Category: Salud

Ectropión en perros: causas y tratamiento

El ectropión es una enfermedad canina en la que el párpado se desplaza hacia afuera, al contrario que en el entropión en perros, exponiendo el interior del párpado. Con el párpado interior expuesto, el perro puede ser propenso a sufrir problemas oculares de varios tipos, e incluso, corre el riesgo de perder la vista.

Esta enfermedad tiene diferentes causas posibles. Una de las causas primarias o directas es simplemente un desarrollo inadecuado del perro desde su nacimiento, mientras que las causas secundarias o indirectas pueden incluir enfermedades previas del animal. En este artículo hablaremos sobre los síntomas, las causas, el diagnóstico, su tratamiento y prevención del ectropión en perros.

Síntomas del ectropión en perros

Los síntomas del ectropión ocular son muy evidentes y fáciles de detectar.  Estos incluyen:

  • Párpados inferiores caídos y separación del globo ocular, lo que le permite ver la conjuntiva (membrana mucosa transparente que tapiza el globo ocular​desde el limbo hasta los fondos de saco conjuntivales) y el tercer párpado.
  • Conjuntiva roja o inflamada.
  • Marcas en el rostro, provocadas por el flujo de lágrimas que no atraviesan los conductos lagrimales.
  • Inflamación del ojo.
  • Infecciones bacterianas oculares recurrentes.
  • Irritación recurrente del ojo causada por objetos extraños.

Causas y factores de riesgo

El ectropión canino se conoce como “primario” cuando es causado por el mal desarrollo del perro, con una predisposición genética bien conocida.

Por otro lado, se considera “secundario” cuando es el resultado de otros factores . En este caso, generalmente se debe a traumatismos, inflamación, cuerpos extraños, infecciones, ulceración corneal, parálisis de los nervios faciales, pérdida de peso rápida y notable y pérdida de tono muscular alrededor de los ojos. Los perros que padecen hipotiroidismo también pueden sufrir ectropión como consecuencia del mixedema y la parálisis facial.

El ectropión primario generalmente ocurre en cachorros y es más común en razas más grandes, o en aquellas con piel y pliegues muy sueltos, como son el San Bernardo, Gran Danés, Sabueso, Bullmastiff, Terranova, Shar-peis y algunos Spaniels y Retrievers . El ectropión secundario, por otro lado, es más común encontrarse en perros mayores.

¿Cómo se diagnostica el ectropión?

El ectropión canino generalmente se puede diagnosticar simplemente observando y examinando a la mascota. La raza y el historial médico del perro ayudan a identificar las causas probables, que es muy importante conocer para poder solicitar otros estudios complementarios.

Una vez que se ha diagnosticado el ectropión en perros, el veterinario podrá realizar un examen ocular completo en el animal para identificar las causas probables y decidir cuál es el mejor tratamiento para la enfermedad.

Los tratamientos del ectropión

El tratamiento de esta enfermedad suele ser muy sencillo cuando se trata de casos leves. Una vez diagnosticado, se administra una receta de gotas para los ojos u otros lubricantes para ayudar a mantener el globo ocular húmedo, que en casos así, es primordial mantener hidratado para que no aparezcan otras complicaciones. También se administran antibióticos para infecciones secundarias.

Si el ectropión es causado por otra enfermedad, como el hipotiroidismo, debe tratarse de la misma manera. El tratamiento de los casos graves de ectropión requiere cirugía. Cualquiera que sea el caso, el pronóstico es positivo.

Pero, en un gran porcentaje de casos, los perros con ectropión manifestarán problemas oculares o una eversión muy pronunciada. Por ese motivo será más que necesario hacer lo posible por intentar reparar el defecto mediante la cirugía. La operación, de la cual por supuesto se tiene que encargar un profesional veterinario, consiste en crear una tensión de los párpados.

Se trata de una intervención sencilla, pero siempre tiene que ser realizada por un veterinario oftalmólogo o, por lo menos, con experiencia oftalmológica. Esta consiste en retirar una pequeña parte del tejido del párpado inferior y unir los bordes resultantes para tensar la zona. De esta forma se consigue que la piel del párpado vuelva a quedar tirante, corrigiéndose el defecto.

Ectropión vs entropión: ¿cuál es la diferencia?

Por la similitud de ambos términos, y ya que los dos se refieren a trastornos oculares, no es raro que se produzca confusión entre la enfermedad del ectropión y la del entropión. Pero son afecciones sencillas de distinguir si nos fijamos en las palabras. De esta forma, si el ectropión es la eversión del párpado inferior, el entropión consiste en la invaginación del borde palpebral.

Invaginar hace referencia a que el borde de los párpados se gira hacia la parte de dentro, pudiendo provocar daños en el mismo globo ocular. Se puede tratar de un defecto congénito muy habitual en razas como el Chow chow y puede afectar incluso a ambos párpados. Se trata de una dolencia que requiere de intervención quirúrgica.

Cómo prevenir el ectropión en perros

Para prevenir el ectropión canino es importante mantener una higiene habitual en los ojos sanos del perro. De esta forma evitarás que aparezcan enfermedades leves que puedan desarrollarse en problemas mayores. Otra recomendación es evitar la reproducción con perros que ya padezcan esta enfermedad.

¿Qué es la brucelosis en perros? Síntomas, tratamiento y prevención

La brucelosis en perros es una enfermedad bacteriana. Esta patología es grave ya que es capaz de ocasionar otros problemas de salud, como esterilidad o aborto en nuestros perros.

En este artículo explicaremos qué es la brucelosis en perros, así como sus síntomas y tratamiento. Por último, incluiremos cómo prevenir la brucelosis en perros. ¡Sigue leyendo para conocer más!

¿Qué es la brucelosis canina?

La brucelosis canina es una enfermedad causada por una bacteria llamada brucella canis que daña el sistema reproductivo y puede hacer que el animal sufra un aborto espontáneo, esterilidad, una infección en su sistema reproductivo o desarrolle una enfermedad de transmisión sexual.

También es posible que los perros machos o hembras padezcan esta enfermedad y permanezcan asintomáticos. De hecho, esta patología no afecta a las hembras que la padecen y, lamentablemente, es muy contagiosa entre los perros.

A continuación, te explicaremos los síntomas de la brucelosis en perros para que sepas cuándo es el momento de llamar a tu veterinario para diagnosticar y tratar adecuadamente a tu perro.

Síntomas de la brucelosis canina

Uno de los síntomas más comunes de la brucelosis en los perros es el aborto espontáneo. Las perras gestantes sufren un aborto espontáneo, sus cachorros no nacidos suelen ser abortados unas dos semanas antes de la fecha probable de parto, aunque también pueden nacer muertos en la fecha o nacer vivos pero enfermarse y morir. Si esto le sucede a tu perra, la brucelosis debe ser una de las patologías que debería considerar el veterinario.

Si el perro padece una infección continua debido a la brucelosis, es posible detectar ganglios linfáticos agrandados, que se encuentran en la ingle o debajo de la mandíbula. En los machos, sus testículos también pueden inflamarse al principio de la enfermedad, pero a medida que la enfermedad progresa, se atrofian debido a la destrucción de los espermatozoides, lo que resulta en una reducción del tamaño.

El diagnóstico se puede determinar mediante un análisis de sangre o una extracción del tejido abortivo. Esta prueba también puede decirnos si el perro se ha infectado en algún momento de su vida. El veterinario determinará si tu perro necesita otras pruebas para un diagnóstico más adecuado.

Tratamiento de la brucelosis canina

Una vez que tu perro haya sido correctamente diagnosticado por el veterinario, también determinará el mejor tratamiento para él. Esto probablemente incluirá antibióticos intramusculares y orales durante aproximadamente tres semanas. Desafortunadamente, esto no matará las bacterias en todos los perros infectados. Por este motivo, se considera difícil su erradicación. 

Prevención de la brucelosis canina

¿Qué puedes hacer para prevenir la brucelosis canina en tu perro o perra? Estas son algunas de las acciones que puedes llevar a cabo para evitar la enfermedad en tu mascota:

  • La esterilización del perro (ya sea macho o hembra).
  • Evitar las grandes comunidades de perros, donde puede ser fácil el contagio.
  • No adquirir perros de procedencia desconocida.

Mantener a tu mascota al día en cuanto a las revisiones veterinarias y sus vacunas.

¿Cómo saber si la cola de tu gato está rota y qué hacer?

¿Crees que tu gato se ha roto la cola? Si notas que tiene dolor y su cola parece flácida, es comprensible que te preocupes.

En este artículo te ayudaremos a saber si tu gato tiene la cola rota o lastimada, y qué hacer para ayudarlo. Analizaremos los síntomas, las causas, la anatomía de la cola, qué hacer y el tratamiento. Continúa leyendo para conocer más.

Cómo saber si la cola de tu gato está rota o herida

Ya sea que hayas presenciado la lesión o no, existen diferentes formas de saber si tu gato se ha lastimado la cola o incluso se ha roto la cola. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Falta de movimiento de la cola.
  • Sangrado.
  • Cola hinchada.
  • Pérdida de pelo.
  • Dificultad para controlar las deposiciones.
  • Tu gato se esconde, llora o se muestra agresivo.

De esta manera, podrás reconocer cuándo tu gato tiene dolor y podrás actuar rápidamente antes de que se vuelva demasiado grave.

La causa de una cola lesionada o rota es siempre una lesión. Quizás tu gato estaba afuera de casa explorando cuando ocurrió un accidente donde se cayó o algo cayó sobre su cola. Cuando un gato se lastima la cola, puede fracturarse, romperse o incluso dislocarse. Las lesiones menores pueden incluir raspaduras, caída del pelo, hinchazón o un poco de sangrado. Las lesiones mayores pueden incluir daño a los nervios, daño a los vasos sanguíneos, huesos rotos, etc.

Dicho esto, la lesión de cola de gato más común es una cola fracturada, ya que puede ser causada por una amplia variedad de accidentes. Las colas de gato fracturadas cerca de la base son más graves, ya que también pueden implicar daños en los nervios o vasos sanguíneos, lo que la convierte en una lesión más grave y dolorosa. Las colas de gato fracturadas cerca de la punta son menos dolorosas y, a menudo, menos graves.

El daño a los nervios en la lesión de la cola de un gato generalmente se indica por una cola flácida, falta de movimiento en la cola y dificultad para defecar. Probablemente llorarán, escondiéndose, siendo agresivos o quedándose inmóviles debido al dolor.

Anatomía de la cola de un gato

La cola de un gato está formada por unas 22 vértebras caudales o coccígeas, que son pequeños huesos de forma rectangular que disminuyen de tamaño desde la base hasta la punta. La cola felina es una continuación de su columna vertebral. El sacro alrededor de la cadera separa las vértebras lumbares de las vértebras de la cola.

La columna vertebral de los gatos es más flexible que la de los perros, especialmente alrededor de la zona de la cola lo que les permite mucha movilidad y flexibilidad, además de servir como eje de rotación cuando caen para reajustar su postura e interviene en el centro de su estabilidad.

Qué hacer si tu gato se lastima la cola

Ayuda a tu gato a mantener la calma

Lo primero que querrás hacer es ayudar a tu gato a mantener la calma. Puede que esté asustado y con dolor, por eso es tu responsabilidad ayudarle a superar este problema lo mejor posible. Para ayudarle a calmarse, puedes asegurarte de que descanse en un lugar cómodo y acogedor, tal vez en su cama, caja o transportín para gatos.

Deja un recipiente con agua fresca cerca de él, háblale en voz baja y acaricia su cabeza para que pueda intentar calmarse. Asegúrate de que no haya otros desencadenantes estresantes a su alrededor, como sonidos fuertes, otras mascotas o personas, etc.

Observa la herida

Ahora que tu gato está un poco más tranquilo, puedes observar visualmente la cola. ¿Está flácida, hinchada o sangrando? Trata de observar cualquier otro comportamiento anormal en tu gato. ¿Están llorando o escondiéndose? Deberás tener todo esto en cuenta cuando llames a tu veterinario y le cuentes lo que sucedió, así como los síntomas que presenta tu gato. Evita tocar la cola, ya que puede causar más dolor o dañar la lesión del animal. Si debes tocar la cola, hazlo con mucho cuidado.

Llama a un veterinario

Ahora debes llamar a tu veterinario. Incluso si tu gato sufre uno de los síntomas mencionados anteriormente que hacen sospechar de una lesión leve, es suficiente para llamar a un veterinario. Nunca debemos esperar a contactar con un profesional cuando nuestro gato se esté comportando de forma anormal o tenga dolor ya que podría producir un daño mayor y hacer que tu gato sufra por más tiempo.

Lo mejor es llevarlos al veterinario lo antes posible para que sean debidamente diagnosticados y tratados. Tu veterinario te preguntará acerca de los síntomas y luego le pedirá que lleves al gato a la clínica.

¿Cómo tratar una cola de gato lesionada o rota?

Cada lesión será diferente, por lo tanto, es el veterinario quien debe diagnosticar la lesión y encontrar el tratamiento adecuado para la condición de tu mascota. Echemos un vistazo a algunas posibilidades de tratamiento para una cola de gato fracturada.

Lesiones menores en la cola de gato

Para la mayoría de las colas fracturadas, la cola podrá curarse de forma natural, pero con el tiempo. Esto implica que fue una ruptura limpia que no afectó a ningún nervio ni a los vasos sanguíneos. En estos casos, el veterinario simplemente se asegurará de que se esté curando correctamente y le proporcionará a tu gato analgésicos para ayudar a aliviar el dolor.

Lesiones graves en la cola de gato

En las lesiones graves de cola de gato, el hueso se ha roto sin posibilidad de reparación o la lesión ha dañado el sistema nervioso o los vasos sanguíneos del animal. En estos casos, donde la cola no se puede curar por sí sola, es posible que el veterinario deba amputar la cola. También pueden necesitar cirugía para reparar cualquier daño nervioso. Si este es el caso, tu veterinario te proporcionará más información.

Afortunadamente, la mayoría de los gatos se recuperan muy bien de este procedimiento y se adaptan rápidamente a sus colas más cortas. Volverán a saltar y jugar en poco tiempo. Habla con tu veterinario sobre el procedimiento y pregúntale sobre el tiempo de recuperación ya que dependerá de la lesión de tu gato.

Lo más importante que debes hacer cuando tu gato sufra una lesión en la cola o esté experimentando síntomas de una cola lesionada es acudir al veterinario lo antes posible. Cuanto más rápido vayáis al veterinario y trate la lesión, más rápido se curará y recuperará tu gato de su desafortunado percance.

5 señales de que un conejo está enfermo

Hasta no hace mucho los conejos se veían solo como animales de granja o salvajes, pero no como animales de compañía. Sin embargo, durante los últimos treinta años cada vez más personas se han animado a cuidar de estos encantadores lagomorfos en el calor de sus hogares. Por esta razón, cada vez más clínicas veterinarias brindan atención específica para conejos. Gracias a ello se pueden tratar las enfermedades de los conejos y ayudar a garantizar que se prevengan mejor. Saber si un conejo está enfermo es uno de los temas fundamentales para prevenir complicaciones severas en la salud.

En este artículo hablaremos de las 5 señales que pueden indicar la enfermedad de un conejo.

1. Falta de apetito

Cuando un conejo no está interesado en la comida, su responsable debería preocuparse. Es posible que los problemas solo sean temporales y que recuperen el apetito en poco tiempo. Esto podría suceder a causa de un leve problema digestivo o incluso a breves períodos de estrés. Sin embargo, si el conejo no recupera el apetito después de 24 horas, lo mejor es llevarlo al veterinario.

Aunque la falta de apetito suele asociarse a problemas digestivos, también es posible que otras patologías puedan generar este síntoma. Dado que los conejos pasan gran parte del día comiendo, debería notarse bastante pronto si pierden el apetito.

2. Diarrea

Los conejos tienen deposiciones muy específicas. Si el conejo tiene diarrea, significa que hay un problema grave. Este problema puede ser fatal si la diarrea se presenta durante un período prolongado. Aunque puede solo significar que el conejo tiene problemas digestivos, la diarrea es un síntoma de enfermedad que en los conejos puede estar relacionada con muchos otros problemas graves.

3. Pérdida de peso

Aunque puede asociarse con casi cualquier enfermedad en conejos, la pérdida de peso es una señal que merece preocupación, ya que por algún motivo, aún comiendo con normalidad, los nutrientes que ingiere no van a donde deberían.

4. Dificultad para comer

Algunos conejos no necesariamente pierden el apetito, pero tienen problemas para comer. En estos casos, el conejo busca comida e intenta ingerirla. Sin embargo, no pueden masticar ni tragar. Uno de los mayores problemas relacionados con este síntoma de la enfermedad es la dentición (el desarrollo de sus dientes). Dado que los dientes de un conejo nunca dejan de crecer, pueden crecer de manera anormal y causar graves problemas de salud. Sin embargo, si el conejo no puede tragar, podría estar relacionado con otros problemas como inflamación en la garganta.

5. Ojos irritados o enrojecidos

Los conejos que no reciben un cuidado adecuado por parte de su cuidador o que tienen problemas de higiene en su entorno, probablemente desarrollarán problemas oculares. Uno de los más comunes es la conjuntivitis, que provoca enrojecimiento e hinchazón de los ojos. Esto es frecuente en conejos mal cuidados. Por ejemplo, si su conejera no se limpia con regularidad, se esparcen las bacterias, lo que puede desembocar en diferentes problemas para la salud del animal.

Entropion en perros: causas y tratamiento

El entropión en los perros es una anomalía que se encuentra en los párpados de nuestros peludos compañeros, en la cual estos se mueven hacia adentro, provocando dolor y otros problemas de salud.

En este artículo vamos a conocer qué es el entropión, cuáles son las causas, los síntomas, el tratamiento y sus posibles formas de prevención.

¿Qué es el entropión en los perros?

El entropión en perros es una anomalía en la que los párpados del animal se giran hacia la parte interior del ojo. Esto provoca que el pelo de la superficie del párpado roce contra la córnea del ojo y produzca dolor, úlceras corneales, perforaciones o incluso desarrollo de pigmento en la córnea que puede interferir con su visión.

Esta anomalía puede suceder con el párpado superior, el párpado inferior o en ambos párpados, aunque es mucho más común en el párpado inferior. También es muy habitual que suceda en ambos ojos, aunque también puede ocurrir solo en uno. Como consecuencia del roce de las pestañas contra el globo ocular se producen fricciones, irritaciones, molestias y dolores. Si no se trata a tiempo, esta afección puede provocar daños graves en los ojos.

El entropión en perros no debe confundirse con el ectropión, ya que además se trata de síntomas contrarios: en el ectropión, los párpados del perro se giran hacia afuera.

Causas del entropión en perros

Hay dos tipos diferentes de entropión en perros, dependiendo de los síntomas que provoque puede ser entropión primario o entropión secundario:

  • Entropión primario: puede ocurrir como resultado de un defecto durante el desarrollo del perro, o como resultado de defectos congénitos.
  • Entropión secundario: se debe a causas ambientales u otros problemas de salud.

Entropión primario

El entropión primario se detecta más comúnmente en cachorros y perros jóvenes. Tiene un componente genético muy importante , por lo que es más común encontrarlo en ciertas razas. Se encuentra especialmente en razas que tienen caras planas y narices aplanadas, o aquellas con caras arrugadas. Así, las razas con mayor probabilidad de padecer esta enfermedad son:

  • Chow chow.
  • Shar pei.
  • Boxer.
  • Rottweiler.
  • Doberman.
  • Labrador.
  • Cocker.
  • Springer Spaniel.
  • Setter irlandés.
  • Bull terrier.
  • Border Collie.
  • Sabueso.
  • Bichón Maltés.
  • Pekinés.
  • Bulldog.
  • Pug.
  • Mastín inglés.
  • Bullmastiff.
  • San Bernardo.
  • Perro de montaña de los Pirineos.
  • Gran Danés.
  • Terranova.

Entropión secundario

El entropión secundario ocurre con más frecuencia en perros mayores y puede afectar a todas las razas de perros. Este tipo de entropión suele ocurrir como consecuencia de otra enfermedad o factores ambientales que perjudican la salud del perro.

Las causas más comunes de entropión secundario en perros son:

  • Blefaroespasmos (espasmos de los párpados).
  • Traumatismo ocular o palpebral.
  • Inflamación crónica.
  • Obesidad.
  • Infecciones oculares.
  • Pérdida de peso rápida y marcada.
  • Pérdida de músculo alrededor del área de los ojos.

Principales síntomas del entropión en perros

Los síntomas más comunes del entropión en perros son los siguientes:

  • Ojos llorosos y lagrimeo excesivo.
  • Secreción ocular, que puede contener sangre o pus.
  • Párpado visiblemente enrollado hacia adentro.
  • Irritación del ojo.
  • Piel engrosada alrededor de los ojos.
  • El perro mantiene sus ojos entreabiertos.
  • Blefaroespasmos.
  • Dificultad para abrir los ojos.
  • Queratitis (inflamación de la córnea).
  • Úlceras corneales.
  • Pérdida de visión (en casos avanzados).
  • Se frota constantemente los ojos, causando más daño.
  • Letargo.
  • Agresión por dolor.
  • Tristeza y depresión.

Si ves que tu perro presenta algunos de estos síntomas, o cualquier otro comportamiento anormal, es importante que lo lleves al veterinario para que sea diagnosticado y tratado adecuadamente antes de que la enfermedad se vuelva demasiado grave para tratarla.

Diagnóstico

El entropión en perros es fácil de diagnosticar, aunque solo se puede detectar mediante la auscultación clínica realizada por un veterinario profesional. En cualquier caso, el veterinario realizará un examen ocular completo para descartar otras complicaciones asociadas y problemas similares al entropión, como distiquiasis o blefaroespasmos. Si se considera necesario, se pueden solicitar otros exámenes para las otras anomalías o complicaciones que encuentren.

Tratamiento para el entropión en perros

El único tratamiento para solucionar este problema ocular es mediante la cirugía. La cirugía en cachorros con entropión plantea un problema adicional, ya que la enfermedad puede continuar desarrollándose después. Por eso, en los casos de entropión en cachorros, el veterinario puede optar temporalmente por otros procedimientos regulares hasta que el perro alcance una edad en la que esté listo para la cirugía adecuada. El pronóstico para perros operados de entropión es excelente, por lo que si tu perro debe operarse tienes el éxito asegurado.

¿En qué consiste la cirugía de entropión en perros?

La cirugía de entropión consiste en eliminar una sección de piel del ojo afectado para revertir su enrollamiento hacia adentro. En muchos casos, esta cirugía puede realizarse en dos partes: una corrección de cirugía mayor primaria y luego, una cirugía correctiva menor.

Tu perro sanará completamente unas dos semanas después de la cirugía. Habla con tu veterinario sobre este procedimiento y no dudes en hacerle cualquier pregunta o duda que puedas tener.

¿Se puede prevenir el entropión en perros?

Desafortunadamente, el entropión en perros no se puede prevenir siempre. Lo único que sí puedes hacer es intentar detectarlo a tiempo, para que los síntomas no se agraven y la recuperación sea lo más favorable posible.

Si tu perro pertenece a una de las razas que tienen una alta propensión a padecer esta enfermedad ocular, debes prestar especial atención a su cuidado ocular. Asegúrate de mantenerlos limpios y llevarlos regularmente al veterinario para sus revisiones.

Flor de Pascua en Navidad: ¿es tóxica para los gatos y perros?

La temporada navideña nos trae muchos buenos momentos y seguro que decorar el hogar es uno de los más gratificantes. Sin embargo, cuando vivimos con animales, las decoraciones pueden causar algunos problemas. Dado que a los perros les encanta jugar, puede ser fácil para ellos confundir adornos del árbol con sus propios juguetes. Sin embargo, arruinar la decoración festiva del hogar no es el único problema causado por las fiestas. La flor de pascua o poinsettia es una planta de temporada muy popular en Navidad, pero se dice que puede ser perjudicial para los perros y gatos.

En este artículo te explicamos si esta afirmación es cierta y qué sucede cuando un perro o gato ingiere una hoja de flor de pascua.

¿Qué es la Flor de Pascua

La flor de pascua, o poinsettia (Euphorbia pulcherrima) según su nombre científico, es una planta asociada con la Navidad, en particular debido a sus hojas rojas que contrastan con su tallo verde. Aunque es popular como planta en maceta durante las fiestas, en realidad es un árbol pequeño y puede crecer hasta una altura de más de 3 metros.

Las plantas de poinsettia son nativas de América Central y es aquí donde se asociaron por primera vez con la celebración de la Navidad dentro de las comunidades religiosas cristianas. Millones de estas plantas se cultivan cada año, pero no son solo para Navidad. Aunque muchas personas solo las cuidan durante esas fechas, son plantas perennes y se pueden mantener durante todo el año.

Sin embargo, las hojas de poinsettia solo aparecen durante un período más corto en el invierno. Por eso también se asocian con las fechas navideñas.

¿Son las flores de pascua venenosas para los perros y gatos?

La historia de la flor de Pascua ha dado lugar a mucha desinformación sobre esta planta. Una leyenda urbana que cambia según el país donde se cuente, informó que un niño murió a causa de ingerir una hoja de la flor de pascua. De historias de este tipo se fue extendiendo la creencia de que esta planta podía ser letal para nuestras mascotas.

La planta sí es tóxica para perros y gatos, pero no son letales. Si nuestra mascota solo ingirió un bocado de la planta, la reacción adversa es más que improbable.

Hay dos formas principales en que las hojas de flor de pascua pueden causar daño a nuestro perro o gato. La ingestión de hojas de poinsettia puede filtrar la savia en la boca al masticar. Esto puede irritar la boca y las encías, pero también el estómago y el esófago, lo que puede provocar vómitos.

El animal puede ver afectada su piel, especialmente si entra en contacto con sus ojos. Dado que los perros y gatos son curiosos, es posible que huela las hojas y se manche la piel con savia. Los síntomas suelen ser leves y es poco probable que haya una reacción grave, pero debemos tener cuidado de todos modos.

¿Cuáles son los síntomas de la toxicidad de la flor de pascua en perros?

Aunque no es letal para perros y gatos, sí es posible que tengan una reacción adversa. Esto dependerá de la cantidad ingerida o de la cantidad de savia que haya entrado en contacto con la piel del animal. Además, si la savia entra en contacto con áreas sensibles del cuerpo, los síntomas pueden ser más agudos. Incluyen:

  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Hipersalivación.
  • Fatiga.
  • Temblores.
  • Irritación de la piel.
  • Picor.
  • Ampollas (cuando la cantidad ingerida es alta).
  • Deshidratación.

Qué hacer si tu gato o perro comió flor de pascua

Si sospechas o sabes con certeza que tu mascota comió hojas de flor de pascua, debemos tener cuidado. El animal puede sufrir una leve intoxicación, pero puede complicarse si sufre una reacción alérgica. Aunque ambas situaciones son preocupantes, afectan al perro de diferentes maneras. En una reacción alérgica grave, tu mascota puede sufrir un shock anafiláctico.

Lo primero que debes hacer es mantener la calma. Si entras en pánico, obstaculizarás tu capacidad para ayudarle y también puedes hacer que el animal entre en pánico. Trata de averiguar si es realmente la planta la que ha causado el problema. Si tiene una reacción grave, es poco probable. Cuando las hojas caídas o partes de la planta tienen marcas de mordeduras, es más probable.

Si estás seguro de que tu mascota ha comido hojas de flor de Pascua, debes hacer lo siguiente:

  • Permita que el animal vomite cuando sea posible. Dado que la ingestión de la planta está causando los síntomas, debemos dejar que vomiten el material cuando sea posible. Hacerlos vomitar solo se recomienda si es una emergencia, ya que hacerlo puede causar más daño. Un veterinario puede inducir el vómito clínicamente.
  • Si la piel o los ojos de tu mascota han estado expuestos a la savia de la flor de Pascua, debes lavar el área con abundante agua dulce. Consulta a tu veterinario para ver si necesita algún medicamento adicional.
  • Para combatir la deshidratación, proporciona a tu mascota agua para beber y nunca le des medicamentos por tu cuenta. Solo el profesional veterinario puede determinar qué medicamentos son los más adecuados.

Antes de que se pueda realizar el tratamiento, el veterinario deberá evaluar la función de los riñones de tu perro o gato para descartar posibles complicaciones. Deberás informar al veterinario de su historial médico, así como de las circunstancias que llevaron al envenenamiento. Cuanto más rápido se actúe, mejor será el pronóstico.

Plantas navideñas y mascotas: alternativas más seguras

Existen otras plantas que pueden sustituir a la famosa planta de Pascua, siendo igual de navideñas. Por ejemplo:

Bromelias

Estas plantas tropicales prosperan en interiores y son fáciles de cuidar. Las hojas de color verde y las flores de colores brillantes son una excelente alternativa al acebo o la flor de pascua. Afortunadamente, las bromelias ruborizadas (Neoregalia spp.) no son venenosas para gatos ni perros.

Rosas

Las rosas rojas y blancas son una alternativa festiva y segura a la flor de Pascua que tus mascotas no tendrán la tentación de ingerir, y de hacerlo, no sufrirían ninguna intoxicación.

Romero

Durante las vacaciones de invierno, muchas tiendas venden topiarios de romero (Rosmarinus officinalis) que parecen árboles de Navidad en miniatura, algunos con pequeños adornos. Si te preocupa que tu mascota juegue con un pino o abeto (el cual también puede ser tóxico), los árboles de romero son una alternativa maravillosa y elegante.

Causas de la pancreatitis en gatos

La pancreatitis felina es una de las enfermedades más comunes en los gatos y una de las que más a menudo pasa desapercibida en estos animales. Esto se debe a que por lo general no se desarrolla de una forma aguda, sino crónica, lo que dificulta el reconocimiento de cualquier síntoma.

En este artículo vamos a explicar qué es la pancreatitis en los gatos, cuáles son sus causas, los síntomas, el diagnóstico y su tratamiento. Sigue leyendo para conocer más sobre esta enfermedad felina.

¿Qué es la pancreatitis en los gatos?

La pancreatitis en gatos es la inflamación del páncreas, una glándula que se encuentra cerca del intestino delgado (de hecho, está parcialmente adherida a él) y que cumple varias funciones en el organismo tanto de los animales como de los seres humanos.

Por un lado, tiene un trabajo endocrino, produciendo hormonas como la insulina. Por otro, tiene una función exocrina, por lo que se encarga de fabricar sustancias que ayudan a digerir los alimentos. El diagnóstico puede volverse letal cuando el páncreas del gato comienza a digerir su propio tejido.

Causas de pancreatitis en gatos

Desafortunadamente, se desconoce la causa exacta de la pancreatitis felina. Sin embargo, existen ciertos problemas de salud asociados con la pancreatitis en los gatos. Son los siguientes:

  • Ingerir veneno.
  • Infección parásita.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Colangiohepatitis (enfermedad del hígado).
  • Demasiada grasa en su dieta.

Por lo tanto, si tu gato tiene demasiada grasa en su dieta o si padece alguno de los problemas de salud mencionados anteriormente, está expuesto a padecer la enfermedad de pancreatitis.

Los síntomas de la pancreatitis en gatos

Los síntomas de la pancreatitis en los gatos no suelen ser agudos y pueden pasar desapercibidos, por eso recalcamos que si alguna vez ves a tu gato experimentando algún comportamiento anormal, lo mejor es llevarlo al veterinario para una revisión. Dicho esto, los síntomas más comunes de la pancreatitis en los gatos son:

  • Letargo.
  • Deshidratación
  • Aumento de la sed.
  • Aumento de la micción.
  • Poco apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea y vómitos.

Diagnóstico de pancreatitis en gatos

Para diagnosticar la pancreatitis en gatos, los síntomas antes mencionados deben ser examinados y reconocidos por un veterinario. Como dueño del animal, te harán algunas preguntas sobre los síntomas. Posteriormente, deberá realizar un examen físico, destacando el estado de hidratación de tu gato, el estado de su cuerpo, la presencia de dolor abdominal y el color de las mucosas, que se volverán amarillentas si padece ictericia .

Para confirmar el diagnóstico, se realiza un análisis de sangre que incluye marcadores específicos para detectar pancreatitis. Los análisis de sangre también son útiles para conocer el estado general de salud del gato y de otros órganos que puedan verse afectados. En el caso de la pancreatitis, será el hígado.

La ecografía es mucho más útil que la radiografía en estos casos y puede revelar el páncreas inflamado del gato, lo que confirma el diagnóstico. Dicho esto, el veterinario podrá elegir los exámenes adecuados para diagnosticar adecuadamente a tu gato.

Tratamiento de la pancreatitis en gatos

El tratamiento dependerá de si tu gato padece pancreatitis aguda o crónica. La pancreatitis felina aguda presenta el riesgo más grave y, por lo tanto, casi siempre requiere hospitalización. Por otro lado, la pancreatitis crónica puede requerir viajes periódicos al hospital, sin embargo, generalmente es posible cuidarla desde casa.

Cuando esté en el hospital, los veterinarios tratarán a tu gato con líquidos por vía intravenosa para tratar cualquier deshidratación. Estos líquidos también desintoxicarán el páncreas de tu gato de los químicos inflamatorios dañinos.

También se les pueden administrar antibióticos para minimizar el riesgo de pancreatitis supurativa (infecciosa). Los veterinarios del hospital veterinario también le proporcionarán a tu gato analgésicos y medicamentos contra las náuseas. Es muy importante animar y cuidar muy bien del paciente para ayudarlo a recuperar el apetito y su estado anímico lo antes posible.

Cómo alimentar a tu gato después de ser hospitalizado por pancreatitis

Es muy importante alimentar a tu gato después de haber sido hospitalizado por pancreatitis. La mayoría de los veterinarios aconsejarán que los alimentes una vez en casa después de estar en el hospital para evitar los vómitos y estimular su apetito. Sin embargo, si tu gato tiene otros problemas de salud, el veterinario puede alentarte a aumentar su apetito a un ritmo más lento. Pregúntale a tu veterinario cuando estés en el hospital sobre cómo lidiar con el proceso de recuperación en casa.

Cuando se trata de elegir qué alimentarlos debe ingerir, deben ser de alta calidad y apetitosos. La mayoría de los gatos optan por la comida húmeda, ya que disfrutan del sabor y también les ayuda a mantenerse hidratados. También debes recordar que una dieta felina natural está llena de grasas y proteínas saludables, por lo que es mejor evitar los granos y cualquier alimento que esté muy procesado.

Si tu gato tiene dificultades para comer y aún vomita, habla con su veterinario. Es posible que le receten antieméticos, que ayudarán a controlar las náuseas y los vómitos, lo que le permitirá a tu gato recuperar el apetito pronto. En casos graves, en los que un gato no puede comer solo, será necesario hospitalizarlo y alimentarlo a través de vías. Recuerda que cualquiera que sea la condición en la que se encuentra tu gato, el veterinario os guiará durante su recuperación.

Por último, es importante tener en cuenta que, aunque los casos graves de pancreatitis en gatos requieren atención hospitalaria especializada, la mayoría de los casos de pancreatitis son leves y no constituyen una amenaza. Sin embargo, para ayudar a tu gato a recuperarse, es importante llevarlo al veterinario tan pronto como observemos alguna anomalía o comportamiento extraño. De esta forma, evitamos que cualquier enfermedad que esté sufriendo avance y nuestro peludo amigo sea capaz de recuperarse más rápido.

Caspa en perros: causas y consejos

Desde la picazón en el cuero cabelludo hasta las reveladoras escamas blancas, la caspa no solo nos causa vergüenza cuando la padecemos, sino que también es incómoda. Afortunadamente, tú puedes ir a la farmacia a buscar champú anticaspa y detener las caspa pronto. Pero ¿y tu perro?. La caspa también puede afectar a tu peludo amigo. Si bien no puedes compartir tu champú anticaspa con tu animal, existen opciones para hacer desaparecer las escamas de la caspa en los perros.

 

En este artículo, exploraremos las causas y los síntomas de la caspa de perro, y lo que puedes hacer para asegurarte de que tu querida mascota esté libre de esta molesta condición.

Causas de la caspa en perros

La caspa, oficialmente conocida como seborrea, rara vez ataca sola. Como tal, la caspa suele ser el efecto secundario de otra afección. La seborrea primaria (caspa sin una afección de salud subyacente) es una afección hereditaria, pero es muy poco común.

Por otro lado, la seborrea secundaria es mucho más común. Este tipo de caspa suele ser causado por:

  • Alergias, incluidas las alergias alimentarias.
  • Infestaciones de ácaros cheyletiella.
  • Parásitos internos.
  • Infecciones bacterianas.
  • Las infecciones por hongos.
  • Infecciones por hongos, incluida la tiña.
  • Hipotiroidismo.
  • Enfermedad de Cushing.
  • Obesidad.
  • Factores ambientales, especialmente humedad o aridez.

Debido a que la caspa del perro a menudo está relacionada con otros problemas médicos (como alergias), es una buena idea concertar una cita con el veterinario para descartar cualquier afección subyacente.

Junto con la caspa, asegúrate de observar cualquier otro cambio en el pelaje de tu perro, incluidos los olores, la pérdida de pelo o las afecciones de la piel, como un aumento de la picazón.

Cómo saber si tu mascota sufre de caspa 

Una escama ocasional causada por la piel seca puede llegar a ser algo frecuente en perros (o humanos). Si bien la piel seca a menudo conduce a la descamación, es importante reconocer si la esta ocurre a menudo.

Los síntomas comunes de la caspa del perro incluyen:

  • Escamas visibles de piel seca en todo el pelaje del perro.
  • Mayor sensación de picazón (y más rascado).
  • Piel enrojecida.
  • Costras (por rascarse demasiado).
  • Signos de malestar.

¿Importa la raza cuando se trata de caspa canina?

Así como algunas personas son más propensas a la piel seca, algunas razas de perros son más propensas a la caspa.

Por ejemplo, la ictiosis es una afección que provoca el desarrollo de piel áspera y escamas grasosas. Se conoce que las siguientes razas tienen más riesgo de padecer esta afección:

  • Terrier blanco de montaña occidental.
  • Cavalier King Charles Spaniel.
  • Doberman pinscher.
  • Jack Russell Terrier.
  • Terrier de Norfolk.
  • Yorkshire terrier.

Las razas que están en riesgo de sufrir alergias (de cualquier tipo) tienen más probabilidades de desarrollar caspa. A este grupo se pueden añadir los caniches, los malteses, los terriers y los galgos.

Consejos para tratar la caspa del perro

El primer paso para tratar la caspa del perro es identificar la causa subyacente de los problemas de piel y pelaje del animal. Una vez que determines la raíz del problema, puedes implementar el tratamiento adecuado que tu veterinario haya recomendado. Ten en cuenta que una prueba de alergia sería la forma más eficaz de determinar si alérgenos específicos están afectando a tu perro y provocándole caspa.

Puedes promover una piel y un pelaje saludables mediante los siguientes pasos:

  • Cepilla a tu perro con regularidad: el cepillado regular ayuda a aflojar (y eliminar) el pelo suelto y las escamas de piel muerta.
  • Usa champús suaves e hidratantes: cuando bañes a tu perro, elige champús para perros formulados para piel seca, como champús de avena. También puedes encontrar champús medicinales destinados específicamente a la caspa de los perros.
  • Enjuaga bien a tu perro: el champú mal enjuagado puede provocar sequedad en la piel de tu perro. Procura retirar bien los restos de producto cuando estés bañándole.
  • Enciende un humidificador: si la baja humedad le está causando sequedad en la piel, un humidificador puede agregar humedad al aire.
  • Incluye ácidos grasos omega-3 en la dieta de tu perro: los ácidos grasos omega-3 promueven una piel y un pelo saludables en los seres humanos, y también ofrecen esos mismos beneficios a los perros. Puedes encontrar ácidos grasos esenciales en muchos alimentos y golosinas para perros.

¿Es posible ayudar a mi perro a mantenerse libre de caspa?

¡Por supuesto que es posible prevenir la caspa canina! Incluso si tu perro no está lidiando activamente con la caspa, es esencial promover una piel y un pelaje saludables. Desde cepillar regularmente el pelaje de tu perro hasta alimentarlo con una dieta que incluya ácidos grasos omega-3, puedes tomar medidas para prevenir la caspa de tu mascota.

Sin embargo, si notas que la caspa o la picazón del animal ya ha comenzado y empeora repentinamente, debes siempre consultar a su veterinario para determinar si tu perro tiene alergia o podría beneficiarse de otros tratamientos o medicamentos para eliminar el problema. Sabemos que la salud de tu mascota es lo principal para ti.

 

Cómo saber si mi perro sufre ansiedad

La ansiedad en los perros puede manifestarse de diversas formas y distintos niveles. Para saber si el comportamiento de tu perro es síntoma de ansiedad, no busques más: estás en el blog adecuado. Los perros que experimentan ansiedad pueden mostrar su estrés de formas muy variadas. Algunos síntomas, como jadeos o temblores, son sutiles y pueden pasarse por alto fácilmente porque son normales en otras circunstancias. Pero otros síntomas más notorios incluyen agresión y ladridos excesivos. 

Los dueños de mascotas pueden confundir los síntomas con simplemente un mal comportamiento debido al aburrimiento u otras causas de comportamiento. Pero si estos síntomas ocurren en situaciones comunes, como durante una tormenta o cuando los dueños de mascotas salen de la casa, puede indicar que el perro está respondiendo a la ansiedad.

Síntomas sutiles de ansiedad en perros

Algunos de los síntomas menos obvios de ansiedad se manifiestan como un ligero cambio de comportamiento. Estos síntomas pueden pasar desapercibidos para muchos dueños de mascotas. Incluyen:

  • Escondite o soledad: algunos perros quieren estar solos cuando experimentan ansiedad. Pueden esconderse por miedo o alejarse de las personas y otras mascotas.
  • Buscan cariño y protección: otros perros ansiosos tendrán la reacción opuesta y buscarán más atención o afecto. Pueden saltar al regazo de sus dueños o requerir más atención.
  • Temblores y jadeos: los perros que tiemblan o jadean, o que actúan generalmente nerviosos pueden estar experimentando ansiedad. Si bien es normal jadear después del ejercicio, es probable que no lo sea durante una exhibición de fuegos artificiales.
  • Lamer o masticar excesivamente: los perros ansiosos pueden lamer o morder compulsivamente su pelaje o sus patas.

Síntomas evidentes de ansiedad en perros

Es difícil pasar por alto los síntomas más notables de ansiedad en perros. Dependiendo de la causa, estos comportamientos solo pueden aparecen normalmente provocados por la fobia e inseguridad del animal:

  • Ladridos y aullidos excesivos: uno de los signos más evidentes de ansiedad es la reacción ante el ruido. Si un perro comienza a ladrar debido a un ruido fuerte y no se puede calmar fácilmente, incluso después de que el ruido se haya detenido, es posible que sienta ansiedad.
  • Agresión: los perros ansiosos pueden volverse repentinamente agresivos, incluso con sus dueños. Los perros con ansiedad pueden, de repente, gruñir o mostrar cualquier otro signo de agresión.
  • Intenta escapar: los perros que se sienten en determinados momentos con ansiedad puede reaccionar huyendo. Pero encerrarlos puede empeorar su situación.
  • Energía excesiva: los perros con ansiedad a veces muestran una exagerada energía y se muestran hiperactivos.
  • Excreción: pueden defecar repentinamente en el interior del hogar por verse bajo la presión de la ansiedad.
  • Destrucción: un síntoma común de ansiedad es la destrucción de muebles u otros objetos que normalmente no mordían.
  • Ataques de pánico: los perros que experimentan cualquiera de estos síntomas pueden comenzar a tener también ataques de pánico. Los ataques de pánico pueden durar de minutos a horas y pueden involucrar cualquiera de los síntomas anteriores.

Los síntomas de ansiedad, como la destrucción de objetos y la excesiva energía mal gestionada, pueden acabar en autolesiones. El estrés mental y físico que soportan los perros cuando sufren de ansiedad es agotador y debe tratarse cuanto antes.

¿Cómo actuar ante un perro con ansiedad?

Como responsable de tu mascota, debes actuar cuando tu perro sufre de ansiedad. Evita castigar o regañar a tu perro cuando esté sufriendo un episodio de ansiedad. También debes evitar los elogios o las palmaditas porque eso puede llevar a tu perro a creer que estás fomentando su comportamiento ansioso. Es importante identificar el estímulo que está causando la reacción. La exposición controlada al estímulo y recompensar el comportamiento positivo es una forma de desensibilizar al perro. 

Pero ante todo, es recomendable buscar la ayuda de un experto en comportamiento canino. Si el problema persiste, también puedes consultar a nuestros veterinarios para que te ayuden a ti y a tu perro a lidiar con el problema desde un enfoque médico. Existen suplementos nutricionales que pueden ayudar a controlar el problema.

¿Cuántas veces hay que sacar a pasear a un perro?

Mucha gente no está segura de la frecuencia con la que los perros deben salir a pasear; incluso si pudiéramos calcular el número ideal de paseos o incluso la cantidad de tiempo que deberían tomar, esto no funcionaría igual para todos los perros.

Este artículo hablaremos sobre por qué es necesario pasear a un perro y cuál debería ser la frecuencia. También te daremos una serie de consejos muy útiles que podrás aplicar durante esta rutina para que tu perro y tú la podáis disfrutar mejor. Sigue leyendo para conseguir más información sobre la frecuencia con la que debes sacar a pasear a tu perro.

Cuántas veces sacar a pasear a un perro cachorro

Cuando un perro todavía es un cachorro, debes pasearlo para que aprenda a orinar fuera e interactúe con personas y otras mascotas. Una vez que el cachorro recibe sus primeras vacunas, ya está listo para salir y comenzar a interiorizar la rutina de paseos de su vida adulta. Por eso antes de adoptar un cachorro, es importante asegurarse de tener tiempo para dedicarle, así como la perseverancia para enseñarle todo lo que necesita saber.

Cuando le enseñes a tu cachorro a orinar fuera, es posible que aún no pueda aguantar la orina y en algún momento lo haga dentro de casa. No te preocupes, esto es normal y lleva tiempo acostumbrarse. Por eso es importante calcular la cantidad de tiempo que su cachorro puede soportar antes de volver a orinar y anticipar sus necesidades físicas. Según esto, también sabrás cuántas veces necesitas sacarlo a pasear.

Este cálculo se aplicará a ese perro en particular y, en cualquier caso, a medida que el cachorro vaya creciendo, aprenderá a controlar sus necesidades. Quizás empieces por 6-7 salidas al día al exterior al principio, y a medida que aprende a aguantar la orina puedas ir reduciendo el número de veces, sin que suponga un problema para él.

Cuántas veces sacar a pasear a un perro adulto

Una vez que tu perro sepa hacer sus necesidades en el exterior, tendrás que velar por su bienestar en tu rutina diaria para evitar que orine en tu casa. Recuerda que nunca debes castigar a tu perro si ha orinado antes de llegar a casa.

Es importante entender que no todos los perros necesitan la misma cantidad de paseos, ni en tiempo ni en intensidad; por ejemplo, un sabueso afgano no necesita la misma cantidad que un westie, ya que no tienen el mismo ritmo de caminata ni las mismas necesidades de ejercicio. Es por eso que podemos decir con seguridad que la actividad diaria de un perro dependerá de cada perro en particular.

En cualquier caso, debes saber que para que cualquier perro sea feliz debes pasearlo entre 45 y 90 minutos cada día y este debe dividirse en dos, tres o cuatro paseos, según tu disponibilidad. Es más, y pensando en tu perro en concreto, es posible que desees agregar algo de ejercicio durante la caminata, como jugar con una pelota al aire libre.

Cuántas veces sacar a pasear a un perro anciano

Los perros mayores tienen la misma necesidad de ser paseados que cualquier otro perro, especialmente porque una vez que crecen tienden a beber mucho líquido. Te recomendamos que una vez que tu perro sea mayor no dejes de ejercitarlo. Aunque ya no puede dar largos paseos y hacer mucho ejercicio de forma intensa, se sentirá agradecido de poder disfrutar de más salidas a tu lado, aunque estas sean más cortas.

Al pasear a un perro mayor, tendrás que tener especial cuidado con los golpes de calor así como evitar que otras mascotas jueguen bruscamente con él, porque es más sensible y es importante cuidarlo.

Algunos consejos para mejorar los paseos con tu perro

Salir a pasear debe ser un tiempo que brindes exclusivamente a tu perro, dedicado a mejorar su calidad de vida, satisfacer sus necesidades y pasar un buen rato. Por eso queremos darte algunos consejos sobre cómo mejorar la calidad de los paseos, una rutina que tiene un impacto directo en la actitud positiva de tu animal:

  • Deja que tu perro sea el protagonista, es su momento de brillar.
  • Déjate llevar, tu perro disfrutará más del paseo si puede decidir adónde ir. Muchas personas tienen una idea equivocada y piensan que deben gestionar y controlar la caminata. Si dejas que tu perro tome el control, tendrá una actitud más positiva.
  • Deja que tu perro huela las flores, las personas, etc., déjalo investigar.
  • Permítele interactuar con otros perros si ves que ambos tienen una actitud positiva. Tu perro debe ser quien decida qué hacer, no lo fuerces si no quiere.
  • Busca un área donde puedas dejarlo correr libremente, en un descampado por ejemplo, durante al menos 5 o 10 minutos.
  • No es tanto la duración del paseo lo que importa, sino la calidad de la misma.
  • La caminata más larga debe ser por la mañana, cuando hay menos perros y todo está más tranquilo.
  • Si te encuentras en una zona boscosa, puedes practicar juegos de búsqueda, una técnica que consiste en esparcir el pienso por el suelo, especialmente en zonas donde hay piedras y plantas alrededor, para que tu perro pueda buscarlo y encontrarlo. Esto anima y estimula a tu perro a usar su nariz.

Estas han sido nuestras respuestas a cuándo y con qué frecuencia debes pasear a tu perro. Si tienes más ideas para paseos con perros y actividades divertidas, ¡cuéntanos en la sección de comentarios!

Older posts