Category: Curiosidades

La verdad sobre el por qué los perros se persiguen la cola

Ya sea por diversión, aburrimiento o solo para llamar la atención, es común que los perros tiendan a perseguir su cola repetidas veces al día. Esta suele ser una actitud natural en estos animales, en especial cuando aún son cachorros. No obstante, en ciertas ocasiones este comportamiento puede indicar algún problema que precisa de una atención más especializada e inmediata.

¿Por qué los perros se persiguen la cola?

Es preciso tener en cuenta que esta conducta es frecuente en los cachorros cuando han sido separados de su manada. Al nacer y durante sus primeros meses de vida, los cachorros se acostumbran a vivir y jugar con los otros miembros de su manada, por lo que, al separarlos de ella, encuentran una nueva manera de divertirse al perseguirse su propia cola. 

Esta acción se intensifica cuando los cachorros no interactúan con frecuencia con los miembros de la familia o cuando no hay otras mascotas en casa con quienes jugar. El perseguir su propia cola, en estos casos, puede considerarse como una actividad natural de por sí y no debería significar preocupación alguna.

¿Cuándo perseguirse la cola puede considerarse una actitud compulsiva?

Ahora bien, cuando esta actitud está presente en el perro adulto y se realiza de forma muy habitual, podría tratarse de un trastorno obsesivo compulsivo, que en el caso de los perros se denomina desorden canino compulsivo y que habría desarrollado el animal durante su etapa temprana. En estas circunstancias, se necesita de un diagnóstico veterinario a fin de confirmar o descartar esta condición. 

Las mascotas que padecen de desorden canino compulsivo pueden perseguir su cola de forma constante, seguir las luces o las sombras, pararse de forma errática o caminar de manera reiterativa. Los especialistas consideran al maltrato, la ansiedad, el encierro o al alejamiento temprano de sus madres, como algunos de los motivos que pueden estar detrás de este tipo de comportamientos. 

¿Influyen los factores genéticos en este tipo de comportamientos?

Existen diversos estudios que dan cuenta de que la persecución de la cola puede estar determinada por las razas, lo que confirmaría una predisposición genética. Así, el bull terrier o el pastor alemán serían las razas más propensas a realizar este comportamiento. 

Los análisis dan cuenta que estas razas tienden a perseguir su cola de forma repetida ya que les proporciona una recompensa psicológica que les genera una sensación de bienestar y relax, en especial cuando se sienten frustrados y estresados. 

Existen otras razones relacionadas a este acto compulsivo, como la falta de relación con otros perros o el aburrimiento por la falta de actividad. También, se dan casos de perros que persiguen su cola por alguna causa física, como la presencia de heridas, la picadura de pulgas o por la inflamación de las glándulas anales.   

En todos los casos, lo mejor es llevar al perro a una consulta veterinaria; el especialista determinará la causa exacta de este comportamiento y establecerá las pautas para corregir esta actitud reiterativa.

Schnauzer gigante: todo lo que debes saber sobre esta raza

Desarrollados en la Alemania del siglo XVII, representan una raza muy resistente, criada para el trabajo y las labores múltiples, y aunque el origen de su raza no está del todo claro, algunas referencias dan cuenta de su origen de una combinación de otras varias razas, como el pastor alemán, bóxer, rottweiler y gran danés; nos estamos refiriendo al schnauzer gigante, la variedad más grande de su tipo y que es conocido como un robusto y bello perro aristocrático. 

Es uno de los perros más elegantes que existen y son ideales para tareas de vigilancia y pastoreo, además, son acompañantes perfectos para el momento de hacer ejercicio y para los largos paseos, gracias a su gran tamaño y a sus excelentes habilidades físicas. También, son considerados perros muy inteligentes y de entrenamiento fácil. 

Con todo ello, lo cierto es que los schnauzer gigantes requieren de atención y cuidados constantes, por lo que resulta necesario conocer un poco más acerca esta particular raza.

El origen de los schnauzer gigantes

Esta raza surgió con la inquietud de los ganaderos alemanes, quienes, en esencia, querían conseguir el mismo encanto, elegancia y belleza del schnauzer convencional, pero con un mayor tamaño y, por ende, una mayor agilidad. 

La idea era lograr un perro robusto, diestro y de buen carácter como el schnauzer, pero capaz de pastorear exitosamente el ganado y ayudar con las labores de cuidado de las reses.

Por ende, se hicieron diversos cruces entre la raza pequeña, el pastor alemán, gran danés y el boyero de Flandes, con, quizás, algunas otras razas; sin embargo, no quedaron registros formales de los intentos de cruce. 

Durante la etapa de la Segunda Guerra Mundial, la población de esta raza gigante disminuyó considerablemente, para recomponerse luego, una vez finalizada la guerra. 

Hoy en día, la mayoría de los dueños los utilizan como mascotas y, aunque tienen mucho potencial como perros policías, no han sido muy empleados en la fuerza por lo llamativos que pueden resultar ser. 

Características del schnauzer gigante

Esta elegante raza suele medir entre los 60cm y 70cm de altura y pesar unos 35kg a 45kg si están sanos. Se considera un animal robusto, bastante fuerte y muy parecido al schnauzer tradicional, solo que mucho más grande. 

Tienen el pecho ancho y las patas largas, con una cabeza grande llena de pelo y con cejas bien pobladas. Las orejas, que son uno de sus puntos característicos, las tienen en forma de “V” y levantadas. En el pasado sus orejas eran recortadas por temas estéticos, sin embargo, esta práctica se extinguió. 

En cuanto al pelaje, suele ser una combinación entre una capa tupida más cercana al cuerpo y un pelaje externo bastante corto con textura alambrada, que da la particular forma a la barba y cejas, populares en todos los schnauzers. 

Personalidad y rasgos específicos

La inteligencia es un rasgo particular de esta raza. Son considerados animales sociables, muy leales, bastante intrépidos y, sobre todo, de un temperamento estable. 

En algunos casos pueden ser considerados agresivos si no son criados de la manera correcta; esto es porque suelen ser bastante recelosos con su territorio y cuidar mucho de sus espacios. Si no se les enseña a compartir, pueden ser algo conflictivos. 

Los schnauzer gigantes tienen un temperamento muy dinámico. Disfrutan de la actividad física con regularidad, son bastante animados y se adaptan con gusto a las rutinas. Por ello, con una crianza adecuada y contacto constante, son la mascota ideal para personas muy enérgicas. 

Son considerados la mascota ideal en familias con adolescentes, adultos dinámicos y niños no muy pequeños. Es importante tener en cuenta que a los schnauzer gigantes les gusta jugar con el cuerpo y pueden resultar pesados para un niño. 

 Cuidados de esta particular raza

Los schnauzer gigantes son perros que requieren atención y cuidados específicos. Por ejemplo, en cuanto al pelaje, si bien no requieren una rutina demasiado excesiva, precisan de un cepillado frecuente, de, al menos, dos veces a la semana. 

Dos de los puntos más delicados y a la vez característicos en esta raza son la barba y las cejas. Es importante estar atentos a limpiar su barba de cualquier resto de comida o agua, para evitar olores. También, en el caso de las cejas, hay que estar atentos a recortar el pelo para evitar que le obstaculice la vista. Es fundamental acostumbrar al canino a las visitas periódicas a la peluquería al menos unas tres veces al año. 

En cuanto a su actividad física, dadas sus características y a su conexión con el pastor alemán, es crucial que se ejerciten al menos unas tres veces al día. Sin embargo, sacarlos a pasear no es suficiente; esta raza demanda deportes caninos, actividades físicas más extenuantes y contacto con otros animales, para favorecer el desarrollo de habilidades sociales. 

Son considerados animales bastante independientes, pero no se llevan muy bien con la soledad, por lo que la compañía constante es crucial. 

Salud de los schnauzer gigantes

En general, esta raza goza de una buena condición física, quizás por el nivel de dinamismo que suelen tener; no obstante, como todas las razas, tienen predisposición a algunas enfermedades, entre ellas a sufrir de epilepsias, problemas gástricos, displasia de cadera, torceduras por juegos bruscos y cáncer.  

Finalmente, el peso es otro de los inconvenientes de estos animales. Por lo general, no deben pasar de los 45kg; aun así, algunos ejemplares pueden excederse, especialmente si no son ejercitados con el nivel de frecuencia e intensidad que la raza demanda. 

Grande e imponente, el schnauzer gigante puede resultar agresivo si no es criado de forma correcta; por ello, es crucial que desde cachorro interactúe con otras razas, especies y niños. 

Durante este proceso, es necesario incluir técnicas de adiestramiento, aunque estas deben ser siempre positivas. Dado su carácter, son bastante reactivos a los castigos y eventualmente pueden tornarse rebeldes ante las instrucciones si son penalizados muy seguido.

El cuidado de los gatos en la edad adulta

De la misma forma que en los humanos, el proceso de envejecimiento en los gatos representa una experiencia individual, por lo que los primeros signos de vejez los mostrará en diferentes etapas de su vida adulta. 

Aunque la perspectiva es que nuestra mascota vea su salud afectada durante este proceso, lo cierto es que la vejez del gato no tiene por qué representar la necesidad de afrontar patologías que mermen su calidad de vida. 

La esperanza de vida de un gato puede ser incluso mayor que la de un perro. Así, una adecuada combinación entre cuidado oportuno, vida activa y buenos genes, puede representar una vida más allá de los 20 años. 

Precisamente, para ofrecerle calidad de vida al gato en su edad adulta, es preciso conocer los cuidados elementales que se le deben brindar. 

Continuar los cuidados médicos apropiados

Cuando el gato llegue a la edad adulta, necesitará mayor consistencia y visitas periódicas al veterinario. Además de los controles normales y la revisión de las vacunas, es importante tomar en cuenta el análisis de marcadores relacionados con la edad.

Hay que estar pendiente de los valores en sangre, con el fin de examinar cómo están los sistemas internos. El veterinario le hará seguimiento al funcionamiento de los riñones, la tiroides, al sistema circulatorio, glucosa en sangre y funcionamiento cardiaco. 

Aunado a esto, es preciso estar pendiente del peso y de la actividad del animal, a medida que gane edad. 

Evitar el sedentarismo

Uno de los problemas más críticos de los gatos en edad adulta es que pueden volverse perezosos. Si bien los gatos suelen dormir bastante, también tienen períodos intensos de actividad. 

Al alcanzar cierta edad, este dinamismo no puede perderse o el felino se encontrará en riesgo de padecer de obesidad y artritis. Por ello, es necesario que prevalezca la rutina

Los gatos son animales de costumbre. El tener y mantener una rutina diaria es vital para la salud física y emocional del felino; de esta manera, el animal se sentirá mucho más cómodo y evitaremos el riesgo de depresión. 

Cuidado del pelo, la piel, las encías y los dientes

Tanto el pelaje, como la piel, las encías y los dientes, deben estar bajo supervisión constante. Es necesario brindarle una rutina de cepillado que estimule el pelaje, así como una revisión constante de encías y piezas dentales para evitar su caída. 

Es probable que sea necesario incluir masajes u otros estímulos corporales que ayuden a favorecer las articulaciones, a fin de evitar que la rigidez articular afecte la piel y le cause irritación o laceraciones. 

Atención a la dieta

Uno de los males más frecuentes en un gato adulto es la obesidad; la disminución en el ritmo de actividad, los padecimientos anexos y el descuido, pueden llevar al gato a ganar peso muy rápidamente. 

Por ello, es crucial revisar y reestructurar la dieta; dado el sedentarismo, hay que despedirse un poco de lo calórico. 

Sin embargo, debido al avance de la edad, una buena carga de proteínas, nutrientes y fibra son clave para la salud del felino, por lo que es recomendable consultar con el veterinario respecto a la mejor alimentación para el animal.

Ventajas de la resonancia magnética en la atención veterinaria

Uno de los puntos más complejos del diagnóstico animal es la dificultad para poder saber, con exactitud, qué problema de salud está padeciendo. Aunque, como dueños, siempre conocemos e interpretamos el comportamiento de nuestros animales, un buen análisis necesita de muchas más certezas. Para esto, como veterinarios, debemos apoyarnos en pruebas especializadas y el uso de la tecnología

En ese sentido, la resonancia magnética es una poderosa herramienta de diagnóstico, puesto que se ajusta a todo tipo de animal y nos ofrece una aproximación bastante certera del estado de salud de la mascota; por ello, hoy vamos a conocer las principales ventajas de este examen. 

Un examen de diagnóstico preciso y seguro

La resonancia magnética es una herramienta de diagnóstico que se basa en la utilidad de los campos magnéticos, sin necesidad de recurrir a procedimientos invasivos. Ofrece imágenes computerizadas de todo el campo, sin alterar el organismo y, sobre todo, sin efectos adversos. 

A diferencia de los Rayos X, la resonancia magnética no requiere del posicionamiento del animal de determinada manera. De hecho, ofrece una visión completa desde cualquiera de los planos gracias a una perspectiva espacial

Esto último, hace que la técnica resulte una de las más usadas en el contraste entre tejidos, la visualización de la cavidad y también aporta una increíble sensibilidad para la detección de cualquier elemento patógeno o anómalo del animal. 

El procedimiento se realiza a través de la introducción del animal dentro de un campo magnético generado por un potente imán, estimulado a través de radiofrecuencia, que hace resonancia con los átomos de hidrógeno del elemento estudiado. 

A partir de allí, la onda energética generada es recogida y se retroalimenta para generar una imagen tomográfica

En algunos casos, la toma de imágenes es acompañada de la administración de una sustancia contrastante que permite alterar momentáneamente las imágenes, como una forma de diferenciar mejor determinadas estructuras, en especial cuando se está en búsqueda de puntos anómalos. 

Beneficios de la resonancia magnética en animales

Uno de los principales beneficios de esta técnica, por encima de cualquier otra, es que no se trata de un estudio invasivo. La resonancia no requiere de la intervención ni manipulación del cuerpo del animal para arrojar imágenes acerca de los comportamientos internos del mismo. 

Por otro lado, se trata de un procedimiento inocuo. Es decir, no repercute directamente en la salud del paciente, puesto que no involucra el uso de ninguna sustancia, elemento o energía que pueda poner en peligro la vida del animal. 

Además, la resonancia es una de las maneras más precisas de obtener información en un periodo de tiempo muy corto. Ofrece una amplia variedad de tomas, incluso cortes distintos de las secciones estudiadas, sin la necesidad de mover al paciente y con la comodidad de hacer el estudio en un tiempo muy rápido. 

La resonancia magnética es la mejor alternativa para alcanzar un diagnóstico oportuno en los casos más críticos, permitiendo a los veterinarios determinar con rapidez el origen o las causas de determinados síntomas y diseñar rápidamente un plan de acción, incluso visualizar la pertinencia de alguna intervención quirúrgica. 

A este respecto, la resonancia es el mapa de muchos procedimientos quirúrgicos, indicándole al veterinario cuáles son las áreas para intervenir e, incluso, los riesgos a los que pueden enfrentarse antes de llegar al campo quirúrgico. 

Este estudio es el que mayor precisión diagnóstica brinda a los médicos veterinarios. Permite hacer cortes tan certeros como de un milímetro de espesor, por lo que es fácil detectar cualquier anomalía o enfermedad por muy mínima que pueda resultar. 

Por si esto fuera poco, a través de la resonancia es posible visualizar los vasos sanguíneos, sin necesidad de contraste ni intervención. 

Riesgos de la resonancia magnética para el animal

La resonancia magnética no representa mayor riesgo para la salud de los animales. Ahora bien, en el caso de este tipo de pacientes se hace necesario, además, que estén anestesiados puesto que un punto clave de la resonancia es que el paciente permanezca totalmente inmóvil. 

Si bien el uso de la anestesia en los animales no supone un riesgo muy alto, no deja de representar cierto nivel de riesgo, quizás el único que está vinculado con los estudios de resonancia en animales. Las complicaciones con la anestesia en los animales son siempre una probabilidad, aunque suele ser remota y el animal siempre está bajo atenta vigilancia médica. 

El estudio tiene una duración de entre 40 y 90 minutos y antes de comenzar es analizada la raza, peso, talla y edad del animal, puesto que en función de esto se determinará el proceso de anestesia adecuado para cada caso. 

Por otro lado, es importante que, si el animal es portador de algún tatuaje de localización, chips de rastreo o implantes, sea notificado al veterinario antes del examen. En algunos casos, como por ejemplo ante el uso de chip en las razas pequeñas, podría ser necesario retirarlo antes del estudio. 

En los otros casos, se debe tomar en cuenta la posible incidencia en la veracidad de las imágenes, por cualquier caso de interferencia del material con el imán. 

Situaciones clínicas en las que se utiliza la resonancia magnética

Los profesionales veterinarios indican la utilización de la resonancia magnética ante la sospecha de ciertos padecimientos, entre ellos: 

Lesiones del cerebro, cerebelo y tronco encefálico, si al animal comienza a experimentar crisis convulsivas, síndrome vestibular, mareos, ceguera repentina, cambios de comportamiento y personalidad, alteraciones mentales, problemas de postura, desórdenes alimenticios, problemas con la termorregulación, alteraciones del sueño, temblores, taquicardias, entre otras. 

Problemas en la médula espinal, en animales que presenten algún déficit de la percepción, dolor espinal, lesiones en la zona espinal, problemas con la respuesta refleja, descontrol en los esfínteres, recaídas postoperatorias, y una amplia variedad de síndromes. 

Masas a nivel abdominal, tumores, sospecha de líquido o hemorragia y planificación de intervenciones quirúrgicas de algunos órganos como riñones, hígado, bazo y vejiga.

Además, la resonancia magnética es utilizada en casos de problemas de coagulación en cualquier área de todo el sistema circulatorio, enfermedades del oído y padecimientos del nervio óptico, así como en enfermedades de garganta y boca.

¿De qué forma impacta el cambio climático en las mascotas?

No es un secreto para nadie que el planeta está sufriendo cambios críticos, y con ello, su clima y funcionamiento. Por eso, cuando hablamos de cambio climático, pensamos en el impacto que está produciendo el calentamiento global en el mundo actual. 

En los animales, el impacto del cambio climático ha generado que muchas especies se encuentren en peligro de extinción, con algunos ejemplares ya desaparecidos en medio de toda una alteración de la fauna silvestre. 

Sin embargo, los animales que se encuentran en su hábitat natural no son los únicos que resultan afectados por el impacto de cambio climático; nuestras mascotas también se encuentran a merced de las consecuencias del calentamiento global y es preciso tomar conciencia de ello. 

Veamos cómo ha alterado el cambio climático la vida de nuestras mascotas. 

Aparición de plagas

Uno de los puntos más críticos para las mascotas y animales domésticos es la aparición de plagas que afectan su salud. El aumento de las temperaturas con el cambio climático ha hecho más frecuente la aparición de garrapatas, pulgas y otros parásitos en las zonas residenciales. 

Mientras que, en el pasado, la presencia de estos animales era casi exclusiva de las zonas de campo, áreas rurales y huertos, hoy por hoy, los mismos jardines de las casas y zonas urbanas son punto de cultivo para las garrapatas. 

De hecho, ha aumentado la predisposición de ciertas especies a padecer con este tipo de plagas. 

Desarrollo de nuevas enfermedades

La presencia de plagas en la vida de las mascotas ha traído consigo mayores padecimientos de salud y el empeoramiento de algunas enfermedades. 

El cambio climático ha sido el responsable de aumentar el crecimiento de diferentes patologías; así, los padecimientos bacterianos y las enfermedades autoinmunes han aumentado considerablemente como consecuencia de las alteraciones frecuentes en las temperaturas de las zonas urbanas. 

Condiciones de vida poco propicias

Aun cuando los dueños siempre procuran ofrecer a sus mascotas las mejores condiciones de vida, lo cierto es que cada vez es más difícil lograrlo tomando en cuenta los cambios y el deterioro que ha experimentado el clima. 

Las elevadas temperaturas, uno de los impactos más claros del cambio climático, han ido mermando la calidad de vida de las mascotas, limitando de posibilidad de salir, explorar e, incluso, convivir con el medio ambiente. 

Actuar para revertir la situación

La presencia de plagas, la aparición de nuevas enfermedades, las limitaciones de las mascotas para relacionarse y el riesgo inminente de la disminución crítica de los recursos naturales, son factores que amenazan exponencialmente la salud y vida de los animales domésticos. 

El aumento de desastres naturales, tales como inundaciones, terremotos y otros, también afectan directamente a las mascotas domésticas, teniendo en cuenta que estos animales son la última prioridad de rescate ante estas emergencias. 

Las mascotas también sufren las consecuencias asociadas al cambio climático y es necesario actuar para revertir esta situación; es nuestro deber y obligación resolver el problema cuanto antes. 

Cómo trasladar a nuestras mascotas en los viajes largos

Como miembros de la familia, las mascotas se han ganado el derecho a participar en nuestros viajes de vacaciones, y aunque antes no teníamos muchas expectativas de poder llevarlas en la travesía, ahora no hay excusa que valga para no hacerlo. 

Dejarlos en casa ya no es una opción; por eso, hoy vamos a contar algunos consejos que se deben considerar a la hora de viajar con una mascota. 

Consultar con el veterinario

Es importante entender que no siempre es un buen momento para someter a la mascota a un viaje largo. Los viajes suelen ser experiencias estresantes para el animal, altamente demandantes tanto en lo físico como en lo mental, por lo que hay que considerar las condiciones actuales del animal. 

Desde factores inherentes a la raza hasta el peso actual de la mascota, pasando por su temperamento y otros aspectos relevantes, es fundamental tener en cuenta estos elementos en el momento de determinar la conveniencia de viajar con la mascota. 

El consejo del especialista será el que determinará si el animal está preparado o no para asumir el reto. 

Escoger y conocer las directrices de la aerolínea

Por lo general, solo los animales de hasta 8kg de peso, incluido su trasportín, pueden viajar en la cabina del avión. En caso de que superen ese nivel, deberán ir en una sección especial de la bodega de carga. 

Ahora bien, es preciso saber que no todas las aerolíneas permiten animales en la cabina o en la bodega y que las que lo hacen, cuentan con sus propios protocolos para el viaje, que pueden variar según el destino, la duración del vuelo, función del animal, entre otros. 

Tener en cuenta la normativa vigente al día

El traslado de un animal a otro estado o país puede representar una serie de requisitos o trámites que van desde permisos especiales hasta la necesidad de contar con el aval de un especialista. 

El animal deberá contar con sus vacunas al día; esto, independientemente del medio de transporte a utilizar para su traslado. 

Siempre es fundamental que el animal tenga al día todos sus registros sanitarios: vacunación, desparasitación, etc. 

Preparar al animal para el viaje

Sin importar el medio de transporte utilizado para trasladar al animal, siempre es preciso preparar al animal para el proceso. 

En ese sentido, no es aconsejable que el animal conozca el trasportín el mismo día del viaje; se le deberá entrenar para que pueda estar dentro de este con la mayor comodidad posible. 

También, será necesario enseñarle a controlar sus esfínteres; para ello, es esencial que el veterinario realice el programa de alimentación e hidratación del animal para las horas previas al viaje

Algunas aerolíneas prohíben sedar a los animales para el viaje, así como embarcar a las mascotas en contenedores a ruedas. Es recomendable consultar con las agencias de viajes respecto a este tipo de especificaciones. 

Con estas simples pautas, podremos asegurar un viaje más que placentero al lado de nuestras mascotas.

Comportamiento y cuidados del gato angora turco

El angora turco siempre será una de las razas favoritas para los amantes de los gatos. Ya sea por su pelaje, color, elegancia o comportamiento, estos gatos, originarios de Turquía, son uno de los consentidos en el mundo felino. 

Así es que, si estás considerando agregar un angora turco a la familia, este artículo es para ti. 

Una de las razas más antiguas 

Denominado comúnmente sólo como gato angora, esta belleza data de la localidad de Angora, hoy en día Ankara, en Turquía, y es conocido por haber sido el primer espécimen de gato de pelo largo de la historia. 

Gracias a esta característica, estos felinos fueron rápidamente adoptados y asociados con la alcurnia y la aristocracia del siglo XVIII. 

Pero no solo eso, también fueron asociados con fortuna y pureza, especialmente la variación de angora de ojos dispares, que se transformó en un símbolo de buena suerte y adoración para el pueblo turco. 

Estos felinos son considerados patrimonio de Turquía, por lo que son celosamente protegidos y muy consentidos. 

A menudo son confundidos con los persas, un tipo de gato que nació precisamente de cruces de angora, sin embargo, no se trata del mismo espécimen. 

Características del angora turco

Un angora turco suele pesar de 3kg a 5kg, aunque, en algunos casos, puede llegar a pasarse de peso, lo que representa un riesgo para su salud. Además, suele tener unos 15cm de altura y un cuerpo largo y esbelto, que a menudo los hace lucir delgados. 

Tiene orejas triangulares y puntiagudas, así como una cola larga y muy poblada de pelo. Los ojos son grandes, con colores ámbar, azul, verde, cobre o, incluso, dispares, siendo este último uno de los tipos más exóticos del angora. 

En cuanto al pelaje, constituye uno de los principales atractivos del animal. Suele ser largo, sedoso, brillante y manejable, en colores que van desde el blanco hasta casi cualquier presentación, excepto el pelaje tipo siamés. 

Comportamiento del gato angora turco 

Es una raza bastante consentida, mimada, inteligente y curiosa. Son gatos ágiles, que se mantienen en movimiento y les gusta cazar por hobby. 

Son muy asiduos a maullar, lo que suele asustar a sus dueños, pero lo cierto es que la mayoría de las veces no se trata de nada grave, sino más bien una forma de constante comunicación. 

Son muy afectuosos y les gusta la calma y compartir en familia, aunque no son muy dados a estar en brazos ni al contacto físico constante. 

Cuidados del angora

Los angoras turcos son gatos sanos y fuertes, con una esperanza de vida que alcanza hasta los 16 años. Por ello, no suelen dar demasiados problemas a la hora de cuidarlos. 

Se adaptan muy bien a los cambios climáticos y a las temperaturas bajas, gracias a la mullida cantidad de pelo que poseen. Sin embargo, no es muy recomendable que estén en contacto con agua o nieve, pues la humedad suele afectarlos. 

Debido a la abundancia de su pelaje, el angora turco es propenso a formar bolas de pelo en el tracto intestinal; por ello, es preciso cepillarlo a diario. 

Dada su característica de consentido y familiar, son gatos que requieren atención, contacto y mucho afecto. Pueden llegar a deprimirse si se encuentran solos o se perciben desatendidos. 

En cuanto a la comida, es importante vigilar su dieta para evitar exceso de peso, administrandole solo aquello que es adecuado para el animal, sin incluir comida humana en la dieta. 

Por último, es importante considerar una revisión periódica con su veterinario, para examinar su salud y administrar las vacunas pertinentes. 

Tricobezoares en gatos: ¿es normal que los felinos vomiten pelo?

Todos amamos a los gatos por su capacidad de asearse ellos mismos. De hecho, son una de las mascotas más limpias que existen debido a que se acicalan con frecuencia.

Sin embargo, el hecho de que los gatos estén lamiéndose constantemente no significa que podamos desentendernos de su limpieza y cuidado. Esta habilidad de auto gestionar su higiene tiene un lado negativo: las bolas de pelo. 

Los tricobezoares o bolas de pelo son un problema grave en los gatos; incluso, puede complicar la salud del felino al punto de requerir cirugía. 

Por ello, hoy te vamos a contar lo que necesitas saber sobre los tricobezoares y cuáles son los riesgos para tu mascota. 

Una rara obstrucción intestinal 

Los gatos se lamen con frecuencia para mantener limpio el pelaje y eliminar los excesos del mismo. Sin embargo, esto significa que el pelo va a parar a su tracto digestivo, creando las famosas bolas de pelo, que son los tricobezoares. 

Teniendo en cuenta que este proceso es totalmente común en los gatos, por lo general, no representa un problema que se formen las bolas de pelo. 

El gato expulsa el pelo a través de las heces, como el resto de los alimentos, en un proceso excretorio normal. Pero, en algunos casos, los pelos no continúan el viaje por los intestinos, quedando atorados en el esófago. 

Dependiendo del tamaño, el gato podrá vomitar las bolas de pelo o se quedarán obstruyendo. Incluso en algunos casos, puede atorarse en el intestino delgado y comenzar a crecer desde allí hasta generar inflamaciones y, eventualmente, rupturas. 

Riesgos de los tricobezoares

Como lo comentamos, la expulsión de las bolas de pelo suele darse de manera natural en el ciclo del animal. De hecho, una de las razones por la que vemos a un gato comer la popular paja por sí solo es para estimular su sistema digestivo. 

Sin embargo, no podemos olvidar que el tracto intestinal está lleno de vellosidades y mucosidad, que son las responsables de la absorción de nutrientes de los alimentos. Estas vellosidades son potenciales enredaderas para los pelos del gato. 

Según el lugar donde se ubique la bola de pelos, aumenta el riesgo y complicación. Las complicaciones más leves pasan por gastritis y colitis, mientras que una bola de pelo en un segmento del intestino puede derivar en procesos inflamatorios, rupturas y compromiso del sistema vascular. 

Síntomas de los tricobezoares

Algunas de las anomalías que puede manifestar el gato por complicaciones con bolas de pelo son: 

  • Tos frecuente. 
  • Vómito constante. 
  • Pérdida de peso abrupta.
  • Quejidos que sugieren dolor.
  • Fiebre. 
  • Deshidratación, que se refleja por una coloración blanquecina en las encías. 
  • Dificultad respiratoria, evidente por los jadeos.
  • Pasa demasiado tiempo echado, con poca movilidad, mucho más sedentario de lo normal. 

¿Cómo prevenir los tricobezoares?

Considerando que este problema de salud deriva de una conducta frecuente en los gatos, es preciso estar atentos y extremar ciertas medidas para reducir los riesgos. 

Cepillar frecuentemente: un cepillado diario ayuda a eliminar el exceso de pelo, reduciendo la cantidad que va a parar a los intestinos del gato. 

Proporcionar agua fresca: el consumo de agua fresca en la dieta del gato ayuda a facilitar el funcionamiento intestinal. 

Brindar una dieta rica en fibra: la fibra es ideal para el buen funcionamiento del tracto intestinal ya que estimula las evacuaciones constantes. 

Es preciso consultar con el veterinario sobre algunos suplementos y croquetas especiales para gato que contienen la adecuada cantidad de cereales para estimular y cuidar la salud digestiva del animal.

El cuidado de las mascotas en los meses de invierno

Con la llegada de los meses de invierno, los seres humanos no son los únicos afectados por el frío, los animales también sufren por las bajas temperaturas, la humedad o las lluvias. Por ello, es necesario tomar ciertas medidas, con el fin de proteger la salud de nuestras mascotas en esta época del año. 

En el presente artículo vamos a compartir algunos consejos orientados a cuidar al máximo a las mascotas en los meses de invierno.

La alimentación en la época de frío

Las bajas temperaturas pueden llegar a afectar la salud de las mascotas. Por eso, es importante hacer ajustes en la dieta para ayudarlas a soportar los cambios. 

Es necesario cuidar que su dieta sea equilibrada; existen algunas marcas comerciales con suplementos alimenticios extras, especiales para mantenerlos sanos en épocas frías. 

Un aspecto clave que no debemos descuidar es la ingesta de líquidos. La llegada del frío no debe ser motivo para restringirle el agua a nuestra mascota, puesto que necesitará mantenerse hidratado. 

Si el animal pasa la mayor parte del tiempo en la intemperie, alimentos con una buena carga calórica le brindarán la energía necesaria para soportar la caída de la temperatura. 

El aseo de los perros

Aunque los perros puedan expeler un aroma intenso debido a la humedad del ambiente, no es necesario exagerar con el baño. La humedad propia del clima puede hacernos pensar que nuestra mascota necesita baños más frecuentes, pero esto es un error. 

Según el tipo de raza y las características de piel y pelaje, hay un tiempo ideal para bañar al perro y en invierno estos tiempos deben respetarse aún más. Solo así, el perro podrá emanar sus propios aceites naturales que le permitirán mantenerlo humectado, protegido del frío y de las pieles quebradas. 

Mantener la frecuencia de los paseos

La rutina de sacar a la mascota para correr, jugar y hacer sus necesidades deberá mantenerse, a menos que las condiciones climáticas sean extremas. Es preciso buscar un momento del día en el que el clima sea el más favorable posible, siendo la mañana el horario más recomendable para realizarlo. 

En caso de que la temperatura sea muy baja, se aconseja colocar un poco de vaselina en la superficie de la nariz del perro; de ser necesario, abrigarlo con un traje. 

También, puede ser conveniente emplear ponchos, impermeables o paraguas para el paseo del perro. Durante los meses de invierno, es posible conseguir en el mercado una amplia variedad de estos accesorios, especiales para el clima. 

Cepillar el pelaje con frecuencia

La llegada del frío puede generar caída del pelo, aparición de caspa, resequedad e, incluso, heridas cutáneas. Por eso se recomienda cepillar frecuentemente al animal. Algunos veterinarios recomiendan el uso de pomadas para facilitar el proceso.  

Las mascotas, en especial los perros y gatos, desearán estar más tiempo dentro de casa por lo que es conveniente proporcionarles juguetes con los que se puedan distraer. 

Finalmente, recuerda que, ante cualquier problema de salud del animal, deberás consultar con el veterinario, quien recomendará las acciones a tomar.

Así es el proceso de parto de una gata

Por lo general, las gatas son perfectamente capaces de hacer el trabajo de parto; de hecho, lo más natural es que se escondan para hacerlo solas. Sin embargo, no por esto debemos descuidar el proceso ya que puede llegar a ser estresante para nuestra mascota. 

La clave es saber actuar cuando llega el momento y por eso necesitamos conocer cómo se desarrolla el proceso de parto de una gata. 

Los momentos previos al parto

El proceso de gestación de una gata tiene una duración promedio de entre 57 y 63 días por lo que, cerca de las nueve semanas después de la fecundación, debería estar entrando en proceso de dar a luz. 

Si no conocemos el tiempo que lleva el embarazo, la mejor forma de saberlo además de llevarla al veterinario y hacerle ecografías es evaluando el comportamiento de la gata. 

La semana antes del parto, todas las rutinas de la gata cambiarán y comenzará a rebuscar entre la casa el que será el espacio propicio para el parto. empezará a entrar en los armarios, acurrucarse en rincones o meterse debajo de las mesas. 

También, podremos notar mucho movimiento en su abdomen y no será raro que, aunque la gata se vuelva más sedentaria, no se quede quieta en una sola posición, dado el movimiento de los cachorros. En algunos casos pueden llegar a jadear, por la presión del embarazo. 

En esta etapa, es fundamental ir preparando el espacio para el parto. Para ello, se recomienda habilitar unos cojines lo suficientemente cómodos y cálidos que le sirvan como cama, con el fin de que la asocie como el lugar correcto. 

Puede darse el caso de que la gata se acomode para dar a luz en algún otro lugar que considere más apropiado, por lo que deberemos trasladar todos los cuidados mínimos a dicha zona. 

El inicio del proceso

Aproximadamente 24 horas antes del parto comienza el proceso de dilatación y producción de la leche; es en este periodo en el que los cachorros comenzarán a moverse de forma más frenética en el vientre. 

A partir de este punto la gata se tornará muy inquieta, caminará de un lado a otro y hará maullidos con quejidos, que serán más intensos a medida que avancen las horas. 

También, será común que busque estar en donde está su dueño, subiéndose a la cama, escondiéndose en espacios en donde se encuentra o buscando contacto con él.

Lo más común es que empiece a ronronear muy fuerte. 

Los jadeos también son normales y llegan como respuesta al dolor del parto, por lo que es conveniente hacerle cariño, darle palabras de aliento y acompañarla tanto como ella lo desee. 

Justo en el momento del parto, cambiará la temperatura rectal de la gata y adoptará una postura como si quisiera defecar. A partir de ahí, comenzarán las contracciones y empezarán a nacer los cachorros. 

¿Qué hacer durante el parto?

Es preciso no intervenir en nada durante el proceso y dejar que la gata, por sí sola, dé a luz y limpie a sus crías. Si llega a darse el caso en el que, durante el parto, la gata se detiene y continúa pujando sin éxito, puede resultar necesario llevarla al veterinario. 

Pocas veces las gatas son incapaces de dar a luz a sus propias crías, pero, ante cualquier complicación, es fundamental tener a la mano el número de emergencia de la clínica veterinaria. Debemos evitar a toda costa forzar el parto o extraer alguna de las crías. 

El proceso de nacimiento puede tomar de 30 a 60 minutos y es necesario que la gata tenga a su alcance comida y agua fresca, por si necesita reponerse. 

Una vez nacidas todas las crías, la gata se concentrará en amamantarlas y cuidarlas.

Older posts