Category: Curiosidades

Mascotas en el embarazo: prevención y cuidados

Las mujeres embarazadas que cuentan con una mascota en el hogar deben saber que existen ciertos cuidados a tomar en cuenta para disminuir cualquier riesgo en la gestación. En esta ocasión, vamos a ofrecer una serie de recomendaciones para garantizar un embarazo seguro y una convivencia placentera con sus animales de compañía. 

Factores de riesgo al tener una mascota durante el embarazo

Toxoplasmosis transmitida por los gatos e infecciones peligrosas causadas por cierto tipo de roedores, muchas veces escuchamos sobre los riesgos que afronta una mujer embarazada al estar en contacto con animales y no sabemos bien cómo actuar al respecto.    

Muchas familias consideran a sus mascotas como una integrante más del clan y les resulta complicado tomar ciertas medidas para salvaguardar la salud del bebe que está por nacer. Lo cierto es que resulta conveniente implementar algunas medidas de higiene y limpieza al convivir con una mascota, en especial si hay una mujer gestante en el hogar. 

Las primeras medidas

En principio, tener una mascota en casa cuando hay una mujer embarazada no debe ser motivo de preocupación. Lo recomendable es comentarle al ginecólogo la situación, el especialista ordenará la realización de los análisis necesarios para descartar la presencia de ciertas patologías, en especial la toxoplasmosis que puede resultar grave si se contrae durante la gestación. 

El médico especialista también ofrecerá algunas recomendaciones acerca de los cuidados a tener para garantizar un buen embarazo. 

En paralelo, es preciso llevar a la mascota a una consulta veterinaria para revisar el estado de salud del animal y garantizar que cuente con las vacunas necesarias que permitan evitar cualquier tipo de patología. 

Acciones de prevención y cuidados

El riesgo más latente que se puede correr durante un embarazo respecto a las mascotas es entrar en contacto con el parásito Toxoplasma gondii. Aunque nuestro organismo suele estar preparado para lidiar con este parásito, las gestantes deben tener un cuidado especial por su estado vulnerable.      

La toxoplasmosis es una enfermedad grave que se puede contraer al estar en contacto con los excrementos de los gatos infectados. Esta patología puede producir problemas de salud graves para el bebé que está por nacer, como ceguera o hidrocefalia.  

A fin de evitar cualquier complicación relacionada con esta enfermedad, el gato domestico deberá ser revisado por el veterinario con el fin de descartar la presencia del parásito. Además, es conveniente que la mujer embarazada no entre en contacto con la tierra y que lave bien los alimentos antes de ingerirlos. 

El obstetra realizará los exámenes necesarios para descartar la presencia de esta enfermedad e indicará la medicación a tomar en caso sea necesario. 

En caso de tener como mascota a un perro, también resulta conveniente llevarlo al veterinario para revisar que cuente con todas sus vacunas.

Sea cual sea el animal que se tiene como mascota, es necesario mantener un cuidado escrupuloso respecto a los hábitos de limpieza: bañarlo frecuentemente, cortarle las uñas y mantener limpio su espacio de crianza, permitirán evitar la transmisión de elementos patógenos que pueden resultar nocivos tanto para la madre como para el feto. 

¿Cuáles son los juguetes ideales para los gatos?

Además de cuidados y mimos, los gatos necesitan de algunos productos lúdicos para sus momentos de ocio. Y es que estos animales no solo son muy independientes, sino que, también, son amantes del juego y de la diversión a toda hora. Por ello, en las siguientes líneas, vamos a conocer cuáles son los juguetes ideales para los gatos.   

Cajas de todo tipo

Los gatos adoran las cajas debido a que les genera un espacio en donde esconderse y jugar repetidamente a lo largo del día. Por ello, acondiciona una zona especial con cajas de distintos tamaños para que las pueda utilizar como escondite, notarás que se convertirá en su espacio favorito. 

Asegúrate que las cajas tengan un tamaño adecuado para que puedan entrar y salir sin problemas; en las cajas muy pequeñas pueden quedarse atorados. 

Pelotas

Las pelotas coloridas son los juguetes perfectos para los gatos más activos. Los felinos aman las pelotas y suelen hacerlas rodar y dar botes durante gran parte del día. Deberás cuidar que hayan sido fabricadas con materiales libres de tóxicos y que sean los suficientemente grandes como para que no puedan caber en su hocico. 

Ten en cuenta que no son recomendables las madejas u ovillos de lana ya que pueden resultar peligrosas para el gato.

Cañas con plumas

Este artefacto simula una caña de pescar pequeña que tiene en la punta una pluma. Es utilizada por los dueños para interactuar con la mascota al hacer que el animal intente atrapar la pluma mientras que su amo la mueve de un lado para otro. Los gatos aman las cañas con plumas y no se cansan de perseguir la pluma por todos lados. 

Con este juguete, el felino se divertirá y podrá mantener controlado su exceso de energía.

Ratoncitos de peluche

Los gatos son cazadores por naturaleza razón por la cual los ratoncitos de peluche son juguetes muy deseados por estas mascotas. Estos productos los encontramos disponibles en distintos tamaños y colores y pueden adquirirse en cualquier tienda de animales a muy bajo precio.  

Los ratoncitos de peluche son el juguete ideal para los gatos ya que mejoran su condición física y estimulan sus ganas de jugar.  

Dispensadores de golosina para gatos

Una muy buena forma de recompensar a los gatos es utilizando Los dispensadores de golosinas para felinos, ideales para premiarlos por su buen comportamiento. Algunos de estos dispensadores vienen con forma de huevo, ratón, peluche, cono o pelota y son juguetes para gatos que sueltan galletitas conforme el animal los mueve.

Los dispensadores son fabricados de plástico resistente que no es dañino para sus dientes, además, pueden rellenarse con pienso.  

Estos son solo algunos de los juguetes más recomendados para los gatos. Recuerda que lo ideal es intercambiar sus juguetes cada cierto tiempo, con el fin de mantener despierto su interés por jugar con ellos. 

Además, es conveniente jugar con ellos con cierta frecuencia, motivarlos a perseguir objetos y vigilarlos mientras juegan, a fin de evitar cualquier incidente que se pueda presentar. 

¿Por qué rascan los gatos?

Marcar territorio y estirar su cuerpo, son solo algunas de las razones por las que rascan los gatos. En las siguientes líneas, vamos a conocer más a fondo los motivos por los que los gatos rasgan objetos y qué debemos hacer ante esta situación. 

Todo aquel que tiene un gato como mascota en el hogar se debe haber preguntado por qué rascan los objetos. Y es que, además de tener ciertas consideraciones especiales en su crianza, también tienen una fijación por rasgar algún tipo de mobiliario y no sabemos por qué. 

Usualmente, solemos pensar que los gatos rascan debido a que así nos demuestran su enojo o su nivel de engreimiento; nada más lejano a la realidad. 

Rascar es un comportamiento natural en los felinos y existen distintos motivos por los que lo hacen. 

Las razones por la que rascan los gatos

Una de las razones más comunes por la que los gatos rascan los objetos es para marcar su territorio, ya sea con marcas visuales o con feromonas que tienden a liberar desde las almohadillas de sus patas y que son detectables por otros animales.

Los gatos, además, rascan los objetos porque los ayuda a remover las capas externas muertas de sus garras, una especie de exfoliación canina. 

También, esta acción les sirve para estirar su cuerpo, además de sus articulaciones y sus garras, un ejercicio de relajación natural en los felinos. 

Pero rascar también los libera del estrés en momentos en los que sienten mucha tensión, frustración o ansiedad.  

¿Qué debo hacer si mi gato rasca mucho los objetos en casa?

Los castigos no son la mejor manera de corregir el comportamiento del gato cuando rasca, ya que podría intensificar la frustración que siente, agravando el problema. 

De acuerdo a los especialistas, podemos realizar ciertas acciones para modificar su conducta. Una de ellas es identificar cuáles son aquellos lugares elegidos para rascar y colocar en ellos ciertos productos comerciales que los ayudan a rascar, como alfombras pequeñas o postes.

Existen en el mercado algunos productos especiales que nos pueden ayudar a resolver este problema. Los neutralizadores de olores o repelentes son muy útiles para mantener al gato alejado de las áreas en las que suele rascar. 

Otro consejo valioso es colocar en la zona típica de rascado algunos objetos que le sean desagradables al animal, como el papel aluminio o algodón con perfume, para así repeler de forma natural a la mascota. 

Por último, una vez acondicionado el ambiente con los objetos que queramos que rasque, será ideal ayudarlo a entender que es un buen lugar para rascar e incentivar el hábito por hacerlo en esa zona.   

Corregir el comportamiento del gato y hacer que rasque en el lugar especialmente acondicionado para ello, puede ser un proceso lento y tedioso. Es necesario tener paciencia para modificar su comportamiento; poco a poco, conseguiremos el objetivo de hacer que rasque en una zona determinada.

La importancia del enriquecimiento ambiental felino

Uno de los términos más escuchados entre quienes tienen un gato como mascota es el enriquecimiento ambiental felino, que no es otra cosa que el cuidado de estos animales en cautiverio.

Para conocer más al detalle de qué se trata este concepto y qué implicación tiene para nuestra mascota, te invitamos a leer detenidamente el siguiente post.  

¿En qué consiste el enriquecimiento ambiental felino? 

El enriquecimiento ambiental para gatos se refiere a la mejora de su bienestar físico y emocional, identificando aquellos estímulos ambientales que son necesarios para mejorar su calidad de vida en el hogar. 

Consiste en la suma de aquellos factores que le brindan bienestar al animal, que puede incluir su relación con las personas, su interacción con otros animales, la calidad de su alimentación y el acceso a juegos para su desarrollo físico y emocional, entre otros aspectos. 

Es importante entender que los gatos son animales que se muestran muy predispuestos a padecer estrés y que les suele originar problemas en su comportamiento, lo que repercute en la tranquilidad del hogar. 

Por ello, es necesario garantizarles un ambiente acondicionado para ayudarlo a prevenir el estrés o cualquier otra condición que pueda alterar su normal desarrollo, como la ansiedad, la obesidad, problemas en la conducta, agresividad, etc.  

¿Qué tipos de enriquecimiento ambiental existen? 

Podemos considerar como enriquecimiento ambiental felino a cualquier estímulo que actúe de manera positiva sobre el gato, pudiendo diferenciar cinco grupos específicos:

Los estímulos sensoriales, que son aquellos que impulsan al animal a la exploración. Estos estímulos logran intensificar todos sus sentidos, en especial el del olfato. 

Los estímulos de alimentación están orientados a proveerle sus alimentos de manera fácil y controlada, evitando los excesos y la frustración. 

Los estímulos de manipulación están referidos al incentivo de investigación y exploración por parte del animal. Para ello, se suele recurrir a la utilización de juguetes especializados. 

Los estímulos del entorno son aquellos concernientes a la mejora del hábitat del gato, determinando puntualmente sus áreas de alimentación, descanso y recreo. 

Los estímulos sociales consisten en optimizar su relación tanto con los seres humanos como como otros gatos, a fin de que se ejerzan de manera natural y positiva. 

Consejos para un adecuado enriquecimiento ambiental

Son muchas las acciones que podemos poner en práctica para conseguir un enriquecimiento ambiental adecuado para el felino. 

A nivel sensorial, es recomendable brindarle al animal acceso al exterior con el fin de motivarlo a cazar y observar el entorno. El enriquecimiento olfativo puede enriquecerse utilizando la hierba gatera, que los motiva a ronronear y a jugar. 

La relación con otro felino puede ser positiva para el animal, aunque es preciso asegurarse que existe compatibilidad entre ambos gatos. Además, es necesario incentivar la comunicación entre los dueños y el felino. 

Asimismo, es recomendable otorgar al animal juguetes que le ayuden a mantener un adecuado desarrollo físico y mental, en especial a aquellos que no tienen un fácil acceso al aire libre. Así, pueden ser muy útiles las pelotas o algunos productos especializados. 

Existen algunos otros trucos más que permiten favorecer el instinto del gato, optimizar su comportamiento y mejorar su calidad de vida; lo importante es añadir a su espacio elementos propios de su hábitat natural, para integrarlos y entretenerlos.

¿Cómo actuar ante el aumento de la temperatura corporal de nuestra mascota?

Nuestras mascotas son muy propensas a sufrir golpes de calor en los meses de verano. En esta época del año, la temperatura alcanza picos de calor que no solo son insoportables para los seres humanos sino también para los animales.

Esta alteración de la temperatura corporal del animal puede generarle no solo cambios en el estado de ánimo sino problemas de salud de consideración que es preciso evitar. Por ello, en el siguiente post te contamos cuál es la forma como debes de actuar ante el aumento de la temperatura corporal de tu mascota.    

¿Por qué puede elevarse la temperatura corporal de nuestra mascota?

De la misma forma que en las personas, la termorregulación se encarga de regular la temperatura corporal en los animales y mantenerla dentro de un rango constante y equilibrado. En caso de que la temperatura se eleve, nos encontramos ante un proceso febril, que puede ser ocasionado por agentes externos de origen microbiano o no microbiano. 

Por lo general, la causa más habitual de fiebre en las mascotas es de naturaleza infecciosa. También puede generarse debido a otros factores como inflamaciones, problemas inmunológicos y alteraciones neoplásicas. En otros casos menores, no existen causas determinadas. 

¿Qué hacer si la mascota manifiesta un estado febril?

Si nos encontramos ante la sospecha de fiebre en la mascota, lo mejor es medir la temperatura rectal con un termómetro. Una temperatura superior a los 39 grados puede considerarse moderada, mientras que si supera los 41 grados ya es fiebre alta.

Después, debemos mantener en observación al animal durante los primeros días. Una adecuada hidratación es indispensable para cuidar la salud de nuestra mascota, especialmente en los meses más calurosos. Deberás procurar que el animal cuente con agua limpia y fresca todo el tiempo, aun cuando la temperatura haya descendido.  

No intentes disminuir su temperatura corporal de forma drástica; te aconsejamos utilizar un trapo humedecido con agua fresca y colocarlo en su abdomen, poco a poco la temperatura irá disminuyendo paulatinamente.  

Si la fiebre no disminuye o presenta algunos otros síntomas, es posible que se trate de un asunto más complicado por lo que deberás llevarlo de cuanto antes al veterinario para que le realice la revisión correspondiente. 

¿Cómo proteger a nuestra mascota del calor excesivo del verano?

Durante los meses de verano, el calor excesivo también puede elevar la temperatura corporal de la mascota. por ello, conviene tomar ciertas precauciones para cuidar su salud:

Sacar a pasear a la mascota es indispensable para ejercitarla; sin embargo, es preciso evitar el paseo en horas en las que el sol está en su máximo esplendor. En los meses de verano, es conveniente pasearlo muy temprano por la mañana o después del atardecer; entre el mediodía y las cuatro de la tarde deberás restringir la salida debido a la intensidad de los rayos solares. 

Aunque el pelaje frondoso protege al animal de las alteraciones del clima, es recomendable mantenerlo con el pelo corto durante la temporada de verano. Sin embargo, no es aconsejable cortarlo mucho al nivel del rapado ya que puede exponer la piel a las inclemencias del tiempo.

¿En qué consiste la atopia canina?

Si tu perro presenta enrojecimiento o lesiones en la piel y se rasca con mucha frecuencia, es probable que esté padeciendo de atopia canina, una enfermedad inflamatoria de la piel que es causada por una hipersensibilidad a ciertos componentes ambientales. 

Para conocer más acerca de esta patología, hemos preparado este interesante post en el que te contamos de qué se trata la atopia canina y cómo se pueden aliviar sus síntomas. 

Algunas anotaciones sobre la Dermatitis Atópica Canina

De origen desconocido, la Dermatitis Atópica Canina, comúnmente conocida como atopia canina, es una enfermedad crónica que está asociada con las alergias. El síntoma más resaltante es la picazón intensa, que obliga al perro a rascarse de forma compulsiva. 

Las zonas más afectadas por la atopía canina suelen ser las orejas, los tobillos y las axilas, aunque también se presenta en el abdomen, alrededor de los ojos y entre los dedos de las patas del animal. 

Son diversas las sustancias o elementos que pueden desencadenar la reacción alérgica que produce la atopia canina, entre ellas, el moho, polvo, lodo, polen o césped. Los especialistas relacionan esta patología con el estado de la piel del animal y a cierto componente genético. 

Esta enfermedad se manifiesta de forma más común entre los perros más jóvenes, cuyas edades oscilan entre el primer y tercer año. Muchas veces se presenta en los meses cálidos del año, aunque su incidencia se mantiene también en el otoño e invierno. 

Además del componente genético, la Dermatitis Atópica también puede presentarse con mayor frecuencia entre ciertas razas muy bien diferenciadas: 

  • Labrador
  • Bóxer
  • Pastor Alemán
  • Setter irlandés
  • Dálmata
  • Bulldog Francés
  • Shar Pei 

¿Cómo identificar la atopia canina?

Si notamos que nuestro perro se rasca compulsivamente es probable que nos encontremos ante un cuadro de atopia canina. Basta con revisar la piel de la mascota para identificar lesiones causadas por la reacción alérgica, en especial en las zonas más sensibles.   

Al observar la piel del animal, podremos encontrar irritación, ronchas y enrojecimiento en ciertas áreas. En los casos más complicados, podemos visualizar lesiones más profundas, zonas sin pelo y la piel oscurecida y áspera. 

Otras patologías se pueden presentar como complicaciones de la atopia canina, como la conjuntivitis bilateral, otitis o infecciones generadas por bacterias. 

Tratamiento de la Dermatitis Atópica Canina

Después de una revisión minuciosa por parte del veterinario, el especialista podrá determinar el tratamiento más adecuado para mejorar el cuadro clínico de la mascota. 

Las acciones más comunes incluyen baños periódicos con un tipo de champú especial, una mejora significativa de la dieta del animal orientada a fortalecer la piel y un control adecuado de cualquier ataque de parásitos. 

El veterinario puede recomendar el uso de corticoides, así como la inmunoterapia alérgeno específica. Alimentos con un alto contenido de ácidos grasos ayudan a aliviar los síntomas no solo de picor sino, también, de dolor e inflamación en el animal.

Consejos para realizar la limpieza dental en los perros

Lejos de lo que mucho piensan, la limpieza dental en los perros en tan importante como en el caso de las personas. Estos cuidados dentales son esenciales para evitar la acumulación de bacterias, el sarro, el mal aliento y las infecciones de las encías. Es por ello que, en el siguiente post, te damos algunos consejos que te ayudarán a realizar adecuadamente la limpieza dental de tu perro.   

Adquirir un tipo de pasta dental especial 

Las pastas dentales para las personas suelen ser dañinas para los canes. Por eso, existen en el mercado pastas dentales especialmente diseñadas para los perros que pueden ser adquiridas en las clínicas veterinarias y tiendas de mascotas. 

Una de las particularidades de este tipo de pasta especial para los perros es que, además de eliminar los residuos de comida entre los dientes, puede ser tragada por el animal sin que ello le produzca problemas en el organismo. 

Utilizar un cepillo de dientes para perros

De la misma manera, es preciso utilizar un cepillo de dientes especial para los perros, que deberá ser de cerdas suaves y del tamaño adecuado para su hocico. En caso de que el animal no logre acostumbrarse al cepillo, los veterinarios recomiendan realizar la limpieza directamente con el dedo del dueño hasta que se logre adaptar a la limpieza regular. 

Otras alternativas para la limpieza de los dientes del perro son los pañuelos de tela o los dedales de plástico. También, existen en el mercado productos en spray para el hocico que cumplen adecuadamente con la función de limpieza dental.    

Acostumbrar a la mascota a la rutina de limpieza

Para conseguir que el perro se adapte a la rutina de limpieza dental, es preciso ir poco a poco. Lo primero es familiarizarlo con el sabor de la pasta dental especial, ofreciéndole una cantidad pequeña que puedes colocar en su hocico con la ayuda de tus dedos. 

Días después, coloca un poco de la pasta dental especial en el cepillo para perros e intenta que se familiarice con él. Notarás como, en pocas semanas, podrás cepillarle los dientes sin ningún inconveniente. 

 Productos masticables que ayudan a la higiene bucal

En el mercado también se ofrecen cierto tipo de productos masticables especialmente elaborados para prevenir la formación de sarro en los perros. Estos alimentos, además, mejoran el aliento del animal y son un buen complemento para mantener su dentadura sana.

Sin embargo, te recomendamos consultar con el veterinario acerca de la conveniencia de utilizar estos productos comerciales para tu mascota en particular, así como sobre la frecuencia con la que pueden ser consumidos. 

Por último, se recomienda cepillarle los dientes al perro al menos unas tres veces por semana, salvo indicación contraria de su veterinario. 

Preocuparse por la higiene bucal del perro es primordial para prevenir otro tipo de enfermedades o patologías. Ten en cuenta que, si has notado algún problema en sus dientes o encías, deberás llevarlo de inmediato al veterinario a fin de que descarte cualquier situación de cuidado.

¿Cómo actuar frente a la mordedura de una víbora?

Cada vez son más las personas que pasan por la terrible experiencia de perder a su mascota por la mordedura de una víbora. Aunque esta situación puede presentarse en cualquier época del año, en los meses cálidos de primavera y verano aumenta considerablemente la cantidad de casos, por lo que debemos estar preparados para saber cómo actuar ante este problema.    

Las víboras son probablemente los animales más venenosos que habitan en Europa. En España, las especies más conocidas son la víbora áspid y la víbora hocicuda, siendo la primera de ellas la más letal en esta zona del continente. Estos reptiles miden alrededor de 25cm, tienen la cabeza en forma de triángulo y es posible encontrarlos en toda la península. 

Reconociendo la mordedura de una víbora

La mordedura de estas víboras suele ser muy dolorosa y puede acarrear consecuencias letales si no es tratada a tiempo. Podemos reconocer esta mordedura por dos puntos que se encuentran separados unos 8 mm entre ellos, a diferencia de las culebras que dejan una marca de dientes en hilera. 

De acuerdo a la cantidad de veneno que la víbora haya inoculado a la mascota, los síntomas pueden ser desde una ligera hinchazón en el área de la mordedura hasta una reacción grave que se manifiesta con náuseas y vómitos. Los casos extremos pueden generar problemas de coagulación y fallo renal.  

¿Qué hacer ante la mordedura de una víbora?

En el momento en que una de estas víboras muerda a nuestra mascota, lo primero que debemos hacer es mantener la calma. Acto seguido, será preciso determinar el lugar en el que se ha producido la mordedura, siendo la zona más común alguna de las extremidades. Es importante identificar puntualmente el lugar de la herida. 

Lejos de lo que se cree, no se recomienda aplicar un torniquete ni succionar la herida, lo recomendable es aplicar paños fríos en la mordedura e inmovilizar la zona afectada con la finalidad de evitar que el veneno se disperse hacia otras áreas del cuerpo.   

Luego y sin perder tiempo, debemos llevar la mascota al veterinario quien podrá evaluar la condición del animal y determinar el tratamiento que resulte más conveniente. 

Tratamiento para contrarrestar los efectos del veneno

El tratamiento más adecuado para contrarrestar los efectos de la mordedura de una víbora es la aplicación de suero antiofídico; sin embargo, este medicamento suele ser difícil de encontrar debido a su corta fecha de caducidad. Por ello, el tratamiento está dirigido a rehidratar al paciente y mantenerlo en observación durante las siguientes horas. 

Asimismo, el veterinario administra medicamentos antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos con el fin de contrarrestar los efectos del veneno inoculado. Los resultados son favorables en caso de que se actúe con rapidez (dentro de las seis primeras horas) y si la mordedura se ha producido lejos del área de la cabeza.    

Aunque la mordedura de una víbora puede no ser mortal para la mayoría de las personas, puede significar la pérdida de nuestra mascota si no actuamos a tiempo. Conservar la calma, localizar el área afectada y acudir cuanto antes al veterinario, son acciones que debemos realizar para salvaguardar la vida del animal.

¿Por qué castrar o esterilizar a mi mascota?

El ciclo reproductivo de nuestras mascotas es un asunto al que debemos prestarle especial atención. Y es que, debido al cautiverio, este proceso no puede cumplirse de forma natural y requiere de ciertos cuidados especiales. Debido a ello, suele ser común que entre las personas surja la duda acerca de la conveniencia de castrar o esterilizar al animal.

En principio, debemos tener en cuenta que castrar y esterilizar no es lo mismo y es importante establecer las diferencias. En el siguiente artículo, vamos a aclarar algunos conceptos y determinar las razones del por qué castrar o esterilizar a una mascota.

¿En qué consiste la castración? 

La castración es una intervención quirúrgica invasiva que consiste en la extirpación de los órganos sexuales reproductivos de la mascota; en el caso de los machos, la eliminación por completo de los testículos mientras que, en el caso de las hembras, la eliminación del útero y de los ovarios. Con esta técnica, el comportamiento sexual en el animal desaparece.

En las hembras, se reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y útero. Además, evita la formación de tumores en las mamas y quistes ováricos. Es una alternativa para evitar las infecciones uterinas, embarazos psicológicos y los cambios de carácter en la perra cuando está en celo.

En los machos, se consigue disminuir el nivel de agresividad, las peleas y el nerviosismo que se presentan cuando están en celo. Igualmente, con la castración se evitan los problemas de próstata, testículos y glándulas anales.

Con la castración, el comportamiento sexual de la mascota desaparece y se evita la transmisión de enfermedades congénitas.

¿En qué consiste la esterilización? 

Por su parte, la esterilización se realiza como una cirugía menos invasiva. Consiste en la ligadura de trompas en las hembras y la obstrucción de los conductos espermáticos en los machos. Esta técnica no elimina el comportamiento sexual y mantiene los órganos sexuales en su totalidad.

Al igual que la castración, la esterilización previene enfermedades que desarrollan quistes y tumores en los ovarios. También, evita la aparición de enfermedades testiculares, prostaticas y anales.

¿Por qué debemos castrar o esterilizar a nuestras mascotas?

Una de las formas de controlar el crecimiento de la población de animales callejeros es a través de la castración y la esterilización de las mascotas. Es así como es posible disminuir las camadas no deseadas y el abandono de la descendencia.

Esterilizadas o castradas, las mascotas vivirán una vida más larga y sana, proporcionando mayores beneficios para la salud del macho y de la hembra.

Cuando los animales están en celo, se escapan debido a su deseo de buscar a un compañero para reproducirse; al castrar a la mascota, se consigue desaparecer este comportamiento sexual.

¿Cuándo se debe castrar o esterilizar a la mascota?

Se recomienda realizar estas intervenciones cuando las mascotas aún son pequeñas. Algunos veterinarios optan por esterilizar a las 8 semanas, otros aproximadamente a los 5 meses de edad. El veterinario es el encargado de recomendar la mejor opción.

En todo momento se utilizará anestesia local. Cada día, debido a los avances científicos, estas intervenciones quirúrgicas son menos costosas y llevan menos tiempo. La recuperación suele ser muy rápida, entre 24hrs y 48hrs.  

La castración y esterilización es un tema crucial para el control de la superpoblación de perros y gatos; por ello, te recomendamos consultar al veterinario sobre estos procedimientos quirúrgicos, a fin de evitar enfermedades, abandonos y embarazos no deseados.

 

¿Con qué frecuencia llevar a la mascota al veterinario?

Es necesario que las personas lleven a sus mascotas al veterinario para someterlas a un chequeo general sobre su estado de salud con cierta periodicidad; sin embargo, muchas veces surge el interrogante de con qué frecuencia es preciso llevarlas. Esperar a que presente síntomas graves de alguna enfermedad para acudir al veterinario no es lo correcto ni aconsejable para tu mascota.

Este artículo se enfocará en las mascotas más comunes en el hogar como los perros y los gatos, ya que las aves, los peces y los roedores no suelen requerir de visitas regulares; un cambio de ambiente brusco para estas especies exóticas representa situaciones de estrés, por lo que, en estos casos, deben ser llevadas al veterinario únicamente cuando muestren síntomas de afecciones graves.

 Frecuencia de visita al veterinario según la edad de la mascota 

Hay edades en la vida del perro en que los procesos deben ser vigilados con mayor frecuencia.

Durante los primeros seis meses de vida, es fundamental que las visitas al veterinario sean regulares. Este período comprende de vacunaciones importantes para la prevención de futuras enfermedades.

En el caso de los gatos, cuando cumplen los dos meses, hay que colocarles la vacuna trivalente y la de leucemia felina; a los tres meses la revacunación del trivalente y así sucesivamente hasta completar las dosis de las primeras vacunas.

A partir del primer año y hasta finalizar edad adulta y empezar la madurez, hay que llevar a la mascota al veterinario idealmente una vez al año. Estas visitas son para el reforzamiento de las vacunas, por ejemplo, las de la séxtuple y de la rabia en el caso de los perros.

Luego llega la vejez, por lo tanto, hay que llevarlo al veterinario cada seis meses para que se le realicen las respectivas revisiones. En esta etapa son más propensos a enfermedades como la osteoporosis, problemas cardiovasculares y enfermedades renales.

La visita al veterinario debe incluir chequeos completos, como una anamnesis y un examen físico. Según las señales que encuentre el veterinario en el análisis, requerirá de estudios complementarios de sangre, orina, radiografías y ecografías.

Es preciso llevar a las mascotas que se encuentran en período de gestación con más frecuencia al veterinario. Al menos hay que acudir cuando se detecta el embarazo, para realizar un diagnóstico de la maduración fetal y el estado de los fetos.

 Consecuencias de no llevar a la mascota al veterinario 

No llevar las mascotas al veterinario es abandonarlos a riesgo que puedan desarrollar zoonosis, es decir, enfermedades transmisibles a las personas. El dueño y los que estén cerca de la mascota corren riesgo. Algunas de estas enfermedades son la tiña, la rabia, la toxocariasis, la toxoplasmosis y la leptospirosis.

Al tener una mascota, independientemente de la edad y de la raza, hay que llevarla inmediatamente al veterinario para que el especialista nos ofrezca un diagnóstico de su salud y las mejores recomendaciones. También, para detectar si hay alguna enfermedad o condición especial que debe ser tratada.

La frecuencia con la que se debe llevar a la mascota al veterinario va a depender del control de vacunación de la raza, del crecimiento y de la condición especial que pueda presentar.

Las recomendaciones que aquí se ofrecen son las mínimas para mantenerlos saludable, sin embargo, la frecuencia varía en función a diversos factores que el veterinario deberá determinar.

Older posts