores en la piel

Además de las alteraciones cutáneas mencionadas, también es posible que se presenten formaciones de aspecto variable en la piel del animal; corresponde al veterinario determinar si el perro padece algún tipo de lesión tumoral.  

El histiocitoma cutáneo es uno de los tumores más comunes que se presentan en los canes; es de naturaleza benigna y suele presentarse como un ligero bulto en la piel, libre de pelo. El especialista recomienda su extracción vía intervención quirúrgica a fin de evitar cualquier complicación posterior. 

El mastocitoma cutáneo, por su parte, es un tumor maligno de forma variable, similar a las verrugas u otras lesiones cutáneas. Al principio, se observa un nódulo en la piel que varía de tamaño y forma conforme va pasando el tiempo. El veterinario realiza una citología para determinar la enfermedad y efectúa la extirpación por intervención quirúrgica. 

Sesiones de radioterapia o quimioterapia suelen acompañar el tratamiento de esta patología. 

La hiperqueratosis cutánea en los perros

Otra de las alteraciones cutáneas muy comunes en los perros es la hiperqueratosis, una patología generada por la producción excesiva de queratina en las almohadillas del animal, provocando endurecimiento y agrietamiento de la piel.

Aunque la hiperqueratosis puede desarrollarse espontáneamente en animales adultos sanos, también puede ser síntoma de falta de zinc o de la presencia de algún tipo de patología sistémica. 

En caso de que el veterinario especializado identifique una enfermedad específica, efectuará el tratamiento de acuerdo a dicha patología. De presentarse la hiperqueratosis de forma espontánea, realizará un tratamiento tópico con cremas y medicamentos hidratantes. 

Otras patologías cutáneas en los perros

Existen otras alteraciones cutáneas que suelen presentarse habitualmente en perros. El acné canino, por ejemplo, es un proceso inflamatorio producido por la irritación de los folículos pilosos del animal, que favorece la multiplicación de bacterias. 

Al igual que en los seres humanos, el tratamiento del acné en los perros consiste en la limpieza de la zona afectada con lociones desinfectantes. Esta patología tiende a aparecer en el área de los labios y del mentón y es más frecuente en cachorros que en perros adultos.

Algunas enfermedades sistémicas también pueden producir alteraciones cutáneas en los perros. Es el caso de la leishmaniosis que puede producir descamación, hiperqueratosis y pérdida de pelo en el contorno de los ojos y de las orejas.    

Algunas enfermedades hormonales como el hipotiroidismo o el síndrome de Cushing también pueden causar alteraciones en la piel y pérdida de pelo. 

Este ha sido un breve resumen de las principales alteraciones cutáneas que se presentan con mayor frecuencia en los perros. La amplia variedad de posibles causas hace que sea esencial la visita al veterinario para un diagnóstico certero del problema y la aplicación del tratamiento más adecuado para cada caso.   

Te contamos de qué se trata la dermatitis acral por lamido

¿Tu perro se lame con frecuencia las patas? ¿Tiene llagas, alopecias o heridas? 

Este problema es usual en las consultas veterinarias y puede deberse a una condición denominada dermatitis acral por lamido, una patología frecuente en perros de razas grandes y que es preciso conocer para tomar acción de inmediato. 

En las siguientes líneas te contamos de qué se trata y qué es lo que se debe hacer para resolver este problema. 

Dermatitis acral o granuloma de lamido

La dermatitis acral por lamido, también denominada granuloma de lamido o forunculosis acral, es una patología propia de la especie canina que se manifiesta con el lamido excesivo por parte del perro en la zona del carpo en las extremidades anteriores, o bien del tarso en las posteriores. 

Esta condición produce en el animal una lesión o granuloma muy parecida a una herida. La dermatitis acral por lamido suele presentarse en perros de razas grandes, como el labrador, boxer, pastor alemán, doberman y gran danés.

En muchos casos, es difícil determinar si la herida expuesta apareció por alguna condición específica o se generó como consecuencia del lamido del animal. Esto se debe a que, en la mayoría de las consultas, el animal es revisado cuando la condición es crónica. 

Sea cual sea la causa, lo cierto es que el lamido de la mascota agrava la lesión y es algo que el animal no puede evitar ya que lo siente placentero, generando un círculo vicioso que puede llegar a una conducta compulsiva. Por ello, es preciso tomar acción para resolverlo cuanto antes.

Causas de la dermatitis acral por lamido

La dermatitis acral por lamido puede ser causada por alguna de las situaciones siguientes:

  • Conducta del propio animal, como consecuencia de una situación de estrés, ansiedad o frustración.
  • Lesión por golpe en la articulación.
  • Lesión focal localizada por un golpe o cuerpo extraño.
  • Dermatitis atópica.
  • Alergias alimentarias, a la picadura de pulgas, parasitaria, infecciosa o fúngica.
  • Problemas neuromusculares en el perro.

Con el análisis de cada una de esas causas por parte de los especialistas, es posible llegar a una conclusión definitiva respecto al origen del problema. Los exámenes pueden incluir radiografías en la zona afectada, citología y cultivo bacteriano y biopsias en la piel.  

Tratamiento de la dermatitis acral por lamido

Es necesario que el veterinario realice un diagnóstico inmediato de esta condición, para que pueda derivar el caso al especialista lo antes posible. Lo recomendable es que al análisis sea efectuado tanto por un dermatólogo como por un etólogo veterinario.

Dependiendo de la causa identificada, el veterinario determinará el tratamiento más adecuado y será necesario cumplir al pie de la letra con las indicaciones del especialista, a fin de resolver el problema. 

El tratamiento suele incluir medicamentos y acciones orientadas a evitar que el perro se siga lamiendo el área afectada. Resulta indispensable que el veterinario realice un seguimiento periódico para ver si el problema se solucionó por completo o es preciso realizar ajustes. 

Con los cuidados adecuados, el animal podrá curar la lesión y recuperar el pelaje en la zona afectada; por ello, es necesario cumplir disciplinadamente con las indicaciones del especialista.

Tratamiento del cáncer en los animales domésticos

Tal y como sucede con los seres humanos, los animales también se ven afectados por el cáncer, representando casi la mitad de las muertes de las mascotas adultas. 

De acuerdo a la Asociación Veterinaria Americana – AVMA, las mascotas suelen desarrollar cáncer de pecho, cabeza, cuello, sangre, piel, testículos, huesos y abdomen, siendo los perros los más propensos a sufrir este tipo de patologías en comparación con los gatos. 

Existen algunos cánceres más comunes que otros; en el siguiente artículo, vamos a conocer cuáles son y qué tipos de tratamiento existen para ellos. 

Tipos de cáncer en los gatos

El cáncer es la causa más común de muerte en los felinos, aunque algunas razas son mucho más susceptibles que otras a padecer esta patología. La sintomatología es variada y depende del tipo de cáncer y la etapa en la que se encuentra. Por ello, suele ser difícil detectar el problema y requiere de estudios minuciosos por parte del veterinario.

Entre los cánceres más comunes en los gatos, encontramos:

  • Linfomas
  • Cáncer de piel
  • Cáncer mamario
  • Tumores de mastocitos
  • Tumores orales
  • Cáncer de tejidos blandos o fibrosarcoma
  • Cáncer de huesos u osteosarcoma
  • Carcinoma respiratorio
  • Adenocarcinoma respiratorio
  • Adenocarcinoma pancreático
  • Adenocarcinoma de hígado

Por lo general, los tumores son visibles o fácilmente detectables al tacto, sin embargo, el veterinario requiere realizar algunos exámenes complementarios para efectuar un diagnóstico certero. Parte de los estudios incluyen análisis de sangre, orina, toma de imágenes y biopsias. 

Tratamiento del cáncer en los gatos

Una vez realizados los exámenes y determinado el tipo de cáncer que padece el animal, las alternativas de tratamiento disponibles van desde la cirugía hasta la quimioterapia, pasando por radiación, inmunoterapia, terapia fotodinámica o una combinación de ellas. 

En la mayoría de los casos, si el cáncer fue detectado a tiempo el tratamiento resulta exitoso, por ello, es indispensable la detección temprana y el adecuado diagnóstico por parte del especialista. 

Es necesario realizar visitas periódicas al veterinario, con  el fin de prevenir e identificar a tiempo el cáncer en la mascota. los especialistas recomiendan al menos dos exámenes generales al año, en especial a los gatos adultos. 

Tipos de cáncer en los perros

Diversos estudios reflejan que la incidencia de cáncer en los perros es incluso mayor que en los seres humanos. Algunos de los cánceres más comunes que se presentan en los perros son el cáncer de piel, huesos, seno y leucemia. 

Además de los mencionados, entre otros tipos de cánceres, los más comunes en los perros son:

  • Cáncer de boca
  • Linfoma testicular o tumores abdominales
  • Tumor Venéreo Transmisible Canino 
  • Osteosarcoma Canino 
  • Hemangiosarcoma Canino 
  • Tumor de Mastocitos Canino

De todos ellos, el Tumor Venéreo Transmisible Canino es una forma muy inusual de cáncer que afecta a los perros de distintas razas. Es transmitido por apareamiento, por lamerse o cualquier otro contacto directo entre canes. 

El Tumor Venéreo Transmisible Canino afecta los genitales del animal y genera cierto tipo de protuberancias con forma similar a la de una coliflor. En ciertos casos, la uretra se bloquea haciendo difícil orinar para el animal afectado.

Por su parte, el 80% de los casos de cáncer de huesos en los perros se debe al osteosarcoma, un tipo de cáncer metastásico e invasivo, aunque su incidencia es baja en las mascotas. 

 Tratamiento del cáncer en los perros

Es preciso que el veterinario evalúe al detalle a la mascota, con el fin de establecer el tipo de cáncer que padece el animal, la etapa en la que se encuentra y el tratamiento idóneo para cada caso.  

Ciertos tumores responden de forma distinta al tratamiento establecido, razón por la cual es necesario hacer un seguimiento exhaustivo en cada caso, siendo muchas veces recomendable realizar una combinación de terapias distintas. 

Entre los tratamientos disponibles para el cáncer en los perros, podemos encontrar: 

  • Intervención quirúrgica 
  • Quimioterapia
  • Radioterapia

Una intervención quirúrgica para extirpar el tumor suele ser la alternativa más recomendada en la mayoría de los casos, aunque esto va a depender del tipo de cáncer.  

La cirugía puede abarcar el tumor propiamente dicho o incluir parte del tejido sano con el fin de disminuir la probabilidad de dejar células tumorales en el área. Esta intervención suele complementarse con sesiones de quimioterapia.  

La quimioterapia, por su parte, se trata de un procedimiento mediante el cual se administra, ya sea por vía oral o intravenosa, cierto tipo de medicamentos que ejercen acción sobre las células dañadas, disminuyendo su proliferación. 

Este procedimiento suele traer consigo algunos efectos secundarios considerables, como pueden ser daños en el hígado, estómago o cualquier otro órgano vital. 

Otro tipo de terapia efectiva para tratar el cáncer en los perros es la radioterapia, un procedimiento mucho más localizado. 

Independientemente del caso, es indispensable que el animal pase por controles regulares y periódicos con el fin de determinar si la respuesta al tratamiento es efectiva o requiere de ajustes en la dosis. Los controles sirven también para monitorear los efectos secundarios que puedan generarse y las complicaciones que puedan presentarse.  

 Prevención del cáncer en los animales domésticos

Aunque el cáncer suele ser muy difícil de prevenir, en algunos casos es posible evitar su aparición y desarrollo, en especial en los casos de tumores dependientes de hormonas. Por ello, es necesario ofrecerle a la mascota una dieta balanceada y de calidad, evitando que caiga en sobrepeso. 

En lo que respecta al cáncer de mama, la esterilización temprana es capaz de reducir el riesgo de tumores hasta un 25%. Esta intervención es muy segura y de rápida recuperación y puede ser efectuada en cualquier clínica veterinaria autorizada; sin embargo, no debe ser realizada antes de los tres meses para reducir la probabilidad de desarrollo de incontinencia urinaria en el animal.  

Los propietarios deberán estar atentos a cualquier alteración en la fisonomía de su mascota, como la pérdida de peso sin razón aparente, la persistencia de heridas que no cicatrizan, síntomas de anemia o aparición de nódulos, entre otras. De darse el caso, será necesario llevar al animal a la clínica veterinaria para realizarle los exámenes correspondientes. 

¿Sabes qué es la thelaziosis ocular canina?

La Thelaziosis ocular canina es el nombre con el que se le conoce a la enfermedad producida por nematodos parásitos del género Thelazia. Los perros que sufren esta patología presentan una especie de gusanos blancos moviéndose dentro de sus ojos, condición que puede ser contagiosa incluso para los humanos. 

A continuación, te vamos a contar qué es lo que causa esta enfermedad, qué síntomas presenta y cuál es el tratamiento más adecuado para curarla. 

Thelazia o gusano oriental del ojo

Como hemos mencionado en la introducción, la thelaziosis ocular canina es una patología parasitaria causada por gusanos nematodos del género Thelazia, que son pequeños parásitos que miden apenas alrededor de 10mm de longitud y que se alojan debajo de la membrana del párpado del animal. 

Este parásito, también conocido como gusano oriental del ojo, es transmitido por la mosca de la fruta que deposita los huevos en los ojos del perro. Las larvas se desarrollan a lo largo de tres semanas dentro de la conjuntiva ocular del can. 

Su incidencia es mayor en los meses de verano y puede afectar no solo a perros y gatos sino, igualmente, a algunas otras especies como caballos, zorros y lobos. Además, tres tipos de Thelazia también infectan a los seres humanos. 

Síntomas y diagnóstico de la thelaziosis ocular

Una mayor producción de lágrimas, la inflamación de la conjuntiva y de la córnea, el exceso de lagañas, blefaroespasmo o contracción involuntaria de los párpados, queratitis e, incluso, úlceras, son algunos de los síntomas que puede presentar el perro afectado con thelaziosis ocular. 

La excesiva secreción ocular es lo más destacado de esta patología y el motivo por el cual nos damos cuenta que algo ha afectado la salud ocular de nuestra mascota. Sin embargo, en ciertos casos el animal puede no presentar estos síntomas.

Una actividad inusual de moscas alrededor del perro también nos puede indicar que existe un problema, ya que se estarían alimentando de las secreciones oculares del animal. 

Para realizar el diagnóstico, el veterinario simplemente examina los ojos y los tejidos cercanos en busca de gusanos. Los parásitos adultos son muy activos, se mueven muy rápidamente y pueden ser observados a simple vista. 

Tratamiento de la thelaziosis ocular canina

Si el perro presenta algunos de estos síntomas, es preciso llevarlo cuanto antes al veterinario, quien procederá a extraerlos con un procedimiento especial. Para ello, utilizará pinzas esterilizadas y lavará el área con una solución salina. 

El tratamiento incluye la aplicación de productos nematicidas para eliminar cualquier huevo que haya quedado en la zona. En unos pocos días, la salud ocular del perro habrá mejorado notablemente.  

Si la thelaziosis ocular canina no es tratada a tiempo, el animal puede sufrir un daño mayor, pudiendo llegar a tener un deterioro irreversible en la visión. 

Los perros que se encuentran en zonas de mucha vegetación y con presencia de sembríos frutales son los más propensos a padecer esta patología, por lo que se deberá tener una mayor atención y cuidado en estos casos.

¿Cómo prevenir la enfermedad del gusano del corazón?

La dirofilariosis canina o gusano del corazón es una enfermedad parasitaria que afecta a los pulmones y el corazón de los perros. Esta patología está muy extendida, en especial, en áreas húmedas en donde abundan los mosquitos

En este artículo te explicamos cómo reconocer sus síntomas, cuál es el tratamiento que se debe seguir y cómo se puede prevenir el contagio. 

¿En qué consiste la dirofilariosis canina?

La enfermedad del gusano del corazón es una parasitosis causada por un gusano que es transmitido por la picadura de un mosquito. Después de varias semanas de producida la picadura, las larvas se instalan en los órganos del perro, en especial en los pulmones y en el corazón.    

Si no es detectada a tiempo, esta enfermedad puede ser muy grave para el animal. En los casos más avanzados, se puede producir la muerte por insuficiencia respiratoria grave o un fallo cardíaco. 

Debido a su condición de enfermedad crónica, los perros pueden no manifestar sintomatología alguna durante bastante tiempo, aunque esto va a depender de las condiciones físicas del animal, así como de la carga parasitaria. 

Síntomas de la enfermedad del gusano del corazón

Algunos de los síntomas más habituales de la enfermedad del gusano de corazón también se presentan en otro tipo de patologías cardiopulmonares. Por lo general, el perro suele presentar tos crónica, dificultad para respirar y agitación excesiva.

Además, en un estado avanzado, la enfermedad del gusano del corazón produce síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva, deshidratación, pérdida de peso, arritmias e hipertensión pulmonar.   

Aun cuando el animal no presenta síntomas de la enfermedad, es posible que se puedan observar microfilarias en la sangre, lo que puede ayudar al inicio del tratamiento a tiempo.

Diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón

Además de la observación directa de microfilarias a través de una muestra de sangre, el diagnóstico de esta enfermedad puede realizarse mediante la detección de antígenos de Dirofilaria immitis, con la aplicación de ciertos test. 

En los casos de enfermedad más avanzada, con el diagnóstico por imágenes se puede visualizar cambios en los pulmones y el corazón

El tratamiento a seguir estará orientado a mejorar la condición clínica del animal y eliminar los gusanos del organismo; el inicio del tratamiento en la etapa inicial de la enfermedad es muy importante.   

Prevención de la enfermedad del gusano del corazón

A fin de prevenir la dirofilariosis canina, es preciso evitar la picadura del vector y eliminar las larvas infectantes antes de convertirse en gusanos adultos. 

Existe algunos productos comerciales que ayudan a prevenir la picadura del mosquito, como collares o pipetas. Estos deben ser utilizados durante los meses cálidos, hasta las últimas semanas de otoño, inclusive.  

También, existen algunos fármacos que ayudan a eliminar las larvas del organismo del perro, que pueden ser administradas por vía oral, tópica o inyectable, de acuerdo a las indicaciones del veterinario.  

El tratamiento preventivo deberá ser realizado después de comprobar, mediante la aplicación de un test, que el perro no padece la enfermedad.

¿Qué hacer cuando el perro tiene problemas renales?

Al igual que en los seres humanos, los perros también necesitan mantener su sangre depurada de los desechos producidos por su organismo; los riñones son los órganos principales encargados de esta labor. 

La insuficiencia renal en los perros se presenta cuando los riñones del animal dejan de funcionar adecuadamente. Esta patología puede presentarse de manera crónica especialmente en los perros adultos, aunque también puede manifestarse de tipo agudo en los más jóvenes, debido a una infección o a la ingesta de un producto de alta toxicidad, entre otras causas. 

Si sospechas que tu mascota tiene un problema renal, es necesario llevarlo cuanto antes al veterinario quien podrá determinar el tipo de patología y el tratamiento a seguir. En el siguiente post, te ayudamos a determinar qué hacer cuando tu perro tiene este tipo de problemas renales. 

Insuficiencia renal canina: causas de esta enfermedad

La insuficiencia renal canina es producida cuando los riñones del perro pierden la capacidad de eliminar los residuos del organismo. Si los riñones funcionan bien, la orina producida es muy concentrada, lo que indica que con poca agua es posible eliminar muchas toxinas. 

En el caso de insuficiencia renal, el perro necesita ingerir mucha más agua para eliminar la cantidad normal de toxinas, hasta llegar al punto de no poder beber más, elevando considerablemente el nivel de toxinas en la sangre.  

La insuficiencia renal aguda puede aparecer de forma repentina, causada por la ingestión de algún veneno, una infección bacteriana, un cuadro de deshidratación o una disminución del flujo de sangre en los riñones. 

Por su parte, la insuficiencia renal crónica se presenta de forma paulatina y suele ser más común en los perros adultos. 

El animal que sufre de insuficiencia renal aguda puede mejorar su situación o convertirse en insuficiencia renal crónica. Los del tipo crónico, en su mayoría, no tienen cura. 

Por ello, es recomendable programar todos los años una revisión general de la salud de nuestra mascota, en especial si ésta ya es adulta. La enfermedad renal suele ser más común entre los perros adultos, por lo que es conveniente la revisión anual a partir de los 8 años de edad. 

¿Cómo determinar los problemas renales en el perro?

En los casos de insuficiencia renal aguda, los síntomas suelen ser de gravedad y se presentan casi de inmediato. El perro manifiesta pérdida del apetito, letargo, debilidad, vómitos, disminución de la orina y pérdida de la coordinación. 

La insuficiencia renal aguda puede ser mortal si no se actúa a tiempo, por ello, es imprescindible proceder de inmediato y llevar a la mascota a una revisión veterinaria de urgencia.      

Por su parte, cuando el perro padece de insuficiencia renal crónica, los síntomas se manifiestan de forma tardía. El animal siente una necesidad excesiva por beber y orinar mucho más que antes. En este caso, es el mismo organismo el que se esfuerza por mantenerse libre de toxinas. 

Los síntomas propios de la enfermedad son la pérdida de peso, falta de apetito y sed excesiva. Como lo hemos indicado líneas arriba, al manifestarse la patología, el daño suele estar muy avanzado.  

En ciertos casos, la insuficiencia renal crónica suele presentar mal aliento en el animal debido a la acumulación de toxinas en la sangre, así como una subida de la presión arterial y alteraciones en la fisonomía de los riñones. 

Tratamiento de la insuficiencia renal en los perros

Una vez realizados los análisis necesarios, el veterinario podrá determinar si se encuentra ante un cuadro de insuficiencia renal aguda (IRA) o crónica (IRC). En caso el diagnóstico sea IRA, el perro será hospitalizado para recibir un tratamiento especial. 

El tratamiento en caso de IRA va a depender del nivel de avance de la enfermedad y del daño que se ha producido en los riñones. El objetivo es ayudar a una paulatina recuperación de los órganos, monitoreándolos de cerca.

Muchas veces puede que el tratamiento inicial no esté dando los resultados deseados, lo que puede determinar que el veterinario inicie un tratamiento más agresivo como diálisis o trasplante de órganos. 

Ahora bien, si el diagnóstico es IRC, el veterinario deberá determinar si la enfermedad es producida por una causa distinta a un daño real, como es el caso de patologías que obstruyen el tracto urinario o que disminuyen el flujo de la sangre. De ser el caso, el problema puede ser revertido.  

En el caso de que la enfermedad se encuentre muy avanzada, el tratamiento de apoyo puede ayudar a disminuir los síntomas del animal. 

Cuidados para prevenir la insuficiencia renal canina

A pesar de que no es posible prevenir todos los casos de insuficiencia renal canina, podemos procurar en casa algunos cuidados para salvaguardar la salud de los riñones de nuestra mascota.  

  • Es imprescindible mantener a los perros alejados de productos tóxicos, pesticidas, venenos o sustancias dañinas. 
  • Ante la sospecha de una obstrucción urinaria o una infección bacteriana, lo más recomendable es acudir con la mascota, cuanto antes, a la clínica veterinaria. 
  • Debemos proteger a los animales de cualquier posible golpe o trauma que se puede efectuar en el área renal. 
  • El cuidado en la alimentación es esencial para prevenir cualquier daño renal. Una dieta balanceada le va a proporcionar al animal los nutrientes necesarios para el óptimo funcionamiento de todos los órganos del cuerpo. Consulte con el veterinario acerca de la conveniencia de utilizar cierto tipo de piensos comerciales. 
  • Hay que estar alertas ante cualquier cambio en el comportamiento de la mascota, así como en la cantidad de alimentos que consume. Mucha sed y exceso de orina pueden ser los primeros síntomas de insuficiencia renal en el animal.  
  • Debemos proveer al animal de agua fresca y limpia; eso, ayudará a mantener en un óptimo nivel de funcionamiento a sus riñones. 

Es imprescindible acudir al veterinario ante la aparición de alguno de los síntomas indicados; ir cuanto antes al especialista es clave para contrarrestar los efectos de la insuficiencia renal canina.

Síntomas y tratamiento de la diabetes en gatos

Tan común como peligrosa, la diabetes felina es una patología presente en miles de gatos en nuestro país, en especial entre los caseros, por lo que se requiere mantener un especial cuidado y control de la enfermedad para salvaguardar la salud del animal. 

Es por ello que en este artículo te queremos explicar cuáles son los síntomas que se presentan en la mascota y cuál es el tratamiento más indicado para tratar la diabetes en los gatos. 

¿Cuáles son las causas de la diabetes felina? 

La diabetes mellitus es un trastorno metabólico crónico que consiste en la imposibilidad del organismo para procesar adecuadamente la glucosa en la sangre. Los que la padecen presentan concentraciones elevadas de glucosa debido, principalmente, a un defecto en la producción de insulina.

Al igual que los seres humanos, la diabetes mellitus también afecta a varias especies animales, entre ellas a los felinos. Esta enfermedad se presenta en los gatos como consecuencia de una baja actividad física y a problemas de sobrepeso.   

Debido a esta imposibilidad de procesar la glucosa, el organismo del animal no cuenta con la energía necesaria para sobrevivir, viéndose forzado a tomar la energía de otras células. El resultado: diversos problemas de salud que pueden ser letales para el gato.  

La diabetes de tipo 1 se desarrolla cuando el organismo del gato destruye los depósitos de producción de insulina, disminuyendo considerablemente la cantidad de esta hormona. 

La diabetes del tipo 2 se presenta cuando el páncreas no presenta dificultad para liberar la insulina, pero el organismo del gato se resiste a utilizarla para controlar el nivel de glucosa.  

Esta última es la que se presenta con mayor frecuencia en los gatos. 

Otros factores, como la edad, raza, disposición genética y el uso de ciertos medicamentos para el tratamiento de otras enfermedades, también pueden causar la diabetes felina.   

Síntomas que se manifiestan con la diabetes felina

Algunos de los siguientes síntomas pueden presentarse de forma paulatina en los gatos que padecen diabetes: 

  • Pérdida de peso.
  • Exceso de sed.
  • Vómitos.
  • Aumento del apetito.
  • Mayor frecuencia y cantidad de la orina.
  • Aturdimiento en el animal.

Además, los gatos suelen presentar dificultades para desplazarse de un lugar a otro, manteniendo dobladas las patas traseras debido a la debilidad que le produce la degeneración muscular.  

Otras patologías relacionadas a la diabetes en los gatos son las infecciones urinarias, los problemas hepáticos y las complicaciones renales.

Aunque estos síntomas pueden ir apareciendo de forma progresiva, resulta indispensable acudir a la clínica veterinaria en caso se detecten al menos tres de ellos, para que el especialista pueda realizar los exámenes necesarios. 

El diagnóstico de la diabetes mellitus se realiza a través de exámenes de sangre y orina, con el fin de determinar cuál es el nivel de azúcar en la sangre del animal. Para que el diagnóstico sea certero, es preciso que el gato se encuentre tranquilo y relajado al momento de realizar la toma de la muestra, ya que, de lo contrario, el resultado puede ser engañoso.

El veterinario también puede realizar un examen complementario para medir la presencia de fructosamina en la sangre.  

Tratamiento de la diabetes en los gatos

Una vez confirmado el diagnóstico, el veterinario podrá indicar el tratamiento adecuado para el gato, con la finalidad de controlar los síntomas de la diabetes, evitar las complicaciones que se puedan presentar y mejorar la calidad de vida del animal.  

El tratamiento para la diabetes felina del tipo 1 consiste en la administración diaria de insulina, a través de inyecciones regulares. La dosis exacta deberá ser determinada por el médico veterinario y será aplicada bajo la piel del cuello del gato con un máximo de dos veces por día. 

Para el caso de la diabetes del tipo 2, el objetivo estará puesto en un cambio en la dieta del gato para observar su evolución.  

En ambos casos, la dieta del gato que sufre de diabetes deberá ser preparada con el objetivo de disminuir el nivel de glucosa en la sangre del animal. Una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos es lo ideal para mantener a la mascota en mejores condiciones de salud. 

Es importante que tanto la cantidad de insulina como las especificaciones de la dieta sean cumplidas tal y como lo indica el veterinario, a fin de conseguir los mejores resultados. El especialista establecerá un cronograma de visitas para mantener controlado el nivel de glucosa en la sangre del animal y hacer los ajustes pertinentes en el tratamiento.    

Claves para afrontar la diabetes felina

  • Aunque es una enfermedad que no tiene cura, la diabetes felina puede ser controlada si se detecta a tiempo, consiguiendo mejorar la calidad de vida del gato. 
  • Solo el veterinario, a través de los análisis pertinentes para medir los niveles de glucosa en la sangre, puede diagnosticar la diabetes en los gatos, por lo que es preciso seguir al detalle sus recomendaciones.  
  • El aumento del apetito en el gato junto con la pérdida de peso del animal, son los síntomas más significativos de la diabetes felina. También se pueden presentar cuadros de diarrea y alteraciones en su pelaje.  
  • Muchas veces, el tratamiento puede consistir en la aplicación de medicamentos orales hipoglucemiantes que sustituyen la insulina; el veterinario evaluará la conveniencia de utilizar este tipo de productos.  

Es responsabilidad del dueño del animal el mantenerse atento a la aparición de algunos de estos síntomas, en especial en lo concerniente a la alimentación del gato y a su consumo de agua, que suele incrementarse en los gatos con diabetes.   

Si la diabetes felina no es tratada a tiempo, el gato puede sufrir graves complicaciones en su salud como la pérdida de la visión, neuropatía o hiperglucemia. Por ello, te recomendamos estar atento ante cualquier cambio en el comportamiento de tu mascota y llevarla a una consulta veterinaria en caso sospeches de la presencia de esta enfermedad.

Ácaros en las aves: Qué son y cómo eliminarlos

A pesar de que la relación entre los ácaros y las aves siempre fue considerada parasitaria, estudios recientes realizados por especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas han demostrado que los ácaros de las plumas se alimentan de bacterias, hongos y detritus presentes en las aves. 

Sin embargo, estos artrópodos pequeños y aplanados pueden resultar muy molestos en las aves ya que poseen partes bucales perforadoras que irritan a sus aves hospederas. Por ello, si tienes un ave como mascota, te contamos cuáles son las características de estos ácaros y cómo eliminarlos.    

¿Qué características tienen los ácaros de las aves?

Estos pequeños animales, en su edad adulta, llegan a medir un máximo de 1mm de largo y difícilmente pueden ser detectados a simple vista; la única forma en que pueden divisarse es cuando están en movimiento. Por lo general son de color blanco, aunque cambian a una tonalidad marrón cuando toman sangre. Los huevos y las larvas sólo pueden ser visibles con la ayuda de un microscopio.   

Los ácaros de las aves suelen completar su desarrollo en un periodo de entre cinco y doce días, siempre en las plumas de las aves y en condiciones de temperatura óptima. Debido a su corto ciclo de vida, pueden reproducirse en grandes cantidades en los nidos de las aves, emigrando en masa en busca de nuevos huéspedes. En este periodo es en el que suelen entrar en las viviendas. 

¿Cómo eliminar a los ácaros de las aves?

Aunque los ácaros pueden sobrevivir varias semanas sin alimentarse de sangre, les es difícil mantenerse vivos en ambientes con baja humedad, por lo que es esencial que la vivienda tenga la humedad controlada, ya sea con deshumidificadores o con acondicionadores de aire. 

En caso de detectar la presencia de ácaros, se recomienda aislar al pájaro infectado en una jaula individual ya que puede infestar rápidamente a las aves sanas. Luego, será preciso realizar una limpieza profunda de la jaula, lavando los platos y utensilios con agua caliente, así como desechar aquellos materiales que pueden significar difíciles de limpiar. 

Para la limpieza, se recomienda utilizar una solución de lejía y amoníaco, productos que también deberán ser utilizados para desinfectar los distintos ambientes del hogar.     

Si bien existen en el mercado algunos productos especialmente elaborados para eliminar a los ácaros de las aves, muchos de estos medicamentos han perdido su eficacia debido a que los ácaros han desarrollado resistencias hacia ellos. Por ello, es importante consultar con el veterinario acerca de qué medicamentos utilizar para nuestras aves. 

En casa, conviene utilizar insecticidas anti ácaros que pueden ser aplicados en los rincones, puertas y ventanas. De esa forma, conseguiremos prevenir la aparición de huevos y larvas.

Además, se recomienda evitar que las aves que se encuentran en estado salvaje hagan sus nidos en las cercanías de nuestras viviendas. De ser el caso, recomendamos acudir al centro especializado en recuperación de fauna local, quienes tomarán las medidas pertinentes. 

Síntomas y tratamiento de la artritis en las mascotas

Conforme pasa el tiempo, los perros se van haciendo mayores y empiezan a sufrir dolencias y padecimientos propios de su edad. Una de estas dolencias es la artritis, una enfermedad degenerativa que es diagnosticada en, al menos, el 20 por ciento de la población canina en nuestro país y que les provoca, además de dolores intensos, problemas significativos para caminar. 

La artritis, al igual que en el caso de los seres humanos, afecta las articulaciones del animal, dificultando su andar. Aunque es una enfermedad que no tiene cura, es posible tratarla si es detectada a tiempo para controlar su avance y disminuir sus efectos, mejorando la calidad de vida del perro. Por ello, es indispensable conocer sus síntomas y saber cómo actuar en caso de que nuestra mascota la padezca.    

¿En qué consiste la artritis canina?

Esta patología es la inflamación de las articulaciones que genera dolor y reduce la movilidad del perro. Por lo general se presenta en los perros mayores y suele ser causada por una infección, un traumatismo, problemas de desarrollo, predisposición genética o como respuesta del sistema inmunológico del propio cuerpo del animal. 

El cuadro más frecuente es denominado osteoartritis y se presenta en los perros mayores con el adelgazamiento del cartílago articular que protege los huesos, la acumulación de líquido dentro de la articulación y la formación de crecimientos óseos en la articulación. En algunos casos, esta enfermedad puede presentarse en perros más jóvenes.   

En palabras simples, la artritis produce un desgaste del cartílago que une las articulaciones, generando un dolor intenso al rozarse los huesos entre ellos y dificultando el normal movimiento. También, pueden crecer espolones en las articulaciones, que son unas protuberancias que causan dolor al presionar los nervios.  

¿Cuáles son los síntomas de la artritis en los perros?

Existen algunas señales puntuales que nos pueden dar luces de problemas articulares en nuestro perro. Aunque puede ser difícil detectar los síntomas de la artritis en los perros debido a que el lento avance de la enfermedad hace que los animales no se quejen de molestias, en algunos casos basta con observar su andar para identificar la enfermedad, ya que el animal puede presentar: 

  • Dificultad para desplazarse.
  • Rigidez en las articulaciones.
  • Limitación de sus movimientos al andar. 
  • Atrofia de sus músculos. 
  • Complicaciones al acostarse y levantarse. 
  • Inflamación en las articulaciones.
  • Crujidos al mover alguna articulación.

En el caso en que la enfermedad esté avanzada, el animal puede presentar dolor intenso y deformación en las articulaciones. 

El diagnóstico a tiempo es esencial para frenar el avance de la artritis y mejorar la situación del animal, por lo que conviene llevarlo cuanto antes a la clínica veterinaria para realizarle los análisis correspondientes e iniciar el tratamiento más conveniente. 

¿Cuál es el tratamiento de la artritis canina?

Como ya lo indicamos, esta enfermedad degenerativa no tiene cura, pero con el tratamiento adecuado podremos aliviar notablemente los síntomas del perro, consiguiendo que pueda llevar una vida normal y libre de dolores.   

El nivel de avance de la enfermedad, los síntomas presentados y las características específicas en cada caso, son algunos de los factores determinantes para establecer el tratamiento más adecuado para el animal. En líneas generales, la terapia está compuesta por una combinación de medicamentos farmacológicos y una dieta especial.  

Entre los medicamentos, suelen incluirse analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios, así como algunos suplementos vitamínicos los cuales, en su conjunto, están orientados a frenar cuanto antes el desgaste del cartílago. En casos más avanzados, el veterinario puede considerar necesario realizar una intervención quirúrgica para aliviar el dolor y la inflamación. 

¿Qué cuidados se le deben brindar a la mascota que sufre de artritis?

Después de haber realizado el diagnóstico por parte del veterinario, el especialista determinará el tratamiento especial para el perro. En paralelo, es preciso llevar a cabo ciertas acciones en casa para mejorar la calidad de vida del animal.  

Suele ser común que el animal empiece una vida sedentaria a raíz de padecer artritis, algo muy contraproducente ya que puede empeorar su situación o complicarse con otros padecimientos. Por ello, lo recomendable es establecer una rutina moderada de ejercicios físicos, de acuerdo a la edad del perro y a su condición física.  

Sin embargo, debido a la condición de sus articulaciones, es conveniente que el esfuerzo físico sea menor, evitando los saltos bruscos y el desplazamiento por las escaleras. Es mejor que el animal no tenga necesidad de desplazarse entre los distintos niveles de la casa, por lo que se sugiere que tenga su espacio en la primera planta. 

Muchos especialistas recomiendan realizar actividad física dentro del agua, ya que en ella el animal puede realizar movimientos que no generan dolor y que mejoran su condición. Sesiones de natación paulatina pueden ser de gran ayuda para la mascota. 

También, el dueño deberá regular el peso del perro, cuidando su dieta y evitando que caiga en sobrepeso. La artritis se suele complicar cuando el animal excede su peso ideal ya que las articulaciones son mucho más exigidas en esa condición. Una alimentación ligera y equilibrada, rica en antioxidantes y omega 3 es lo ideal para mejorar su condición física.    

En los meses de otoño e invierno, la sensación de dolor por la artritis puede intensificarse debido al frío y a la humedad por lo que se recomienda mantener al animal debidamente abrigado y seco. Compresas calientes en las articulaciones pueden ser de gran alivio.    

Por último, la condición de la mascota será mucho más llevadera si se le brinda una vida relajada, evitando el estrés la irritación o las situaciones que le generen cuadros de ansiedad. La tranquilidad y el cariño son esenciales para mejorar su calidad de vida. 

La revisión periódica y los chequeos anuales en la clínica veterinaria son muy útiles para detectar las señales clínicas de la artritis desde el principio; no dudes en permanecer alerta ante cualquier situación anormal en los movimientos de tu mascota.

Qué hacer cuando las pulgas invaden a nuestras mascotas

A lo largo de los años, las pulgas siempre han estado acechando a los animales domésticos, generándoles mucha incomodidad. Estos animales se caracterizan por ser organismos muy pequeños, inteligentes y  bastante resistentes, puesto que pueden habitar en cualquier espacio durante mucho tiempo. Además, las pulgas son silenciosas y su capacidad de reproducción es alarmante.

Sin embargo, esto no significa que sean invencibles ya que hay métodos efectivos para combatirlas; a continuación, te vamos a indicar cómo se debe actuar cuando las pulgas invaden a nuestras mascotas.

Algunas peculiaridades de las pulgas

Cuando alcanzan la edad adulta, las pulgas suelen representar tan sólo el cinco por ciento de la población total. De hecho, el mayor porcentaje, hablando puntualmente del 95%, se ocultan en sus hogares que tienen forma de huevos o están en forma de larvas.

A las larvas de las pulgas no les gusta la luz, por eso buscan ocultarse en las grietas o agujeros del hogar; también en alfombras, suelos y tapicerías, lugares en los que pueden pasar meses.

Una pulga hembra puede poner alrededor de 60 huevos al día, así que, contra antes actuemos más rápido podremos evitar su reproducción masiva.

Si ves que tu mascota tiene pulgas, considera fumigar tu hogar, así evitas que se alojen en sitios que jamás creerías que podrían estar.

Identifica los síntomas y aplica el tratamiento

Las pulgas suelen dejar una picadura bastante peculiar y reconocible a simple vista. Por lo general, una vez que la pulga muerde, la mascota puede sentir una picazón incontrolable de forma casi inmediata.

Después de la picadura, en un tiempo aproximado de media hora, se empieza a generar una protuberancia roja en la piel que más tarde podría acarrear una infección, puesto que tu mascota intentará rascarse para saciar la incomodidad.

Una vez que reconozcas la zona afectada por su peculiar color rojo, debes lavarla usando agua y un jabón antiséptico. Lo recomendable es que consultes con el veterinario sobre cuál es el jabón ideal para disminuir la posibilidad de generar una infección.

Acude al veterinario

Se recomienda llevar al animal a una consulta veterinaria con el fin de que el especialista pueda evaluar la situación e indicar los productos que se deben utilizar para cortar el ciclo de crecimiento de la pulga. El veterinario podrá determinar cuál es el método más efectivo y menos desagradable para tu mascota

Además, el especialista te explicará cómo se deberá efectuar el baño y programará una revisión regular para determinar si las pulgas desaparecieron o no.

Recuerda que también es muy importante realizar la fumigación en el hogar, puesto que, como mencionamos anteriormente, las pulgas pueden sobrevivir en cualquier rincón de la casa y el problema podría continuar.

Si el artículo te resultó útil, comparte con nosotros tu experiencia y cuéntanos cuál ha sido tu método más efectivo para mantener alejadas a las pulgas de tu mascota.

 

Older posts