Category: Animales Exóticos

​​¿Son los mapaches animales agresivos?

Los mapaches son nativos de América del Norte, de tamaño similar a un perro pequeño. Aunque son mamíferos carnívoros, tienen una dieta verdaderamente omnívora. Debido al desarrollo de asentamientos humanos en sus hábitats naturales, los mapaches están entrando en contacto con poblaciones humanas con mayor frecuencia. Esto a menudo se debe a su búsqueda de comida. Sin embargo, a medida que los mapaches se acostumbran más a sus vecinos humanos, las interacciones entre los dos son cada vez más comunes.

¿Son los mapaches animales agresivos? Descubrimos si son propensos a atacar no solo a los humanos.

¿Atacan los mapaches a los humanos?

Los mapaches tienen una apariencia muy llamativa y adorable, con ojos expresivos y una conducta traviesa. Aunque no tienen pulgares oponibles, tienen patas muy diestras. Esto les permite manipular su entorno e incluso llevar a cabo comportamientos que se perciben como humanos. Todos esto se combina para provocar un sentimiento de ternura hacia ellos en muchas personas.

Sin embargo, debido a su falta de miedo a la hora de introducirse en entornos humanos, los mapaches también se han ganado la reputación de ser una especie invasora. Pueden causar daños al intentar entrar a las casas, destruir pertenencias una vez dentro o simplemente hacer un desastre allá adonde vayan.

Teniendo esto en cuenta, es importante saber que los mapaches son animales salvajes. Si bien hay muchos ejemplos de individuos mansos, no han pasado por el proceso de domesticación. Esto significa que realmente no son adecuados para la coexistencia con humanos, incluso si han sido criados en cautiverio.

En general, los mapaches no atacarán a los humanos. Los humanos son demasiado grandes para ser considerados presas, por lo que es probable que huyan en lugar de atacar. Esto no significa que no se hayan registrado casos de ataques de mapaches. 

Cuando atacan, generalmente es en defensa propia. Cuando un mapache ataca a un humano, generalmente no es provocado. Analizamos las situaciones que pueden llevar a que un mapache sea peligroso y agresivo a continuación.

¿Por qué los mapaches pueden ser agresivos?

Los animales salvajes están adaptados a determinadas condiciones ecológicas, que están ligadas a su biología. Cuando estas condiciones cambian, los animales pueden tener respuestas o comportamientos agresivos. Como los mapaches a menudo son presa de depredadores más grandes, verán a los humanos como amenazas potenciales. Aunque es posible que simplemente queramos interactuar con ellos, el mapache puede percibir esto como una amenaza. Si no pueden huir, recurrirán a la agresión para mantener su seguridad.

En los últimos años, ha aumentado la notificación de conflictos entre mapaches y personas. Aunque algunos de estos se refieren específicamente a ataques, la mayoría están relacionados con daños a la propiedad, ruido y destrozos en los hogares. Los mapaches que atacan a los humanos aparentemente sin provocación, suelen ser situaciones completamente aisladas, nada comunes.

Ahora bien, existe un caso en el que los mapaches sí pueden ser agresivos. Cuando un mapache está infectado con el virus de la rabia, las últimas etapas de la enfermedad implican una agresión no provocada. Si bien la rabia en los mapaches es relativamente rara, es una posibilidad y no solo debemos evitar a los mapaches rabiosos, también debemos informar a las autoridades para que eviten la propagación del virus.

¿Tienen dientes las tortugas? Descúbrelo

Las tortugas son conocidas por varios rasgos característicos que no son compartidos por muchos otros en el reino animal. Quizás lo más notable es su caparazón que ayuda a protegerlos de los depredadores. Aunque hay algunas tortugas que pueden cazar animales más pequeños, la mayoría son principalmente herbívoros. La anatomía de este animal se adapta tanto a lo que comen como a cómo lo hacen. Esto incluye todo su sistema gastrointestinal, cuyo inicio es su boca. Dado que las tortugas se conocen principalmente como presas más que como depredadoras, ¿necesitan dientes?.

¡Vamos a dar respuesta a esta cuestión!

¿Las tortugas marinas tienen dientes?

Existe un poco de confusión sobre el uso de la palabra “tortuga”. En algunos lugares, especialmente en América del Norte, la palabra “tortuga” se usa para describir todo tipo de animales dentro del orden de los reptiles conocidos como Testudines. Sin embargo, en otras regiones de habla inglesa, tortuga generalmente se refiere solo a las tortugas marinas. En estas áreas, las tortugas de agua dulce se conocen como galápagos y las tortugas terrestres se conocen como tortugas.

Para nuestros propósitos, nos referiremos a todos ellos como tortugas, pero aún los veremos como grupos separados. Para empezar, analizamos si las tortugas acuáticas tienen dientes. Algunas especies de tortugas marinas incluyen:

  • Tortuga verde (Chelonia mydas)
  • Tortuga carey (Eretmochelys imbricata)
  • Tortuga boba (Caretta caretta)
  • Tortuga laúd (Dermochelys coriacea)
  • Tortuga lora de Kemp (Lepidochelys kempii)

En cuanto a algunos tipos de tortugas de agua dulce o semiacuáticas, encontramos:

  • Control deslizante de estanque (Trachemys scripta)
  • Tortuga nariz de cerdo (Carettochelys insculpta)
  • Tortuga moteada (Clemmys guttata)
  • Tortuga almizclera de espalda navaja (Sternotherus carinatus)

Aunque las tortugas tienen ciertas características físicas comunes, cada grupo también tiene sus propias características particulares. La forma de la cabeza y la boca puede variar considerablemente entre especies. Algunos tendrán una estructura de pico en forma de gancho, que recuerda a varias especies de aves. Otros tendrán una boca mucho más redondeada y algunos, como las tortugas de nariz de cerdo, tienen protuberancias que son diferentes a las demás.

En cuanto a si las tortugas marinas tienen dientes, la respuesta es no. De hecho, ninguna especie de tortuga tiene dientes. La razón es que no les exigen que coman su comida. A diferencia de muchos depredadores que tienen caninos para matar a sus presas y comer su carne, las tortugas no necesitan atacar de la misma manera.

No tener dientes no significa que la boca de una tortuga sea blanda. Las tortugas tienen un borde de queratina que recubre sus mandíbulas que es muy duro y, a veces, dentado. Estos bordes pueden ser muy afilados y aparecer como una cresta dentada, lo que los hace parecer un poco a una hilera de dientes. Sin embargo, no son estructuras dentales como los dientes reales.

¿Las tortugas tienen dientes?

Como se indicó anteriormente, las tortugas son un tipo de tortuga que, esencialmente, constituyen tortugas terrestres. Ejemplos de diferentes especies de tortugas incluyen:

  • Tortuga de patas rojas (Chelonoidis carbonaria)
  • Tortuga de caja común (Terrapene carolina)
  • Tortuga de Hermann (Testudo hermanni)
  • Tortuga Gopher (Gopherus polyphemus)
  • Tortuga gigante de la isla de Santiago (Chelonoidis darwini)

 

Las tortugas terrestres tampoco tienen dientes. Aunque pueden desarrollar bordes serrados de queratina como muchas tortugas marinas, tienden a hacerlo en menor medida. La fuerza de la mordedura de una tortuga variará según la especie individual. Generalmente, se correlaciona con la fuerza que necesitan para lo que comen, algo que explicamos más adelante.

¿Cómo comen las tortugas sin dientes?

La dieta de una tortuga dependerá de la especie individual. Algunos son completamente herbívoros, mientras que otros pueden ser carnívoros u omnívoros. De hecho, se ha visto a algunas tortugas que antes se pensaba que eran herbívoras acechando y comiendo presas vivas.

Lo que come la tortuga se reflejará en su anatomía, ya que algunas necesitarán bocas más afiladas para consumir ciertos alimentos. En general, podemos ver que las tortugas carnívoras tienen la mordedura más fuerte, especialmente las tortugas durophagus. Las tortugas Durophagus son aquellas que se alimentan de animales de caparazón duro, lo que requiere mordeduras más fuertes para atravesar la carne.

Otras tortugas solo pueden comer follaje relativamente suave, lo que significa que no necesitan una mordedura muy fuerte. Aunque no tienen dientes, usarán las crestas de sus bocas queratínicas para masticar sus alimentos para la digestión. A menudo, este es un proceso lento que ayuda a descomponer los alimentos antes de tragarlos y es otra razón por la que muchas personas piensan que las tortugas tienen dientes.

¿Las tortugas mordedoras tienen dientes?

Como son una especie de tortuga, las tortugas mordedoras no tienen dientes. Sin embargo, son particularmente conocidos por su mordedura. Hay varias especies de tortugas mordedoras, pero todas pertenecen a la familia Chelydridae. La más conocida es la tortuga mordedora común (Chelydra serpentina). Son un tipo de tortuga de agua dulce y son omnívoros en su dieta.

Las tortugas mordedoras comunes tienen un mordisco muy fuerte que puede usarse para comer una variedad de presas y otros alimentos. Aunque sus huevos son vulnerables a los carroñeros de las aves y otros animales, las tortugas mordedoras adultas suelen ser el animal más alto de su cadena alimentaria. Generalmente, son dueños de su dominio y tienen pocas razones para temer. Es por esta razón que no suelen tener miedo de las personas.

5 curiosidades sobre el dragón de Komodo

El dragón de Komodo es el lagarto más grande que vive en la Tierra hoy en día, crece hasta 3 metros de largo y pesa unos 68 kilos, o más. Sin embargo, si bien este enorme reptil no puede volar ni escupir fuego, el término “dragón” es menos exagerado de lo que creemos.

Son criaturas increíbles y no necesitan ni volar ni fuego para ser dignas de nuestro asombro y admiración. Aquí hay algunos datos interesantes y curiosos sobre los dragones de Komodo.

1. Los dragones de Komodo son originarios de Australia

Si bien es famoso por ser de la isla indonesia de Komodo y las islas circundantes, el dragón de Komodo se descubrió por primera vez en la tierra de Down Under. Según los registros fósiles, los dragones de Komodo (Varanus komodoensis) se mudaron fuera de Australia y se dirigieron a las islas de Indonesia, llegando a la isla de Flores hace unos 900.000 años.

Los dragones de Komodo podrían haber desaparecido de Australia hace unos 50.000 años, una desaparición que habría coincidido aproximadamente con la llegada de los humanos al continente.

2. Son venenosos

Bryan Fry, un investigador de venenos de la Universidad de Melbourne en Australia, descubrió que el dragón de Komodo es de hecho uno de los pocos lagartos venenosos del planeta. No fue hasta 2009 que el mito de décadas de cómo matan los dragones de Komodo finalmente fue reemplazado por la verdad, gracias en gran parte a la investigación de Fry.

A diferencia de una serpiente, que inyecta veneno en una víctima a través de sus afilados colmillos, el veneno de un dragón de Komodo se filtra en las grandes heridas que hace en cualquier animal desafortunado que ataca. El animal puede escapar de las garras del dragón, pero no escapará del veneno que eventualmente lo derribará.

3. Los dragones de Komodo pueden acabar con presas enormes

Los dragones de Komodo son animales de gran tamaño. Por eso, no es de extrañar que puedan derribar animales tan grandes como jabalíes, ciervos y búfalos.

Para atrapar a su presa, utilizan una estrategia de emboscada. Camuflados con el entorno, esperan a que pase un animal desprevenido. Después entran en acción y le dan una mordida venenosa antes de que la víctima pueda escapar.

4. Cuando se trata de metabolismo, no son como otros reptiles

La mayoría de los reptiles carecen de mucha capacidad aeróbica, pero los dragones de Komodo son la excepción, gracias a una adaptación genética que los investigadores descubrieron cuando secuenciaron el genoma del animal. El trabajo de los investigadores, mostró que estas criaturas pueden lograr un metabolismo más parecido al de un mamífero, lo cual es beneficioso cuando se trata de cazar presas.

Los científicos encontraron cambios en las mitocondrias, que funcionan como máquinas de vapor de la célula. Al igual que un tracto digestivo, las mitocondrias absorben nutrientes y proporcionan combustible a la célula. Esto es doblemente importante para las células musculares, que los dragones de Komodo tienen en abundancia, y que también explica qué hay detrás de esas explosiones de velocidad y resistencia de las criaturas.

5. Los dragones de Komodo pueden comer el 80% de su peso de una sola vez

Cuando los enormes lagartos se sientan a comer, son capaces de tragar hasta el 80% de su propio peso corporal en alimentos. El gran festín y la digestión lenta significan que después de comer, los dragones de Komodo irán a descansar al sol, con el calor ayudando a mantener su proceso de digestión funcionando. Una vez digerida la comida, un dragón de Komodo regurgitará lo que se conoce como “bolita gástrica”. Al igual que los gránulos de búho, el gránulo gástrico contiene cuernos, pelo, dientes y otros trozos de presa que no se pueden digerir.

Debido a que su metabolismo es bastante lento y pueden masticar tanto de una sola vez, pueden sobrevivir con tan solo una comida al mes.

 

¿Conocías estos datos sobre el dragón de Komodo? Sin ninguna duda, un animal exótico fascinante.

¿Qué es un tigón? Características y peculiaridades

Seguro que muchos amantes de los animales han oído hablar del ligre (mezcla del león y el tigre), pero ¿qué pasa con el tigón? Lo cierto es que existen muchas combinaciones posibles, pero comparten algunas características comunes.

En este artículo te contamos todo sobre el tigón, además de otras posibles mezclas de felinos. ¡Descubre a este curioso híbrido!

¿Qué es un tigón?

El origen del nombre parece remontarse a la década de 1920. Un tigón es la descendencia que nace de un tigre macho y una leona. Las leonas portan un gen inhibidor del crecimiento; por eso, una de las principales diferencias entre el ligre y los tigones es que los tigones no crecen tanto como los ligre. Pueden producir rugidos de león y gruñidos de tigre. Los tigones no solo son más pequeños que los ligre, a menudo son más pequeños que sus padres. También muestran una mezcla de comportamientos similares a los de los leones y los tigres, y pueden disfrutar mucho de nadar y socializar.

Al igual que los ligre, los tigones tienen un pelaje dorado claro y pueden mostrar manchas o tiras tenues en su pelaje. Tienen una melena muy corta, como una gorguera alrededor del cuello.

Puesto que no se trata de una raza creada de manera natural (el humano suele ser quien interviene en la creación de estos híbridos) muchos de estos tigones tienen trastornos genéticos y mueren a una edad anormalmente joven. Debido a esto, los científicos creen que es seguro decir que los leones y los tigres son claramente dos especies diferentes que no se reproducirían en la naturaleza incluso si se les diera la oportunidad. Por eso, hasta el momento solo se ha encontrado uno en hábitat natural, y en la India, pero normalmente se encuentran en cautiverio, como zoológicos (la mayoría en América).

¿Se pueden cruzar gatos salvajes con gatos domésticos?

Sí, los gatos salvajes se pueden cruzar con gatos domésticos; de hecho, algunas de las razas de gatos más populares y exclusivas hoy en día descienden de estas mezclas. La mayoría de ellos han sido cruzados a propósito, pero también algunas de estos cruces han ocurrido de forma natural.

Las razas híbridas de gatos populares incluyen las siguientes:

  • Gato de Bengala: La descendencia de un gato leopardo y un gato doméstico.
  • Gato de Bristol: La descendencia de un margay y un gato doméstico.
  • Gato Chausie: La descendencia de un gato de la jungla y un gato doméstico.
  • Gato Felis Chaus: un híbrido de segunda generación, descendiente de un gato de Bengala y un gato Chausie.
  • Gato de Kellas: La descendencia de un gato montés escocés y un gato doméstico.
  • Gato Safari: La descendencia del gato montés y de un gato doméstico.
  • Gato Savannah: La descendencia de un serval y un gato doméstico.
  • Gato Serengeti: un híbrido de segunda generación, descendiente de un gato de Bengala y un oriental de pelo corto doméstico.

¿Conocías al tigón? ¿Y a los otros cruces de felinos? Recuerda que si tienes un gato en casa es importante mantener su cartilla de vacunas al día y sus revisiones veterinarias. Llámanos al 932 460 805 y pide tu cita para que nuestros profesionales puedan atender a tu felino.

¿Qué es una mangosta? Características y tipos

Cuando pensamos en una mangosta, podríamos imaginarnos una criatura parecida a un hurón que es conocida por atacar a las serpientes. Sin embargo, el animal que llamamos mangosta es en realidad un término que se usa para todos los mamíferos de la familia Herpestidae. Este es un grupo de animales más diverso de lo que piensas. Incluso incluye a la suricata, un animal que quizás no sabías que era un tipo de mangosta.

Hoy compartimos contigo los diferentes tipos de especies de mangostas que existen, y además, te mostramos cómo diferenciarlos revelando sus diferentes características, hábitats, dieta y más.

¿Qué es una mangosta?

Las mangostas son mamíferos carnívoros, caracterizados en parte por su aguda agilidad y capacidad para cazar. La mangosta es principalmente terrestre. Aunque tienden a un comportamiento solitario, pueden agruparse para optimizar los momentos de caza, lo cual nos da una pista sobre su éxito distintivo como animal de caza.

Las mangostas se dividen en 14 géneros con la familia en su conjunto formada por 33 especies individuales.

En este sentido, la clasificación taxonómica de la mangosta es la siguiente:

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Clase: Mammalia
  • Orden: Carnivora
  • Familia: Herpestidae

A todas las especies se les suele llamar mangostas. Sin embargo, hay un grupo de la misma familia que se conoce como suricatas. Las suricatas corresponden al género Suricata, constituyendo su única especie.

Características de la mangosta

En general, las mangostas son animales pequeños. La especie más pequeña mide unos 23 cm de largo y la más grande mide alrededor de 75 cm. Pueden variar de peso entre 1 y 6 kg. En cuanto al color, suelen ser grises o marrones en diferentes intensidades. Algunas especies de mangostas incluso tienen marcas punteadas. Su pelaje cubre todo su cuerpo y todos son de pelo corto, aunque algunos tienen colas más tupidas que otros.

Las mangostas tienen hocicos pequeños puntiagudos. Su nariz y orejas también son más pequeñas, estas últimas no son particularmente erectas. Un rasgo característico de las mangostas es que tienen glándulas anales. Son glándulas que excretan un fuerte olor. Esto les permite marcar territorio y reconocerse entre sí. También tienen garras, aunque no son retráctiles.

Tipos de mangostas

Para conocer los diferentes tipos de especies de mangostas, debemos observar los diferentes géneros que componen la familia Herpestidae. Estas especies de mangostas se dividen en dos subfamilias:

Herpestinae

  • Herpestes: dentro de este género podemos encontrar ejemplos como la mangosta esbelta común (H. sanguineus) y la mangosta gris del Cabo (Herpestes pulverulentus), todos los cuales se pueden encontrar en varias partes del continente africano y ninguno de los cuales se considera en peligro de extinción.
  • Urva: este género de mangosta incluye la mangosta gris india (U. edwardsii) y la mangosta de Java (U. javanica). Como sugieren sus nombres, este género es originario de varias partes de Asia.
  • Cynictis: contiene solo la mangosta amarilla (C. penicillata).
  • Atilax: este género contiene solo la mangosta de los pantanos (A. paludinosus), también conocida como mangosta de agua.
  • Ichneumia: otro género con una sola especie de mangosta existente, la mangosta de cola blanca (I. albicauda), conocida por su característica cola blanca tupida.
  • Xenogale: único miembro es la mangosta de nariz larga (X. naso).
  • Paracynictis: solo contiene mangosta de Selous (P. selousi).
  • Bdeogale: género más grande que contiene varias especies como la mangosta de cola tupida (B. crassicauda) y la mangosta de patas negras (B. nigripes). Estas especies de mangostas también son nativas de África.
  • Rhynchogale: solo contiene mangosta de Meller (R. melleri).

Mungotinae

  • Mungos: incluye la mangosta anillada (M. mungo) y la mangosta de Gambia (M. gambianus). El primero es conocido por sus distintivas rayas a lo largo de su espalda.
  • Dologale: solo contiene la mangosta de Pousargues (D. dybowskii), una especie de mangosta que está mal registrada en la naturaleza.
  • Liberiictis: la mangosta liberiana (L. kuhni) es la única especie de mangosta de este género y actualmente se considera vulnerable.
  • Helogale: incluye solo dos especies, la mangosta enana etíope (H. hirtula) y la mangosta enana común (H. parvula). La mangosta enana común no solo es la especie de mangosta más pequeña del mundo, es el carnívoro más pequeño del continente africano.
  • Crossarchus: los miembros de este género de mangostas se conocen como kusimanse, siendo el más conocido el kusimanse común (C. obscurus). Son muy sociables y viven en grandes grupos.
  • Suricata: quizás la especie de mangosta más conocida del mundo, incluso si muchos de nosotros no nos dimos cuenta de que eran un tipo de mangosta. Comúnmente conocido como suricata (S. suricatta), es el único miembro de este género.

Comportamientos de la mangosta

Algunas mangostas tienden a tener hábitos solitarios, pero también hay excepciones. Ciertas especies de mangostas son capaces de agruparse formando numerosas colonias de hasta 50. En estos casos, es común que formen complejos sistemas de excavación. Otro aspecto relacionado con sus costumbres es que algunos pueden tener hábitos arbóreos. La suricata es probablemente la más conocida de estas sociables especies de mangostas.

Todos son principalmente diurnos y terrestres, aunque cuando viven cerca de cuerpos de agua pueden nadar para encontrar comida. Algunas especies más susceptibles a la depredación y desarrollan sistemas de vigilancia. En estos casos, los miembros del grupo vigilan el área y advierten en caso de que vean un peligro particular.

¿Dónde vive la mangosta?

La mangosta es un animal originario de África, Asia y Europa, por lo que tiene una gran distribución a nivel mundial. Dentro de estas regiones, también hay una amplia distribución de especies, pero esto depende del género.

El hábitat de la mangosta puede variar. Se desarrollan en diversos ecosistemas, como bosques tropicales, sabanas, desiertos, praderas, pantanos, orillas de ríos y lagos.

¿Qué come la mangosta?

La mangosta es un depredador carnívoro, con una dieta variada que depende de su ecosistema nativo. Se alimentan de pequeños mamíferos, aves, huevos, reptiles, peces, cangrejos y otros. También consumen gran variedad de insectos y algunas especies pueden consumir hasta frutas.

La mangosta es comúnmente conocida por su capacidad para matar y devorar ciertas especies de serpientes venenosas. Parte de la razón por la que se les considera tan buenos cazadores de serpientes es que algunas especies son capaces de combatir y superar fácilmente incluso a las especies de serpientes venenosas. Esto se debe a la inmunidad al veneno de serpiente, algo que tiene dos posibles explicaciones.

La primera explicación indica que sí pueden verse afectados por esta sustancia tóxica, pero son tan ágiles y rápidos de movimiento que pueden evitar fácilmente ser mordidos.

La segunda explicación se basa en estudios que indican la presencia de un tipo particular de molécula en las células musculares de las mangostas. Esta molécula evita que ciertos venenos reaccionen con su bioquímica. Esto significa que pueden evitar la parálisis del músculo que comúnmente precede a la muerte en este tipo de lesión.

Reproducción de la mangosta

Los aspectos reproductivos de cada especie de mangosta no se conocen con precisión. En general, estos animales tienen un período de gestación que puede oscilar aproximadamente entre 42 y 105 días, mostrando una variación bastante grande entre especies. Las camadas suelen contener dos crías, pero hay casos en los que pueden ser mayores, registrándose algunas camadas de hasta cinco.

Algunos tipos de mangostas muestran agresividad entre los machos cuando una hembra está lista para la reproducción. Por otro lado, los miembros de ciertos grupos también desarrollan una exhibición de cortejo. Cuando esto sucede, es la hembra la que realiza los movimientos y corre delante del macho para atraerlo.

La madurez sexual varía entre las especies de mangostas. En algunos, se alcanza con relativa rapidez a los 9 meses, mientras que en otros puede tardar hasta dos años.

Conservación de la mangosta

En general, la mayoría de las especies de mangostas no se consideran amenazadas según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Sin embargo, actualmente hay algunas especies que es importante monitorear porque presentan ciertos riesgos, como la mangosta de Jackson (Bdeogale jacksoni). Algunas especies no se consideran amenazadas, como la mangosta de cola tupida (Bdeogale crassicauda), pero aún necesitan protección en términos de pérdida de hábitat. Estos a menudo se deben a la deforestación y la caza de pieles o incluso carne de animales silvestres.

¿Son realmente peligrosos los hipopótamos?

El hipopótamo es un mamífero artiodáctilo. Esto significa que están dotados de un número par de dedos en cada pata, de los cuales el tercero y el cuarto están más desarrollados y los demás están reducidos o atrofiados. Solo existen dos especies de hipopótamos, el hipopótamo común y el pigmeo. El nombre “hipopótamo” proviene de la palabra griega “hippopotamos”, que significa caballo de río.

De todos los nombres que se le pueden dar a un hipopótamo, sin embargo, “cerdos” o “búfalos” de río pueden haber sido los más sonados. Después de todo, su apariencia nos puede recordar en cierto modo al cerdo, y su temperamento ciertamente nos recuerda al búfalo. Es más, te adelantamos que no es un animal nada manso y controlable.

Existen muchos ataques de hipopótamos en el mundo cada año, y su agresividad es notable y visible en muchos documentales. Pero, ¿son peligrosos los hipopótamos? ¿A qué se debe? Hoy hablaremos de ellos.

¿Son los hipopótamos agresivos?

Lo cierto es que sí: los hipopótamos pueden llegar a ser animales muy agresivos. De hecho, se le considera uno de los animales más peligrosos del mundo. Otros animales que también son considerados agresivos, y que comparten su entorno con hipopótamos, como los caimanes o cocodrilos, rara vez se involucran con ellos y optan la mayor parte de las veces en respetar su espacio.

Uno de los motivos por los que ni siquiera lo intentan es porque el hipopótamo es un animal territorial, pero solo en el agua. Mientras defecan, los hipopótamos machos mueven la cola de un lado a otro para marcar su territorio, que se extiende por unos 250 m de ancho. Los derechos de apareamiento se llevan a cabo en este espacio, el cual puede abarcar entre 7 y 10 hembras.

Cuando están en tierra es algo distinto. Los hipopótamos son animales más tranquilos cuando están en tierra, pero pueden volverse agresivos si hay falta de comida o agua, y aunque no lo creas, son capaces de alcanzar velocidades asombrosas. Si bien son animales herbívoros que se alimentan de plantas terrestres y acuáticas, también son capaces de consumir carne, generalmente carroña, ya que su estómago la tolera y es capaz de digerirla sin complicaciones.

Cuando surge una lucha territorial, los hipopótamos pueden comportarse de manera muy agresiva, pero estos machos no terminan matándose unos a otros. En cambio, lo que sí sucede generalmente es que terminan estableciendo cuál es el más fuerte. Ha habido casos de hembras que matan al macho dominante, pero esto solo sucede si intenta matar a su descendencia, como resultado de la superpoblación, por ejemplo.

¿Por qué los hipopótamos atacan a los humanos?

En África, ha habido casos importantes de hipopótamos que atacan a barcos o personas que encuentran en el agua. La razón es simple: los hipopótamos ven a los humanos como una amenaza para su entorno, y en muchos casos esto es cierto.

También debes recordar que los hipopótamos son animales muy territoriales en el agua. Como tal, si un humano intenta desviarse hacia su territorio, podrá ver el lado agresivo de este gran mamífero. Esto también puede suceder cuando las hembras protegen a sus crías, volviéndose instintivamente agresivas si se sienten mínimamente amenazadas por un humano.

Los humanos también pueden tener problemas con un hipopótamo que está hambriento o sediento, en cuyo caso el animal puede atacar. Esto se debe a que el animal se encuentra con altos niveles de estrés y ataca al humano debido a su instinto agresivo natural, al sentirse en peligro. Lo que sí es importante tener claro es que un hipopótamo nunca atacaría a un humano por alimentarse con él.

Algunos datos interesantes sobre el comportamiento de los hipopótamos

  • Muchos expertos creen que los hipopótamos han logrado sobrevivir durante millones de años como resultado precisamente de su naturaleza agresiva.
  • En Sudáfrica, un hipopótamo atacó fatalmente a su cuidador después de 7 años de convivencia amistosa. Puede ser un animal muy imprevisible.
  • Los hipopótamos atacan a más personas que a otros animales salvajes de su entorno, incluidos leones, tigres y elefantes.
  • Si un hipopótamo macho no es lo suficientemente fuerte como para derrotar a un macho alfa, comenzará su propia manada, marcará su propio territorio en otro lugar y lo defenderá con la agresividad característica de la especie.

Si te ha parecido interesante este artículo, te sugerimos que sigas navegando por nuestro blog y conozcas a otros animales exóticos y salvajes realmente impresionantes.

El cuidado de animales exóticos

Cada tipo de animal es un mundo y, en el caso de los exóticos, aún más. Por este motivo cada uno necesita unos cuidados distintos. Por lo que hace a los animales exóticos, debemos prestar una especial atención a sus necesidades, ya que estas no suelen ser unas mascotas muy comunes en los hogares y, por lo general, sus necesidades no son tan conocidas.

Si estás interesado en animales exóticos como reptiles o aves, y estás contemplando tener una como mascota, saber cómo cuidarlas adecuadamente es importante para que tengan una vida larga, feliz y saludable. Aquí te ofrecemos algo de información para leer y ayudarte a brindar el cuidado adecuado a tu nuevo animal de compañía exótico.

¿Qué es exactamente un animal exótico?

En la actualidad lamamos exóticos a aquellas especies de animales que de manera natural no estarían en un territorio determinado como la casa de una persona, pero que de manera fortuita o intencional, termina viviendo fuera de su hábitat. Actualmente, muchas personas tienen animales exóticos en sus hogares adaptando espacios a sus necesidades, como por ejemplo: tarántula, hurones, serpientes, agapornis, cacatúas, iguanas o chinchillas.

Los cuidados adecuados para los animales exóticos

Asegúrate de tener el espacio adecuado para él

Tu mascota necesitará un área de alojamiento para ayudar a mantenerla segura dentro de su espacio vital personal. Utiliza jaulas para aves y pequeños mamíferos como cobayas o conejos. A los peces, anfibios y reptiles les va mejor dentro de un acuario, ya que se calentarán e hidratarán para sobrevivir, según necesiten. Durante una cita con nuestro veterinario especializado en animales exóticos, puedes preguntarle sobre el perímetro adecuado para albergar a tu mascota cómodamente. 

Asegúrate de ofrecer la dieta adecuada a tu mascota

Nuestro veterinario podrá establecer contigo la dieta de tu animal exótico durante su primera revisión. Es importante tener en cuenta las necesidades nutricionales de tu mascota exótica para que se mantenga siempre lo más saludable posible. Las tiendas de mascotas ofrecen varias opciones de marcas de alimentos, lo que dificulta determinar cuál sería la mejor para su mascota. Hablar con nuestro veterinario eliminará las dudas, asegurando que tu mascota tenga la mejor dieta posible para que se mantenga saludable y feliz durante toda su vida.

Encontrar el veterinario adecuado para mascotas exóticas

No todos los veterinarios pueden tratar mascotas exóticas y no en todos los centros veterinarios existen profesionales que alberguen suficientes conocimientos sobre estos animales. Algunos tienen una formación mínima en el cuidado de animales exóticos, por lo que es necesario encontrar una práctica con un profesional disponible con experiencia en el cuidado de mascotas exóticas. 

Si desea programar una cita para una primera revisión de tu animal exótico, o si el que ya tenías muestra síntomas de una dolencia que requiere una evaluación, ponte en contacto con nosotros. Nuestro veterinario experto en animales exóticos tiene experiencia en el cuidado de reptiles, aves y otras mascotas exóticas, como hurones. Llama a nuestro hospital 932 460 805 para conseguir más información.

Curiosidades más llamativas de las suricatas

Adorable, tierno, caótico: y muchos otros adjetivos se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en las suricatas. Tenemos una idea de ellos que refleja vida, pillería, dulzura… ¿Verdad?. Pues lo gracioso es que esa idea solo está basada en mitos. ¿Quieres conocer un poco más sobre este mamífero? Te contamos un montón de curiosidades sobre la suricata.

Desmontando mitos sobre las suricatas: las curiosidades que no sabías

Las suricatas son inmunes al veneno

Las suricatas pueden soportar la mordedura de algunos tipos de serpientes venenosas. Los biólogos han descubierto que las suricatas son inmunes al veneno de algunas serpientes, ya que pertenecen a la familia de las mangostas. En algunas partes del mundo, las personas valoran a las mangostas como guardianes del hogar porque pueden luchar con serpientes mortales, como las cobras. Si son mordidos, se encuentran mal durante unas horas, pero son capaces de recuperarse siempre por completo.

Las suricatas muestran agresividad y mucha determinación cuando quieren comer

Los suricatos pueden parecer absolutamente adorables, pero llevan vidas un tanto más peligrosas y agresivas. Por ejemplo: han desarrollado una técnica para manipular el veneno que se encuentra en los escorpiones, que comen. Cuando un escorpión ve una suricata, se mueve rápidamente para matarlo. El escorpión puede ser consciente de que hay una suricata cerca, pero este atrapa al arácnido tan rápido que no puede ni atacarle. Primero, la suricata se concentra en la cola, muerde el aguijón del escorpión y lo desecha. Sin su cola, el escorpión no puede atacar con su veneno. Sin embargo, todavía habrá veneno en su exoesqueleto. Para combatir esto, las suricatas han aprendido a frotar escorpiones en la arena para eliminar cualquier resto de veneno. ¡Y el almuerzo está listo!

Las suricatas son muy inteligentes

Las suricatas son mucho más inteligentes de lo que parecen. Un estudio reciente encontró que utilizan un comportamiento coordinado complejo, que rivaliza con el de los chimpancés, los babuinos, los delfines e incluso los humanos. Resuelven tareas con la ayuda de su grupo, pero también con un toque de pensamiento independiente. El estudio vio suricatas involucradas en una amplia variedad de comportamientos sociales y asociales para resolver tareas. En general, los factores sociales ayudaron a atraer a los suricatos a la tarea, mientras que los procesos asociales les ayudaron a resolverla.

¡Las suricatas son animales omnívoros!

Es posible que se sorprenda al saber que las suricatas son omnívoros: comen frutas y verduras además de animales. A diferencia de los humanos, no tienen un exceso de reservas de grasa corporal y, por lo tanto, buscar comida es una actividad constante. Su dieta consiste principalmente en insectos, que olfatean usando su sentido superdesarrollado del olfato. También comen pequeños roedores, frutas, pájaros, huevos, lagartijas, escorpiones venenosos así como serpientes.

El desierto es seco, pero las suricatas no beben agua

A pesar de vivir en el desierto, los suricatos no necesitan agua extra en sus dietas. Obtienen toda la humedad que necesitan de los insectos y larvas que comen. Un humano moriría en 3 a 5 días sin agua en las mismas condiciones.

Las suricatas viven en todo tipo de desiertos

Las suricatas viven en todas partes del desierto de Kalahari en Botswana, en gran parte del desierto de Namib en Namibia y en el suroeste de Angola y en Sudáfrica.

Las suricatas tienen una vista extraordinaria

¡Pueden ver pájaros a kilómetros de distancia en el horizonte! La visión es su sentido más desarrollado. Tienen parches oscuros alrededor de los ojos para reducir el resplandor del sol y ayudarlos a ver a lo lejos. Las pupilas alargadas y horizontales dan a los suricatos un amplio rango de visión sin tener que girar la cabeza. Además, otro dato curioso sobre sus ojos es que, como son animales excavadores, su ojo desarrolló una membrana ocular para protegerse de la tierra.

Descubre al increíble dragón de mar

El dragón marino, dragón de mar, o según su nombre científico Phyllopteryx Taeniolatus, es un pez pequeño que se encuentra en las aguas costeras poco profundas de Tasmania y el sur y el oeste de Australia, en los arrecifes coralinos y rocosos y en las praderas de plantas y algas marinas de las costas, por lo que se considera que viven en aguas temperadas. ¿Habías oído hablar de ellos alguna vez? ¿Quieres saber más sobre el dragón de mar? Te damos algunos datos más en las siguientes líneas para que los conozcas mejor.

El aspecto del dragón marino

Estos seres, casi sacados de la mente más fantasiosa, se parecen a los caballitos de mar en términos de tamaño y forma corporal, pero presentan unas aletas pequeñas en forma de hojas que los ayuda a camuflarse de los depredadores.

Mientras que los caballitos de mar pueden agarrar objetos con la cola, las colas de los dragones marinos no son prensiles. Los dragones marinos se impulsan torpemente con sus aletas dorsales y pectorales transparentes, pero principalmente se mueven a la deriva con la corriente. En cuanto al color, los machos tienen coloraciones más oscuras que las hembras.

¿Cómo se alimentan los dragones de mar?

Las bocas de los dragones marinos carecen de dientes, pero aún así, estos animales son carnívoros. Usan sus hocicos para succionar larvas de peces y pequeños crustáceos, como plancton, camarones mísidos y anfípodos. Lo normal sería que el dragón de mar fuese cazado por múltiples especies bajo el mar, pero lo cierto es que gracias a su camuflaje, son capaces de protegerse de la mayoría de los ataques.

Reproducción del dragón de mar

A excepción del momento de apareamiento, los dragones marinos son animales solitarios. Alcanzan la madurez sexual entre uno y dos años de edad, momento en el que los machos comienzan a cortejar a las hembras. 

Una hembra puede producir hasta 250 huevos tras el apareamiento con un macho. Estos se fertilizan cuando los deposita en la cola del macho. Los huevos se adhieren a una región llamada “parche de incubación”, que suministra oxígeno a los huevos hasta que finalmente eclosionan.

Al igual que con los caballitos de mar, el macho cuida los huevos hasta que estos terminan por abrirse, lo que puede tardar aproximadamente unas 9 semanas. El macho sacude y mueve la cola para ayudar a la eclosión. Los dragones marinos se vuelven completamente independientes tan pronto como nacen.

Estado de conservación

Por desgracia, son varios los tipos de dragones de mar que están reconocidos en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. 

Habitan en los arrecifes coralinos y rocosos y en las praderas de plantas y algas marinas de las costas, por lo que se considera que viven en aguas temperadas.

No hay datos suficientes para evaluar el estado de conservación de todos los tipos de dragones de mar, pero se sabe que algunos son arrastrados por las tormentas, capturados por la pesca occidental y recolectados en acuarios, cosa que afecta gravemente a la conservación de la especie. 

Además de todo esto, las amenazas más importantes son la contaminación, la degradación del hábitat y la pérdida de hábitat.

Fennec o zorro del desierto, un pequeño mamífero del Sáhara

El zorro Fennec es un animal de una belleza peculiar, amigable y cariñoso que llama la atención de todo el mundo. ¿Qué hábitat es el mejor para él? ¿Cuáles son sus rasgos físicos más característicos? ¿Cómo se comporta? Estos y otros aspectos serán tratados en este artículo, de modo que si el zorro Fennec o zorro del desierto te interesa, quédate a conocer más con nosotros.

La morfología del zorro Fennec

El zorro Fennec es originario de los desiertos del Sahara, pero también existen en la Península Arábiga. Se trata del más pequeño de la familia de los cánidos, incluso más pequeño que un perro Chihuahua. Pesa entre 1 y 1,5 kg y su cuerpo no mide más de 21 cm hasta la cola. 

Un zorro Fennec adulto no mide más de 41 cm y su cola mide entre 20 y 30 cm. Las almohadillas de sus patitas son peludas para evitar que se quemen en la arena caliente del desierto.

Sin embargo, la característica física que lo distingue de otros zorros es su par de orejas de tamaño desproporcionado. Y es que estas orejas tienen un propósito: el primero es ventilar el calor acumulado en su diminuto cuerpo. El segundo propósito es capturar hasta el más mínimo sonido producido por su presa.

 

El pelaje denso del zorro Fennec es de color arena en la espalda y los costados, mientras que el vientre es de un blanco grisáceo y más delgado que el pelo de la espalda.

Hábitos de comportamiento del zorro Fennec

El zorro Fennec es nocturno. Su dieta se basa principalmente en roedores, reptiles, insectos, huevos, aves y frutas como dátiles, moras y bayas. Son capaces de saltar a una altura considerable, lo que les ayuda a cazar y luchar cuando los depredadores atacan.

En este sentido, el caracal y el búho africano son sus principales rivales. Los zorros Fennec viven en madrigueras subterráneas (que pueden llegar a medir hasta 10 metros de profundidad), donde la temperatura es más baja que la del exterior. En la naturaleza, con una vida salvaje, viven aproximadamente de 10 a 12 años.

La importancia del hábitat

El hábitat es fundamental para trazar las líneas generales de la evolución de las especies de fauna y flora que se adaptan al medio. Más precisamente, la naturaleza radical del insoportable clima desértico es el factor principal que, a lo largo de milenios, ha perfeccionado la estructura física y los hábitos del zorro Fennec.

¿Tendría un pingüino emperador como mascota en su casa? ¿Podría proporcionar un extenso lugar rocoso helado a -40 ° C, azotado por interminables ventiscas cegadoras? Claro que no. Ni siquiera un zoológico puede recrear de manera óptima ese hábitat.

De la misma forma, no nos es posible recrear el desierto en nuestros hogares. Por lo que jamás sería buena idea pretender tener un Fennec como animal doméstico. El zorro Fennec podría ser una excelente animal de compañía solo si vives en un oasis ubicado en el desierto o en las afueras de uno.

Older posts