Category: Animales Exóticos

Fennec o zorro del desierto, un pequeño mamífero del Sáhara

El zorro Fennec es un animal de una belleza peculiar, amigable y cariñoso que llama la atención de todo el mundo. ¿Qué hábitat es el mejor para él? ¿Cuáles son sus rasgos físicos más característicos? ¿Cómo se comporta? Estos y otros aspectos serán tratados en este artículo, de modo que si el zorro Fennec o zorro del desierto te interesa, quédate a conocer más con nosotros.

La morfología del zorro Fennec

El zorro Fennec es originario de los desiertos del Sahara, pero también existen en la Península Arábiga. Se trata del más pequeño de la familia de los cánidos, incluso más pequeño que un perro Chihuahua. Pesa entre 1 y 1,5 kg y su cuerpo no mide más de 21 cm hasta la cola. 

Un zorro Fennec adulto no mide más de 41 cm y su cola mide entre 20 y 30 cm. Las almohadillas de sus patitas son peludas para evitar que se quemen en la arena caliente del desierto.

Sin embargo, la característica física que lo distingue de otros zorros es su par de orejas de tamaño desproporcionado. Y es que estas orejas tienen un propósito: el primero es ventilar el calor acumulado en su diminuto cuerpo. El segundo propósito es capturar hasta el más mínimo sonido producido por su presa.

 

El pelaje denso del zorro Fennec es de color arena en la espalda y los costados, mientras que el vientre es de un blanco grisáceo y más delgado que el pelo de la espalda.

Hábitos de comportamiento del zorro Fennec

El zorro Fennec es nocturno. Su dieta se basa principalmente en roedores, reptiles, insectos, huevos, aves y frutas como dátiles, moras y bayas. Son capaces de saltar a una altura considerable, lo que les ayuda a cazar y luchar cuando los depredadores atacan.

En este sentido, el caracal y el búho africano son sus principales rivales. Los zorros Fennec viven en madrigueras subterráneas (que pueden llegar a medir hasta 10 metros de profundidad), donde la temperatura es más baja que la del exterior. En la naturaleza, con una vida salvaje, viven aproximadamente de 10 a 12 años.

La importancia del hábitat

El hábitat es fundamental para trazar las líneas generales de la evolución de las especies de fauna y flora que se adaptan al medio. Más precisamente, la naturaleza radical del insoportable clima desértico es el factor principal que, a lo largo de milenios, ha perfeccionado la estructura física y los hábitos del zorro Fennec.

¿Tendría un pingüino emperador como mascota en su casa? ¿Podría proporcionar un extenso lugar rocoso helado a -40 ° C, azotado por interminables ventiscas cegadoras? Claro que no. Ni siquiera un zoológico puede recrear de manera óptima ese hábitat.

De la misma forma, no nos es posible recrear el desierto en nuestros hogares. Por lo que jamás sería buena idea pretender tener un Fennec como animal doméstico. El zorro Fennec podría ser una excelente animal de compañía solo si vives en un oasis ubicado en el desierto o en las afueras de uno.

Los lagartos venenosos más peligrosos

Existen más de 5.000 especies de lagartos en el globo terráqueo. Su diversidad es increíble, al igual que su adaptabilidad a algunos de los terrenos y climas más duros del reino animal. Desde el lagarto más pequeño hasta el más grande, estos reptiles tienen rasgos fascinantes en términos de morfología, reproducción, alimentación y más. Ser venenoso es un rasgo que, afortunadamente, solo posee una minoría de especies de lagartos. Sin embargo, existen varios tipos de lagartos venenosos, aunque no todos tienen la capacidad de inocular veneno en sus presas, algunos son capaces de producir sustancias químicas venenosas.

En este artículo hablaremos de algunos de los lagartos venenosos más fascinantes y peligrosos que nuestro mundo tiene para ofrecer.

Lagarto de chaquira mexicano (Heloderma horridum)

El lagarto de chaquira o lagarto de cuentas mexicano (Heloderma horridum) es una especie de reptil que se encuentra amenazada debido a la influencia humana. A causa de su naturaleza venenosa, son cazados indiscriminadamente. También existe un gran comercio ilegal de este animal. Esto se debe en parte a la creencia de que tiene propiedades medicinales y afrodisíacas, pero además, también se vende como un animal de compañía exótico.

Miden unos 40 cm de longitud y tienen un cuerpo bastante robusto, con una cabeza grande, pero una cola relativamente corta. Su color suele ser una variación de marrón claro u oscuro, pero tiene manchas negras y amarillas en sus escamas. El lagarto de chaquira se encuentra principalmente en la costa del Pacífico de México.

Monstruo de Gila (Heloderma)

El monstruo de Gila (Heloderma robustum) habita espacios áridos en el norte de México y el sur de Estados Unidos. Puede llegar a medir unos 60 cm de longitud y tienen un cuerpo bastante grueso. Esta característica limita sus movimientos, por lo que tienden a moverse muy lentamente. Sus patas son cortas, aunque tienen fuertes garras. Su coloración de escamas incluye marcas rosadas, amarillas o blancas sobre una base de escamas negras o marrones.

Es un animal carnívoro que se alimenta principalmente de roedores, pájaros pequeños, serpientes, insectos, ranas y huevos. Además de venenosa, es una especie protegida, ya que también se consideran vulnerables, incluso en su México natal.

Dragón de Komodo (Varanus komodoensis)

Quizás el lagarto venenoso más conocido de esta lista sea el dragón de Komodo. También son uno de los más temidos. Esto se debe en gran parte a su tamaño, alcanzando hasta 3 metros de longitud y 70 kg de peso. Su reputación de temible no se basa en ser venenoso. De hecho, fue recientemente cuando se descubrió que el dragón de Komodo es venenoso.

Cuando muerden a sus presas, transmiten unas bacterias venenosas en la saliva, capaces de llevar a la presa a la sepsis.

Los dragones de Komodo cazan presas vivas, aunque pueden alimentarse de carroña. Una vez que muerden a sus presas, esperan los efectos de su veneno antes de morderlas e ingerirlas. Este lagarto venenoso también es una especie amenazada, razón por la cual se han implementado diversas campañas de protección hacia él.

Varano de sabana (Varanus exanthematicus)

Otro en nuestra lista de lagartos venenosos es el varano de sabana (Varanus exanthematicus). Tienen un cuerpo grueso y una piel dura, actuando como una armadura casi impenetrable para muchos depredadores. Pueden medir hasta 1,5 metros y tienen la cabeza ancha, pero el cuello y la cola más estrechos.

 

Es un lagarto originario de África, pero también se han encontrado en México y Estados Unidos. Se alimentan principalmente de arañas, insectos pequeños y escorpiones, incluso de pequeños vertebrados cuando es posible.

Varano arborícola (Varanus)

El varano arborícola(Varanus varius) es una especie endémica de Australia. Habitan en bosques densos y pueden viajar a grandes distancias. Son de gran tamaño, algo más de 2 metros de longitud y un peso aproximado de 20 kg.

 

Se trata de un lagarto carnívoro y carroñero. Su coloración es entre gris oscuro y negro, pero puede tener manchas negras o de color claro por el cuerpo.

Monitor de agua de Mitchelli (Varanus mitchelli)

El monitor de agua de Mitchelli (Varanus mitchelli) también vive en Australia, concretamente en algunos de sus pantanos, ríos, lagunas y otros lugares de agua. Pueden ser arbóreos, pero siempre en árboles cerca de zonas de agua.

Tienen una dieta variada, que incluye tanto animales acuáticos como terrestres, aves, pequeños mamíferos, invertebrados y peces.

Monitor Argus (Varanus panoptes)

Entre los lagartos más venenosos del mundo, el Argus o monitor de manchas amarillas (Varanus panoptes) no puede quedar fuera de esta lista. Se encuentran en Australia y Nueva Guinea y las hembras pueden medir hasta 90 cm de largo, mientras que los machos pueden alcanzar los 140 cm.

Esta especie se distribuyen por varios tipos de hábitats terrestres y también cerca de zonas de agua. Son excelentes excavadores, su dieta es muy variada e incluye diversos y pequeños vertebrados e invertebrados. Además son muy rápidos y pueden atrapar presas más fácilmente que otros lagartos.

Varano de cola espinosa (Varanus acanthurus)

El varano de cola espinosa (Varanus acanthurus) debe su nombre a la presencia de estructuras espinosas en su cola. Estas espinas son utilizadas para la autodefensa contra depredadores más grandes. Son de tamaño pequeño y viven principalmente en zonas áridas. Su color es marrón rojizo, pero tienen manchas amarillas en varias zonas de su cuerpo. Su dieta se compone principalmente de insectos y pequeños mamíferos, como roedores.

Lagarto monitor sin orejas (Lanthanotus borneensis)

El lagarto sin orejas (Lanthanotus borneensis) es endémico de algunas áreas de Asia. Habitan en selvas tropicales cerca de ríos y otras zonas de agua. Aunque carecen de ciertas estructuras auditivas, no son sordos. Además, son capaces de emitir ciertos sonidos.

Miden hasta 40 cm, y son lagartos nocturnos y carnívoros. Se alimentan de crustáceos, peces y gusanos. Este lagarto no siempre fue reconocido como especie venenosa, pero recientemente se han descubierto glándulas en él que emiten sustancias tóxicas. Aunque no son tan venenosos como otros lagartos, tienen un efecto anticoagulante. Esto significa que su presa tendrá problemas para detener el flujo de sangre de una herida. Sin embargo, sus picaduras no se consideran letales para los humanos.

Curiosidades sobre el pangolín

¿Conoces al pangolín? En los últimos tiempos todos hemos oído hablar más de él, siendo relacionado con el SARS CoV-2. Es originario de las regiones tropicales de África y Asia y su nombre proviene del malayo que significa “algo que se enrolla”. 

El pangolín, además de ser uno de los animales amenazados por extinción de nuestro planeta, también se trata del único mamífero con escamas, y uno de los animales más entrañables que por desgracia lleva años siendo víctima del comercio ilegal de algunos países, principalmente en China.

Te contamos más sobre este mamífero escamado y sus peculiaridades.

¿Qué tiene de peculiar el pangolín?

La verdad es que, de peculiares, lo tienen prácticamente todo. Desde su curioso aspecto, hasta su forma casi humana de levantarse sobre sus patas traseras, gracias al apoyo de su cola. Sus características físicas lo convierten en uno de los pocos mamíferos capaces de ponerse de pie.

Por otro lado, cuenta con unas escamas visualmente semejantes a las de los peces o reptiles, que componen una coraza que cubren todo su cuerpo, excepto la cara, la garganta y la zona del vientre. Estas escamas le sirven como protección frente aquellos enemigos depredadores; es más, cuando se sienten amenazados, giran sobre sus escamas hasta convertirse en una bola acorazada.

Otros datos a resaltar sobre su aspecto físico es su hocico de forma tubular y su boca desdentada, que esconde una fina y musculosa lengua.

La alimentación del pangolín

El hocico tubular y su larga y fina lengua le ayudan a introducirse en hormigueros y termiteros, para poder alimentarse a diario de miles de insectos. Su lengua es tan larga como su cuerpo, y su base la podemos encontrar en el hueso de la pelvis. Cuando esta no es usada, la esconde en una especie de saco en su garganta, lo cual le limita con respecto a la vocalización en comparación con otros animales. De hecho, los pangolines se comunican mediante señales químicas segregadas por glándulas especiales.

¿Cómo se reproducen los pangolines?

Como buenos animales nocturnos y solitarios, por lo general los veremos solos, y solo se reúnen en el momento del apareamiento. No se conocen datos exactos sobre la época de apareamiento del pangolín, pero se intuye que solo ocurre una vez al año y que suele ser más factible en los meses de verano y otoño.

En el cortejo, la hembra es quien busca al macho, a diferencia de muchas otras especies. Para ello el macho deja un rastro mediante su orina o heces. De esta manera las hembras tienen más facilidad para encontrar la ubicación de los machos.

El pangolín, un mamífero en peligro de extinción

El pangolín, por desgracia, se encuentra amenazado debido a que su carne es muy admirada en la mayor parte de África y en países como Vietnam y China. Además, otro factor que ha provocado a estas especies el peligro de extinción es la deforestación, ya se está destruyendo su hábitat natural que los acoge. Esto está provocando que, las 8 especies de pangolines existentes hoy en día, se encuentren seriamente amenazadas y en un severo peligro de extinción.

Ajolote, el pez que camina

También conocido como salamandra mexicana o el pez caminante, el ajolote, es un anfibio que ha ganado popularidad por su peculiar aspecto. ¿Habías oído hablar alguna vez de este ser acuático?

En este artículo analizamos las características de estas increíbles criaturas. Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre él.

Características del ajolote

Aunque puede parecer un renacuajo a primera vista, el ajolote (Ambystoma mexicanum) es una curiosa especie de anfibio. Son neoténicos, lo que significa que tienen características físicas de los individuos más jóvenes de su especie, aunque ya hayan crecido y estén en la etapa adulta. Como especie endémica de la cuenca del Valle de México, ha estado en peligro extremo de extinción desde al menos 2006.

El lago Xochimilco, en el valle de la Ciudad de México, es un antiguo lago que ha sido muy importante para la población indígena de México. Desde no hace mucho, se ha convertido en un gran espacio recreativo y de atracción turística donde coloridos barcos vadean arriba y abajo con grandes fiestas a bordo. Desafortunadamente para el ajolote, esto ha ayudado a disminuir drásticamente el número de su población. Además, la introducción de peces depredadores al lago también ha sido un factor contribuyente. Sin embargo, los conservacionistas han implementado refugios y otros esquemas para ayudar a reforzar su supervivencia.

En estado salvaje, este anfibio vive principalmente en aguas profundas donde hay abundante vegetación, pero también de manera ocasional puede salir a la superficie para respirar. 

Una de las peculiaridades que más llaman la atención del ajolote es su capacidad, algo que los investigadores aún intentan comprender. Y es que, resulta que tienen la capacidad de regenerar extremidades. Pero a diferencia de otros animales con talentos parecidos (como las lagartijas con sus colas), ellos pueden hacer crecer tejidos como pulmones, ojos, ovarios, la médula espinal incluso el cerebro y corazón.

La ciencia continúa queriendo comprender cómo se lleva a cabo esta capacidad, con esperanza de ayudar algún día a los humanos a hacer lo mismo.

El ajolote se distingue fácilmente por sus peculiares características físicas:

  • Cuerpo alargado que puede alcanzar hasta los 30 cm de longitud.
  • Un total de 6 branquias externas que residen detrás de la parte superior de la cabeza, absorbiendo oxígeno y expulsando dióxido de carbono.
  • Pequeños ojos negros.
  • Piel tersa, suave y elástica.
  • Dedos finos y alargados.
  • Lengua retráctil.
  • Diminutos dientes dispuestos en hileras.
  • Gran cavidad bucal (boca).
  • Cola plana, que sirve como aleta para nadar.
  • Vasos sanguíneos muy visibles.

En la naturaleza, el color de los ajolotes puede variar entre marrón, verde y gris, a menudo con manchas de colores más oscuros. En cautiverio podemos encontrar incluso variaciones albinas o de colores más claros, como el ajolote rosa o dorado.

Y para terminar, en cuanto a la reproducción del ajolote, alcanzan la madurez sexual alrededor de los 12 a 18 meses de edad. Una vez al año, las hembras pueden poner alrededor de 100 a 300 huevos, que adhieren a rocas o vegetación acuática. Las crías nacen entre 10 y 14 días después y comienzan su vida sin la ayuda de sus padres.

El slow loris: un primate de ojos saltones

El slow loris, loris lento o loris perezoso es un primate relativamente poco conocido, a pesar de que, lamentablemente, su tráfico ilegal se ha incrementado en los últimos años de forma exponencial. ¿Quieres conocer a uno de los animales de aspecto más curioso del planeta? 

Slow loris: características

Los slow loris son mamíferos primates que viven principalmente en el sudeste de Asia. Normalmente se les puede encontrar en países como la India, Bangladesh, Filipinas o la isla de Java.

Existen varias especies de slow loris, aunque se distinguen de manera oficial ocho especies distintas. Son parientes de otros primates conocidos, como los potos, los gálagos o los loris esbeltos, muy similares a ellos, pero se conoce muy poco de su historia evolutiva. 

Los loris lentos son, en muchas ocasiones, confundidos con otros mamíferos, como los perezosos, ya que no se parecen a los clásicos monos: su cabeza es redondeada y el hocico más pequeño y los ojos grandes.

Además, los slow loris son animales que poseen diferentes patrones de coloración en su pelaje, dependiendo de la especie. Poseen un largo tronco y unas manos y pies que pueden agarrar cosas con cierta fuerza, lo que les permite sujetarse de forma firme a los árboles.

El comportamiento del slow loris

Curiosamente, el slow loris tiene una peculiaridad que no comparte con el resto de los mamíferos: son los únicos mamíferos que cuentan con glándulas venenosas, en concreto en sus brazos

De este modo, cuando se sienten amenazados comienzan a lamer la glándula, haciendo que las toxinas pasen a la boca del animal. En el momento en que estas toxinas se mezclan con la saliva, se activan, por lo que pueden usar la mordida contra los depredadores o las personas para protegerse.

A pesar de esto, el slow loris, por lo general, es un animal muy tranquilo y solo ataca cuando se siente verdaderamente acorralado. Su estrategia de defensa es quedarse muy quieto en las ramas del árbol en el que se encuentre: solo suele ser atacado por serpientes, águilas y, en algunos casos, por orangutanes.

De este silencioso animal se conoce poco sobre su comportamiento, y su estructura social concreta es desconocida, pero sin duda, sabemos que son animales solitarios. 

El loris lento se comunica a través de marcaje olfativo, es decir, marca la territorialidad de los machos.

Igual que ocurre con otros primates, las crías del loris perezoso dependen 100% de sus padres, creando un fuerte vínculo con ellos desde que nacen. Son animales omnívoros, y por lo tanto comen desde fruta, hojas, hasta pueden cazar pequeños animales.

El slow loris amenazado

Por desgracia, el slow loris se encuentra en peligro de extinción según la Lista Roja de las Especies Amenazadas de la IUCN.

Las principales amenazas de estos animales es la fragmentación de su hábitat por problemáticas como el aceite de palma y la tala, pero también, en gran parte estos animales están en peligro de extinción o en estado vulnerable por culpa de la medicina oriental. Por otro lado, la explotación animal sigue siendo una causa que afecta a muchos animales alrededor del mundo, y el slow loris es también víctima de ello.

Enfermedades más comunes del agapornis

Como sucede con la mayoría de aves, los agapornis son verdaderos expertos en ocultar sus enfermedades, y es que al fin y al cabo, este es su mecanismo de supervivencia, ya que los enfermos y los débiles son los primeros en los que se fijarán los depredadores de la naturaleza. Para cuando tu agaporni tenga síntomas evidentes de enfermedad, deberás acudir inmediatamente a un veterinario,  ya que tu mascota estará gravemente enferma y es probable que se deteriore rápidamente a menos que se le proporcione el tratamiento adecuado lo antes posible.

Al observar a tu agaporni diariamente, aprenderás su comportamiento normal y podrás notar cualquier cosa fuera de lo común. A continuación te mostraremos una lista de cosas a tener en cuenta como posibles indicadores de enfermedad, así como algunas de las enfermedades más comunes en ellos. ¡Sigue leyendo!

Los problemas de salud más comunes en agapornis

Estas son las enfermedades más comunes que se dan en los agapornis:

  • Desnutrición: la deficiencia de vitamina A y calcio son las dificultades de salud más comunes que se observan en estas pequeñas y simpáticas aves. Dado que las semillas son más altas en grasas que muchos otros alimentos, muchos de estos adictos a las semillas también suelen padecer sobrepeso. La vitamina A promueve el apetito, la digestión y también aumenta la resistencia a las infecciones de algunos parásitos.
  • Las aves con sobrepeso son más susceptibles a: la artritis y la enfermedad del hígado graso.
  • Otras enfermedades muy comunes son: conjuntivitis, pulmonía, diarrea, estreñimiento

De estos problemas de salud se pueden desarrollar muchos otros, por lo que merece la pena prestar atención a los síntomas de enfermedad que te presentamos en el apartado siguiente.

Algunos signos de enfermedad en agapornis

Síntomas graves

  • Problemas respiratorios o respiración anormal.
  • Cola moviéndose constantemente hacia arriba y hacia abajo.
  • Secreción del pico, ojos o fosas nasales.
  • Plumas de la cara y la cabeza cubiertas de moco y semillas semidigeridas.
  • Excrementos anormales
  • Mudas anómalas, PBFD, poliomavirus.
  • Sangrado.
  • Cabeza, cola o alas caídas.
  • Ojos hinchados o apagados.
  • Caídas.
  • Cierta postura encorvada.
  • Bultos o hinchazones en el cuerpo.
  • Alejarse, quedarse en el fondo de la jaula.
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso considerable.

Síntomas leves

  • Pérdida del apetito.
  • Apariencia desplumada, plumas alborotadas.
  • Excrementos anormales.
  • Picarse o desplumarse excesivamente las plumas de su propio cuerpo.
  • Patrón de sueño anormal (normalmente los agapornis duermen con un pie doblado hacia arriba, la cabeza escondida debajo del ala o la la cabeza girada hacia el ala y con los ojos solo parcialmente cerrados).
  • Cualquier cambio en las actividades normales (hablar o silbar, jugar con juguetes, acicalarse, cese en la interacción con otras aves o humanos, niveles de energía muy distintos, incomodidad a la hora de quedarse parado en un sitio).
  • Desorientación.
  • Beber mucha más agua de lo habitual.
  • Jaula demasiado sucia a pesar de haber sido limpiada recientemente.
  • Cabeza, cola o alas caídas

Si notas cualquiera de los síntomas nombrados anteriormente, lo mejor es que no dudes y lleves a tu animal de compañía a ser examinado por un profesional veterinario cuanto antes.

 

¿Cómo diferenciar un loro macho de otro hembra?

En la mayoría de los casos las diferencias entre machos y hembras no se pueden ver a primera vista. La única forma posible de distinguirlos es mediante un análisis o consultando a un experto.

Sin embargo, en ciertas especies de loros y periquitos las diferencias entre machos y hembras son mucho más obvias. Si sigues leyendo este artículo te hablaremos de algunas especies con claras diferencias entre loros machos y hembras.

Periquitos

En los periquitos que todos conocemos, el dimorfismo sexual se aprecia en el céreo, es decir, la nariz. En los loros, la nariz se encuentra en una zona carnosa desde donde sale el pico.

El céreo de los machos es de color azul oscuro. En caso de que el macho sea ino, su céreo es rosado o lila. El céreo de las hembras suele ser de un color azul claro, volviéndose en tonos marrones cuando entran en celo. Cuando los periquitos son muy jóvenes, muestran un céreo de color blanquecino.

Existe una especie australiana, el periquito espléndido, que sí muestra una clara señal de dimorfismo sexual: las hembras carecen de la franja escarlata que los machos muestran en su pecho.

Ecletus

En los loros ecletus la diferencia entre machos y hembras es muy evidente. En machos se encuentran tonalidades verdes muy intensas, y su pico es de un color anaranjado o amarillento. En cambio, las hembas tienen una preciosa mezcla de colores que varían entre el rojo y el azul, y ru pico es de color oscuro, casi negro.

Ninfas

En el caso de las ninfas también es posible encontrar dimorfismo sexual. Es el caso de las ancestrales, las perladas y las carablanca.

La diferencia más notable entre machos y hembras es que las hembras, bajo su cola, muestran unas manchas oscuras en forma de rayas, mientras que los machos tienen esta zona de un color uniforme. De forma más específica muestran las siguientes características:

  • En las ninfas ancestrales se observan diferencias en los colores entre hembras y machos. Las hembras tienden a tener colores más suaves en el rostro, en tonalidades amarillas y colorete facial. Los machos ostentan más intensidad de color en estas zonas de la cara.
  • En el caso de las ninfas perladas, se sabe que si tras la muda conservan las perlas en las alas, estas son hembras. Los machos, después de la muda, pierden estos dibujos característicos de su especie.
  • En las ninfas carablanca, los machos tienen una especie de máscara facial de color blanco, mientras que en las hembras es grisácea, o bien blanca pero más pequeña que en el caso de los machos.

Otros métodos de diferenciación entre loros macho y hembra

La mayoría de especies de loros no muestran un dimorfismo sexual claro, excepto los que hemos comentado anteriormente. Por eso puede ser una tarea complicada diferenciarlos, y mucho menos si no estamos habituados a la especie en particular. Es por eso que muchas personas recurren a profesionales para conocer el sexo de su mascota.

Mediante la palpación y el examen físico podemos identificar al macho por desarrollar, ya que cuenta con un bulto en la zona pélvica, en cambio las hembras tienen la zona más lisa. 

Otra de las pruebas que se suelen hacer para diferenciar los loros machos de las hembras es la de ADN, pero este tipo de práctica es algo cara.

Por otro lado, esperar a la puesta de huevos revelará claramente si el loro es hembra. Finalmente, muchos aficionados hacen referencias a las diferencias de sexo según el carácter, pero no es un dato muy fiable, ya que el carácter de los loros puede ser muy variable.

¿Qué reptiles son herbívoros?

Cada vez son más los amantes de los reptiles que buscan un compañero en su hogar que sea fácil de mantener. Sin embargo, casi todos los reptiles disponibles para ello son insectívoros. Mucha gente encuentra desagradables a los insectos. Otro factor a considerar son los viajes incesantes a la tienda de mascotas, o al campo, para abastecerse de alimentos vivos, que a menudo pueden escapar y colonizar la casa. 

Si te interesa cuidar un reptil, pero no quieres complicarte demasiado la vida, busca reptiles herbívoros. En este artículo te hablaremos de los más comunes.

La tortuga de tierra

La tortuga de tierra es un reptil vertebrado caracterizado por ser herbívoro, ya que su dieta y alimentación parte del consumo de plantas, hojas y tallos.

Por ser un animal típicamente doméstico, la tortuga de tierra también consume frutas si se le ofrecen. Se trata de los reptiles más fáciles de mantener teniendo en cuenta que deben estar en un jardín sin necesidad de que este sea muy grande.

Es cierto que debe tener algo de espacio, y contar con tierra donde hacer agujeros y esconderse, pero más allá de estos requisitos, será una mascota fácil de alimentar, puesto que el 100% de su dieta pueden ser vegetales, hierbas variadas y frutas.

El lagarto de cola espinosa del Sahara

El lagarto de cola espinosa del Sahara, Uromastyx Geyri, pertenece al género Uromastyx, compuesta por más de 20 especies que habitan las zonas desérticas y predesérticas del norte de África, India, Asia Central y Medio Oriente.

Llega a medir alrededor 35 cm de largo y 250 gramos de peso, y es una de las especies más pequeñas entre los lagartos Uromastyx. Sus hábitos son diurnos, y se alimentan de pasto, flores y muy ocasionalmente de pequeños insectos.

Es de carácter tranquilo pero si se pone nervioso o se siente atacado suele utilizar su cola como látigo. Sus colores habituales pueden ser rojo, naranja o amarillo sobre un fondo oscuro. Su hábitat natural se encuentra en zonas rocosas semiáridas de Argelia, Nigeria y Mali.

La iguana

La iguana es otro de los reptiles herbívoros que consumen hierbas, hojas, flores y cuando tienen a su alcance incluso frutas.

Tienen un color verde brillante, sus patas son cortas y cuentan con 5 dedos en cada una, los cuales terminan en garras muy bien afiladas.

Su piel está protegida por escamas por casi todo su cuerpo, y la piel más a la vista es la que cuelga de su cuello. Son reptiles excelentes para trepar, por lo que le encantan los árboles y ramas para desplazarse en ellos.

Las iguanas macho pueden llegar a medir más de 2 metros desde la cabeza hasta la cola.

Le encanta pasar el día al sol en vez de invertir tiempo en comer. La razón es porque así evita infecciones y también puede lograr tener la temperatura ideal para mejorar la digestión de aquello que haya comido.

El clima más adecuado para el crecimiento de este reptil es el húmedo: cuanto más húmedo sea el lugar donde esté más crecerá.

 

Peces tropicales para tu acuario

¿Has comprado una pecera o estás pensando en comprar una y te estás preguntando cuáles son los mejores peces tropicales para ella? ¡Has llegado al artículo adecuado! Todos los peces que te nombramos a continuación han sido seleccionados por razones como su resistencia, precio, tamaño y hábitos alimenticios. ¿Estará el que te gustaría tener entre ellos? Echa un vistazo.

Mejores peces tropicales para acuario

  • Guppy

El pez Guppy (Poecilia reticulata), también conocido como pez millón o pez arcoiris, es conocido en todo el mundo. Naturalmente, se origina en el sudamérica, pero en la actualidad se cría principalmente en cautiverio. Ahora es un pez tropical doméstico común que casi todos los acuaristas desean tener en su casa, debido entre otras cosas a su costo asequible y facilidad de mantenimiento.

Están disponibles en una gran variedad de colores. Este pez es extremadamente fácil de cuidar, ya que requiere un mantenimiento bastante bajo y tiene un temperamento tranquilo que se adapta a la mayoría de los acuarios de principiantes. Son una raza resistente, ya que pueden adaptarse a una condición de agua variable que los hace perfectos para aquellos que se estén iniciando en el mundo de los acuarios. Estos omnívoros no son quisquillosos y su dieta puede incluir copos de pescado, camarones de salmuera vivos o congelados, dafnias y gusanos.

Son extremadamente armoniosos y se mezclan bien con otros peces pacíficos. Como se reproducen rápidamente, deberías mantener controlada la población de hembras y machos.

  • Molly

El pez Molly (Poecilia sphenops) es originalmente de Malasia y son populares por su temperamento pasivo y también por su alta capacidad de adaptación. Puedes encontrarlos fácilmente a un precio bajo, y en una gran combinación de colores para elegir. Además, son juguetones y enérgicos.

Dado que crecen hasta sólo 6-15 centímetros, no necesitará acuarios demasiado grandes. 

Al ser resistente y menos agresivo, este pez versátil es una elección particularmente adecuada para principiantes. 

También son excelentes para limpiar el propio acuario, ya que les encantan las algas y excavar en el sustrato y desincrustar la suciedad atrapada en la grava, facilitando que el filtro la recoja.

  • Pez cebra

Danio rerio o el pez cebra son nativos del Ganges y la región del Himalaya. Tienen un patrón de cebra en su fina piel que lo hace fácilmente reconocible. Debido a su resistencia es un pez óptimo para los cuidadores novatos que no saben cómo instalar un pecera.

Crecen hasta los 6-7 centímetros y  pueden sobrevivir en la mayoría de los entornos de agua, pero se desenvuelven mejor en acuarios grandes con 20-30 peces más. Dado que tiene tendencia a saltar, deberás asegurarse de que tu acuario tenga una tapa hermética. 

Estos omnívoros comerán casi cualquier cosa. Se puede alimentar con una dieta variada de copos de pescado, gusanos y alimentos congelados.

  • Pez luchador

El pez luchador de Siam (Betta splendens) de Tailandia es uno de los peces más populares en el comercio de acuarios de agua dulce. La razón se debe a un aspecto estéticamente atractivo. Son peces extremadamente resistentes cuando se mantienen en aguas adecuadas a ellos, aunque frecuentemente se les encuentra en tanques o acuarios demasiado pequeños para ellos.

Estas bellezas son muy fáciles de cuidar. Como peces omnívoros, requieren alimentos de origen animal y vegetal en forma de copos de pescado o gusanos.

Con un crecimiento de hasta 6-7 centímetros, pueden tener un carácter algo molesto y deberás tener cuidado con él y el resto de habitantes de tu acuario. No se les llama peces luchadores por nada. Lucharán hasta la muerte si conviven dos machos en el mismo lugar.

  • Corydoras

El pez Corydoras es original de Brasil, América del Sur y el Alto Río Guaporé. Se encuentran disponibles 140 tipos para elegir y a precios asequibles, es un ejemplar perfecto para tu acuario tropical. Poseen un temperamento frío y pueden tener una larga vida de hasta veinte años.

Son una especie muy sociable y prosperan en acuarios comunitarios que consisten en especies mixtas. Son admirables ​​cuando se trata de la limpieza meticulosa de acuarios: recogerán los restos de comida de la grava del fondo siempre que puedan. Aun así, su apetito omnívoro necesita saciarse aún más con una dieta bien balanceada que consista en alimentos secos, congelados vivos y en hojuelas.

  • Pez cola de espada

El pez cola de espada (Xiphophorus hellerii) se remonta a América del Norte y Central. Son sin duda las especies más dominantes hasta la fecha en la mayoría de acuarios tropicales.

Este pez tan buscado de agua dulce es un placer para los amantes de los acuarios debido a su rutina de cuidado sin esfuerzo. De carácter amigable, claramente pertenecen a un hábitat comunitario, pero pueden ser territoriales hacia otros machos de la misma especie.

Normalmente llaman la atención debido a su cola en forma de espada. Pueden crecer hasta alrededor de 10 centímetros. En cuanto a la alimentación, servirá manjares como hojuelas a base de vegetales, gusanos de sangre tubifex, camarones de salmuera o dietas a base de plantas, incluidas las algas.

  • Óscar

El pez Óscar (Astronotus ocellatus) también reconocido como pavón copaneca o acarahuazú es procedente de América del Sur.

Se clasifican como semi-agresivos, por lo tanto, se mantienen en un acuario propio (son especies no orientadas a la comunidad), pero viven mejor en parejas. Si se mantienen con otros peces, deberán ser de tamaño similar y naturaleza agresiva.

El mantenimiento eficiente del agua y el sistema de filtración serán útiles ya que producen muchos desechos. Deberá realizar cambios regulares de agua cada semana para eliminar el exceso de residuos y los restos de comida.

Puedes alimentarlos con plancton oceánico, peces pequeños, lombrices de sangre, copos, patatas fritas de tetracíclicos y lombrices de tierra. Tendrás que alojarlos en un acuario grande con buena filtración.

  • Pez ángel

El pez ángel (Pterophyllum) proviene de la cuenca del Amazonas, la región tropical de América del Sur y la cuenca del Orinoco. Estos elegantes peces crecen hasta 20 centímetros y se pueden apreciar en una variada gama de tonos. Son muy resistentes y fáciles de cuidar, pero pueden ser algo agresivos de vez en cuando. Teniendo en cuenta su temperamento, deben mantenerse solos o en una pecera grande que disminuya las posibles agresiones. Sus requerimientos nutricionales incluyen (2-3 veces al día) gusanos, pequeños crustáceos, pellets de camarones, algas marinas, alimentos vivos congelados, etc.

¿Qué causa el virus PBFD en los agapornis?

Muy a nuestro pesar, las aves tampoco están exentas de padecer dolencias y enfermedades, de hecho, son tan frágiles como cualquier ser humano u otra especie. Si tienes como mascota un ave como el agapornis ya debes saber que pueden padecer algunas enfermedades que afectan a sus alas y pico. ¿Conoces el virus PBFD? En este artículo tratamos la enfermedad, sus características, sus causas y la forma de tratarlo.

¿Qué es el virus PBFD en agapornis?

La enfermedad de pico y pluma de psitacina o PBFD (Psittacine Beak and Feather Disease por sus siglas en inglés) es una afección viral contagiosa y mortal que afecta al pico, las plumas y el sistema inmunológico de las aves pertenecientes a la familia Psittacidae, como son los guacamayos, las cotorras, loros o agapornis.

Fue una enfermedad reconocida por primera vez en 1975 por veterinarios australianos, donde afectó a muchas aves exóticas. Aunque todas las aves expuestas al virus por lo general acaban muriendo, se conoce que algunas solo desarrollan una infección leve y terminan recuperándose.

¿Cuáles son las aves con riesgo de padecer PBFD?

Se conoce que más de 40 especies de Psittacidae han padecido este virus, pero principalmente se encuentra en loros, cacatuas, tortolitos, periquitos, loros grises africanos y agapornis. Las aves más jóvenes suelen verse más afectadas, notándose síntomas de la enfermedad en miembros de algunas especies de menos de 2 años.

¿Cuál es la causa del PBFD?

El PBFD es causado por una afección del ADN que afecta directamente a las células del sistema inmunitario y las que se encuentran en el pico y las plumas del ave. Se trata de un circovirus, que son algunos de los microbios más pequeños que se conocen que causan enfermedades. De hecho, un virus muy similar también ataca a las palomas y otras aves.

¿Cómo se transmite el virus que causa el PBFD en los agapornis?

El virus PBFD es muy contagioso. Existen grandes cantidades de este virus, que pueden transmitirse por el aire, en excrementos, cultivos y polvo de plumas infectadas. En concreto, el polvo de las plumas se dispersa muy fácilmente y puede llegar a contaminar los alimentos, lo que hace muy fácil que un ave como el agapornis se infecte mediante el agua que bebe, su jaula, la ropa de las personas, etc. Hasta el momento, se piensa que la enfermedad se contrae mediante la inhalación o ingestión directa de el virus, incluso que es transmisible en el útero, desde el ave hasta los huevos.

Su periodo de incubación, donde el ave se expone y después se desarrollan los síntomas del virus, puede ser de 3 a 4 semanas, hasta años, dependiendo de la cantidad de carga vírica que se transmita, la edad del ave y la etapa en la que se encuentren sus plumas. así la salud de su sistema inmune.

Síntomas del PBFD en agapornis

El virus PBFD puede encontrarse en su forma aguda y en la forma cónica. La forma aguda se presenta con mayor frecuencia en aves jóvenes, y puede iniciarse con síntomas no relacionados con el pico o las plumas. Suele aparecer signos de tristeza y depresión, regurgitan más de lo normal, pueden desarrollar enteritis o neumonía, diarreas, incluso pueden llegar a morir sin mostrar síntomas en sus plumas o pico. Pero, en los casos que sí se manifiesta la enfermedad en picos y plumas, podemos encontrar lesiones, plumas sueltas, otras sangrando, y dolor general en la zona.

El PBFD en su forma crónica, a diferencia de su forma aguda, suele aparecer en aves más viejas. Las plumas se vuelven frágiles, se fracturan con mucha facilidad, sufren hemorragias, los colores de las plumas se decoloran, se deforman, se curvan… Como los folículos del ave se encuentran dañados, el ave no puede reemplazar las plumas, perdiendo las primarias, secundarias e incluso las de la cola y la cresta. El pico puede desarrollar áreas hundidas e irregulares, llegando a encontrar zonas necróticas en su interior o deformarse. En algunas ocasiones, las uñas también pueden infectarse, deformarse o desprenderse.

Es posible que aparezca moco en los excrementos o un tinte verde. Esto sucede porque en ocasiones el hígado se ve afectado. Si ocurre una insuficiencia hepática es posible que cause la muerte. Aún así, por lo general, las aves con PBFD de forma crónica pueden vivir durante años, aunque su calidad de vida queda muy perjudicada.

Cómo tratar el PBFD en agapornis

Por desgracia no existe un tratamiento específico para curar el PBFD. Pero sí se puede apoyar la recuperación con una buena nutrición, calor suplementario (como una incubadora), recortar el pico y tratamiento para las infecciones secundarias. La enfermedad del PBFD en agapornis es progresiva, y pocas veces es posible que las aves se recuperen al completo. 

¿Tienes un agaporni en casa? ¿Crees que pueda estar sufriendo esta enfermedad? No dudes más y pide una cita en nuestro hospital veterinario; realizaremos las pruebas pertinentes a tu mascota para descartar enfermedades y cuidar de su salud.

Older posts