Category: Salud

¿Cuánto tiempo puede aguantar un perro sin expulsar sus heces?

La mayoría de nosotros llevamos vidas muy ocupadas. Ya sea que estés haciendo recados o estés atrapado en la oficina, es posible que comiences a preocuparte por tu perro y sus necesidades a medida que pasa el tiempo. ¿Cuánto tiempo puedes dejar a tu perro solo antes de que necesite salir a la calle a realizar sus heces? ¿Cuánto tiempo puede aguantar un perro? Daremos respuesta a estas cuestiones en las siguientes líneas.

¿Cuánto tiempo puede un perro aguantar sus heces?

La mayoría de los perros adultos sanos podrán ir fácilmente al baño aproximadamente una hora después de una comida. Sin embargo, pueden aguantar sus heces mucho más tiempo si es necesario. De hecho, en su mayoría, un perro adulto saludable puede retener sus heces durante 12 horas o más. Si te quedas atascado un tiempo en el tráfico de camino a casa, tu perro podría estar bien. Sin embargo, el hecho de que un perro pueda aguantar sus heces durante varias horas no significa que debas llegar a ese límite siempre: no está bien y no es bueno para la salud de tu peludo.

Si bien los humanos podemos tener señales que nos indiquen cuándo tenemos que ir al baño, tu perro no siempre sabe cuándo estarás en casa para dejarlo salir o llevarlo de paseo. La mayoría de las áreas urbanas y suburbanas tienen guarderías para perros y paseadores de perros que pueden ayudar a mantener a tu perro cuidado si no puedes dejarlo salir durante muchas horas. Cada perro tiene diferentes hábitos de baño, y para algunos perros es completamente normal que hagan caca solo una vez al día. Una buena pauta a seguir es darle a tu perro la oportunidad de ir al baño al menos cada ocho horas.

La regla de las ocho horas se aplica de manera diferente según la edad del perro. Los cachorros o los perros mayores no podrán aguantar las heces tanto tiempo como los perros adultos. Los cachorros pueden aguantar sus heces durante aproximadamente una hora por cada mes de edad que tengan. Por lo tanto, es posible que un cachorro de 2 meses solo pueda retener las heces durante dos horas. Esta es una de las razones por las que no se debe dejar solos a los cachorros por más de unas pocas horas.

A medida que los perros envejecen, tienen menos capacidad para retener las heces tanto tiempo como antes. Cambios relacionados con la edad, como la incontinencia, la disfunción cognitiva canina u otros cambios fisiológicos, pueden evitar que puedan aguantar ocho horas sin hacer sus necesidades. 

¿Qué puede estar pasando si tu perro no logra aguantar sus heces?

Hay varias enfermedades y procesos patológicos que pueden dificultar la capacidad de un perro para retener las heces. Los parásitos intestinales, la pancreatitis, las alergias alimentarias, las infecciones bacterianas e incluso los cambios repentinos en la dieta pueden causar diarrea en los perros. Es casi seguro que un perro que sufre de diarrea no podrá retener las heces durante el tiempo que normalmente puede, y mucho menos, durante ocho horas. Las enfermedades crónicas, como la enfermedad inflamatoria intestinal, también pueden impedir que un perro sea capaz de retener las heces tanto tiempo como normalmente lo haría. 

¿Es malo hacer que tu perro aguante sus heces?

Lo cierto es que hacerle aguantar demasiado tiempo puede ser malo para la salud física y mental de tu perro. Puede causar estrés emocional para un perro tener que aguantar sus heces durante largos períodos de tiempo. Desde el momento en que comienza la crianza en casa, un perro querrá complacer a su dueño manteniendo sus hábitos de baño hasta que lo dejen salir. Si no pueden aguantar más y sienten que necesitan evacuar por dentro, eso puede ser muy estresante para ellos. Las cosas pasan, hay imprevistos y emergencias, y a veces, no puedes llegar a casa cuando te gustaría. Con esto en mente, si llegas y encuentras un pequeño accidente en el suelo del salón, evita castigar o regañar a tu perro, ya que esto solo causará más estrés al animal.

La salud de los gatos en todas sus etapas vitales

Cuando piensas en las etapas de la vida de un gato, podrías pensar que solo consisten en la etapa de cachorro, la edad adulta y la vejez. También podrías pensar que una vez que un gato llega a la edad adulta, no hay mucha diferencia entre el cuidado de un gato adulto y el de un gato más joven. Si ese es el caso, te sorprenderá saber que los gatos pasan por seis etapas de vida distintas, todas las cuales tienen sus propias características de cuidado y alimentación. Sigue leyendo para saber en cuál de las etapas de la vida felina se encuentra tu gato y cómo puedes brindarle el mejor cuidado y nutrición para su edad.

 

Ten en cuenta que algunos gatos maduran más rápido que otros, por lo que es importante consultar con tu veterinario para asegurarte de que esté recibiendo la alimentación adecuada a medida que crece.

Etapa cachorro (0 a 6 Meses)

Un gatito cachorro es el equivalente felino de un bebé humano. Sin embargo, los gatitos crecen y se desarrollan mucho más rápido que los seres humanos. Durante sus primeros 6 meses de vida, un cachorro hará una transición bastante rápida a través de etapas que son similares a las de un niño humano: desde recién nacido hasta niño pequeño, pasando por un niño en edad preescolar y un niño mayor.

  • Apariencia: Los cachorros son fáciles de detectar. Se ven exactamente como lo que son: pequeños gatitos bebés. Comienzan con orejas más cortas y una cola que crece para ser más proporcionada con sus cuerpos a medida que maduran.
  • Comportamiento: Los gatitos están continuamente aprendiendo y descubriendo el mundo que los rodea. Al principio, están indefensos y dependen completamente de su madre y sus humanos para cada aspecto de su cuidado y protección. A medida que crecen y desarrollan las habilidades para explorar su entorno, la curiosidad los impulsa. Entre eso, la falta de miedo y la abundancia de energía, los gatitos pueden ser propensos a las travesuras.
  • Cuidado y entrenamiento: por lo general, cuando adoptes un gatito bebé, estará completamente destetado de su madre y comiendo alimentos sólidos. También serán capaces de moverse por completo y bastante capaces de trepar, saltar, jugar y meterse dentro de cosas, y aún tendrán que aprender que algunos objetos y actividades no son buenos para ellos. Los gatitos requieren mucha paciencia y supervisión. Antes de tener un gatito cachorro, deberás proteger tu hogar a prueba de cachorros, bloqueando las rejillas de ventilación y otros lugares peligrosos que son lo suficientemente pequeños para trepar o arrastrarse.

En general, los gatitos deberían haber recibido sus primeras vacunas cuando tengan la edad suficiente para ser adoptados, pero pueden estar listos para una vacuna de refuerzo alrededor de los cuatro meses de edad. Consulta a tu veterinario para debatir el mejor momento para esterilizar o castrar a su gatito. Tu veterinario puede informarte sobre estas opciones, así como presentarte el programa de vacunación cuando lo lleves a su  primer chequeo de salud. Tu veterinario también puede ayudar a determinar los mejores métodos para controlar las pulgas y otros parásitos.

Tu gatito necesitará ser entrenado para usar la caja de arena, pero es algo bastante instintivo y que suelen aprender por su cuenta, por lo que el entrenamiento es principalmente una cuestión de acostumbrarlo a la caja y recordarle amablemente que vaya allí colocándolo en ella. El resto de adiestramiento en gatitos cachorros se centra principalmente en socializarlos con personas y otros animales, y establecer reglas del hogar y límites de comportamiento.

  • Necesidades nutricionales: los gatitos en crecimiento necesitan una cantidad adecuada de proteínas para apoyar el crecimiento y el desarrollo, sin las cuales su crecimiento puede verse atrofiado o pueden desarrollar problemas de salud. Los gatitos deben recibir un alimento para gatitos de buena calidad que esté especialmente formulado para ayudar a sus cuerpos en rápido crecimiento.

Etapa del gato junior (6 meses a 2 años)

La etapa juvenil de la vida es equivalente a la adolescencia humana. Durante esta etapa, un gato pierde su apariencia de bebé a medida que alcanza la madurez física y sexual. También superan su personalidad de gatito bebé y se forma su verdadero temperamento.

  • Apariencia: A medida que pasan de la etapa de la vida del gatito, un gato joven a veces pasa por una etapa un poco incómoda, ya que experimenta crecimientos acelerados que lo dejan con un aspecto largo y larguirucho.
  • Comportamiento: esta es una etapa de transición en la vida del gato, durante la cual debe comenzar a establecerse y dejar de ser revoltosos y aprender a comportarse más como un gato adulto. Cuando alcancen los 18 meses de edad, es probable que estén mucho más tranquilos.
  • Cuidados y adiestramiento: Se debe continuar con el calendario de vacunas establecido con el veterinario. A medida que tu gato supere su comportamiento de cachorro y se asiente en la edad adulta, necesitará menos supervisión. En la enseñanza en esta etapa generalmente se trata de reforzar las reglas y los límites y la socialización continua.
  • Necesidades nutricionales: al año de edad, será el momento de hacer la transición de la comida para gatitos a la comida para gatos adultos. Comenzar a darle croquetas para adultos o comida enlatada (húmeda) es realmente una cuestión de preferencia personal. De cualquier manera, una fórmula estándar para adultos debería satisfacer todas sus necesidades nutricionales. No es raro que los gatos en esta etapa aumenten de peso después de ser esterilizados o castrados, por lo que deberán ser monitoreados para asegurarse de que no estén siendo sobrealimentados.

Primera etapa felina (de 3 a 6 años)

En esta etapa, tu gato está en la plenitud de su vida, aproximadamente el equivalente a un humano entre los veinte y los treinta.

  • Apariencia: un gato en esta etapa debe estar en la cima de la salud y forma física. Son tan largos y altos como deben ser, y deben estar nutridos pero sin sobrepeso, con un pelaje saludable y brillante.
  • Comportamiento: a estas alturas, tu gatito ya debería estar completamente asentado en su temperamento adulto natural, que varía de un gato a otro. Salvo el desarrollo de cualquier enfermedad o trastorno que altere el comportamiento, la personalidad que tu gato muestra ahora es la personalidad que tendrá por el resto de su vida. Suelen ser activos y juguetones, con sus rutinas y territorios bien establecidos.
  • Cuidado y entrenamiento: Aunque se encuentran en su mejor estado de salud, el cuidado de los gatos adultos en su mejor momento debe incluir chequeos de salud regulares. Si un gato no ha superado el comportamiento problemático en esta etapa, es posible que debas consultar a un entrenador profesional para que os ayude a corregir el comportamiento y consultar con el veterinario para asegurarse de que el comportamiento no tenga una causa médica subyacente. Si eliges adoptar un gato adulto, aún puedes educarlo. Los gatos, a diferencia de los perros, son más independientes por naturaleza, por lo que puede parecer difícil entrenar, pero definitivamente es posible, así que ten paciencia con ellos.
  • Necesidades nutricionales: Al año de edad, será el momento de hacer la transición de la comida para cachorros a la comida para gatos adultos. Comenzar a darle croquetas para adultos o comida húmeda es realmente una cuestión de preferencia personal. De cualquier manera, una fórmula estándar para adultos debería satisfacer todas sus necesidades nutricionales.

Etapa del gato maduro (de 7 a 10 años)

Un gato maduro es aproximadamente el equivalente de un humano de mediana edad de cuarenta o cincuenta años.

  • Apariencia: Tu gato maduro puede no parecer diferente a un gato joven, especialmente si permanece activo. Sin embargo, los gatos en esta etapa de la vida son más propensos al aumento de peso y la obesidad, por lo que no es inusual que aumenten de peso y que su pelaje comience a perder parte de su brillo.
  • Comportamiento: aunque algunos gatos se mantienen activos y juguetones hasta bien entrada la vejez, no es raro que un gato maduro disminuya la actividad y se vuelva más sedentario.
  • Cuidado y entrenamiento: Al igual que con un gato adulto más joven, es posible que debas reforzar el entrenamiento de vez en cuando, pero no con frecuencia. El cuidado de los gatos en esta etapa madura es más complicado, ya que no solo tienen un mayor riesgo de obesidad y problemas de salud relacionados con la obesidad, como diabetes y presión arterial alta, sino también riesgo de cáncer y otras enfermedades como enfermedad renal o tiroidea. Deben hacerse chequeos regulares con el veterinario.
  • Necesidades nutricionales: los gatos adultos necesitan una variedad de nutrientes para mantener su cuerpo en plena forma. Esto incluye vitaminas C y E para estimular su sistema inmunológico. Si es propenso a acumular algunos kilos de más, es posible que debas ajustar su comida para adaptarla a su nivel de actividad o elegir una comida diseñada para gatos poco activos.

Etapa del gato senior y geriátrico (de 11 años en adelante)

Los gatos en sus años avanzados se dividen en dos etapas. Los que tienen entre 11 y 14 años se consideran gatos mayores/senior, lo que equivale aproximadamente a un humano de sesenta y setenta años. Se consideran gatos geriátricos las edades de 15 años en adelante.

  • Apariencia: es probable que los gatos mayores muestren signos de envejecimiento, como pelo blanco y con menos brillo. Estas características pueden volverse más pronunciadas a medida que continúan envejeciendo.
  • Comportamiento: los gatos en estas etapas avanzadas de la vida felina corren un mayor riesgo de padecer las afecciones y enfermedades mencionadas en la etapa madura, y también son propensos a problemas de movilidad causados ​​por la artritis u otros problemas en las articulaciones.
  • Cuidado y entrenamiento: el cuidado de gatos mayores y geriátricos puede ser todo un desafío. Tu gato anciano debe continuar acudiendo a revisiones de salud regulares y ser controlado de cerca para detectar problemas de salud. En esta etapa, el enfoque principal es mantenerlo cómodo y lo más saludable posible durante el mayor tiempo posible. Asegúrese de que le resulte fácil entrar y salir de su caja de arena y que su comida y agua sean fáciles de conseguir. Muchos gatos que envejecen viven una vida larga en su etapa de la tercera edad y pueden ser bastante activos, pero es posible que su tiempo de juego no dure tanto. La buena noticia es que puede estar más dispuesto a acurrucarse, fortaleciendo aún más vuestro vínculo.
  • Necesidades nutricionales: si desarrolla problemas de salud, el veterinario puede recetarle a tu gato comida terapéutica para gatos. De lo contrario, una fórmula de comida para gatos senior de calidad debería satisfacer suficientemente todas sus necesidades nutricionales. Si tu gato no está bebiendo suficiente agua, el veterinario puede recomendar cambiar a comida húmeda para gatos para ayudarle a mantenerse hidratado.

Al conocer la etapa de vida actual de tu gato, podrás adaptar su cuidado en consecuencia para brindarle una salud, nutrición y calidad de vida óptimas para que ambos podáis seguir disfrutando de vivir una vida juntos. Llámanos al 932 460 805 o ponte en contacto con nosotros completando este formulario si buscas veterinarios en Barcelona y quieres traer a tu felino a nuestro Hospital Veterinario Glòries, nuestros expertos estarán encantados de cuidar de la salud de tu gato.

¿Cada cuánto tiempo vacunar a los animales contra la rabia?

Las vacunas aún deben administrarse de acuerdo con las leyes estatales y las pautas veterinarias. La medicina preventiva es lo mejor que puedes hacer para garantizar que tu peludo permanezca feliz y saludable, y las vacunas adecuadas son una parte crucial de eso.

Debido a que la rabia es una enfermedad tan grave y letal, y la vacunación es la única forma de mantenerte a ti y a tu mascota a salvo, la mayoría de los países tienen leyes y reglamentos con respecto a las vacunas contra la rabia en perros, gatos y otros pequeños mamíferos. Sin una vacuna actual contra la rabia, es posible que tu mascota deba ser puesta en cuarentena o incluso sacrificada por morder a alguien o por ser mordida por un animal potencialmente rabioso.

Si bien existen pruebas para determinar si un animal porta el virus de la rabia, no se pueden realizar en un animal vivo, ya que se toman muestras de materia cerebral para ello.

Con riesgos tan graves para la salud y la falta de pruebas, tiene sentido que desees proteger a tu mascota y a tu familia de esta enfermedad mortal mediante una simple vacunación.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Primero, veamos cómo funciona el sistema inmunológico en los animales de compañía. Cuando un agente extraño de la enfermedad, como un virus o una bacteria, ingresa al cuerpo de tu mascota, su sistema inmunológico desarrolla anticuerpos para combatir la enfermedad. Una vez que el cuerpo ha creado esos anticuerpos, es probable que tu mascota no se vuelva a infectar exactamente con la misma cepa de la enfermedad, porque el cuerpo la reconocerá y la destruirá de inmediato.

Algunas enfermedades son tan devastadoras, especialmente en animales jóvenes, que las vacunas son una parte crucial de la protección. Una vacuna consiste en pequeñas partículas de un virus o bacteria que han sido alteradas para que no causen una enfermedad activa, pero el antígeno permanece intacto para estimular el sistema inmunológico. Una vez administrado, el cuerpo generará una respuesta inmunitaria contra la bacteria o el virus mediante la creación de anticuerpos. Si tu mascota está expuesta a una enfermedad contra la que está vacunada, sus anticuerpos entrarán en acción para protegerla.

¿Con qué frecuencia necesita vacunarse mi mascota?

Si bien algunas vacunas contra la rabia tienen vigencia por un año, otras están administradas y etiquetadas para que duren tres, pero algunos países requieren vacunación anual independientemente de la etiqueta. Tu veterinario conocerá las leyes de tu país y mantendrá a tu mascota en el programa de vacunación vigente. En España, el ritmo de vacunación contra la rabia es anual, siguiendo las recomendaciones de la OMS.

Ya sea que donde vives debas vacunar cada 3 años o cada año, es importante programar visitas de chequeo anuales para tu peludo amigo. Los exámenes de salud regulares son la medida preventiva más importante que puedes brindarle a tu mascota, y las vacunas son solo un componente de una visita de bienestar. Dado que las mascotas no siempre muestran signos de enfermedad temprana, los exámenes anuales o semestrales son vitales para mantener a tu mascota en un estado de salud óptimo, independientemente de la frecuencia con la que se administren las vacunas. 

¿Puede la vacuna contra la rabia causar efectos secundarios en mi mascota?

Todas las vacunas pueden crear efectos secundarios en tu mascota, así que vigílala después de cada cita de vacunación para detectar los siguientes signos de una reacción a la vacuna:

  • Molestias leves o hinchazón en el lugar de la vacunación.
  • Una fiebre leve.
  • Disminución del apetito.
  • Disminución de la actividad.

Estos signos son leves y relativamente comunes, aparecen unas pocas horas después de la vacunación y se resuelven en uno o dos días.

Pero, si notas los siguientes signos, estará ocurriendo una reacción más grave y debes regresar a tu veterinario

  • Vómitos o diarrea.
  • Urticaria.
  • Hinchazón del hocico o alrededor de la cara, el cuello o los ojos.
  • Tos severa.
  • Respiración dificultosa.
  • Colapsar.

Pueden ocurrir reacciones graves a los pocos minutos de la vacunación, pero también pueden tardar varias horas en aparecer. Estas reacciones más graves a menudo requieren tratamiento de emergencia. Aunque las reacciones a las vacunas pueden ser alarmantes, ver a su mascota sucumbir a la rabia es un escenario mucho peor.

¿De qué protege a mi mascota la vacuna contra la rabia?

Mantener a su mascota al día con la vacunación contra la rabia asegura que debe estar protegida contra la enfermedad si recibe la mordida por un animal portadora de la rabia. Dependiendo de las leyes de tu país, es posible que su mascota deba estar en cuarentena por un período después de una mordida por motivos de seguridad, aún sin desarrollar la enfermedad, debido a los fuertes anticuerpos a través de la vacunación.

 

Los requisitos de vacunación para cada tipo de mascota y ubicación geográfica son diferentes. Habla con tu veterinario sobre el mejor protocolo de vacunación contra la rabia para tu mascota, ubicación y estilo de vida específicos. Si te encuentras en Barcelona, pide cita con nosotros, desde Hospital Veterinari Glòries estaremos encantados de llevar al día la salud de tu animal de compañía.

Tercer párpado en gatos: ¿Qué es?

¿Sabías que los gatos tienen más de dos párpados en cada ojo? Además de los párpados superior e inferior, hay un tercer párpado que normalmente no se ve. Pero, en esos casos en los que ese tercer párpado sobresale es en realidad un signo de enfermedad o lesión.

¿Qué es el tercer párpado en un gato?

Los gatos y muchos otros mamíferos tienen un tercer párpado llamado “membrana nictitante”. Esta membrana se encuentra en la esquina de cada ojo hacia el centro de la cara. El tercer párpado suele estar retraído y no visible. Ciertas situaciones pueden hacer que el tercer párpado sobresalga y cubra parcialmente el globo ocular.

Razones para que se haga visible ese tercer párpado de un gato

Es poco común ver los terceros párpados de tu gato. En muchos casos, la aparición del tercer párpado indica que algo anda mal. Hay varias razones para un tercer párpado sobresaliente en los gatos. Algunos se consideran normales, mientras que otros son problemáticos. En general, si notas que el tercer párpado de tu gato sobresale durante más de unas pocas horas, debes ponerte en contacto con tu veterinario.

  • Somnolencia o estado Relajado

Es normal que parte del tercer párpado se muestre cuando un gato está muy relajado o cansado. Puedes notar que el tercer párpado está levantado mientras tu gato duerme o justo después de despertarse. El tercer párpado debe retraerse tan pronto como el gato esté despierto de nuevo. Si ese tercer párpado permanece levantado por mucho tiempo después de despertarse, deberás acudir al veterinario con tu gatito.

  • Sedación o anestesia

Si a tu gato se le administró anestesia o sedación para un procedimiento médico, el tercer párpado será visible y cubrirá parcialmente el ojo debido a la extrema relajación física. El efecto puede durar varias horas después de despertarse, pero debe desaparecer gradualmente. Esto se considera normal y no es un problema a menos que el tercer párpado permanezca levantado después del día del procedimiento.

  • Conjuntivitis

La conjuntiva es una membrana mucosa delgada y transparente que recubre el interior de los párpados y cubre la parte frontal del ojo. A veces llamada “ojo rosado”, la conjuntivitis simplemente significa inflamación de la conjuntiva. Puede ser causado por una infección, alergias, lesiones o un irritante ocular. No es raro que la conjuntivitis cause inflamación y protrusión del tercer párpado. Los gatos con conjuntivitis generalmente se tratan con gotas para los ojos o ungüentos medicados que contienen antibióticos y/o esteroides.

  • Úlceras corneales

La córnea es transparente y cubre la parte frontal del ojo, incluidos el iris y la pupila. Una úlcera corneal es una herida en la córnea que provoca dolor e inflamación en el ojo y puede hacer que aparezca el tercer párpado. Las úlceras corneales generalmente son causadas por una lesión en el ojo, como un rasguño, un rasguño o una herida punzante. Las sustancias irritantes o abrasivas también pueden causar úlceras corneales. Una úlcera corneal puede volverse muy grave rápidamente y requiere tratamiento veterinario. Los gatos con úlceras corneales a menudo necesitan uno o más tipos de medicamentos para los ojos y posiblemente también medicamentos orales.

  • Uveítis

La úvea es la parte media del globo ocular y contiene muchos vasos sanguíneos. La inflamación de la úvea se llama uveítis. A menudo hace que el ojo se vea muy rojo y, a veces, es doloroso. El tercer párpado puede o no estar afectado.

  • Glaucoma

El glaucoma es una afección ocular dolorosa que hace que se acumule presión en el ojo. Esto ocurre porque el líquido dentro de la parte frontal del ojo no puede drenar adecuadamente. El exceso de presión causa daño al nervio óptico y puede resultar en ceguera. La inflamación del tercer párpado a veces puede acompañar al glaucoma.

Qué hacer si ves el tercer párpado de tu gato

Si notas que el párpado de tu gato sobresale y no parece ser causado por el sueño, la relajación, la sedación o la anestesia, entonces probablemente significa que hay un problema. Ponte en contacto con tu veterinario lo antes posible para buscar consejo. Si tu gato muestra otros signos de enfermedad, lo mejor es llevarlo al veterinario para que lo examine. No intentes poner nada en el ojo sin la recomendación de un veterinario, ya que esto puede empeorar las cosas. Los problemas oculares pueden ir de mal en peor, así que ¡no tardes en visitar al veterinario!

¿Cómo tratar la rinitis canina?

Los perros a menudo sufren de rinitis, una enfermedad del tracto respiratorio superior que implica la inflamación de las membranas mucosas nasales u otro daño a las membranas mucosas nasales. La infección viral es la causa más común de rinitis o sinusitis repentina en los perros.

En este artículo te explicaremos qué es la rinitis, cuáles son los síntomas más comunes y cuál es el tratamiento más eficaz.

¿Qué es la rinitis en perros?

La rinitis es una enfermedad que afecta tanto a humanos como a perros, causando congestión nasal, secreción nasal, estornudos y picazón. La mayoría de los tipos de rinitis son causados ​​por inflamación y están asociados con síntomas en los ojos, los oídos o la garganta. Los perros con narices y cráneos más largos (como el Border Collie o el Galgo) son los más propensos a la rinitis. Además, las razas braquiocefálicas (como el bulldog o el pug) son susceptibles a tumores inducidos por la contaminación que pueden causar rinitis.

Hay varios tipos de rinitis, estos incluyen:

  • Rinitis aguda: es típicamente causada por un cuerpo extraño alojado dentro de la cavidad nasal del perro.
  • Rinitis alérgica o estacional: este tipo de rinitis es causada por una acumulación de histamina en el cuerpo como resultado de alérgenos en el aire. El polen, el polvo doméstico, las fibras vegetales y el moho son las sustancias alergénicas más comunes en los perros.
  • Rinitis crónica: se desarrolla cuando los alérgenos desencadenantes no pueden eliminarse del entorno del perro o cuando el perro está expuesto regularmente a ellos. En algunos casos, los perros también pueden desarrollar tejido anormal en el área nasal que produce inflamación y causa rinitis crónica. La rinitis crónica también puede ocurrir si su perro tiene una infección viral aguda o si un diente malo está agravando la condición.

Tener una nariz que moquea en un perro puede deberse a algo tan simple como la emoción de verte. Sin embargo, también puede ser un problema de salud grave. Sigue leyendo este artículo para obtener más información sobre las posibles causas de la secreción nasal en los perros y su tratamiento.

Síntomas de la rinitis en perros

La rinitis, como comentábamos, es una inflamación de la cavidad nasal caracterizada por síntomas como:

  • Estornudos excesivos.
  • La secreción nasal es espesa y maloliente a menos que la esté causando una rinitis alérgica, en cuyo caso es transparente.
  • Náuseas o vómitos debido a sustancias que ingresan a la garganta por la nariz.
  • Frotar o raspar la cara.
  • Falta de capacidad para oler.
  • Falta de apetito y, por lo tanto, pérdida de peso.
  • Inquietud.
  • Respiración con la boca abierta o dificultad para respirar.
  • Mal aliento.
  • Frotar o tocar la cara.
  • Hemorragia nasal.

Deberías comunicarte con tu veterinario si notas alguno de estos síntomas, especialmente si persisten durante más de un día. Dado que los perros perciben el mundo a través de su sentido del olfato, su nariz es una de las partes más expuestas de su cuerpo. Si notas que tu perro se frota constantemente la nariz, podría ser motivo de preocupación. Continúa leyendo este artículo para conocer más sobre la rinitis caninas.

Tratamiento de la rinitis en perros

La rinitis se trata de diferentes maneras dependiendo de su causa. Si hay bacterias presentes, se deben recetar agentes antibacterianos, al menos durante algunas semanas. 

Si los hongos están presentes, el antifúngico es el tratamiento más adecuado, también durante algunas semanas. Si la infección es grave y se presenta fiebre, muchos perros requieren líquidos por vía intravenosa.

En perros mayores, a menudo hay crecimiento y presencia de tejido anormal (neoplasia) o enfermedad dental, que también puede causar inflamación. En el caso de la neoplasia, se requiere cirugía para eliminar de forma permanente el tejido anormal en la cavidad nasal. En el caso de una enfermedad dental, por otro lado, puede ser necesario extraer el diente afectado.

En el caso de la rinitis alérgica, el perro debe mantenerse alejado de las sustancias que desencadenan la reacción en primer lugar. Sin embargo, a veces es difícil evitar el contacto con sustancias que causan alergias, que también son cada vez más comunes. Por tanto, el tratamiento consiste en el control de los síntomas, la identificación del alérgeno mediante pruebas cutáneas y, en algunos casos, la inmunoterapia, es decir, la administración de vacunas específicas.

Debemos preocuparnos si observamos problemas respiratorios en nuestros perros. Aunque ciertas razas son más susceptibles a problemas respiratorios que otras, las infecciones respiratorias pueden afectar a cualquier perro.

La cuterebra en gatos: qué es, síntomas y cómo curarlos

Cuterebra es un tipo de mosca que necesita a pequeños animales de sangre caliente como roedores y conejos para completar su ciclo de vida. Se les conoce como tábanos, un grupo de moscas parásitas que se desarrollan en la carne de su huésped. 

Los gatos a menudo también son susceptibles a la parasitación de cuterebra debido a su depredación de mamíferos más pequeños. Los huevos de este moscardón se depositan cuando interactúan con la presa o buscan el calor corporal del gato huésped y se colocan en su piel. Estos huevos pueden eclosionar y desarrollarse en varias partes del cuerpo del gato, incluido el sistema respiratorio, los ojos y órganos vitales como el cerebro. Por esta razón, la infección de cuterebra puede ser mortal para nuestro gato. 

Conozcamos más sobre los síntomas y posibles curas de esta enfermedad en las siguientes líneas.

Síntomas de la cuterebra en gatos

Los síntomas que tendrá un gato con una infección de cuterebra dependerán del área de su cuerpo afectada. Por ejemplo, si las larvas infestan la piel, los síntomas serán bultos duros que podemos ver en su exterior. Esto puede ser más difícil en las razas de gatos de pelo largo. El comportamiento del gato también cambiará, ya que se volverá irritable y letárgico.

Si las larvas de cuterebra han llegado al tracto respiratorio del gato, el gato mostrará signos como dificultad para respirar, secreción nasal, tos y estornudos. Si las larvas entran en los ojos, los gatos presentarán síntomas como uveítis, quemosis, blefaroespasmo, secreción ocular e incluso ceguera.

Cuando el sistema nervioso central del gato se ve afectado, desarrollará una inclinación de la cabeza, convulsiones, vueltas en círculos, epilepsia o deterioro cognitivo que puede conducir a la muerte del animal. La aparición de signos neurológicos indica la gravedad de la infección debido al desarrollo de encefalopatía isquémica felina. Estos generalmente aparecen unas semanas después de que comiencen los signos de dificultad respiratoria.

¿Cómo parasita a los gatos la larva de cuterebra?

Un gato puede parasitarse accidentalmente por la larva de Cuterebra, ya que el parásito tiene predilección por los roedores y los lagomorfos. Los gatos solo pueden ser parasitados si salen a zonas exteriores donde viven estos parásitos. La principal causa de parasitación en gatos es explorar e intentar cazar un conejo de su madriguera o un roedor en la misma situación. Las larvas o huevos a punto de eclosionar penetran por las aberturas naturales del pequeño felino, como las fosas nasales o la boca, y pueden llegar a los ojos y al cerebro en los peores y más avanzados casos.

Otra posibilidad de que el parásito entre en contacto con el gato es después de cazar un conejo o un roedor recientemente infestado por las larvas. Las larvas vivas entran directamente por la boca o las fosas nasales y desarrollan su ciclo de vida dentro del gato.

El tratamiento de cuterebra en gatos

El tratamiento de este parasitismo dependerá del momento de la infección y de si las larvas han entrado o no en los órganos internos del gato, como el cerebro. Si las larvas todavía son visibles en bultos en la piel de tu gato, es posible que vuestro veterinario las retire manualmente (nunca intentes hacerlo tú mismo en casa). Es posible que se requiera anestesia o sedación para permitir la extracción sin que el gato sufra dolor agudo o estrés.

La extracción de las larvas de Cuterebra debe realizarse con pinzas esterilizadas. Es preferible hacerlo después de administrar un antiparasitario al animal para que esté muerto y no se mueva. Esto proporciona menos riesgo de que la larva se rompa, lo que puede causar reacciones alérgicas e infecciones graves. Después de la extracción, el quiste abierto permanece en la piel, que el profesional debe limpiar con un antiséptico como la clorhexidina y la solución salina.

Como ves, se trata de una parasitosis grave que requiere la intervención de un profesional. Si encuentras bultos o directamente ves las larvas en tu gato, acude a nuestro hospital veterinario lo antes posible.

¿Puede la cuterebra infectar a las personas?

Al igual que con muchos tipos de parásitos, la cuterebra es específico del huésped. Esto significa que solo ciertos tipos de esta subfamilia podrán infectar a los gatos y ninguno de ellos podrá infectar a los humanos. Hay especies de moscas de Cuterebra que parasitan a los humanos, pero no son del tipo que infestará al gato.

¿Qué es el insulinoma en perros? Causas, síntomas y tratamientos

Un insulinoma canino es un tumor que afecta al páncreas endocrino. Forman parte del grupo de tumores neuroendocrinos pancreáticos y son funcionales, lo que en este caso significa que producen una liberación excesiva y sostenida de insulina. A su vez, esto se traduce en una disminución de los niveles de glucosa en sangre. Los insulinomas pueden ser benignos o malignos. Aunque una minoría de pacientes humanos tienen insulinomas metastásicos, son bastante más frecuentes en perros.

En este artículo hablaremos sobre los insulinomas en perros. Específicamente, analizamos las causas, los síntomas y el tratamiento de los insulinomas caninos.

¿Qué es un insulinoma canino?

Para entender qué son los insulinomas en perros, debemos explicar la estructura y función del páncreas, es decir, el órgano afectado por este tipo de tumor canino. El páncreas se conoce como una glándula heterocrina mixta, ya que tiene funciones tanto endocrinas como exocrinas:

  • Páncreas exocrino: está relacionado con el sistema digestivo. Segrega jugo pancreático, necesario para la digestión de los alimentos.
  • Páncreas endocrino: contiene islotes pancreáticos (también conocidos como islotes de Langerhans) que están formados por células alfa (secretoras de glucagón), células beta (secretoras de insulina) y células delta (secretoras de somatostatina). Estas células producen algunas de las hormonas más importantes del organismo canino, en concreto las que regulan los niveles de glucosa en sangre.

Ahora que sabemos más sobre la estructura y función del páncreas, te explicamos cómo le afectan los tumores. Como un insulinoma afecta a las células beta del páncreas, influirá en la producción de insulina. La insulina es una hormona que se libera en respuesta a la glucosa en la sangre, lo que permite que la glucosa acceda a las células y se use como energía. Cuando un perro tiene un insulinoma, estas células comienzan a segregar una cantidad excesiva de insulina de forma permanente, lo que provoca hipoglucemia, es decir, niveles bajos de glucosa en sangre en los perros.

Dentro del insulinoma podemos encontrar proliferaciones celulares benignas (adenoma) y malignas (carcinoma). Los carcinomas pancreáticos tienen una alta tasa de mortalidad y, a menudo, metastatizan en el mesenterio, el hígado, el bazo y los ganglios linfáticos regionales. Afortunadamente, el desarrollo de tumores de insulinoma es raro en los perros.

El insulinoma canino suele aparecer en perros de edades comprendidas entre los 3 y los 14 años, siendo más frecuente a partir de los 9+ años. No hay predisposición sexual, pero sí según la raza. Parece haber una mayor incidencia en las razas de perros Pastor Alemán, Golden Retriever, Caniche, Setter Irlandés, Fox terrier y Bóxer.

Síntomas del insulinoma en perros

Los signos clínicos asociados con el insulinoma canino ocurren como resultado de la hipoglucemia sostenida y la estimulación del sistema simpatoadrenal. Específicamente, el insulinoma en perros generalmente se presenta con:

  • Debilidad y letargo (debido al déficit de glucosa del sistema nervioso central)
  • Comportamientos anormales (por ejemplo, nerviosismo, irritabilidad, etc.)
  • Debilidad en el tercio posterior, calambres y fasciculaciones musculares (contracciones)
  • Colapsar
  • Ataxia (falta de coordinación)
  • Convulsiones

Otros signos clínicos menos frecuentes que se pueden detectar en pacientes caninos con insulinoma incluyen:

  • Poliuria (aumento de la micción)
  • Polidipsia (beber en exceso)
  • Polifagia (aumento del hambre)
  • Anorexia
  • Aumento de peso
  • Diarrea
  • Síncope (desmayo)
  • Inclinación de cabeza
  • Incontinencia urinaria
  • Ceguera

Causas del insulinoma en perros

Se desconoce la etiología exacta del insulinoma en perros. Como todas las neoplasias, el insulinoma está causado por una alteración genética que da lugar a una proliferación celular desorganizada. Sin embargo, la causa específica que desencadena esta alteración genética aún no es conocida por la ciencia veterinaria.

Diagnóstico de insulinoma en perros

El diagnóstico de insulinoma canino debe basarse en los siguientes factores:

  • Historia clínica y exploración física: como ya hemos señalado, los perros con esta patología presentan signos clínicos asociados fundamentalmente a hipoglucemias mantenidas.
  •  Análisis de sangre (hemograma completo y bioquímica): el parámetro más indicativo del insulinoma canino es la detección de un estado de glucemia en ayunas (valores inferiores a 60 mg/dl), que se debe a la producción excesiva de insulina por parte de las células tumorales. Sin embargo, para confirmar una hipoglucemia no basta con una determinación aislada. Es necesario graficar las mediciones cada hora, durante un período de ayuno de 8 horas.
  • Análisis histopatológico: se realiza una vez extirpado el tumor y permite confirmar el diagnóstico. Microscópicamente, las neoplasias de células pancreáticas están formadas por células bien diferenciadas con pocas mitosis, pero gran facilidad para metastatizar.

Tratamiento del insulinoma en perros

Si a tu perro se le diagnostica un insulinoma, es normal que quieras saber si es curable. En algunos casos, la intervención quirúrgica puede extirparlo por completo y dejar al perro con un páncreas funcional. En otros casos, la metástasis y la falla orgánica hacen que el pronóstico sea malo. Hay dos tipos de tratamiento para el insulinoma en perros.

Tratamiento quirúrgico del insulinoma canino

El objetivo de la cirugía es extirpar el tumor pancreático, ya sea de forma parcial o total. Siempre se prefiere este último. Si el tumor ha hecho metástasis a tejidos como el mesenterio, el hígado o los ganglios linfáticos, estos tejidos cancerosos también deben extirparse.

Aunque la cirugía es el tratamiento de elección en todos los perros estables, hay que tener en cuenta que pueden presentarse una serie de complicaciones postoperatorias:

  • Pancreatitis: por manipulación del páncreas durante la cirugía. Para prevenir su aparición se debe realizar un manejo cuidadoso del páncreas durante la cirugía, se requiere una adecuada fluidoterapia antes, durante y después de la operación y se debe proporcionar una adecuada nutrición postoperatoria.
  • Diabetes mellitus: cuando se extirpa el tumor, es posible que el páncreas no sea capaz de sintetizar suficiente insulina, ya que el resto de células beta se encuentran atrofiadas. En estos casos, se debe administrar insulina exógena hasta que el páncreas recupere su capacidad funcional para producir insulina. 
  • Hipoglucemia sostenida: se produce cuando hay metástasis que siguen produciendo insulina. En estos casos, se requiere tratamiento médico adicional.

Tratamiento veterinario

El tratamiento veterinario será necesario tanto en los perros en los que no sea posible la cirugía, como en aquellos a los que se les extirpe quirúrgicamente una parte o la totalidad del tumor. El tratamiento médico del insulinoma en perros suele ser una de dos opciones:

  • Tratamiento del shock hipoglucémico agudo: es una situación de urgencia en la que los animales sufren un shock convulsivo o convulsión. En estos casos, los tutores deben estar prevenidos y actuar rápidamente frotando una solución azucarada (como mermelada o miel) en la cavidad bucal. La mucosa bucal tiene la capacidad de absorber rápidamente la glucosa contenida en estos alimentos, resolviendo así el shock convulsivo en unos 30-120 segundos.
  • Tratamiento de la hipoglucemia crónica o sostenida: el objetivo de esta parte del tratamiento es paliar los síntomas derivados de la hipoglucemia y prevenir la aparición de crisis agudas. No se deben utilizar protocolos de quimioterapia para perros, ya que todos provocan efectos secundarios graves. El tratamiento médico solo debe estar dirigido a aumentar la absorción de glucosa en el intestino y disminuir la secreción de insulina.

Pronóstico del insulinoma en perros

Desafortunadamente, el pronóstico del insulinoma canino varía mucho de un caso otro, ya que la mayoría de estos tumores, cuando se detectan en perros, son malignos.

La esperanza de vida de los perros con insulinoma depende del tratamiento que se establezca:

  • En perros que reciben únicamente tratamiento médico: la esperanza de vida es de 12 meses.
  • En perros sometidos a tratamiento quirúrgico: un tercio muere por complicaciones intra o postoperatorias, otro tercio vive menos de 6 meses y el tercio restante puede tener una esperanza de vida de 12 a 14 meses.

Si la cirugía es o no una opción para tu perro, dependerá de la gravedad y el tamaño del tumor. Ante cualquier sospecha de insulinoma en tu perro, por favor, contacta con nosotros para que podamos realizar un diagnóstico a tiempo de tu compañero de cuatro patas.

¿Los gatos tienen caries? Síntomas y tratamientos

Si notas síntomas en tu gato como mal aliento, molestias en la boca, aversión a ciertos alimentos o menos hambre podría estar relacionado con la periodontitis. La enfermedad periodontal es una afección caracterizada por el desprendimiento y la degradación de la estructura dental en o debajo de la línea de las encías, lo que provoca lesiones sangrantes y dolorosas, así como la destrucción de toda la estructura dental. La periodontitis no tratada puede hacer que la enfermedad empeore con la edad.

¿Qué son las caries?

Un problema de caries implica la rotura del esmalte y la desmineralización de los dientes . En los gatos, la caries no es tan común como en los perros debido a su dieta natural, pero algunos gatitos son más susceptibles a la caries a causa de su dieta o falta de higiene bucal.

La descomposición y desmineralización del esmalte son causadas por bacterias presentes en la boca que descomponen los carbohidratos y azúcares que quedan en la boca después de cada comida, liberando ácidos que disuelven las sales de calcio en los dientes. Las infecciones causadas por daños en el esmalte pueden progresar y dañar estructuras más profundas como la pulpa y la dentina, lo que eventualmente puede conducir a la pérdida de dientes.

Causas de la caries dental en los gatos

Los azúcares y los hidratos de carbono son los principales causantes de la caries dental, lo que no es común en los gatos porque son animales que obtienen su energía y nutrientes de la carne, que es rica en proteínas y grasas y baja en hidratos de carbono. Sin embargo, existen algunos alimentos para gatos, como la comida húmeda, que contienen un porcentaje de hidratos de carbono superior al que necesitan. Esto los pone en riesgo de desarrollar caries.

Otras causas que pueden explicar la aparición de caries en gatos son las siguientes:

  • Enfermedades virales como leucemia, inmunodeficiencia, rinotraqueítis y calicivirosis.
  • Expulsión de bolas de pelo del estómago (debido al pH ácido).
  • Dieta baja en calcio o dieta con exceso de vitamina D.
  • Enfermedad periodontal o gingivoestomatitis crónica en gatos por fermentación bacteriana.
  • Fracturas dentales.

Síntomas de caries en gatos

La caries se puede detectar a simple vista si abrimos la boca de nuestro gato para ver las estructuras de su interior. Sin embargo, existen algunos signos clínicos que indican que nuestro gato tiene caries o está padeciendo algún otro problema dental u bucal, como enfermedad periodontal, cálculos o gingivoestomatitis felina crónica. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Anorexia o dificultad para masticar
  • Pérdida de peso
  • Dolor de muelas
  • Sarro
  • Gingivitis (inflamación de las encías)
  • Halitosis (mal aliento)
  • Hipersalivación (salivación)
  • Letargo o apatía
  • Encías retraídas Dientes amarillos
  • Inactividad
  • sangrado de los dientes
  • Fiebre

Si tu gato está presentando estos síntomas puede que también tenga que ver con un trastorno alimentario. Acude al veterinario ante cualquier síntoma para prevenir problemas de salud graves.

¿Cómo tratar las caries en los gatos?

Dependiendo de la gravedad de la caries en los gatos, el tratamiento varía. Si el diente tiene una o más caries pequeñas que no se extienden profundamente en el diente, se puede recomendar un empaste para remineralizar y reconstruir el diente, junto con una limpieza dental para preservar el resto del diente. Sin embargo, si la radiografía dental muestra que la pulpa dental se ha dañado, se debe extraer el diente o realizar un tratamiento de endodoncia.

¿Cómo evitar las caries en los gatos?

Es muy importante mantener una buena salud bucal en los gatos cepillándoles los dientes con un cepillo de dientes seguro para gatos y una pasta de dientes segura para gatos. Nunca debes usar pasta de dientes humana para cepillar los dientes de tu gato.

La mejor manera de mantener los dientes de tu gato sanos es darle comida dura que pueda masticar para descomponer y luego tragar. Se cree que esto sucede porque la fricción creada cuando el gato rompe la comida dura en los dientes actúa como un cepillo o una escobilla de goma para la suciedad de los dientes, evitando que el sarro y la comida se acumulen entre los dientes.

También es importante no alimentar a los gatos con demasiados dulces y no mimarlos con premios ricos en carbohidratos para reducir el contenido de azúcar, que puede servir como sustrato para que las bacterias en la boca formen ácidos. No obstante, es buena idea darles snacks o alimentos específicamente diseñados para su higiene bucal.

La comida húmeda no solo es buena para los riñones de tu gato, sino que también proporciona más humedad en la dieta, lo cual es especialmente importante, ya que algunos gatos beben muy poca agua al día. Mezclar comida húmeda con comida seca de baja calidad puede hacerlos susceptibles a la caries dental, ya que suele contener más carbohidratos que la comida seca. Por ello, lo mejor es darle comida húmeda una vez al día, preferiblemente por la mañana, y comida seca el resto del día.

 

Usar comida casera también es beneficioso para la salud de tu gato. Sin embargo, su veterinario debe controlar de cerca esta dieta para asegurarse de que contenga todos los ingredientes y minerales que necesita para mantenerse saludable.

¿A qué se deben esas manchas oscuras en los ojos de los perros malteses?

Hay varias razas de perros blancos pequeños que se han vuelto muy populares como animales de compañía. Como los perros malteses, que no solo son maravillosos compañeros para todo tipo de familias, sino que su hermoso pelaje blanco los hace estéticamente muy bonitos.

Desafortunadamente, una blancura tan brillante requiere una atención especial, ya que se mancha fácilmente. Muchas razas de perros blancos, aparte de los malteses, tienen el mismo problema cuando se trata de sus ojos. La fuga natural de lágrimas de su conducto lagrimal crea manchas oscuras alrededor del ojo en su pelaje blanco. ¡Sepamos un poco más sobre ello!

¿Por qué mi maltés tiene manchas de lágrimas alrededor de los ojos?

Si bien las razas de perros blancos tienen las manchas de lágrimas más visibles alrededor de los ojos, no son las únicas propensas a esta afección. También se sabe que los Yorkshire Terriers (o Yorkies) sufre de este problema. De hecho, muchos perros de muchas razas tienen algún tipo de mancha alrededor de los ojos, pero simplemente no son tan visibles como un perro de pelaje blanco como el maltés.

Las manchas oscuras que se producen alrededor de los ojos del bichón maltés generalmente no son graves y el mayor resultado es el efecto en su apariencia física. El líquido de los conductos lagrimales se filtrará, dejando rastros de hierro, magnesio y otros minerales que constituyen parte de las lágrimas. Cuando el lagrimeo entra en contacto con el aire se oxida, dejando las manchas marrones que pueden dar al perro un aspecto algo triste.

Los problemas ocurren cuando el lagrimeo es excesivo o el cabello alrededor de los ojos está siempre húmedo. Puede hacer que se desarrollen hongos y bacterias. Ambos hacen que las manchas sean más oscuras y representan una posible amenaza para su salud si el ojo se infecta.

Un aumento en la filtración del conducto lagrimal que conduce a la tinción puede deberse a varias razones, que incluyen:

  • Alergias: al igual que ocurre con las personas, los perros pueden ser alérgicos a casi cualquier cosa. Las alergias afectan a los perros de varias maneras, pero el aumento de la cantidad de lágrimas es un posible síntoma. También puedes buscar otros síntomas como rascarse en exceso. Si crees que tu perro tiene alergias, deberás llevarlo al veterinario para determinar la causa y alejarlo de aquello que esté causando su alergia.
  • Obstrucción del conducto nasolagrimal: algo puede estar bloqueando su conducto lagrimal, un problema relativamente común en la raza maltesa. La limpieza regular del área de los ojos ayudará a evitar este problema, ya sea que lo hagas en casa o le pidas al peluquero que se encargue de ello.
  • Pérdida de dientes de leche: en los cachorros malteses es muy común que la pérdida de los dientes de leche apriete el conducto nasolagrimal y provoque más lágrimas. Si este es el motivo, es probable que se detenga cuando se hayan desarrollado todos sus dientes permanentes.
  • Carencias nutricionales: lo que come y bebe tu perro es de vital importancia para su salud. Si no están ingiriendo la cantidad adecuada de vitaminas, proteínas y otros nutrientes que necesitan para mantenerse saludables, esto puede afectar sus ojos.

Estos problemas pueden ocurrirle a casi cualquier perro, pero es posible que no notemos las manchas alrededor de sus ojos tan fácilmente. Para evitar que estas manchas vayan a más y provoquen una infección en los ojos de tu peludo, no dudes en acudir al veterinario para que lo revise y recete los mejores productos para sanarlo.

Mi perro se queja cuando le toco la barriga ¿Qué le pasa?

El dolor abdominal es un motivo frecuente de consulta veterinaria entre los pequeños animales. Como los perros son expertos en ocultar su dolor, debemos ser sensibles a ciertas señales. Un síntoma común es el temblor en el área, generalmente cuando tu perro intenta evitar que lo toques. En casos más agudos, los aullidos, los gemidos, la depresión o incluso la movilidad reducida pueden indicar un problema que causa dolor en el área de la barriga del perro.

Si notas que a tu perro le duele la barriga al tocarle, es importante que lo lleves a una consulta veterinaria. A continuación, te hablaremos de las posibles causas de este dolor abdominal en perros.

Torsión gástrica

La torsión gástrica en perros, también conocida como torsión de estómago, es una patología que afecta al estómago. Es el resultado de la acumulación excesiva de gas y líquido en el estómago que provoca una distensión o dilatación posterior. Una vez que esta dilatación aumenta hasta cierto punto, el órgano rotará y provocará una torsión. Cuando esto ocurre, el perro presentará los siguientes signos:

  • Un abdomen muy distendido.
  • Fuerte dolor cólico.
  • Gran nerviosismo.

Es una enfermedad que afecta con mayor frecuencia a perros grandes y gigantes. Aunque no se conoce la causa precisa que desencadena esta enfermedad, existen ciertos factores predisponentes que se han relacionado con el desarrollo de torsión gástrica en perros:

  • Aerofagia: el perro traga y traga mucho aire, presentándose generalmente con disnea (dificultad para respirar). Es uno de los factores más determinantes de esta enfermedad.
  • Comer: la ingesta rápida de una gran cantidad de comida a menudo ocurrirá antes de que el perro desarrolle una torsión gástrica.
  • Pérdida de apetito: una vez que se produce la torsión gástrica, no podrán comer ni retener los alimentos.
  • Comer de un recipiente elevado: los perros con megaesófago están más predispuestos a desarrollar dilatación/torsión gástrica. Por esta razón, si un perro es susceptible a esta condición, se recomienda que coma desde el suelo.
  • Estrés: sobre todo cuando conviven varios perros y hay competencia por la comida.
  • Ejercicio: aunque tradicionalmente se ha asociado la práctica de ejercicio antes o después de las comidas con la aparición de esta enfermedad, estudios recientes lo ponen en entredicho.

Independientemente de su causa, la torsión gástrica es una enfermedad potencialmente mortal con progresión rápida. Requiere atención veterinaria inmediata. Cuando se produce la rotación del órgano, comienza a producirse la necrosis del estómago y del resto de órganos que giran junto con él. En consecuencia, hay:

  • Shock hipovolémico: por compromiso vascular.
  • Shock endotóxico: debido a la necrosis tisular.
  • Shock séptico: si se perfora el estómago, puede tener consecuencias fatales para el animal si no se trata a tiempo.

Gastritis antral

En general, cualquier gastroenteritis puede provocar dolor abdominal en los perros. Sin embargo, existe una patología que se asocia especialmente a un dolor muy intenso que aparece al tocar el estómago de un perro. La gastritis antral es una inflamación del “antro pilórico” del estómago o de la parte distal del duodeno. Suele ser secundaria a duodenitis (inflamación del duodeno).

La gastritis antral se presenta con vómitos biliosos con el estómago vacío (generalmente por la mañana). En algunos casos, puede presentarse diarrea crónica con pérdida de peso. En los pacientes afectados por esta enfermedad, es característico observar una postura antinatural denominada “pose de oración”. Los animales adoptan esta extraña posición para aliviar el dolor abdominal. Además, cuando el dolor es muy intenso, pueden aparecer ataques de dolor abdominal que pueden confundirse con ataques epilépticos por su gravedad.

Úlceras gástricas

Las úlceras gástricas son lesiones que se producen en la mucosa del estómago como consecuencia de múltiples factores. Estos incluyen cuerpos extraños, medicamentos antiinflamatorios, insuficiencia renal, etc. Estas lesiones pueden ser superficiales (erosiones) o pueden afectar a toda la pared gástrica, provocando la perforación del estómago.

Estos pacientes, además de dolor abdominal, suelen presentar:

  • Letargo.
  • Anorexia.
  • Vómitos con o sin sangre digerida.
  • Presencia de sangre digerida en las heces (heces oscuras).

Enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal es un proceso inflamatorio crónico que puede afectar tanto al intestino delgado como al intestino grueso. En ambos tipos, el signo clínico predominante es la diarrea. Es una patología idiopática (es decir, de origen desconocido), aunque parece tener influencias inmunológicas, alérgicas, dietéticas o incluso parasitarias.

En el caso concreto de la enfermedad inflamatoria intestinal del intestino delgado, los ataques de dolor abdominal agudo son relativamente frecuentes. Cuando son graves, estos episodios pueden confundirse con ataques epilépticos (como ocurre en la gastritis antral).

Obstrucción intestinal

La mayoría de las obstrucciones intestinales ocurren en el intestino delgado debido a su menor diámetro en comparación con el colon. Las causas que pueden producir un cuadro clínico de obstrucción intestinal son:

  • Cuerpos extraños: en concreto, aquellos que son capaces de atravesar el estómago, pero quedan atrapados al llegar al intestino delgado.
  • Neoplasias o granulomas en la pared intestinal: dependiendo de su tamaño, pueden provocar una obstrucción total o parcial por proliferación anormal de células.
  • Invaginación o intususcepción: consiste en la entrada de un segmento de intestino en la luz del segmento inmediatamente posterior (como si fuera un calcetín que se pliega sobre sí mismo).
  • Hernia encarcelada y estrangulamiento: cuando asas de intestino sobresalen a través de una hernia, pueden bloquearse y aprisionarse de tal manera que se produzca una obstrucción intestinal e interrupción del suministro de sangre al intestino. Puedes ver que el abdomen del perro tiene un dolor intenso cuando lo toca debido a las hernias inguinales en los perros.
  • Vólvulo mesentérico: el mesenterio es una red fibrosa que se encarga de mantener el intestino en su posición adecuada, adhiriéndose a la pared abdominal. En el vólvulo, el mesenterio gira sobre sí mismo. A su vez, esto provoca una obstrucción intestinal aguda con infarto y necrosis intestinal.

Independientemente de la causa, los perros con obstrucción intestinal presentan dolor abdominal intenso. Su abdomen muchas veces es imposible de tocar, ya que el dolor les hace encorvarse e incluso pueden mostrarse agresivos si intentamos tocar la zona.

Pancreatitis

La pancreatitis consiste en una inflamación del páncreas exocrino, es decir, el tejido encargado de producir y liberar al intestino los jugos pancreáticos necesarios para la digestión. Aunque se desconoce su etiología específica, existen una serie de factores de riesgo que predisponen a su aparición. Estos incluyen la obesidad, las dietas ricas en grasas y los efectos secundarios de algunos medicamentos.

Independientemente de la causa, la mayoría de los perros con pancreatitis experimentan vómitos y dolor abdominal. Si algún perro siente dolor cuando le tocas el estómago, la pancreatitis debe incluirse como un posible diagnóstico diferencial.

Peritonitis

El peritoneo es la membrana serosa que recubre internamente la cavidad abdominal y rodea las vísceras. Cuando esta membrana serosa se inflama, se produce una peritonitis. Dado que muchas causas diferentes pueden conducir a la inflamación del peritoneo, se puede clasificar en diferentes tipos de peritonitis:

  • Infeccioso.
  • Químico.
  • Neoplásico.
  • Traumático.
  • Post-quirúrgico.

Sin embargo, todos los tipos de peritonitis suelen cursar con un cuadro de dolor abdominal de moderado a intenso. Esto puede ir acompañado de vómitos, diarrea, depresión, etc.

Enfermedades del sistema genitourinario

Como has visto, existen diversas enfermedades digestivas que pueden hacer que tu perro sienta dolor al tocarle la barriga. Sin embargo, existen otras enfermedades fuera del sistema gastrointestinal que también pueden causar dolor abdominal.

Las siguientes patologías afectan los órganos de los sistemas reproductivo y urinario de los perros:

  • Obstrucción urinaria: sobre todo por la presencia de cálculos en las vías urinarias, algo que solemos ver con cristales en su orina.
  • Piometra: una infección uterina que resulta en la acumulación de pus en el útero.
  • Prostatitis: inflamación de la próstata.
  • Tumores: de ovario, de útero, en la vejiga urinaria, etc. Para saber más sobre los tumores en perros que pueden afectar a esta zona, consulta nuestro artículo sobre por qué un perro tiene un bulto cerca del ano.

A lo largo de este artículo hemos señalado los procesos que con mayor frecuencia pueden provocar cuadros clínicos de dolor abdominal en perros. Sin embargo, no se deben descartar otros posibles procesos. Existen muchas otras patologías que pueden causar molestias o dolores abdominales en nuestras mascotas.

En cualquier caso, siempre que detectes algún síntoma de dolor abdominal en tu perro, no dudes en acudir cuanto antes a un veterinario de confianza. Como has visto, algunos de los procesos descritos en este artículo requieren atención veterinaria urgente, por lo que es importante que actúes con rapidez para asegurar un buen pronóstico.

Older posts