Category: Animales Exóticos

Lo que debes saber al tener una rata como mascota

Pese a ser un roedor que causa aversión a muchas personas, lo cierto es que cada vez son más quienes se animan a tener una rata como mascota. Y es que estos pequeños animalitos, con muy mala fama a lo largo de la historia, son en realidad muy limpios, cariñosos, divertidos y muy inteligentes. 

Si estás buscando criar a una rata como mascota, es preciso que tengas en cuenta algunos aspectos muy importantes para su cuidado; por ello, desde este espacio dedicado a los animales, te contamos todo lo que debes saber para cuidar a este indefenso animal.

La crianza de las ratas

Sociables y muy activas, las ratas suelen vivir en comunidad cuando están en su estado salvaje. Diversos estudios coinciden en que no les va bien la vida en soledad, tanto, que pueden sentirse muy solas y deprimidas si ello ocurre. 

Debido a su naturaleza gregaria, la primera recomendación para su cuidado es que estén relacionadas con otras de su misma especie.  Así, es ideal que, al menos, sean criadas en pareja del mismo sexo, asegurándose que nunca sea un macho con una hembra.   

Con la adecuada compañía, las ratas se mostrarán muy alegres y juguetonas. Son animalitos a los que les gusta mucho vivir en madrigueras. Suelen escalar, correr y saltar. Es por ello que lo ideal para ellas es alojarlas en una jaula vertical.

Es aconsejable que la jaula sea de barrotes y no de cristal y que esté decorada con juguetes, túneles y hamacas. La ubicación ideal para la jaula es un ambiente tranquilo de la casa, alejado del frío y de las corrientes de aire. 

Es usual que los primeros días notes cierta desconfianza en su comportamiento; poco a poco se irán soltando e identificando a su dueño. Para acortar este periodo, es conveniente facilitarles el proceso de adaptación de forma paulatina.   

Higiene y alimentación de las ratas en el hogar

Al igual que los gatos, las ratas pasan gran parte del día acicalándose. Por eso, no es necesario bañarlas muy frecuentemente, bastará con hacerlo en momentos determinados, cuando se les note muy sucias. En el momento de bañarlas, podrás utilizar un pequeño recipiente con agua tibia y jabón neutro.

Para hacer sus necesidades, las ratas tienden a elegir zonas alejadas del lugar en donde juegan, comen y duermen. Es aconsejable utilizar una esquinera con sustrato especial a fin de facilitar la higiene.  

Resulta necesario mantener en buenas condiciones de higiene el área que habitan. Por ello, retira los restos de heces y de comida todos los días y realiza una limpieza profunda de su jaula al menos una vez por semana.

Debes saber que la digestión de las ratas es muy corta, es por ello que comen pocas cantidades de comida muchas veces al día. En ese sentido, es aconsejable que tengan pequeñas dosis de comida a su disposición en todo momento. 

Su alimentación está basada en verduras y frutas. Puedes preparar porciones caseras de acelga, alcachofa cocida, arroz crudo, calabaza, coco, espárrago, espinaca, fresa, judía verde, zanahoria, manzana, melón, papaya, pepino y pera. 

Otras frutas como piña, plátano, sandía, tomate y uva también son bien asimiladas. Ocasionalmente, pueden consumir nueces, remolacha, cilantro, apio o avellana.   

Deberás tener en cuenta que las ratas no toleran ciertos alimentos como la alcachofa cruda, el azúcar, la batata, berenjena, el café, la cebolla, las ciruelas, el perejil, los rábanos, la col, los higos, el mango, el kiwi, la yuca y las frutas cítricas. 

En el mercado existen algunos piensos para roedores que bien podrían ser utilizados para la alimentación de las ratas. No obstante, es necesario consultar con el veterinario sobre cuál de ellos es el más aconsejado para ellas. 

A pesar de que las ratas aman el queso, es recomendable limitarles su consumo debido a que les puede provocar obesidad. Deberás cuidar también que no consuman restos de basura ya que pueden afectar su salud.   

Deberán tener siempre agua limpia y fresca disponible.

Problemas de salud habituales en las ratas

Existen algunos síntomas que pueden alertar sobre problemas de salud en las ratas, por lo que te recomendamos que prestes atención a su comportamiento. Algunos de los síntomas más comunes son: 

  • Bultos u otras protuberancias en la piel.
  • Irritación, inflamación, enrojecimiento o descamación.
  • Picor constante, no dejan de rascarse.

En caso que notes algunos de estos síntomas en las ratas, deberás llevarlas a la clínica veterinaria para una revisión exhaustiva. Algunas especies de estos animales son más propensas que otras a contraer enfermedades letales, siendo el cáncer una de las patologías más comunes que padecen. 

Cuestiones a tener en cuenta al criar ratas

Existen algunos aspectos a considerar para conseguir darles calidad de vida a estos roedores en el hogar:

  • Asegúrate que cuenten con una jaula lo suficientemente amplia como para que puedan circular libremente; unos 50cm de largo como mínimo, aunque esto depende de la cantidad de ratas a criar.
  • Es recomendable colocar juguetes especiales para roedores en su jaula, con el fin de mantenerlas activas y entretenidas.
  • La viruta de madera es ideal para colocarla al fondo de la jaula, sin embargo, existen algunos tipos de madera como el pino o el cedro que, al entrar en contacto con la orina del animal, desprenden sustancias tóxicas para las ratas.  

Tomando en cuenta estas consideraciones, podrás criar sin problemas a una rata como mascota, garantizando su buena salud y felicidad. 

No dudes en llevarla al veterinario especializado en el momento en que sospeches de la presencia de alguna enfermedad o patología, recuerda que estos pequeños animalitos son muy sensibles y pueden desarrollar problemas de salud en cualquier momento.

5 animales exóticos que se pueden criar en casa

Carpinchos, ajolotes, boas; existen algunas especies de animales que se adaptan perfectamente a la vida en el hogar. Muchas personas deciden adoptar como mascotas a animales poco convencionales, que llaman la atención y que marcan la diferencia, es por ello que vamos a presentarte estos 5 animales exóticos que se pueden criar en casa, para que puedas conocerlo y, por qué no, animarte a tenerlos a tu cuidado.

Cobaya: el conejillo de indias de origen andino

La cobaya doméstica tiene sus raíces en los Andes peruanos, en donde es conocida como cuy y su carne es muy apreciada dentro de la gastronomía de ese país. Sin embargo, en Norteamérica y en Europa es común adoptarlas como mascotas, debido a la facilidad con la que se adapta a la vida con los seres humanos. 

La especie más común es la americana, cuyos ejemplares pueden llegar a medir hasta 30 cm y pesar alrededor de 1kg. Presentan distintos colores que van desde el blanco hasta el negro, pasando por el rojo, marrón y crema.     

Su esperanza de vida es hasta los 8 años. Son herbívoros y su alimentación está basada en el consumo de semillas, vegetales y hortalizas. Necesitan aportes de vitamina C que lo pueden encontrar en la mandarina, naranja y en los trozos de pimiento rojo.  

Su crianza es relativamente sencilla ya que no necesita grandes espacios para vivir. Se reproducen cualquier mes del año y sus camadas suelen ser de dos a cuatro crías que nacen después de una gestación de alrededor de dos meses. 

Carpa koi: el pez de la buena suerte

Originario del territorio asiático, la carpa koi es un pez ornamental muy popular en China y Japón. De carácter pacífico y sociable, es un pez omnívoro conocido por su longevidad, ya que puede llegar a vivir hasta los 20 años, aunque hay registros de ejemplares que han llegado a sobrevivir varias décadas más. 

Por lo general, miden entre 60cm y 90cm y pueden llegar a pesar 9 kg. Presentan una espina dorsal cerrada y sus escamas son largas y finas. Los machos tienen la aleta ventral mucho más larga que las hembras. 

Estos animales son considerados todo un símbolo del amor y la virilidad en el sudeste asiático. Los podemos encontrar en diversos colores, siendo el rojo, negro, blanco y amarillo los más característicos de esta especie.  

Para su cuidado, estos peces deben ser criados en estanques, piscinas o jardines exteriores, no siendo recomendable los acuarios pequeños debido a que cada ejemplar necesita, al menos, 1mt3 de agua para vivir. 

Boa arcoíris: una de las serpientes más bellas del mundo

Endémica de América Central, la boa arcoíris recibe su nombre debido a su resplandor multicolor que puede observarse cuando su cuerpo es expuesto a la luz de sol, mostrando una vibrante coloración roja y naranja. 

La boa arcoíris mide de 8 a 12 pulgadas al nacer. Conforme va alcanzando su edad adulta, alcanza una longitud media de entre 1.5 mts a 1.8 mts.; las hembras tienden a ser un poco más grandes que los machos, tanto en circunferencia como en longitud.

En cautiverio, esta serpiente puede llegar a vivir hasta los 20 años, debiendo ser criada a una temperatura de entre los 21°C y 26°C. Es preciso acondicionarle una cama resistente a la humedad y proporcionarle en su espacio algún tipo de refugio. 

Su alimentación está compuesta por roedores, aves, murciélagos, lagartijas y pequeños mamíferos, además de reptiles vivos. 

Carpincho: el roedor más grande del mundo

De gran tamaño y peso, el carpincho es un roedor que puede llegar a pesar más de 65kg. Inteligente y amigable, este animal tiene muy buen carácter y suele llevarse muy bien con otro tipo de animales domésticos, como los perros y gatos. 

También llamados capibaras, ronsocos o chigüiros, los carpinchos son fáciles de domesticar debido a su temperamento dócil y suelen acostumbrarse rápidamente a la vida familiar.       

En su hábitat natural, suelen vivir cerca de lagos y ríos y se acomodan en suelo firme para dormir, generalmente entre vegetación espesa para protegerse. Por ello, es ideal que en casa tengan una piscina y un espacio climatizado que los proteja del frío. Nunca debe tenerse en un piso ya que es un animal de unas dimensiones bastante considerables.

Aunque tienen un pelaje largo, su pelo es fino en algunas partes del cuerpo, por lo que es común que sufran de insolaciones. Este punto es muy importante ya que al criarlos en cautiverio es preciso acondicionarles un espacio que los proteja de los rayos directos del sol.  

Ajolote mexicano: un animal fantástico

Endémico del valle de México, el ajolote aparenta un renacuajo gigante con patas, mide alrededor de 15 cm de longitud y cuenta con ojos pequeños, piel liza y tres pares de branquias que salen de su cabeza. 

Por lo general son de color café oscuro con el dorso negro, aunque también los hay de otros colores como el gris, verde pardo, albino dorado o anaranjado.  

Su hábitat natural son los lagos o aguas poco profundas y con mucha vegetación acuática. En libertad se alimenta de peces pequeños, mientras que en cautiverio puede alimentarse de gusanos tubifex, lombrices de tierra y pequeños trozos de carne. 

Pese a ser muy popular como mascota, el ajolote se encuentra en peligro de extinción en su hábitat natural, por lo que se necesita un alto grado de responsabilidad para su crianza en el hogar. Se recomienda mantenerlo en un tanque de agua de no menos de 50lts de agua por cada ejemplar, a temperatura cálida. 

Consideraciones para la crianza de estos animales exóticos

Tener como mascota a estos animales implica una gran responsabilidad por parte de sus propietarios. Hay que tener en cuenta que están acostumbrados a su hábitat natural, por ello, es importante replicar en el hogar la ambientación idónea para su crianza y consultar un experto en animales exóticos sobre su cuidado.

Corresponde a los dueños garantizarles una vida placentera y digna, estar al tanto de sus cuidados especiales y garantizar que su estancia en cautividad va a ser plena y duradera. 

Tipos, características y cuidados de las cacatúas

Cariñosas y atractivas, las cacatúas son aves exóticas muy populares a nivel mundial. Originarias de la región de Australasia, que comprende Australia, Melanesia y Nueva Zelanda, estas aves son muy queridas como mascotas, pese a ser notoriamente ruidosas y de difícil cuidado. 

Es por eso que en este artículo hemos creído conveniente brindarte algunos consejos importantes sobre las características de las cacatúas y los cuidados que se deben tener al criarlas.  

Tipos de cacatúas  

En el mundo existen 21 especies de cacatúas, siendo alrededor de 15 las especies más conocidas y adoptadas como animales domésticos. Son aves de larga vida, algunas de las cuales llegan a vivir más de 50 años

La cacatúa ninfa, una de las especies más conocidas, suele vivir entre 10 y 14 años, mientras que la cacatúa alba puede llegar a pasar los 10 lustros de vida. En general, el promedio de vida de estos animales exóticos es de 20 a 25 años. 

La ninfa, también conocida como cacatúa quarrión, es una de las especies más pequeñas que existe, llegando a medir alrededor de 30 cm. Estos animales se reconocen por su color gris en los ojos, pico y patas, amarillo en la cara y naranja en sus mejillas.  

Por su parte, la cacatúa Galah o pecho rosa, llega a medir alrededor de 35 cm, pesa entre 250 gr. y 340 gr. y es una especie muy común en toda Oceanía. Se le reconoce por tener la espalda gris y pecho y cara rosada, siendo de plumaje único dentro de su familia. 

Otra ave muy apreciada entre los criadores es la cacatúa de moño amarillo, también conocida como galerita. Tiene su hábitat en los bosques tropicales y subtropicales de Australia, Papúa, Nueva Guinea e Indonesia, mide alrededor de 50 cm y pesa 900 gr. Sus plumas son blancas y tiene una cresta amarilla muy característica. 

Además de las mencionadas, otras especies muy valoradas son la cacatúa alba, la Calyptorhynchus banksii o cacatúa coliroja, la Calyptorhynchus latirostris o cacatúa fúnebre piquicorta, la cacatúa abanderada y la cacatúa cresta de salmón. 

Características más resaltantes de las cacatúas

En cuanto a características, algunos tipos de cacatúas difieren notablemente del resto de su especie, sin embargo, podemos encontrar algunas particularidades comunes en todas ellas. 

El tamaño de las especies más populares se encuentra entre los 30cm y 60cm y su peso puede llegar a los 300gr en las especies más pequeñas y 1200gr en las más grandes. 

Otra característica destacable de las cacatúas es el penacho que tienen en la cabeza, que lo levantan en momentos de excitación o cuando tocan tierra después de un vuelo. Además, tienen el pico curvo.  

Las cacatúas tienen patas cortas y utilizan sus garras para desplazarse y trepar ramas. El pico de los machos es un poco más grande y encorvado que el de las hembras. Otra cuestión que diferencia a los machos de las hembras es la tonalidad apagada de color del plumaje de estas últimas. Estos animales suelen usar su pico para ayudarse a trepar.  

El ruido que genera una cacatúa también es su sello característico. Pese a que es una condición que comparte con los loros, el ruido de una cacatúa suele ser notablemente más excesivo, tanto, que puede ser escuchada a más de un kilómetro de distancia. Es importante tomar en cuenta esta condición ya que no las convierte en mascotas ideales para espacios pequeños.   

Su relación con los seres humanos suele ser buena gracias a su carácter cariñoso. No obstante, el proceso para domesticarlas y ganarse su confianza puede ser largo y un tanto complicado. Además, aunque la mayoría de las cacatúas son dóciles, algunas pueden ser agresivas y frenéticas. 

Cuidados de las cacatúas

Al igual que la mayoría de los animales domésticos, el cuidado de las cacatúas requiere tiempo y paciencia. Al principio, notarás que estás aves se mantienen encerradas en su jaula, mostrándose asustadas y/o agresivas. Esto es absolutamente normal y es recomendable darles tiempo a que se adecuen al ambiente. 

Es aconsejable que, poco a poco, el ave se vaya acostumbrando a la voz de su dueño. Eso hará que la cacatúa entre en confianza y establezca vínculos con su amo. Podremos reconocer que la cacatúa ha tomado confianza cuando se acerca al llamado. De darse el caso, lo conveniente es acariciar su lomo con suavidad sin sacarla de la jaula.    

Algunas personas deciden tener a la cacatúa fuera de su jaula, en total libertad dentro de la casa. Aunque esto no representa un problema, lo aconsejable es que se acostumbre a usar su jaula para dormir y comer y que a ciertas horas pueda andar por la casa, libre. De esa manera, será más fácil trasladarla al veterinario en caso sea necesario.    

La jaula de la cacatúa deberá ser rectangular, más alta que ancha, fabricada en acero inoxidable y ser lo suficientemente espaciosa como para que pueda jugar sin problemas. Es importante que las barras no tengan más de 2cm de separación, de esa manera evitamos que pueda atorar su cabeza entre los barrotes. 

Su alimentación deberá estar compuesta de semillas, alimentos de origen vegetal y pienso. Las cacatúas adoran comer frutas, en especial los melocotones, plátanos y manzanas. Su dieta puede incluir pulpa de mangos y papayas, aunque esto puede producirles problemas estomacales por su alto contenido en fibra, por lo que se deben controlar las cantidades. 

Las verduras verdes como las lechugas y acelgas también son bien recibidas por las cacatúas. Asimismo, puede incluirse boniatos, zanahorias y calabazas. Es preciso evitar a toda costa la berenjena, la leche y las patatas, así como los dulces y la cafeína.  

Entre las enfermedades más comunes de las cacatúas, encontramos el resfriado común, el ataque de ácaros y la diarrea. Algunas mucho más graves son la psitacosis y la oclusión ovárica. En todos los casos, es recomendable la visita al veterinario para iniciar el tratamiento adecuado.   

¿Te animaste a tener una cacatúa como mascota en casa? Como puedes ver, estas aves exóticas son muy inteligentes y cariñosas, pero requieren de cuidados especiales y ciertas condiciones que deberás tener en cuenta antes de tomar la decisión final.

Erizos: pautas para tenerlos como mascotas

Cada vez son más los hogares que se deciden a tener un erizo como mascota en distintas partes del mundo debido, principalmente, a la facilidad en su cuidado. No obstante, es preciso tener en cuenta algunos otros aspectos que son muy importantes para su bienestar. 

¿Es legal tener un erizo como mascota en España? ¿cuántas especies de erizos existen? ¿qué alimentos darle? ¿con qué frecuencia? Estas y otras preguntas más respecto a la crianza de erizos son respondidas en el presente artículo.

Situación legal de la crianza de erizos en España

Lo primero que hay que tener en cuenta es la situación legal de la crianza de erizos en nuestro país. De acuerdo con la normativa vigente, se encuentra prohibida la distribución de erizos enanos africanos Atelerix Albiventris y sus híbridos, aplicándose también la prohibición genérica de su posesión, transporte, tráfico y comercio.

Así pues, la tenencia de estos animales hoy en día no está permitida. Sin embargo, la misma normativa establece que aquellos erizos adquiridos con anterioridad a la norma, que data del año 2013, pueden ser mantenidos por sus dueños, quienes tienen la prohibición de comercializar, reproducir o ceder sus ejemplares.  

Ahora bien, es preciso indicar que existe una especie más doméstica denominada Erizo pigmeo africano, que es un híbrido entre el erizo africano y el moruno. Esta especie es la más común en los hogares españoles, pese a que, en buenos términos, también está alcanzada por la prohibición. 

Por ello, lo más recomendable es consultar con las autoridades competentes sobre la posibilidad de mantener un erizo como mascota en la comunidad en la que resides.  

Características principales de los erizos     

Pese a ser un pequeño animalito tranquilo, independiente y solitario, el erizo puede ser criado como una mascota más junto a otras especies como perros y gatos, basta con delimitar muy bien los espacios que habitan para conseguir una adecuada convivencia y evitar peleas y confrontaciones.   

En el mundo existen un total de 16 especies de erizos, siendo el pigmeo africano el que habitualmente es adoptado como mascota. Posee unas púas rígidas que funcionan como método de protección, por lo que es preciso tener cuidado al tocarlo.    

Estos animales pueden medir entre 10cm y 15cm como máximo y su peso puede llegar a los 400gr. Por su naturaleza, el erizo es un animal solitario y nocturno; durante el día suele estar durmiendo en su madriguera y durante la noche sale para realizar ejercicio y buscar su alimento.   

Resulta habitual observar que el erizo mantiene una respiración agitada y mueve la nariz constantemente, olfateando todo a su alrededor. Sus uñas afiladas le sirven para excavar la tierra en busca de comida, alimentándose de insectos y gusanos.  

El cuidado de estos animales exóticos

A pesar de ser muy solitarios, los erizos se adaptan muy bien a la convivencia con los seres humanos. No obstante, para su cuidado es necesario prepararle una jaula de acuerdo a ciertas consideraciones importantes. 

La jaula debe tener el suficiente espacio como para que esté cómodo; entre 1.5mts y 2mts es el largo ideal. Además, la base deberá estar protegida con un material adecuado para absorber sus desechos. Lo recomendable es utilizar papel ya que otro material puede perjudicar sus púas.    

En la parte interior de la jaula se deberá instalar una madriguera lo suficientemente oscura como para que tenga un buen descanso. La jaula deberá tener también un espacio con tierra para que la mascota pueda escarbar.

Esta jaula deberá estar ubicada en un lugar protegido del sol directo y de las corrientes de aire; los climas cálidos son perfectos para ellos por lo que debemos garantizar que no pasen frío en los meses de otoño e invierno.  

Es importante mantener la jaula limpia y desinfectada. Del mismo modo, es recomendable limpiar la mascota cada cierto tiempo con agua limpia, frotando sus púas con un cepillo de cerdas suaves.  

Patologías habituales que presentan los erizos

En su hábitat natural, los erizos suelen recorrer muchos kilómetros por día, es por ello que se recomienda un espacio amplio para su cuidado, de lo contrario, pueden estresarse y modificar su conducta volviéndose huraños. También, la falta de actividad física les hace ganar peso y los vuelve propensos a ciertas enfermedades o patologías. 

Además de la obesidad, el resfriado es uno de los problemas más comunes en los erizos, por ello, se recomienda mantener controlada la temperatura ambiente. De ser posible, se deberá colocar un calefactor cerca para mantener cálido el espacio en épocas especialmente frías. 

Otro de los problemas habituales en los erizos es el ataque de pulgas, garrapatas y ácaros. Estos parásitos pueden transmitir muchas enfermedades al animal por lo que es imprescindible mantener su jaula limpia y desinfectada. Existen algunos productos comerciales desinfectantes que pueden ser adquiridos en las clínicas veterinarias especializadas.  

Los cambios o las alteraciones en la alimentación pueden producir también diarreas o dificultades estomacales. Aunque suele ser un problema transitorio, de ser persistente será necesario llevar al animal a una revisión con el veterinario.   

Ante cualquier sospecha de tener algún problema de salud, es indispensable acudir con el especialista para que descarte cualquier enfermedad que pueda poner en peligro la vida del animal. 

La alimentación de los erizos

La alimentación de estos animales deberá estar basada en insectos, frutas y verduras. Lo ideal es darle la comida solo una vez al día por las tardes, a fin de evitar cualquier problema de sobrepeso.  

Mantener un adecuado equilibrio en la alimentación del erizo es esencial para el buen estado de su salud; por eso, el veterinario podrá recomendar otro tipo de alimento o suplemento vitamínico para su correcto cuidado y mantenimiento.

Ten en cuenta que los erizos son animales un tanto desconfiados, por lo que puede llevar algo de tiempo adaptarlo a la vida en casa. Solo es cuestión de un poco de paciencia y cuidados. Notarás que, en el momento de sentirse atacado, protege sus partes blandas convirtiéndose en una bola de púas; ten cuidado al tocarlo ya que puede ser muy doloroso.

Características y particularidades del gato exótico

Similares a los persas tanto en el físico como en su personalidad, los gatos exóticos de pelo corto son una peculiar raza de felinos que se caracterizan por ser muy tranquilos y amigables, siendo los animales perfectos para adoptar como mascotas. 

Si quieres saber más acerca de esta particular y encantadora raza de felinos, en el presente artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el gato exótico de pelo corto y por qué debería convertirse en el próximo integrante de tu familia. 

El gato exótico: una mascota sosegada y juguetona

Los gatos exóticos de pelo corto son fruto de la mezcla entre persas, americanos y británicos de pelo corto. Su raza se obtuvo de un híbrido entre estas tres razas, razón por la cual son tan similares a los persas, pero con la particularidad de tener el pelo corto. 

Jane Martinke, una jueza de razas felinas, fue la primera persona en realizar el cruce entre un gato americano de pelo corto y un persa y logró que la CFA considerara una categoría especial para estos animales y que dejen de ser considerados sólo una variación de los persas.

Pese a que empezó a popularizarse en la década de los 60’s, hasta el año 1986 no fue reconocido como raza y se determinaron sus características particulares. Los gatos exóticos son cada vez más solicitados como mascotas debido a que son de muy fácil cuidado, dóciles y muy juguetones.   

Características del gato exótico de pelo corto

Físicamente, el gato exótico de pelo corto es muy parecido al persa. Posee una cabeza aplanada y redondeada, de hocico chato y cráneo ancho. Su nariz es ancha y corta y presenta los orificios más grandes y abiertos. 

El gato exótico tradicional presenta un hocico más chato en comparación con la especie más extrema, la cual suele presentar similares problemas de salud que los persas. Los ojos del gato exótico son de color claro intenso, por lo general verdes, aunque también pueden presentar ojos azules.  

Su altura es de alrededor de 30cm y su peso oscila entre los 3,5 y 6kg. Su pelaje es corto y suave y posee los mismos colores que los persas, pudiendo encontrar ejemplares en negro, blanco, azul, rojo, crema, chocolate, lila, dorado, plateado, atigrado, ahumado, sombreado, bicolor, calicó e Himalaya.   

Tiene las patas cortas, anchas y robustas, y su cola también es corta y gruesa. Su cuerpo es redondeado y su musculatura es muy marcada. Las orejas son pequeñas y de puntas redondeadas.  

Salud del gato exótico

La esperanza de vida del gato exótico de pelo corto es de entre 10 y 15 años. Aunque suele ser un animal muy sano, debido a su cara aplanada es muy propenso a ciertas patologías similares a las del persa, como maloclusiones dentales, enfermedad renal poliquística, seborrea oleosa y tiña, entre otras.

Otro problema de salud muy frecuente en los gatos exóticos es el lagrimeo excesivo de sus ojos, que puede generarle infecciones de consideración en la zona ocular. Es por ello que resulta conveniente observar y limpiar con frecuencia sus ojos.   

La cardiomiopatía hipertrófica es otra de las patologías frecuentes en los gatos exóticos, debido a un incorrecto desarrollo de su corazón. Por eso, resulta indispensable programar visitas periódicas al veterinario y cumplir a cabalidad con su calendario de vacunas.     

Cuidados del gato exótico de pelo corto

Gracias a que posee un pelaje menos frondoso que el del persa, el cuidado del gato exótico de pelo corto no es tan complicado ni minucioso, aunque siempre es necesario realizarle un cepillado regular para evitar la formación de motas. El cuidado de su pelaje deberá hacerse unas tres veces a la semana con un cepillo especial; esta rutina representa un momento muy placentero para el felino. 

La alimentación del gato exótico de pelo corto debe consistir en una dieta balanceada, ya que tiene una tendencia a engordar con facilidad. La razón es que suele ser una raza muy tranquila y sosegada, aunque también influyen ciertos factores genéticos y hereditarios. 

Es recomendable brindarle una alimentación rica en proteína animal y muy baja en cereales, a fin de garantizar su adecuado crecimiento. 

El gato exótico es un animal muy sociable tanto con las personas como con otros animales y mascotas, y suele ser muy demandante en cuanto a atención y mimos. Además, es tranquilo y curioso y se adapta muy bien a los cambios y a la vida en familia.  

Particularidades del gato exótico

A los gatos exóticos no les gusta estar solos en casa, por ello, es aconsejable evitar dejarlos solos por mucho tiempo y proporcionarles un contacto más frecuente. Se recomienda dejarlos al cuidado de algún conocido en caso sea necesario ausentarse de casa por tiempo prolongado. 

Debido a su temperamento tan particular, si se les deja solos por mucho tiempo, la sensación de soledad que experimentan puede acarrearles diversas enfermedades.  

El cuidado de sus ojos es una cuestión muy importante, debido a su lagrimeo excesivo. Esto sucede debido a que no pueden retener las lágrimas, las cuales se oxidan al estar en contacto con el aire. Se aconseja limpiarle frecuentemente los ojos con una gasa estéril humedecida con suero. 

Están acostumbrados a un clima templado, por lo que es necesario protegerlos del frío y calor excesivo. Su carácter extrovertido, inteligente, afectuoso y calmado, hace que sea un animal muy hogareño, por lo que es fácil educarlo. 

Proporcionarles un adecuado enriquecimiento ambiental es esencial para mejorar la calidad de vida de los gatos exóticos. En el mercado, existe una gran variedad de juguetes que estimulan su desarrollo psíquico y físico. 

Por su carácter tranquilo y amigable, el gato exótico de pelo corto es una raza ideal para tenerla como mascota. si estás pensando en adoptar un felino para el hogar, considera tener uno de estos ejemplares para cuidarlo y mimarlo en familia.

¿Qué tipos de lagartos se pueden tener como mascota?

Son muchos los factores que hay que tener en consideración en el momento de decidir adoptar una mascota para el hogar. El asunto se vuelve aún más complicado cuando pensamos en tener algún animal exótico en casa, como es el caso de los lagartos. El espacio físico, el tipo de iluminación y los cuidados en su alimentación, son solo algunas de las consideraciones a tomar en cuenta para una decisión correcta. 

Es por ello que creemos conveniente darte algunas pautas acerca de cuáles son los tipos de lagartos que se pueden tener como mascota, para que tu decisión sea la más acertada. 

Algunas consideraciones sobre los lagartos

Los lagartos, pertenecientes al grupo de los reptiles, comprenden más de 5000 especies con características particulares. Los hay de distintos tamaños, con y sin patas, de colores brillantes y discretos, insectívoros u omnívoros. La mayoría de ellos son capaces de moverse con gran rapidez y destreza y poseen una lengua larga que les permite oler a su alrededor. 

Por lo general, un lagarto puede vivir en su hábitat natural alrededor de 25 años, aunque se han registrado casos de lagartos criados en cautiverio que han sobrevivido hasta pasados los 30 años. A pesar de que los científicos han estudiado al detalle diversas especies de lagartos, aún no se conoce lo suficiente acerca de ellos.  

Estos animales son muy inteligentes y poseen características particulares para atraer a sus parejas y afrontar las amenazas; además, pueden usar el lenguaje corporal para comunicarse entre ellos.  

Los tipos de lagartos más populares para tener como mascota

El Gecko leopardo es el tipo de lagarto ideal para quienes van a tener a este tipo de animales como mascotas por primera vez. Proveniente de las zonas desérticas de Asia, es un insectívoro de cuerpo rechoncho, muy popular y fácil de cuidar. 

Por su parte, la iguana verde también es uno de los lagartos más populares entre los principiantes. Su origen es americano y es de fácil cuidado en comparación con otros animales de su especie, solo basta con tener un especial cuidado con la temperatura ya que están acostumbrados a los climas tropicales.  

Otro de los lagartos muy fáciles de cuidar es el dragón barbudo, aunque demanda un gran terrario provisto con radiación solar artificial, por lo que la inversión necesaria para tenerlo como mascota suele ser más onerosa. 

El anolis verde, también conocido como camaleón americano, es un género de lagarto proveniente del Caribe, América Central y América del Sur. Algunos de ellos tienen la particularidad de cambiar de color y, pese a ser muy común tenerlos como mascotas, la inversión para acondicionar su ambiente puede ser alta y son un poco más delicados que las especies anteriores.

Tipos de lagartos de cuidados medios

El lagarto cornudo, proveniente de los desiertos de la frontera entre México y Los Estados Unidos de América, también puede ser criado como mascota, aunque debido a sus características especiales, su cuidado puede acarrear muchas dificultades, en especial en lo que respecta a su alimentación.   

Uno de los lagartos más apreciados por los criadores de reptiles es el basilisco verde, debido a su apariencia y colorido. Este lagarto es de tamaño medio y es preciso criarlo en un terrario extenso con temperatura tropical. Se alimenta tanto de plantas como de pequeñas lagartijas y roedores.   

El escinco o lagarto de lengua azul es un lagarto nativo de Australia, Nueva Guinea y Tasmania; presenta una cabeza ancha y de forma triangular, tiene el cuerpo robusto, la lengua azul y la boca rosada. Es una especie dócil y domesticable, pero precisa de un hábitat extenso ya que está acostumbrado a realizar largas caminatas.  

Originario de Yemen y acostumbrado a vivir en bosques y zonas desérticas, el camaleón velado es un tipo de lagarto que requiere de un tipo de cuidado intermedio a nivel doméstico. Se alimenta mayormente de insectos, aunque en su vida adulta incluye algunos vegetales en su dieta. 

Los tipos de lagartos más difíciles de cuidar

Básicamente, ciertos tipos de lagartos son más difíciles de mantener en cautiverio debido a su gran tamaño o la necesidad de grandes extensiones para su cuidado; por ello, su crianza es recomendada solo para especialistas. Veamos algunos de ellos. 

Originario del desierto africano, el lagarto de cola espinosa posee la característica de utilizar su cola como sistema de defensa contra los agresores. Llega a medir unos 50cm y su color característico le permite pasar desapercibido en su entorno, protegiéndose de los peligros. Es posible tenerlo como mascota, aunque precisa de grandes dimensiones.  

El tegus argentino en blanco y negro puede llegar a medir un metro y medio por lo que se requiere de un gran espacio para su cuidado. Esta especie no es trepadora y pasa la mayor parte del día escondido, por lo que deberá tener una caja especial para cobijarlo. Se debe mantener ligeramente húmedo y su dieta debe incluir grillos, gusanos de la harina y gusanos de cera.     

El varano de la sabana o monitor de la sabana es un tipo de lagarto de grandes dimensiones y muy popular entre los criadores experimentados. Suelen ser de naturaleza agresiva y su alimentación está compuesta, en un principio, de insectos, arañas y escorpiones, y luego, en su edad adulta, de roedores, aves y ranas.

Recomendaciones antes de tener un lagarto en casa

Si es la primera vez que vas a tener un lagarto como mascota, es preciso consultar con el veterinario de exóticos sobre los posibles riesgos que acarrea su crianza. Te recomendamos empezar por los tipos de lagartos más pequeños y dóciles.  

Los lagartos suelen crecer mucho durante su primer año de vida, por lo que deberás prever un terrario de dimensiones adecuadas para su crianza. Por norma general, se estima que el tamaño del terrario debe medir al menos tres veces el tamaño del lagarto en su edad adulta, tanto de largo como de alto. 

Consulta con el especialista acerca de los accesorios con los que se deberá equipar el terrario, así como sobre el tipo de alimentación que deberás incluir en su dieta.

Hurones: cuidados elementales para tenerlos en casa

Enérgicos, curiosos y juguetones, los hurones han sabido adaptarse a la convivencia y a las normas de un hogar, quizás por ello es cada vez más frecuente encontrarlos en los hogares españoles como mascota. Domesticados hace miles de años, estos animales requieren de ciertos cuidados especiales que es preciso conocer; en las siguientes líneas, te contamos los cuidados elementales que deberás conocer para tenerlos en casa.

Los hurones son considerados animales exóticos, por tal razón, muchas personas piensan que son agresivos y pueden ocasionar daños o precisan de cuidados excéntricos. Las dudas que surgen al respecto están relacionadas con ciertos factores que influyen al momento de cuidar un hurón. El tamaño de la jaula, el tipo de comida y la disposición adecuada de sus desechos, forman las principales interrogantes hechas por los que adquieren un hurón por primera vez.

Comportamiento de los hurones en su hábitat natural

Tal como el perro viene del lobo, los hurones descienden del turón de campo. Son carnívoros, nocturnos y cazadores por naturaleza. Para saber los cuidados elementales, primero hay que observar sus características primitivas.

Los hurones se esconden constantemente en huecos y espacios oscuros. Tienen un excelente olfato, todo lo contrario a su capacidad visual. La vista es un sentido que no les ayuda, por eso se guían por el olfato.

Esta capacidad de colarse por distintos rincones es lo que hace que criarlos en el hogar pueda ser peligroso para ellos. Los hurones pueden hacerse daño al quedarse atrapados entre los electrodomésticos o cables eléctricos. Suele ser un peligro mortal cuando quedan atrapados en sillas plegables, por lo que se recomienda mantenerlos alejados de este tipo de mobiliarios.   

El cuidado en la alimentación de los hurones

El suministro de agua y comida debe ser continuo, él se encargará de regular las cantidades que ingiere. Es muy importante que se mantenga hidratado.

En la dieta, es obligatorio incluir carne, pollo o proteína animal. No es recomendado darles el alimento crudo ya que la carne podría contener bacterias y enfermarlo. Además, es preciso evitar alimentar al hurón con hidratos de carbono y fibra en exceso.

En el mercado se puede conseguir el pienso para hurón, un alimento con todos los componentes necesarios para su desarrollo saludable. En el etiquetado del paquete debería reflejar entre un 30% y un 35% de proteína animal. Los desechos cárnicos o subproductos no son recomendados.

Para que se mantengan saludables, los hurones deben ingerir entre un 15% a 20% de grasa y un máximo de 4% de fibra. La taurina es un componente mayoritario en el organismo del hurón, es un aminoácido esencial. Las vitaminas A, E y C también son parte de los componentes esenciales.  

El hurón debe evitar algunos alimentos dañinos para su organismo:

  • Chocolates o dulces.
  • Carne o pescado crudo, especialmente la de cerdo.
  • Lácteos.
  • Derivados de la cebolla.
  • Condimentos.
  • El maíz, ya que es demasiada fibra y su sistema digestivo no lo asimila adecuadamente.
  • Restos de comida como huesos de pollo.  

El hábitat del hurón

Los hurones, como mascota, miden entre 35cm y 40 cm de longitud. Cuando están en su entorno natural o vida silvestre, superan este tamaño. Por lo tanto, la jaula debe tener unas medidas aproximadas de 90cm de largo, 60cm de ancho y 70cm de alto. También, debe comprender más de dos niveles para que el hurón pueda moverse cómodamente.

La jaula debe estar colocada en un lugar sin viento y sin luz directa del sol, ya que no les gustan estos climas. Podrían sufrir cambios o ser sometidos a estrés si son expuestos a temperaturas superiores a los 30°C.

Es necesario que entre los accesorios de la jaula haya túneles, una hamaca, cama y objetos seguros que sirvan de juguete. Les encanta jugar y hacer ejercicio.

Si la jaula es suficientemente grande, el hurón podrá realizar sus necesidades dentro de la misma siempre y cuando el espacio esté lejos de su lugar para dormir y comer. En el mercado existen distintos tipos de lecho o sustrato para absorber el olor y la humedad.

Los productos que están disponibles para los gatos, como la arena de arcilla o la Bentonita, no son aconsejables para los hurones ya que al mojarse se adhieren fácilmente al pelaje, patas, nariz y ojos del hurón y es muy difícil de despegar. La arena de sílice y las virutas de Pino tampoco son aconsejables ya que pueden influir perjudicialmente sobre el sistema respiratorio del hurón.

Los que sí son recomendados son los lechos a base de papel reciclado; son económicos, tienen una buena regulación del olor y le brindan calor. Es cómodo para limpiar y tirar, además, cuenta con la cualidad de ser biodegradable. Tampoco causa daños al sistema respiratorio y hepático de la mascota.  

Cuidados en la limpieza de los hurones

Los hurones tienen un olor característico que desprenden de sus aceites característicos del pelaje. Para algunas personas resulta incómodo y cometen el error de bañarlos varias veces creyendo que así se les quitará. Esto es un error muy común ya que se recomienda bañarlo sólo una vez al mes.

Debido a que los hurones no soportan los climas extremos ni los cambios bruscos de temperatura, el agua debe ser limpia y tibia para que se sientan a gusto y se les puedan bañar con comodidad.

Los hurones marcan el sitio en donde viven, por lo tanto, la jaula se debe limpiar profundamente una vez a la semana. El lecho que sirve como baño se deberá cambiar de preferencia cada dos días.

La castración en los hurones

El sistema endocrino de los hurones es complejo, en comparación al de otros animales domésticos. Estos animales son propensos a sufrir insulinomas, tumores que se crean a partir de la aceleración de hormonas cuando el hurón no ha sido castrado. Otra patología es el hiperestrogenismo, que se da cuando la médula ósea se ve afectada por las hormonas.

Cuando se adopta un hurón, la mayoría de las veces el animal está castrado. Es importante informarse sobre el tiempo de castración, ya que la intervención debe realizarse después de los 15 meses de vida. En algunos casos, la castración se realiza antes, lo que le causará problemas endocrinos.

Estos los tumores aparecen porque en las glándulas suprarrenales o adrenales, ubicadas encima de los riñones, se alojan las hormonas y van creciendo hasta producir tumoraciones.

Consejos para el manejo y domesticación del hurón

En el caso de que el hurón o el dueño estén congestionados con síntomas gripales, se recomienda limitar los mimos y la cercanía ya que la infección es fácilmente transmisible.

El hurón es considerado un animal que se domestica fácilmente. En el mercado existen premios que pueden servir para acostumbrar al hurón a realizar sus necesidades en los lugares dispuestos. Aunque también se les puede ofrecer fruta como premio, esta debería ser en cantidades limitadas y como la última opción, ya que contiene mucha fibra.

Quienes decidan tener un hurón como mascota, deberán estar muy pendientes de los cuidados elementales para tenerlos en casa, sobre todo si hay niños en el hogar. Guiar y acompañar al niño en la crianza de esta mascota es fundamental.

¿Qué cuidados se deben tener para criar un hámster?

Cuando decidimos adoptar una mascota, es preciso tomar en cuenta ciertas medidas esenciales ya que estamos acogiendo una nueva vida y, con ello, la responsabilidad de su correcto desarrollo y crecimiento. En esta ocasión, te compartiremos los cuidados para criar un hámster, esos pequeños roedores que pueden convertirse en una gran compañía.  

Cuidados básicos para criar un hámster

Ante todo, debes tomar en consideración qué tipo de hámster deseas, ya que su tamaño será determinante al escoger su tipo de vivienda. Para un hámster pequeño, se recomiendan  jaulas cuyas rejas no estén separadas por más de 0,5 milímetros, a fin de evitar su escape. Para los más grandes, la abertura no deberá pasar el centímetro de diámetro.

Asegúrate, al momento de adoptar o comprar uno, que esté completamente sano. Para ello, fíjate que su rabo y patas no están húmedas, ya que esto podría deberse a la enfermedad del rabo húmedo, que es muy común en estos roedores. Además, revisa que no tenga protuberancias ni espacios carentes de pelo, que sus dientes no estén doblados y que sus ojos estén brillantes.

Lo primero que necesitamos para criar un hámster es un espacio adecuado para su hábitat. La jaula deberá estar colocada en un lugar fresco y tener una buena ventilación, alejada de temperaturas muy extremas, para evitar que desarrolle problemas de salud relacionados con la humedad. También, debe tomarse en cuenta que el espacio debe ser lo suficientemente amplio para que el hámster no se sienta encerrado y debe contar con juguetes y accesorios necesarios para que pueda ejercitarse.

La alimentación del hámster

Debemos darle a nuestro roedor una dieta balanceada a base de semillas, vegetales, proteínas, hojas y frutos; la cantidad de comida podría variar según el tamaño del hámster, aunque el promedio aproximado de alimento que necesitan es de 7 gramos al día.

Para ayudarlos a tener su sistema inmunológico en óptimas condiciones, es recomendable darles fruta y vegetales frescos, en especial, aquellos con bajo contenido en azúcar y agua.

Existen algunos alimentos que pueden ser perjudiciales para nuestra mascota, por lo que debemos evitar que ellos los ingieran. Entre estos alimentos, podemos encontrar la berenjena, los cítricos, las patatas, cebollas, aguacate y ajos. También, debe evitarse los alimentos altos en grasa, los chocolates y las frituras.

Recuerda que para criar un hámster es de suma importancia proporcionarle un dispensador donde pueda tener agua limpia y fresca de manera constante.

¿Cómo realizar la limpieza del hámster?

Estos pequeños roedores de por sí son muy aseados y suelen acicalarse constantemente. No es recomendable darles un baño debido a que un resfriado podría ser algo mortal para ellos y si se les sumerge en agua podrían correr el riesgo de ahogarse.  

Lo mejor que podemos hacer para la limpieza del hámster es mantener su jaula completamente aseada. El sustrato se debe cambiar al menos una vez por semana y, con la misma regularidad, se debe dar una limpieza profunda a toda la jaula y dejarla secar completamente antes de volver a introducir a nuestro hámster en ella.

El proceso de adaptación del hámster

Al criar un hámster, es necesario compartir tiempo con el roedor a fin de conocer sus gestos y su personalidad. Cada hámster es diferente y tiene un modo particular de comportarse, por lo que será preciso interactuar con él e ir acercándose poco a poco para que se acostumbre a nuestra presencia. Se deberá respetar su espacio y su tiempo de adaptación, recuerda que está llegando a un lugar completamente desconocido.

Puedes comenzar el acercamiento, sosteniéndolo por breves periodos de tiempo hasta que se acostumbre a ti; otra forma eficaz de ganarte su confianza es dándole semillas directamente a sus manos, ellos tomarán esto como un gesto de protección.

No suele ser recomendable darle un hámster como regalo a niños pequeños, ya que pueden darle un tratamiento brusco y agobiarlo.

Recomendaciones y pautas para criar un hámster

Puedes brindarle a tu mascota un espacio de juegos lejos de su jaula, de esa forma, descansará del encierro en su hogar y podrá disfrutar de espacios nuevos, además de poder estar más cerca de ti. Podrás hacer un corral de juegos empleando materiales como cajas de cartón y tubos de plástico, para crear túneles y pasadizos. Esta actividad también puede servir para que los niños puedan divertirse viendo al hámster jugar; además, puedes entrenar al hámster para que busque objetos dentro del corral.

Como mencionamos anteriormente, para tener al hámster limpio, lo mejor que podemos hacer es mantener su hogar aseado; para ello, debemos revisarlo periódicamente y limpiar los excesos de suciedad para que no se cumulen. Sin embargo, a pesar de los cuidados diarios que podamos darle, es necesario hacer una limpieza profunda de la jaula al menos una vez por semana.

Antes de comenzar la limpieza profunda, debes tomar en cuenta la cantidad de materiales necesarios para limpiarla para tenerlos todos a la mano y que el proceso sea menos tedioso. Lo principal a emplear serán guantes, un paño y algún desinfectante o soluciones antibacterianas que no tengan olores muy fuertes ni que sean muy abrasivos, para no dañar al hámster. En las tiendas de mascotas podemos conseguir soluciones de limpieza seguras.

Debemos tener cuidado al retirar al hámster de la jaula y colocarlo en un lugar seguro donde no se escape ni pueda sufrir un accidente.

Luego, deberás sacar todos los objetos de la jaula, accesorios, juguetes, envases y dispensadores y colocarlos a remojar en una mezcla de agua con solución de limpieza. Aunque estos objetos no parezcan sucios, es necesario limpiarlos de forma adecuada. No olvides retirar el sustrato o el material que emplee para depositar sus desechos, así como limpiar la jaula por completo.

La raza del hámster determinará la forma en que podamos tratarlo; consulta con tu veterinario a fin de determinar los cuidados que hay que tener en la manipulación de la mascota y si es conveniente que tenga compañía.

Enfermedades en los peces de acuario

Cuando tenemos una mascota, debemos tomar en cuenta los cuidados y el tratamiento adecuado que se le debe dar a ese ser vivo que adoptamos como parte de nuestra familia. Los peces, son quizás, uno de los seres vivos que más cuidado y dedicación necesitan; la mala alimentación así como el poco o mal elaborado mantenimiento de su acuario, puede hacerles padecer distintas enfermedades.

A continuación, te traemos este artículo con el fin de que puedas identificar estos padecimientos.

Las 4 enfermedades más frecuentes en los peces de acuario

Punto Blanco

El parásito que ocasiona esta enfermedad muy habitual en los peces de acuario lleva por nombre Protozoo Externo Ichthyophthirius Multifiliis y es tan común que todos los peces, al menos una vez a lo largo de sus vidas, tienen contacto con él. Sin embargo, los únicos peces que se contagian son aquellos que padecen de una mala alimentación, estrés, habitan un acuario sobrepoblado o en aguas de mala calidad. Estas condiciones hacen que el pez baje sus defensas naturales y sea más propenso al contagio de este padecimiento.

Podemos identificar que nuestro pez está contagiado de punto blanco cuando comenzamos a notar pequeñas manchas blancas en su piel, sobretodo en sus branquias; además, podemos notar una hiperactividad anormal en nuestros peces ya que ellos intentan nadar agresivamente para poder deshacerse de las molestias en su piel.

El tratamiento más común a emplear es elevar la temperatura de la pecera a 27ºC para apresurar la vida del parásito, después, se pueden aplicar los medicamentos recomendados para eliminarlos. Los antídotos recomendados son la Formalina y el Verde de Malaquita, los cuales se deben aplicar durante una semana aproximadamente. Sin embargo, es necesario recordar que, al tratar con fármacos, lo mejor es seguir al pie de la letra las indicaciones del veterinario para no intoxicar a los peces.

También, es de suma importancia complementar este tratamiento con una buena alimentación, a fin de elevar las defensas del pez.

Tuberculosis

Sí, como leíste, en el universo acuático también existe este padecimiento y es muy común. La principal fuente de contagio son los mismos peces que portan el germen, aquellos portadores de la bacteria Mycobacterium piscium que es la que ocasiona esta enfermedad. Por otra parte, la infestación se transmite por la deglución de alguna materia infectada.

Los principales síntomas que podemos observar son: el comportamiento anormal, movimientos y desplazamiento lento, adelgazamiento, pérdida del apetito, caídas de escamas, deformación, pérdida del color.

Lamentablemente, no se conoce un procedimiento para tratar este padecimiento, por lo que es necesario tomar las medidas de precaución necesarias para evitar su contagio o su propagación.  

Una de las principales cosas que debemos hacer es observar detalladamente que el pez que vamos a adquirir no tenga ninguno de los síntomas anteriormente mencionados. Hay que tener especial cuidado si vamos a adquirir un pez neón, ya que es una de las especies más propensas al contagio de esta enfermedad. Si observamos en nuestro acuario algún pez con estos síntomas, es necesario consultar con el veterinario la forma apropiada en la que debemos actuar para evitar el contagio de los demás peces.

Gusano Lernaea

Producido por un parásito llamado Lernaea, el cual, entierra su cabeza en el cuerpo de los peces quedando aferrado a él.

Los peces portadores de este microorganismo se comportan de manera inusual, se les puede observar nadar de lado o frotando su piel contra los objetos o materiales que se encuentren en el acuario. Suelen tener inflamaciones en la epidermis de las cuales saldrán hilos que darán la impresión de ser gusanos, los cuales flotan hacia arriba y tienen un color verde claro.

De ser el caso, debemos trasladar de inmediato los peces portadores a otra pecera, la cual debemos poner en cuarentena. Se puede emplear una pinza para retirar los gusanos. En este procedimiento debemos ser cuidadosos y evitar cortar el gusano ya que, si su cabeza queda enterrada en los peces, no podremos eliminarlo.

Si observa al pez muy lastimado, debe aplicar los antisépticos necesarios. En su clínica veterinaria podrá encontrar Metriponate, el cual se debe suministrar con la fórmula de 1.5 mg por cada 4.5Lts de agua.  

Argulus o piojos

Si, nuestros peces también pueden contagiarse de estos indeseados seres, los cuales poseen ventosas que los ayudan a pegarse a la piel del pez la cual penetran para alimentarse de su sangre y colocar sus huevos. Posteriormente, buscarán a otros peces para seguir alimentándose.

Notaremos a los peces infectados frotando su cuerpo con los materiales que se encuentren dentro del acuario para poder aliviar los picores. También, podremos observar pequeños parásitos apilados, los cuales tienen forma de diminutos puntos blancos.

El tratamiento para este padecimiento es similar al de la Lernaea; se deben trasladar los peces contagiados a una pecera en cuarentena y emplear una pinza para eliminar estos parásitos. Posteriormente, debemos aplicar el Metriponate en la dosis de 1.5 mg por cada 4.5 litros de agua. También, debemos adquirir algún químico para matar las larvas.

Recomendaciones para evitar las enfermedades de los peces de acuario

Recuerde que debemos conectar el filtro, por ello, es conveniente colocar la pecera cercana a un enchufe. Además, es preciso escoger un filtro de calidad, que proporcione la oxigenación y filtración del agua de forma adecuada.

Normalmente, los acuarios vienen equipados con la luz adecuada, sin embargo, si quieres instalar tu propia iluminación, debes consultar qué tipo de luz es la adecuada para estos espacios, ya que la luz para hogar puede generar mucho calor y ocasionar accidentes.

Escoja las algas o gravas más naturales y evite elegir aquellas muy coloridas ya que los peces suelen rechazarla y no es tan saludable para ellos.

Recuerde adecuar el acuario al menos 10 días antes de introducir los primeros peces, para que el espacio esté en óptimas condiciones.

Es importante mantener limpia el agua de las peceras, así como realizar limpieza del exceso de sustrato. Asimismo, es preciso mantener los filtros limpios.

Finalmente, recomendamos examinar sus peces periódicamente y alimentarlos con productos naturales y de buena calidad. Ante cualquier duda, no olvide consultar con el veterinario.

Cómo es la cría de periquitos australianos

Gracias a su inteligencia, los periquitos australianos son una de las aves preferidas por las personas para tener como mascotas, destacando no solo por su gran colorido sino, también, por su carácter despierto y alegre, que consigue llenar de energía cualquier hogar. Hoy dedicamos unas líneas a estas aves, con la finalidad de aprender un poco más sobre su cría y cuidado.  

 Características generales de los periquitos australianos

Provenientes de la variada fauna de Australia, los periquitos australianos, también conocidos como periquitos comunes, son un tipo de ave endémica que pertenece a la familia de los loros y que se han adaptado perfectamente a otras zonas del mundo, como Europa y América. En estos lugares, son muy requeridos como mascotas por su tamaño pequeño y peculiar canto.  

Los periquitos australianos miden apenas entre 18cm y 20cm desde la cabeza a la cola y su peso es de tan solo 30-35gr. Por lo general, son de color verde claro y tienen la cabeza amarilla, aunque es posible encontrarlos en múltiples combinaciones de colores como el marrón, celeste, blanco y gris.

Poseen un tipo de carácter muy particular que se caracteriza por su alegría y vivacidad. Estas aves, además, son muy inteligentes y son capaces de reconocer a su dueño y de manifestarle sus ganas de jugar. Es por ello que los periquitos australianos son tan requeridos como mascotas, en especial por los más pequeños.

Es precisamente debido a su carácter que estas aves deben estar en compañía de otros ejemplares similares, por lo que resulta imprescindible criarlos en un hábitat que incluya al menos un periquito más de su misma especie. Cuando son criados solos, suelen manifestar aburrimiento y tristeza, más aún cuando los dueños se encuentran fuera de casa.    

Estos ejemplares se han adaptado mucho a la vida doméstica, lo que les impide sobrevivir con facilidad en el entorno silvestre, debido a que no serían capaces de proveerse su propio alimento, tendrían dificultades para volar adecuadamente y correrían peligro al estar expuestos a los depredadores.   

Preparando el hábitat de los periquitos

Una buena jaula, lo suficientemente amplia como para permitirles desplazarse con facilidad, es el mejor hábitat para los periquitos australianos. Lo ideal es que sea rectangular y no circular. Los complementos básicos que deberá tener la jaula son un comedero, un bebedero y una bañera, los cuales deberán lavarse cada tres o cuatro días. Además, es importante cambiar el agua del bebedero diariamente.

Es preferible que el material de la jaula sea de acero inoxidable, aunque también pueden ser utilizadas las de aluminio. Lo importante es que sean fáciles de limpiar y que no representen un peligro para el animal. En su interior, es preferible que el piso tenga una rejilla que impida que los periquitos tengan contacto directo con sus deposiciones.  

El lugar en el que se ubique la jaula deberá ser cálido, con una temperatura que oscile entre los 20° y 25°C. y con suficiente luz natural. Los periquitos deberán estar protegidos de las corrientes de aire y con acceso al sol, aunque siempre cuidando que su exposición directa le genere algún problema de insolación.

La alimentación de los periquitos australianos

En lo que se refiere a su alimentación, la misma está basada en el consumo de alpiste, mijo y diversas semillas. En los veterinarios y centros especializados ofrecen alimentos o mixturas balanceadas que están compuestas por una mezcla de semillas enriquecidas con vitaminas y minerales, aportando los nutrientes necesarios para el adecuado desarrollo del ave.

La dieta de los periquitos australianos también deberá incluir alimentos húmedos como frutas y verduras; alimentos como las zanahorias, espinacas y lechugas, son ideales para fortalecer la salud de estas aves.

Asimismo, es preciso incluir en su alimentación semillas aceitosas y preparados a base de minerales que los ayuden a tener una adecuada digestión. El consumo de estos preparados tiene doble beneficio: por un lado, les aporta los minerales necesarios para su desarrollo; por otro, los ayuda a triturar las semillas que están contenidas en su buche, mejorando su digestión.    

Alimentos como el chocolate, el perejil y el aguacate, son nocivos para los periquitos australianos y deberán ser evitados a toda costa. Además, el consumo de otros productos como el pan deben ser dosificados adecuadamente a fin de alejar cualquier problema de sobrepeso en el animal.  

Reproducción y crías de los periquitos australianos

La cría en pareja de este tipo de ave permite un mejor control de los reproductores y sus crías. El éxito de la reproducción no es una cuestión complicada, solo es cuestión de contar con una jaula lo suficientemente amplia y especial para crías e incorporar un nido ya que sirve como incentivo para la procreación.

Por lo general, el nido es de madera con un orificio pequeño que facilita la entrada y salida de los reproductores. Además, cuenta con una puerta que sirve para revisar su interior en caso sea necesario. Es recomendable adquirir los que se instalan en el exterior de la jaula, ya que permite una mejor manipulación.   

Los ejemplares reproductores ponen, en promedio, entre dos y ocho huevos, en un tiempo de incubación que concluye a las dos o tres semanas. Los polluelos recién nacidos son indefensos y dependen de la alimentación directamente por sus padres. Después de la cuarta semana ya estarán en condiciones de dejar el nido.   

Con un tiempo de vida promedio de entre 4 y 6 años, los periquitos australianos son ideales como mascotas ya que no suelen dar mayores problemas en su cuidado, siendo una excelente alternativa para aquellos que desean iniciarse en la crianza de aves. Siguiendo los consejos indicados en esta mini guía, es posible criar con éxito a estas hermosas aves.

Older posts