Category: Curiosidades

Cómo trasladar a nuestras mascotas en los viajes largos

Como miembros de la familia, las mascotas se han ganado el derecho a participar en nuestros viajes de vacaciones, y aunque antes no teníamos muchas expectativas de poder llevarlas en la travesía, ahora no hay excusa que valga para no hacerlo. 

Dejarlos en casa ya no es una opción; por eso, hoy vamos a contar algunos consejos que se deben considerar a la hora de viajar con una mascota. 

Consultar con el veterinario

Es importante entender que no siempre es un buen momento para someter a la mascota a un viaje largo. Los viajes suelen ser experiencias estresantes para el animal, altamente demandantes tanto en lo físico como en lo mental, por lo que hay que considerar las condiciones actuales del animal. 

Desde factores inherentes a la raza hasta el peso actual de la mascota, pasando por su temperamento y otros aspectos relevantes, es fundamental tener en cuenta estos elementos en el momento de determinar la conveniencia de viajar con la mascota. 

El consejo del especialista será el que determinará si el animal está preparado o no para asumir el reto. 

Escoger y conocer las directrices de la aerolínea

Por lo general, solo los animales de hasta 8kg de peso, incluido su trasportín, pueden viajar en la cabina del avión. En caso de que superen ese nivel, deberán ir en una sección especial de la bodega de carga. 

Ahora bien, es preciso saber que no todas las aerolíneas permiten animales en la cabina o en la bodega y que las que lo hacen, cuentan con sus propios protocolos para el viaje, que pueden variar según el destino, la duración del vuelo, función del animal, entre otros. 

Tener en cuenta la normativa vigente al día

El traslado de un animal a otro estado o país puede representar una serie de requisitos o trámites que van desde permisos especiales hasta la necesidad de contar con el aval de un especialista. 

El animal deberá contar con sus vacunas al día; esto, independientemente del medio de transporte a utilizar para su traslado. 

Siempre es fundamental que el animal tenga al día todos sus registros sanitarios: vacunación, desparasitación, etc. 

Preparar al animal para el viaje

Sin importar el medio de transporte utilizado para trasladar al animal, siempre es preciso preparar al animal para el proceso. 

En ese sentido, no es aconsejable que el animal conozca el trasportín el mismo día del viaje; se le deberá entrenar para que pueda estar dentro de este con la mayor comodidad posible. 

También, será necesario enseñarle a controlar sus esfínteres; para ello, es esencial que el veterinario realice el programa de alimentación e hidratación del animal para las horas previas al viaje

Algunas aerolíneas prohíben sedar a los animales para el viaje, así como embarcar a las mascotas en contenedores a ruedas. Es recomendable consultar con las agencias de viajes respecto a este tipo de especificaciones. 

Con estas simples pautas, podremos asegurar un viaje más que placentero al lado de nuestras mascotas.

Comportamiento y cuidados del gato angora turco

El angora turco siempre será una de las razas favoritas para los amantes de los gatos. Ya sea por su pelaje, color, elegancia o comportamiento, estos gatos, originarios de Turquía, son uno de los consentidos en el mundo felino. 

Así es que, si estás considerando agregar un angora turco a la familia, este artículo es para ti. 

Una de las razas más antiguas 

Denominado comúnmente sólo como gato angora, esta belleza data de la localidad de Angora, hoy en día Ankara, en Turquía, y es conocido por haber sido el primer espécimen de gato de pelo largo de la historia. 

Gracias a esta característica, estos felinos fueron rápidamente adoptados y asociados con la alcurnia y la aristocracia del siglo XVIII. 

Pero no solo eso, también fueron asociados con fortuna y pureza, especialmente la variación de angora de ojos dispares, que se transformó en un símbolo de buena suerte y adoración para el pueblo turco. 

Estos felinos son considerados patrimonio de Turquía, por lo que son celosamente protegidos y muy consentidos. 

A menudo son confundidos con los persas, un tipo de gato que nació precisamente de cruces de angora, sin embargo, no se trata del mismo espécimen. 

Características del angora turco

Un angora turco suele pesar de 3kg a 5kg, aunque, en algunos casos, puede llegar a pasarse de peso, lo que representa un riesgo para su salud. Además, suele tener unos 15cm de altura y un cuerpo largo y esbelto, que a menudo los hace lucir delgados. 

Tiene orejas triangulares y puntiagudas, así como una cola larga y muy poblada de pelo. Los ojos son grandes, con colores ámbar, azul, verde, cobre o, incluso, dispares, siendo este último uno de los tipos más exóticos del angora. 

En cuanto al pelaje, constituye uno de los principales atractivos del animal. Suele ser largo, sedoso, brillante y manejable, en colores que van desde el blanco hasta casi cualquier presentación, excepto el pelaje tipo siamés. 

Comportamiento del gato angora turco 

Es una raza bastante consentida, mimada, inteligente y curiosa. Son gatos ágiles, que se mantienen en movimiento y les gusta cazar por hobby. 

Son muy asiduos a maullar, lo que suele asustar a sus dueños, pero lo cierto es que la mayoría de las veces no se trata de nada grave, sino más bien una forma de constante comunicación. 

Son muy afectuosos y les gusta la calma y compartir en familia, aunque no son muy dados a estar en brazos ni al contacto físico constante. 

Cuidados del angora

Los angoras turcos son gatos sanos y fuertes, con una esperanza de vida que alcanza hasta los 16 años. Por ello, no suelen dar demasiados problemas a la hora de cuidarlos. 

Se adaptan muy bien a los cambios climáticos y a las temperaturas bajas, gracias a la mullida cantidad de pelo que poseen. Sin embargo, no es muy recomendable que estén en contacto con agua o nieve, pues la humedad suele afectarlos. 

Debido a la abundancia de su pelaje, el angora turco es propenso a formar bolas de pelo en el tracto intestinal; por ello, es preciso cepillarlo a diario. 

Dada su característica de consentido y familiar, son gatos que requieren atención, contacto y mucho afecto. Pueden llegar a deprimirse si se encuentran solos o se perciben desatendidos. 

En cuanto a la comida, es importante vigilar su dieta para evitar exceso de peso, administrandole solo aquello que es adecuado para el animal, sin incluir comida humana en la dieta. 

Por último, es importante considerar una revisión periódica con su veterinario, para examinar su salud y administrar las vacunas pertinentes. 

Tricobezoares en gatos: ¿es normal que los felinos vomiten pelo?

Todos amamos a los gatos por su capacidad de asearse ellos mismos. De hecho, son una de las mascotas más limpias que existen debido a que se acicalan con frecuencia.

Sin embargo, el hecho de que los gatos estén lamiéndose constantemente no significa que podamos desentendernos de su limpieza y cuidado. Esta habilidad de auto gestionar su higiene tiene un lado negativo: las bolas de pelo. 

Los tricobezoares o bolas de pelo son un problema grave en los gatos; incluso, puede complicar la salud del felino al punto de requerir cirugía. 

Por ello, hoy te vamos a contar lo que necesitas saber sobre los tricobezoares y cuáles son los riesgos para tu mascota. 

Una rara obstrucción intestinal 

Los gatos se lamen con frecuencia para mantener limpio el pelaje y eliminar los excesos del mismo. Sin embargo, esto significa que el pelo va a parar a su tracto digestivo, creando las famosas bolas de pelo, que son los tricobezoares. 

Teniendo en cuenta que este proceso es totalmente común en los gatos, por lo general, no representa un problema que se formen las bolas de pelo. 

El gato expulsa el pelo a través de las heces, como el resto de los alimentos, en un proceso excretorio normal. Pero, en algunos casos, los pelos no continúan el viaje por los intestinos, quedando atorados en el esófago. 

Dependiendo del tamaño, el gato podrá vomitar las bolas de pelo o se quedarán obstruyendo. Incluso en algunos casos, puede atorarse en el intestino delgado y comenzar a crecer desde allí hasta generar inflamaciones y, eventualmente, rupturas. 

Riesgos de los tricobezoares

Como lo comentamos, la expulsión de las bolas de pelo suele darse de manera natural en el ciclo del animal. De hecho, una de las razones por la que vemos a un gato comer la popular paja por sí solo es para estimular su sistema digestivo. 

Sin embargo, no podemos olvidar que el tracto intestinal está lleno de vellosidades y mucosidad, que son las responsables de la absorción de nutrientes de los alimentos. Estas vellosidades son potenciales enredaderas para los pelos del gato. 

Según el lugar donde se ubique la bola de pelos, aumenta el riesgo y complicación. Las complicaciones más leves pasan por gastritis y colitis, mientras que una bola de pelo en un segmento del intestino puede derivar en procesos inflamatorios, rupturas y compromiso del sistema vascular. 

Síntomas de los tricobezoares

Algunas de las anomalías que puede manifestar el gato por complicaciones con bolas de pelo son: 

  • Tos frecuente. 
  • Vómito constante. 
  • Pérdida de peso abrupta.
  • Quejidos que sugieren dolor.
  • Fiebre. 
  • Deshidratación, que se refleja por una coloración blanquecina en las encías. 
  • Dificultad respiratoria, evidente por los jadeos.
  • Pasa demasiado tiempo echado, con poca movilidad, mucho más sedentario de lo normal. 

¿Cómo prevenir los tricobezoares?

Considerando que este problema de salud deriva de una conducta frecuente en los gatos, es preciso estar atentos y extremar ciertas medidas para reducir los riesgos. 

Cepillar frecuentemente: un cepillado diario ayuda a eliminar el exceso de pelo, reduciendo la cantidad que va a parar a los intestinos del gato. 

Proporcionar agua fresca: el consumo de agua fresca en la dieta del gato ayuda a facilitar el funcionamiento intestinal. 

Brindar una dieta rica en fibra: la fibra es ideal para el buen funcionamiento del tracto intestinal ya que estimula las evacuaciones constantes. 

Es preciso consultar con el veterinario sobre algunos suplementos y croquetas especiales para gato que contienen la adecuada cantidad de cereales para estimular y cuidar la salud digestiva del animal.

El cuidado de las mascotas en los meses de invierno

Con la llegada de los meses de invierno, los seres humanos no son los únicos afectados por el frío, los animales también sufren por las bajas temperaturas, la humedad o las lluvias. Por ello, es necesario tomar ciertas medidas, con el fin de proteger la salud de nuestras mascotas en esta época del año. 

En el presente artículo vamos a compartir algunos consejos orientados a cuidar al máximo a las mascotas en los meses de invierno.

La alimentación en la época de frío

Las bajas temperaturas pueden llegar a afectar la salud de las mascotas. Por eso, es importante hacer ajustes en la dieta para ayudarlas a soportar los cambios. 

Es necesario cuidar que su dieta sea equilibrada; existen algunas marcas comerciales con suplementos alimenticios extras, especiales para mantenerlos sanos en épocas frías. 

Un aspecto clave que no debemos descuidar es la ingesta de líquidos. La llegada del frío no debe ser motivo para restringirle el agua a nuestra mascota, puesto que necesitará mantenerse hidratado. 

Si el animal pasa la mayor parte del tiempo en la intemperie, alimentos con una buena carga calórica le brindarán la energía necesaria para soportar la caída de la temperatura. 

El aseo de los perros

Aunque los perros puedan expeler un aroma intenso debido a la humedad del ambiente, no es necesario exagerar con el baño. La humedad propia del clima puede hacernos pensar que nuestra mascota necesita baños más frecuentes, pero esto es un error. 

Según el tipo de raza y las características de piel y pelaje, hay un tiempo ideal para bañar al perro y en invierno estos tiempos deben respetarse aún más. Solo así, el perro podrá emanar sus propios aceites naturales que le permitirán mantenerlo humectado, protegido del frío y de las pieles quebradas. 

Mantener la frecuencia de los paseos

La rutina de sacar a la mascota para correr, jugar y hacer sus necesidades deberá mantenerse, a menos que las condiciones climáticas sean extremas. Es preciso buscar un momento del día en el que el clima sea el más favorable posible, siendo la mañana el horario más recomendable para realizarlo. 

En caso de que la temperatura sea muy baja, se aconseja colocar un poco de vaselina en la superficie de la nariz del perro; de ser necesario, abrigarlo con un traje. 

También, puede ser conveniente emplear ponchos, impermeables o paraguas para el paseo del perro. Durante los meses de invierno, es posible conseguir en el mercado una amplia variedad de estos accesorios, especiales para el clima. 

Cepillar el pelaje con frecuencia

La llegada del frío puede generar caída del pelo, aparición de caspa, resequedad e, incluso, heridas cutáneas. Por eso se recomienda cepillar frecuentemente al animal. Algunos veterinarios recomiendan el uso de pomadas para facilitar el proceso.  

Las mascotas, en especial los perros y gatos, desearán estar más tiempo dentro de casa por lo que es conveniente proporcionarles juguetes con los que se puedan distraer. 

Finalmente, recuerda que, ante cualquier problema de salud del animal, deberás consultar con el veterinario, quien recomendará las acciones a tomar.

Así es el proceso de parto de una gata

Por lo general, las gatas son perfectamente capaces de hacer el trabajo de parto; de hecho, lo más natural es que se escondan para hacerlo solas. Sin embargo, no por esto debemos descuidar el proceso ya que puede llegar a ser estresante para nuestra mascota. 

La clave es saber actuar cuando llega el momento y por eso necesitamos conocer cómo se desarrolla el proceso de parto de una gata. 

Los momentos previos al parto

El proceso de gestación de una gata tiene una duración promedio de entre 57 y 63 días por lo que, cerca de las nueve semanas después de la fecundación, debería estar entrando en proceso de dar a luz. 

Si no conocemos el tiempo que lleva el embarazo, la mejor forma de saberlo además de llevarla al veterinario y hacerle ecografías es evaluando el comportamiento de la gata. 

La semana antes del parto, todas las rutinas de la gata cambiarán y comenzará a rebuscar entre la casa el que será el espacio propicio para el parto. empezará a entrar en los armarios, acurrucarse en rincones o meterse debajo de las mesas. 

También, podremos notar mucho movimiento en su abdomen y no será raro que, aunque la gata se vuelva más sedentaria, no se quede quieta en una sola posición, dado el movimiento de los cachorros. En algunos casos pueden llegar a jadear, por la presión del embarazo. 

En esta etapa, es fundamental ir preparando el espacio para el parto. Para ello, se recomienda habilitar unos cojines lo suficientemente cómodos y cálidos que le sirvan como cama, con el fin de que la asocie como el lugar correcto. 

Puede darse el caso de que la gata se acomode para dar a luz en algún otro lugar que considere más apropiado, por lo que deberemos trasladar todos los cuidados mínimos a dicha zona. 

El inicio del proceso

Aproximadamente 24 horas antes del parto comienza el proceso de dilatación y producción de la leche; es en este periodo en el que los cachorros comenzarán a moverse de forma más frenética en el vientre. 

A partir de este punto la gata se tornará muy inquieta, caminará de un lado a otro y hará maullidos con quejidos, que serán más intensos a medida que avancen las horas. 

También, será común que busque estar en donde está su dueño, subiéndose a la cama, escondiéndose en espacios en donde se encuentra o buscando contacto con él.

Lo más común es que empiece a ronronear muy fuerte. 

Los jadeos también son normales y llegan como respuesta al dolor del parto, por lo que es conveniente hacerle cariño, darle palabras de aliento y acompañarla tanto como ella lo desee. 

Justo en el momento del parto, cambiará la temperatura rectal de la gata y adoptará una postura como si quisiera defecar. A partir de ahí, comenzarán las contracciones y empezarán a nacer los cachorros. 

¿Qué hacer durante el parto?

Es preciso no intervenir en nada durante el proceso y dejar que la gata, por sí sola, dé a luz y limpie a sus crías. Si llega a darse el caso en el que, durante el parto, la gata se detiene y continúa pujando sin éxito, puede resultar necesario llevarla al veterinario. 

Pocas veces las gatas son incapaces de dar a luz a sus propias crías, pero, ante cualquier complicación, es fundamental tener a la mano el número de emergencia de la clínica veterinaria. Debemos evitar a toda costa forzar el parto o extraer alguna de las crías. 

El proceso de nacimiento puede tomar de 30 a 60 minutos y es necesario que la gata tenga a su alcance comida y agua fresca, por si necesita reponerse. 

Una vez nacidas todas las crías, la gata se concentrará en amamantarlas y cuidarlas.

Características y cuidados del setter irlandés

Originario de Irlanda a inicios del siglo XVIII, el setter irlandés es una raza de perros criados inicialmente como ayudantes en las labores de caza y adiestrados para encontrar a la presa. En la actualidad, su crianza a nivel mundial está orientada a la compañía del hogar.
De gran nobleza y energía, además de su belleza particular, el setter irlandés posee algunos rasgos característicos que resulta muy importante conocer. En las siguientes líneas, te contamos algunas particularidades de este amistoso animal, así como algunos consejos sobre su cuidado en casa.

Un estupendo perro de compañía

El setter irlandés es una raza de perros muy apreciada por su garbo y postura. El característico color caoba de su pelaje es su sello distintivo, de hecho, en varios países del mundo es conocido por el nombre de red setter, aunque, en realidad, esta es una variante de su raza.
Fiel, alegre, inteligente y amistoso, el setter irlandés está dotado de gran potencia y energía, siendo una gran compañía especialmente en la práctica de los deportes de atletismo o en actividades que involucran esfuerzo físico.
Por su natural instinto de perro de caza, este animal disfruta mucho de realizar actividades al aire libre, jugando y corriendo aun en su edad adulta. Su comportamiento alegre y juguetón se debe a que mantiene el entusiasmo propio de los cachorros durante gran parte de su vida.

Características del setter irlandés

El setter irlandés tiene una esperanza de vida de alrededor de 12 años. En su edad adulta, llegan a alcanzar una altura promedio de entre 60cm y 65cm en el caso de los machos y entre 55cm y 60cm en el caso de las hembras.
Poseen una cabeza delgada y alargada, con el cráneo ovalado y un hocico de profundidad moderada. Sus orejas son caídas y de inserción baja; sus ojos son medianos y de color marrón oscuro.
Su cuerpo, por lo general, es bien proporcionado y de contextura atlética. En cuanto a su peso, los machos llegan a pesar, en promedio, entre 20kg y 30kg, mientras que las hembras suelen pesar entre 18kg y 25kg.
El color de su pelaje es un rasgo característico en el setter irlandés: rojo caoba o marrón oscuro, similar a la de los pequeños cocker spaniel. Su pelaje es corto y fino en el área de la cabeza y en la parte delantera de sus patas, siendo un poco más largo en el resto de su cuerpo.
Esta raza de perros puede llegar a desarrollar una enfermedad similar a la enfermedad celíaca en los seres humanos, denominada enteropatía sensible al gluten. Además, algunos ejemplares son también propensos a padecer displasia de Cadera, atrofia progresiva de retina, torsión gástrica, deficiencia canina de proteína de adhesión leucocitaria o granulocitopatía canina, infección al oído y epilepsia.

Alegres, resistentes y con mucha energía

Su gran energía y resistencia física son dos de los rasgos más destacados del comportamiento clásico del setter irlandés. Por su naturaleza juguetona, son perros que se divierten mucho interactuando con los niños; además, a esta raza canina les fascina demostrar afecto a sus cuidadores todo el tiempo.
La alegría es otra característica muy pronunciada de su carácter, por lo que su relación con otros animales del hogar suele ser muy buena. Su comportamiento infantil se debe a que son perros que maduran tardíamente, por lo que resulta conveniente adiestrarlos desde que son cachorros para evitar cualquier tipo de problemas de conducta cuando son adultos.
En esencia, el setter irlandés es una raza de perros ideal para tenerla como animal de compañía: tiene bajo nivel de agresividad, no es territorial y tiende a tener muy buen carácter a lo largo de su vida. Su conducta cariñosa y sociable lo convierte en un fiel compañero, más que un protector o defensor de casa.

Cuidados del setter irlandés

Si estás interesado en adoptar a un setter irlandés, deberás saber que son perros que necesitan un gran espacio para vivir y contar con áreas extensas para correr y sentirse libres. No se recomienda criarlos en apartamentos o espacios reducidos ni tampoco en zonas urbanas o con densidad de tráfico.
Es necesario mantener bien cuidado su pelaje, cepillándolo al menos una vez por día para mantenerlo brillante y sin enredos. Aunque puede resultar suficiente bañarlos al menos una vez al mes, la frecuencia va a depender de su actividad diaria. Se recomienda utilizar champú especializado para su baño.
Su alimentación debe de ser de calidad para mantener su nivel de energía y favorecer el brillo de su pelaje. Pueden ser de dos a tres raciones de comida equilibrada al día, con pienso energético y digerible. De preferencia, se debe evitar piensos a base de trigo y maíz, a fin de evitar los problemas de salud a los que son propensos. Existen buenos productos a nivel comercial, preparados especialmente para esta raza de perros.
Con el fin de garantizar su buena salud y calidad de vida, se recomienda llevarlo al veterinario con cierta periodicidad; de esa forma, será posible detectar cualquier problema de salud o patología a tiempo. El veterinario determinará las vacunas necesarias que se le deberán aplicar al animal.
Debido al temperamento incansable y distraído del setter irlandés, es necesario un entrenamiento constante y disciplinado. El ejercicio diario y el adiestramiento metódico y paciente desde que son cachorros, ayudarán a forjar su carácter y a garantizar su crecimiento pleno.
Desde hace muchas décadas, el setter irlandés es uno de los perros de caza más valorados a nivel mundial. Esta raza, que posee características únicas para desempeñar su trabajo en cacerías, ha logrado adaptarse muy bien a la vida dentro de una familia.
Si estás animado a adoptar un setter irlandés, te recomendamos acudir a un criador experimentado que te brindará toda la información y consejos necesarios para su cuidado. Estamos seguros que esta adorable raza de perros puede ser la compañía ideal para tu hogar.

¿Cuánto tiempo puede vivir un hámster?

Diminuto, adorable y de fácil cuidado, el hámster es una de las mascotas favoritas de los más pequeños y cada vez más adoptado como compañía en los hogares españoles. Como tal, algunas especificaciones referidas a su crianza suelen ser motivo de consulta en la clínica veterinaria.

Una de las consultas más usuales es respecto al tiempo que puede vivir este pequeño animalito; en este artículo intentaremos responder a esta interrogante.      

El periodo de vida de un hámster

Muchas familias desconocen el tiempo promedio que suele vivir un hámster criado en condiciones adecuadas. A lo largo de los años, los niños se suelen sorprender en el momento en que encuentran sin vida a su mascota favorita, culpandose por una supuesta dejadez o negligencia en su cuidado.  

Lo cierto es que estos animales tienen un periodo de vida muy corto, de los más breves entre los animales domésticos. 

En condiciones adecuadas y dependiendo de la raza del animal, su esperanza de vida no supera los tres años. Más aun, en promedio, los hamsters no suelen vivir más allá de los 30 meses.  

Es por ello que su desarrollo se completa en muy poco tiempo, teniendo la capacidad de reproducirse desde los dos meses y medio de edad y de alcanzar la vejez al cumplir el año. 

La esperanza de vida varía de acuerdo a la raza

Existen alrededor de diecinueve especies actuales distintas de hamsters, agrupadas en siete géneros. De acuerdo a su especie, estos animales pueden vivir más o menos años. De hecho, existen algunos registros de especies que pueden vivir hasta cuatros años.   

El hámster chino, por ejemplo, conocido por ser el único que posee una cola prensil y que suele medir alrededor de 4cm, vive, en promedio, dos años y medio. 

Por su parte, los hámsters enanos de Campbell, al igual que los hamsters rusos enanos, viven entre 18 y 24 meses, mientras que el hámster Roborovski puede llegar a vivir hasta los 42 meses. 

Cuidados del hámster para una vida plena

Tener en cuenta la esperanza de vida del hámster es muy importante para evitar sorpresas entre los niños. Siendo conscientes del tiempo de vida de un hámster promedio, los dueños deben ofrecerle calidad de vida a sus mascotas y el cuidado en su alimentación es fundamental para conseguirlo.  

Una dieta balanceada basada en la ingesta de vegetales frescos como la acelga, los berros, pimientos y hojas de zanahoria, es esencial en su dieta.  

Además, es necesario cuidar su espacio, manteniéndolo en adecuadas condiciones de higiene. 

Como hemos mencionado, debido a que la esperanza de vida de un hámster es muy corta, empiezan su periodo de vejez a los 12 meses de edad. Es a partir de ese momento en que se incrementa el riesgo a sufrir diversas enfermedades o patologías; por ello, es recomendable realizar una visita al veterinario con el fin de revisar su estado de salud y descartar cualquier enfermedad o patología.

Cuáles son las razas de perro ideales para cuidar en un piso

Gracias a su tamaño, los perros de razas pequeñas se presentan como los ideales para su crianza dentro de un piso o apartamento. Y es que, además de su talla, existen otros factores determinantes que influyen para su cuidado en espacios pequeños; no obstante, hay algunas consideraciones que podemos estar pasando por alto y que pueden representar un problema en el momento de elegirlos como mascotas. 

Nivel de actividad, carácter y genética, son solo algunas de los factores que suelen ser determinantes cuando debemos optar por una u otra raza; por ello, en esta oportunidad vamos a conocer algunas razas de perros ideales para cuidar en un piso y que tengan en cuenta estos atributos. 

Bichón maltés

De contextura pequeña, de pelaje blanco y sedoso y carácter sociable, El bichón maltés es un perro considerado como ideal para la convivencia dentro de un hogar pequeño, y es que este adorable animal no necesita de grandes extensiones de espacio para su crianza. 

Estos perros son capaces de obedecer las órdenes de sus cuidadores y suelen seguir a sus dueños para todos lados. Son extremadamente cariñosos y juguetones.

Como puntos en contra: tienen una piel delicada, su pelaje requiere de cuidados especiales y precisan de limpieza dental constante, ya que generan mucho sarro entre los dientes.  

West Highland white terrier

El West Highland white terrier, comúnmente llamado westie, tiene un carácter efusivo y alegre. Por su tamaño y características, se adapta muy bien a la crianza en espacios reducidos. Es un perro cazador por naturaleza, por lo que posee ciertas características especiales a tomar en cuenta. 

Gracias a su carácter, se lleva muy bien con los niños, le encanta jugar excavando en la tierra y suele ser muy afectuoso y fiel con sus cuidadores. 

Este animal pesa entre 8kg y 10kg en edad adulta y requiere de paseos frecuentes aunados con ejercicio moderado. Un dato: le encanta defender la casa y siempre está en estado alerta. 

Doguillo, carlino o pug

Originario de China y popularizado en el Reino Unido, donde tiende a ser asociado a la realeza, el doguillo, carlino o pug es un pequeño animal adorable y muy juguetón, que suele ser muy requerido para su crianza en espacios reducidos.     

Una característica del carlino es que es un perro muy cariñoso con su dueño, le encanta jugar con él y es muy amigable con los niños. 

Al principio, su nivel de actividad puede parecer excesiva, pero conforme van pasando los años, se vuelve una mascota apacible y sosegada. Ten en cuenta que puede ser un perro un tanto testarudo, por lo que conviene disciplinarlo desde pequeño.

Teckel, dachshund o salchicha

Es muy común ver al perro salchicha como integrante de una familia que vive en un piso o apartamento. Sus reducidas extremidades y cuerpo alargado, producto de una mutación genética, son aspectos característicos de esta encantadora raza.  

Con un peso promedio de alrededor de 9kg, estos perros son muy inteligentes y obedientes, aunque su carácter puede dificultar un poco su crianza. Son propensos al sobrepeso, por lo que es preciso cuidar su alimentación.  

Estos son solo algunos de los perros ideales para criarlos dentro de un piso; por su tamaño y características especiales, son perfectos para su cuidado es espacios reducidos. En próximas publicaciones analizaremos otras razas pequeñas ideales para adoptar en espacios reducidos.

¿Por qué mi perro babea mucho?

Por lo general, algunas razas de perros suelen babear debido a la morfología de su mandíbula; sin embargo, cuando se presenta un exceso de salivación e identificamos algunos otros síntomas, podemos estar ante algún tipo de patología que será preciso detectar a tiempo. 

Si tu perro babea en exceso y no sabes por qué, este artículo puede darte luces acerca de dónde está el problema. 

Causas por las que babean los perros

La salivación es un proceso natural del organismo. La saliva es producida por las glándulas salivales que se ubican en la boca y sirve para facilitar la digestión de los alimentos. Cuando la salivación es excesiva se denomina ptialismo y en los perros es una condición bastante frecuente. 

Debido a su estructura mandibular y a la forma de sus labios, ciertas razas de perros se encuentran predispuestas a babear más de lo usual. También, algunos estímulos externos generan un exceso de salivación en los canes, como el olor a comida, la sed o la excitación.

Ahora bien, si la salivación es excesiva y no se encuentra una causa específica, puede deberse a problemas en la cavidad bucal o alguna enfermedad o patología determinada. 

Enfermedades que pueden producir un exceso de salivación

Una enfermedad infecciosa puede generar un exceso de salivación en el perro, especialmente si el babeo se manifiesta con mal olor en el hocico. La gingivitis o inflamación de las encías es uno de los motivos más comunes por los que el animal babea mucho.

De ser el caso, es recomendable llevar a la mascota al veterinario para analizar su condición y determinar el tratamiento más conveniente para solucionar el problema. 

Heridas o úlceras en la cavidad bucal del perro también pueden hacerlo babear. Es conveniente revisar su hocico y comprobar si está sangrando o presenta alguna herida en los tejidos blandos. 

Algún tumor en la cavidad bucal del animal puede ser la causa de la salivación excesiva. Deberás revisar dentro del hocico cualquier protuberancia, bulto o alteración que se pueda haber generado; de darse el caso, lleva al perro a una visita veterinaria para descartar esta patología. 

Otros motivos por los que babean los perros

Muchas veces, algún objeto extraño atascado en los dientes, las encías o el paladar del animal puede estar produciendo el babeo en el animal. Si esta condición se presenta, intenta retirar el cuerpo extraño de manera segura; si el objeto no puede ser extraído fácilmente, es conveniente llevar a la mascota al veterinario.

En los casos más graves, el exceso de salivación puede ser producido por la ingesta de productos nocivos para la mascota o el contacto directo con sustancias tóxicas. La intoxicación o el envenenamiento puede ser letal para el animal por lo que deberás llevarlo con urgencia al veterinario para que tome las medidas necesarias. 

Si sabes cuál es la sustancia tóxica que causó el problema, es conveniente que le lleves al veterinario una muestra o etiqueta del producto; ello será muy útil para facilitar el diagnóstico.

Consejos de mantenimiento para un acuario

Una de las actividades clave que permite mantener un ambiente saludable para los peces es el adecuado y regular mantenimiento del acuario. A través de una serie de tareas elementales que se deberán realizar con cierta periodicidad, es posible mantener un acuario limpio y en condiciones óptimas para nuestros peces. 

Para conseguirlo, es necesario conocer una serie de pautas esenciales para realizar las tareas de mantenimiento en pos de conseguir un acuario saludable; presta atención a los siguientes consejos que te brindamos a continuación para conseguir el ambiente acuático ideal.

Por qué son importantes los cuidados en el mantenimiento de un acuario 

Con el paso del tiempo y como consecuencia de los procesos biológicos naturales, los acuarios suelen acumular algunos elementos tóxicos y disminuir la calidad de algunos otros. Es por ello que, en primer término, debemos asegurarnos de hacer un recambio parcial del agua con cierta periodicidad.  

Es necesario que el agua que va a servir de reemplazo haya sido tratada con acondicionadores especiales de agua, ya que estos productos neutralizan de forma instantánea el cloro, las cloraminas y los metales nocivos que están disueltos en el agua potable y que pueden ser dañinos para los peces. 

Además, cuando va a ser reemplazada una parte del agua, debemos asegurarnos que el nuevo líquido se encuentre a la misma temperatura que el acuario. 

Pautas para realizar el mantenimiento

Es necesario que no se cambie más del 40 % del agua del acuario cada vez que se va a realizar el mantenimiento. En esa línea, no debemos vaciar por completo el acuario al momento de limpiarlo, ya que puede causar estrés en los peces.

Existen productos especiales que se pueden utilizar en el momento de realizar el mantenimiento del acuario, que podremos conseguir en tiendas especializadas. No use jabones o detergentes comerciales para limpiar el acuario.   

En momento de efectuar la limpieza del acuario, evite el contacto directo de sus manos con el agua ya que los aceites naturales del cuerpo pueden ser perjudiciales para los peces. Algunas herramientas especialmente diseñadas para la limpieza de acuarios están disponibles en el mercado. 

Check list de mantenimiento del acuario

Todos los días, deberás revisar el estado actual de los peces del acuario, a fin de identificar cualquier patología o problema de salud que puedan presentar.

El chequeo diario deberá incluir la revisión de los filtros, calentadores, luces y demás equipos que forman parte del acuario. 

Las plantas y peces muertos o desechos que se forman cada cierto tiempo, deberán ser removidos en las revisiones diarias. 

Todas las semanas, se deberá realizar la limpieza de los vidrios del acuario tanto por dentro como por fuera. Así, se eliminarán residuos orgánicos y ayudará a mejorar la calidad del agua. 

La suciedad y los restos orgánicos pueden opacar las luces del acuario; es preciso revisarlas y, de ser necesario, limpiarlas para garantizar un nivel adecuado de iluminación constante.

Una vez al mes, debemos revisar la provisión de los productos de limpieza especiales, acondicionadores de agua y provisiones de comida para los peces. Además, se deberá realizar el mantenimiento mensual del filtro para mejorar la calidad del agua.

Older posts