Category: Alimentación

Conoce cuál es la dieta ideal para el hámster

Si acabas de adoptar un hámster, habrás notado que estos animales suelen ser muy independientes y parece que estén acostumbrados a comer toda la comida que le pongas. A pesar de esto, es necesario que tengas en cuenta que requieren una dieta equilibrada y que no deben comer ciertos alimentos que les puedan causar problemas estomacales. 

Si deseas conocer cuáles son los alimentos que conforman la dieta ideal para tu hámster, te invitamos a leer todo el contenido que te ofrecemos en este artículo.

La mejor dieta para el hámster

Los alimentos ricos en proteínas, carbohidratos, vitaminas y agua conforman la mejor dieta que se le puede proporcionar a un hámster. 

Puedes agregar el carbohidrato a la dieta a través del pienso. Este es un alimento especial para el hámster, compuesto por semillas de girasol y cereales los cuales poseen una gran cantidad de vitaminas. 

Por lo general, el pienso es el alimento que más consume este tipo de roedores. Es recomendable que lo mezcles con alguna fruta o verdura fresca para lograr aumentar su apetito. Sin embargo, es importante que cuides la porción que le das al animal, ya que, el exceso de comida puede causar problemas estomacales.

El carbohidrato puedes incorporarlo al ofrecerle, cada cierto tiempo, una dosis de gusanos, grillos o cualquier tipo de insecto. Recuerda que cuando estos animales se encuentran en su hábitat natural, este tipo de alimentos son los que suelen consumir, por lo que es necesario que el hámster los consuma.

También, puedes ofrecerles un trozo de queso, huevo duro, carne, verduras, etc., ya que, estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales. No debes olvidar el agua ya que es primordial para la dieta del roedor, debido a que es la que permite que se mantenga hidratado.

Alimentos prohibidos en la dieta del hámster

Los hámsters pueden ingerir una gran variedad de alimentos; sin embargo, debes tener en cuenta que cualquier tipo de comida que contenga azúcares puede producir enfermedades mortales para el animal. 

Por tal razón, evita cualquier dulce o alimento que contenga azúcar en exceso. Con respecto a las frutas que contienen azúcar natural, lo recomendable es que le proporciones dosis muy pequeñas mezcladas con otras comidas. 

¿Cómo hacer que el hámster se adapte a una nueva dieta?

Es preciso tener en cuenta que, con el paso del tiempo, el hámster puede sentir repulsión hacia el pienso e, incluso, rechazarlo. Por ello, lo ideal es que empieces a incorporar comidas más naturales como frutas y verduras en porciones pequeñas, de manera que se familiarice con sus sabores.

Al cabo de unos días podrás introducir de manera más proporcionada la comida. No obstante, esto no significa que debas alimentarlo siempre con frutas y verduras, lo recomendable es que exista una variación en los alimentos cada cierto día, para que este pueda habituarse a una dieta equilibrada.

Alimentar de forma correcta a un animal tan pequeño como el hámster puede llegar a ser meticuloso; estos roedores son muy delicados y es nuestro deber adiestrarlos y mantenerlos saludables en todo momento.

Causas de la obesidad canina

Debido a que ingieren más calorías de las que pueden quemar, la principal causa de la obesidad en los perros suele ser el desequilibrio energético, ya que acumulan una mayor cantidad de grasa. Se dice que un perro tiene obesidad cuando su peso es, como mínimo, 20% mayor al adecuado.

Al igual que en los seres humanos, las consecuencias de la obesidad canina van desde las dificultades respiratorias hasta los problemas articulares, pasando por complicaciones cardiovasculares, diabetes, problemas renales y, en algunos casos, el cáncer.

Principales causas de la obesidad canina

A medida que los animales envejecen, van perdiendo su nivel de actividad y masa muscular, disminuyendo de esta forma la quema de calorías. Por ello, la edad es una de las causas principales de la obesidad canina. Además, si el perro tiene como dueño a una persona mayor y sedentaria, influirá en el estilo de vida de la mascota.

Los cachorros, al estar en crecimiento y necesitar más calorías que un adulto, suelen ser propensos a la obesidad.

La esterilización o castración también suele causar obesidad en los perros. Debido a la alteración de hormonas sexuales después de la esterilización, el perro aumentará de peso con la misma ingesta alimentos que antes de la esterilización. Por eso, un perro castrado debe comer las tres cuartas partes de lo que comía anteriormente.

Hay alimentos que los perros no deben consumir, porque les puede causar intoxicaciones o tardan en procesar sus componentes, entre ellos se encuentran el café, el chocolate y el aguacate.

Al igual que los seres humanos, los animales son vulnerables a una alimentación poco saludable. Las dietas que incluyen harinas refinadas, grasas trans, condimentos, azúcar y sal, afectan notablemente a los perros, por tal motivo, hay que procurar ofrecerles una alimentación balanceada, rica en fibras y proteínas para evitar la obesidad.

La frecuencia de las comidas también es una causante de sobrepeso; dejarle al perro el tazón de comida lleno durante el día, significa un desajuste en el peso corporal del animal.

Muchos perros sufren de ansiedad, lo que los lleva a comer compulsivamente durante el día si se les deja comida. Lo recomendado por los veterinarios es que se le sirva una o dos porciones diarias, dependiendo de la edad y la raza.

Enfermedades relacionadas a la obesidad canina

Enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo y los problemas articulares como la osteoartritis y la displasia de cadera, están relacionadas con la obesidad.

Las razas más propensas a la obesidad canina son aquellas que tienen predisposición genética a sufrirla. Están relacionadas con la proporción corporal de masa magra  que posee el animal; algunas son: el Cairn Terrier, Labrador Retriever, Beagle y Cocker.

Al detectar que el perro tiene obesidad, lo mejor es llevarlo al veterinario para que el especialista vaya a la raíz del problema y así pueda ofrecer un diagnóstico que mejore la calidad de vida de la mascota.

Una vez que el perro haya recuperado su peso ideal, es importante mantener la rutina saludable que ha asesorado el profesional veterinario. Mantener el equilibrio entre el ejercicio, para que no desarrolle estrés ni ansiedad; y la comida balanceada, para que no desarrolle enfermedades como la diabetes o la presión alta, son factores claves para mantener saludable a la mascota.

Recomendaciones para la adecuada alimentación de tu perro

La buena alimentación es un factor determinante para mantener a tu perro sano y libre de enfermedades. A través de ella, es posible proporcionarle la energía que necesita durante el día, a la vez que podrá ingerir los nutrientes necesarios para mantener un pelaje brillante y suave, los dientes en perfecto estado y sus defensas debidamente fortalecidas para hacerle frente a cualquier tipo de malestar o patología.

Implementar buenos hábitos alimenticios es la clave para conseguir que la salud de tu perro esté en buenas condiciones; por ello, en las siguientes líneas, te explicamos algunos aspectos que deberás tener en cuenta para mantener a tu perro correctamente alimentado.

La alimentación canina desde los primeros días

Está claro que no es lo mismo alimentar a un perro cachorro que a uno adulto. Durante los primeros meses de vida, el perro quema muchísimas más calorías debido a que se encuentra en la etapa en la que es más activo y está en pleno crecimiento. Esto implica que el desarrollo de sus huesos y músculos le demandan un tipo de alimentación especial, que le brinde la cantidad adecuada de proteínas y líquidos.

Es esencial que el paso del consumo de la leche materna a otro tipo de dietas se dé a partir de la sexta semana y no antes. A partir de ahí, poco a poco, la alimentación podrá ir variando a una dieta blanda. Este periodo es conocido como destete y debe darse solo cuando estemos seguros de que el cachorro ya puede consumir pienso compuesto por sus propios medios.   

Es aconsejable que el veterinario determine cuál es el pienso de cachorro más adecuado para tu perro. Este tipo de productos pueden ser consumidos hasta que el perro alcance su primer año de edad, con una frecuencia que puede ser de tres veces al día durante los primeros seis meses, para después bajarla a dos veces diarias hasta que cumpla los doce meses. Pasado el primer año de vida, puede darse la alimentación una sola vez al día, salvo indicación específica del especialista.

Alimentos especiales según la raza del perro

Existen dietas especiales para cachorros de acuerdo a su raza; así, los perros de algunas razas pequeñas como los yorkshire terrier o los chihuahuas suelen tener menos apetito que aquellos golosos como el bulldog francés, por ejemplo. Por su parte, los cachorros de razas grandes deberán tener una dieta especialmente formulada, con el fin de controlarles la obesidad y cualquier otro tipo de patología asociada a ella.    

Los piensos comerciales cuentan con una tabla de referencia que indica cuál es la cantidad diaria recomendada para los perros. Es preciso que el veterinario determine la cantidad exacta, que se deberá establecer de acuerdo a la actividad diaria del animal. A simple vista, podrás notar si tu perro está ingiriendo la cantidad de comida adecuada o es necesario disminuirla o aumentarla.  

El equilibrio nutricional de cada perro es distinto y va a depender de factores como su raza, su actividad diaria o la etapa de vida en la que se encuentre. Cada perro es único y por ello deberemos prestar la atención debida a su apetito, que puede variar de un día a otro sin que eso represente un problema. Ahora bien, si la falta de apetito se mantiene constante o se ha visto alterado su peso corporal, es necesario acudir al veterinario para que lo revise y establezca un diagnóstico más certero.

La importancia de establecer hábitos en la alimentación canina

Ya sean cachorros o adultos, determinar una hora específica para alimentar al perro es esencial para conseguir su buen desarrollo. En el caso de razas grandes, es necesario evitar que el perro ingiera alimentos antes de realizar cualquier tipo de ejercicio intenso, ya que le puede ocasionar ciertas patologías estomacales de cuidado. En todos los casos, es fundamental que el consumo de agua forme parte de su dieta.

Existen en el mercado distintas marcas comerciales de alimentación para perros, cada una con un componente nutricional distinto, que varía, muchas veces, de acuerdo a la calidad de los insumos. Es por ello que se recomienda revisar el etiquetado del producto, con el fin de ofrecerle aquello que realmente necesita en su dieta. Además, es recomendable probar con alimentos de distintas consistencias, tanto secos como húmedos, y ver cuál de ellos lo acepta mejor.

Cerca del 25% de los perros que acuden a consulta padecen sobrepeso. Esto se debe, principalmente, a la costumbre de darles comida fuera de sus horas o alimentarlos con los mismos productos que nosotros consumimos cuando estamos en la mesa. Es preciso evitar esto a toda costa. Ceder a las exigencias alimentarias del perro es un error muy común entre los tenedores de mascotas, lo que les genera, a la larga, múltiples problemas de salud.

Cuidados especiales con la alimentación en la edad adulta

Cuando el perro ha alcanzado la edad adulta, su ritmo de vida es mucho más tranquilo, disminuye su nivel de actividad y se ejercita menos, debiendo ingerir una cantidad menor de calorías. Al tener un funcionamiento más lento de su metabolismo, disminuye su ingesta de comida, por lo que es necesario que consuma alimentos bajos en grasa y altos en fibra, que faciliten su digestión. Además, deberán ser ricos en vitaminas C y E para fortalecer sus defensas.   

Con estas consideraciones, podremos darle una alimentación adecuada a nuestro perro. Estableciendo hábitos de consumo, determinando el tipo de comida de acuerdo a su edad y acompañando la dieta con suficiente agua, estaremos ayudando a conseguir un crecimiento sano y feliz. Recuerda, además, que el asesoramiento de un veterinario es imprescindible para determinar las necesidades de nutrición de nuestro perro.

Hablar con el especialista respecto a la alimentación que debemos darle es esencial para tomar la decisión correcta, no debemos cambiar la dieta sin que hayamos realizado antes la consulta con el profesional. Experimentar con nuevas fórmulas sin la supervisión del experto puede generarle, a nuestra mascota, alergias, problemas estomacales o periodos largos de inapetencia, que debemos evitar.